Sermones en cronología

Sermón en el día miércoles 28 de agosto de 2013.

Título: TRANSFORMAOS POR MEDIO DE LA RENOVACIÓN

Biblia: Romanos 12:1-21

Predicador: Pastor Dong Han David Lee

Iglesia Presbiteriana Reformada Esperanza

Tte. 1ro. Leónidas Escobar 3913 c/ Av. Japón,

Asunción, Paraguay

www.evangelio123.org

pastordonghandavidlee@gmail.com

(595) 021-301-706 / (595) 0981-815-179

*******************

1. Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

2. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

3. Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.

4. Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función,

5. así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.

6. De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe;

7. o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza;

8. el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.

9. El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno.

10. Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.

11. En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor;

12. gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración;

13. compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad.

14. Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis.

15. Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.

16. Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión.

17. No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres.

18. Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.

19. No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.

20. Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza.

21. No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.

INTRODUCCIÓN

Es natural que toda persona quien se discipula tiene muchos momentos de dudas.

Si todo lo que está realizando, el camino del pacto que está andando, las cosas que ha renunciando y que están perdidos para siempre, y por su puesto, muchas cosas que no están sucediendo como dicen las promesassaliendo aún, ni completándose en el pacto.

Y más aún cuando estamos viendo de qué manera Dios nos enseña y quiere que vivamos en un nivel muy superior de fe y de conocimiento de Dios como lo es El Dios Todopoderoso.

Muchas veces ustedes ven cómo Dios quiere que hagan, que estén en ciertos niveles, haciendo determinadas cosas, que tengan una fe con una exigencia; pero a veces, uno siente flaquezas, siente dudas, siente una ausencia, siente que Dios no responde lo más rápidamente como quisiera, incluso las formas en que va realizando su obra es tremendamente largo.

Seguro que para muchos de ustedes, si creer en el pacto e iniciarse en esa vida ya fue muy difícil, esta parte avanzada para aprender del Dios Todopoderoso también lo es.

Mas sí existe un componente aún débil, y es nuestra carne, nuestra voluntad, nuestro esfuerzo, nuestros pensamientos, las reacciones casi instantáneas que tenemos y nos olvidamos de ser un hombre de Dios.

Incluso existen momentos en que las cosas están tan intensas, que uno no sabe cómo se debe reaccionar correctamente delante de Dios.

Es que nNo es posible vivir con el Dios Todopoderoso, si no nos transformamos más de lo que somos ahoraestamos. Pues todas esas debilidades que tenemos, las impaciencias, las reacciones, los desencantos, los cansancios, las ansiedades;. verán que en muchas oportunidades Pues muchas veces;, sin ser piedras, deberemos ser como piedras para esperar y ver al Dios Todopoderoso.

Por eso, en este capítulo 12 de Romanos, que comenzando desde el capítulo 9 nos habla más de las cosas que resultan de las realidades internas del hombre ante Dios, nos muestra un aspecto muy importante hacia el exterior:

TRANSFORMAOS POR MEDIO DE LA RENOVACIÓN

Si bien aprender a vivir guiados por el Espíritu Santo ya es difícil, cuando hicimos una gran tarea y esfuerzo para vivir en el pacto y adentrarnos en el desierto del discipulado espiritual y de la vida.

Ven que en cada etapa, siempre existe un aspecto débil que descubrimos en somos nosotros mismos;, y especialmente nuestros pensamientos que ponen en duda todo lo nuevo y a todo cambio, que no acompaña suficientemente, o que nos hace pensar en muchas cosas haciendo perder la firmeza de nuestras acciones de fe.

Por eso, el Señor nos enseña un aspecto nuevo, uno diferente: que hemos de presentar nuestro cuerpo en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es nuestro culto racional.

Ahora, ¿qué significa el sacrificio vivo a través del culto racional?

Que en este punto, no existe nada mágico, nada que se resuelva con algún milagro; o sea, que debe existir una intensa lucha física, mental, carnal, mostrar una gran voluntad, un esfuerzo tremendo físicoa y mentalmente síquicamente.

Es el punto en donde realmente Dios mide “cuánto es tu deseo y tu amor por Dios el Padre”. Por eso, aquí todo es duro, todo es grande, todo se hace cuesta para arriba, que uno lo tiene que sentir, lo tiene que decidir, lo tiene que forzar, poner una y otra vez la voluntad.

Es como medir tu respuesta de la carne y de tu alma, a un requerimiento espiritual.

Ya no corresponde dolerse, lamentarse, culparse, o excusarse por uno u otro motivo.

Pues así como Dios envía a Abraham para que al día siguiente se dirija a Moriah, para sacrificar a su hijo Isaac, su único hijo, camino de tres días. Seguramente habrá sido el trayecto más largo de su vida, habrán sido los días más largos de su vida, cada vez que veía a su hijo, cada vez que escuchaba su voz, podría pensar que sería el último.

Miren que en este punto, es un esfuerzo físico muy, muy fuerte.

Mas la biblia dice que Abraham tenía la fe de que aun ofreciendo a su hijo en sacrificio, que significaba “degollar a su hijo con el cuchillo”, tenía una fe de que Jehová le resucitaría y volvería a su casa con Isaac, porque en Isaac fue declarado para que sea su descendencia. Así confiado caminaba.

¿Pero se imaginan estos conflictos en su corazón? ¿Cómo controlar sus pensamientos? ¿Cómo aplomar su voz? ¿Cómo no quebrantarse? ¿Cómo no llorar?

¡De la promesa al hecho, mas hasta llegar a ese lugar, hasta ver la obra y la promesa de Dios, existen tantas cosas que hemos de pasar!.

Pues justamente ese es el LLAMADO EN ROMANOS 12:1 “os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional”.

Sí, ESTE Y ASÍ ES EL “CULTO RACIONAL”.

Vean cuán diferente es la actitud del hombre que tiene que realizar el sacrificio vivo porque es guiado por el Espíritu Santo, porque en él existe el Espíritu de Cristo, porque ha sido vivificado, porque el Espíritu de Adopción existe por eso hoy llamas Padre Mío.

Mientras, cuando en otros tiempos se esperabas al Dios de la Misericordia, uno simplemente pedía a Dios, y era Dios quien debía responder. Y muchos no hacían caso de qué manera lo esperase, ni importaba cuántos vaivenes tuviera. Podía tener fe, podías no tener fe, podías caer, podías soportar, todo era entendible y razonable.

Pero para ofrecer tu sacrificio vivo, por la inmensa misericordia de Dios que te ha mostrado, tienes que hacer “todo bien”, tienes que tú mismo hacer un tremendo esfuerzo para ofrecerte a la manera de Cristo Jesús lo hizo ante los judíos, ante los romanos y ante el mundo.

No es un culto que haces con tu fe, sino un culto racional, un accionar completo de tu persona… Y TIENE QUE SALIR BIEN, SER APROBADO POR DIOS SEGÚN LAS EXIGENCIAS DE CRISTO.

Porque no son unas pocas palabras de fe, y dormirse esperando en la respuesta del Dios de la Misericordia, sino que aquí tú tienes que realizar toda la obra completa, mostrar toda tu fuerza, toda tu obra de fe, cuidar cada detalle, no salirse de las Escrituras, ni de las promesas de tu pacto, y ofrecerte en todos los detalles: vivo, santo, agradable a Dios.

Es algo realmente muy consciente. Donde sientes cada acción que realizas.

Y es la razón de por qué tienes que transformarte por medio de la renovación de tu entendimiento de Dios y de las cosas.

Es toda la realidad que se vive de estas palabras: “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.” (Efesios 6:10-13)

Y todo esto te sobreviene sin previo aviso, y tienes que hacer uso de las diferentes armas, palabras, doctrinas; en una sucesión rápida, como una avalancha que te sobreviene y tienes que mostrar tu entereza, tu fe, tus conocimientos.

Y UNA RESPUESTA EN CRISTO. ¡SIN EQUIVOCARTE!

Si anteriormente era: ¿Qué hace o puede hacer Dios por mí?

Ahora es: ¿Qué soy capaz de realizar por DiosDios, y en Dios?

Realmente estás midiendo tu estatura espiritual, tu poder espiritual que hasta aquí has ejercitado, se debe mostrar en verdaderas batallas.

Si anteriormente eras uno que aprendía, uno que recibía, hoy debes ser un soldado, debes ser maestro, debes ser sabio, y finalmente victorioso.

Ahora tienes que realizar las obras de tal forma a que seas agradable y acepto por Dios. Y para eso, tienes que poner en práctica toda tu sabiduría, tu conocimiento de Dios, poner en acción lo que has aprendido hasta aquí.

Repito, no hay milagros, ni hay cosas mágicas, ni los dolores se aminoran, y son contenidos la furia de los que te atacan.

Y tienes que poder mostrar la imagen de Jesucristo: “Pero Jesús no le respondió ni una palabra; de tal manera que el gobernador se maravillaba mucho”. (San Mateo 27:14)

Realmente en estas alturas, hayhoy poco espacio para que tú puedas decir: “Señor no lo sabía”, o culpar al mundo y/o a la carne.

Es la razón por qué tienes que fortalecerte renovando todo tu entendimiento.

Si anteriormente podías culpar tus debilidades por causa tus debilidades carnales, hoy tienes que obrar por tus fortalezas espirituales basadas en el conocimiento y la experiencia.

Si anteriormente tú buscabas para saber cuál era la voluntad de Dios, y siempre esperabas que el Señor se inclinara según tus deseos y beneficio en el mundo; hoy tienes subyugar todo tu mundo carnal y obrar según la Palabra de Dios por encima de todo.

¿A DÓNDE LLEGAMOS CON LA RENOVACIÓN?

Nos dice en Colosenses 2:6-10: “Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias. Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.”

Esta parte resalta: “ESTÁIS COMPLETOS EN ÉL”.

Hay que saber que cuando estásn tomando estas decisiones para realizar el sacrificio vivo, verán que están marcando cosas muy claramente, tienen que trazar una línea muy gruesa y firme, una frontera bien notoria de separación que tienen ustedes con el mundo.

Y verán que tienen que hablar claro. Bien claro, marcadamente claro.

¿A dónde llegamos?

Que vamos descubrir cuán completos somos en Jesucristo.

Y nos lo dice en Colosenses 2:2-3 “para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.”

O sea, el sacrificio vivo por medio de un sacrificio racional, es importante porque tienes que realizarlo con una fuerza, con todo tu entendimiento, y soportar todas las cosas que resultan de eso;

pero también, de esta forma, y únicamente de esta forma, como nos lo confirma Colosenses, se puede alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, para conocer los misterios de Dios el Padre y de Cristo.

Existe una comprensión muy especial y exclusiva acerca del Padre y de Cristo. Una revelación que se te da, solamente para ti.

Es un conocimiento único, es una relación única con Dios, es como un despertar al saber quién eres y qué valor tienes para el Padre y en Cristo Jesús.

¿Eres de más valor que 100 hombres? ¿Eres de más valor que 1000 hombres? ¿O de 10 mil hombres?

Y en medio de la biblia, existen bendiciones que son exclusivas para hombres que han alcanzado grados muy especiales:

• He aquí yo te haré crecer, y te multiplicaré, y te pondré por estirpe de naciones; y daré esta tierra a tu descendencia después de ti por heredad perpetua. (Génesis 48:4)

• Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida. No temas, porque yo estoy contigo; del oriente traeré tu generación, y del occidente te recogeré. (Isaías 43:4-5)

• Martillo me sois, y armas de guerra; y por medio de ti quebrantaré naciones y por medio de ti destruiré reinos. Por tu medio quebrantaré caballos y a sus jinetes, y por medio de ti quebrantaré carros y a los que en ellos suben. Asimismo por tu medio quebrantaré hombres y mujeres, y por medio de ti quebrantaré viejos y jóvenes, y por tu medio quebrantaré jóvenes y vírgenes. También quebrantaré por medio de ti al pastor y a su rebaño; quebrantaré por tu medio a labradores y a sus yuntas; a jefes y a príncipes quebrantaré por medio de ti. Y pagaré a Babilonia y a todos los moradores de Caldea, todo el mal que ellos hicieron en Sion delante de vuestros ojos, dice Jehová”. (Jeremías 51:20-24)

• No temas, gusano de Jacob, oh vosotros los pocos de Israel; yo soy tu socorro, dice Jehová; el Santo de Israel es tu Redentor. He aquí que yo te he puesto por trillo, trillo nuevo, lleno de dientes; trillarás montes y los molerás, y collados reducirás a tamo. Los aventarás, y los llevará el viento, y los esparcirá el torbellino; pero tú te regocijarás en Jehová, te gloriarás en el Santo de Israel. Los afligidos y menesterosos buscan las aguas, y no las hay; seca está de sed su lengua; yo Jehová los oiré, yo el Dios de Israel no los desampararé. En las alturas abriré ríos, y fuentes en medio de los valles; abriré en el desierto estanques de aguas, y manantiales de aguas en la tierra seca. Daré en el desierto cedros, acacias, arrayanes y olivos; pondré en la soledad cipreses, pinos y bojes juntamente, para que vean y conozcan, y adviertan y entiendan todos, que la mano de Jehová hace esto, y que el Santo de Israel lo creó. (Isaías 41:14-20)

Hay un lugar y una obra que solamente personas muy especiales, en especial consideración de Dios los puede realizar. Y seguro que aparecerán más verdades y revelaciones respecto a todo esto.

¿Se dan cuenta en dónde realmente se debe aplicarse la fe? ¿En qué punto se debe obrar la fe?

Mientras muchos quieren aplicar la fe y utilizar la fe como un medio para “alcanzar la salvación y mantenerse salvado” como lo enseñan todas las iglesias que predican y practican la Doctrina de la Sola Fe.

Existe un enorme mundo en Dios, en el cual, solamente unos pocos lo pueden alcanzar. Como dice la biblia: “Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen. Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria. Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios”. (1 Corintios 2:6-10)

Y sabemos que esta parte del mundo de Dios se abre solamente cuando el hombre padece a la manera de Cristo Jesús. Porque es este padecimiento la llave que abre las puertas de un mundo muy íntimo con el Padre y con Cristo.

De esto nos refiere Pedro: “En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas. Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos. A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por le Espíritu Santo, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado; como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo”. (1 Pedro 1:6-16)

La biblia siempre habla de elegidos, y aquellos quienes están elegidos jamás pueden perder la salvación, pues eso implicaría ser desprendido del cuerpo de Jesucristo habiendo sido unido a él en Cristo.

En cambio, sí la fe es utilizado para hacernos diferentes del mundo viviendo en el pacto; y verán que cada vez hemos de alcanzar los niveles más y más superiores.

Pero también existen entre los creyentes, unos pocos elegidos de Dios, quienes portan la Palabra de ese tiempo, que realizan grandes obras, que hacen grandes salvaciones, conducen a pueblos enteros, guían nuevamente a Jesucristo a toda una nación descarriada.

Significa que lo que muchos vemos o conocemos de Dios ahora, no es más que algo muy parcial, borroso.

Por eso, Colosenses nos habla de los misterios que están escondidos en el Dios Padre y en Cristo. Y así llegamos a ser completos en Jesucristo.

Por eso, Romanos nos habla de que hemos de transformarnos por medio de la renovación de nuestro entendimiento.

Y también 1 Corintios 13 nos dice: “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece, no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor, no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará. Cuando era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño. Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.”

Realmente es una lenta transición, es un cambio que poco a poco se da, principalmente porque tenemos muchas cosas por las cuales luchar, cambiar, y siempre existe un campo difícil que es el desconocimiento.

Mas luego, se va tomando velocidad en la medida en que se conocen los pequeños resultados conquistados. En la medida que tú alcanzas porque has vencido.

CONCLUSIÓN

Existen personas quienes aún se debaten entre la conveniencia de vivir según la Palabra de Dios, o ceder ante el mundo y sus leyes.

Pero también existen otras personas, quienes han visto al Padre y a su Cristo, y que se transforman cada día, renovando su entendimiento, dando el culto racional oportuno, para ser una persona de Dios en su tiempo, y en el lugar necesario.

Y en la medida en que se avanza por este camino, uno puede sentir el entusiasmo de Dios por ti, para que sigas avanzando, más y más.

Nos adentramos en un mundo donde pocos han accedido, pero Dios si ha cuidado de que existan esos hombres en los diferentes lugares y en todos los tiempos para seguir cumpliendo su obra.

¿Vale la pena transformarte? Sí.

¿Recompensa todo lo que pierdes y te apartas del mundo? Sí.

“…para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo” (Filipenses 2:15)

Pero lo más importante: los ojos de Dios y su interés está puesto sobre ti.

¡Esfuérzate y sigue adelante! ¡Transfórmate por medio de la renovación de tu entendimiento! …Y verás la buena voluntad de Dios contigo.

Que Dios te bendiga.