Sermones en cronología

15/07/2007 Sermón ¿Te sientes liberado?

Sermón en el día de Jesús 15 de julio de 2007.

Título: ¿TE SIENTES LIBERADO?

Biblia: Romanos 6:1-23

Predicador: Pastor Dong Han David Lee

Iglesia Esperanza Presbiteriana Reformada

www.evangelio123.org

1. ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? 2. En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? 3. ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? 4. Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. 5. Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; 6. Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. 7. Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. 8. Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él; 9. Sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él. 10. Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive. 11. Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. 12. No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; 13. Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. 14. Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia. 15. ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera. 16. ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia? 17. Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; 18. Y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia. 19. Hablo como humano, por vuestra humana debilidad; que así como para iniquidad presentasteis vuestros miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santificación presentad vuestros miembros para servir a la justicia. 20. Porque cuando erais esclavos del pecado, erais libres acerca de la justicia. 21. ¿Pero qué fruto teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte. 22. Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. 23. Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

INTRODUCCIÓN:

Hoy existe una corriente que está destruyendo las mismas bases que tanto se sacrificó en construirse.

Y le han puesto distintos nombres: nueva vida en Cristo, nueva criatura, derecho a ser feliz, derecho a rehacer su vida, a los que aman a Dios todas las cosas les ayudan a bien, ley del punto final, no hay justo ni aún uno.

Todo esto es cierto, pero se los utiliza maliciosamente con estos carteles. Y con estas atracciones atrapan a los hombres, justifican lo injustificable, se rebuscan con versículos sueltos para decir que tiene sustento bíblico, si todos somos pecadores por qué seguimos juzgando a otros en sus hechos y queremos anular el derecho de los hombres a construir una nueva vida en Cristo.

Un lindo maquillaje al chancho (cerdo) no le quita lo chancho. Jesús mismo dijo: No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen. (San Mateo 7:6). E igualmente dice la biblia: Como perro que vuelve a su vómito, así es el necio que repite su necedad. (Proverbios 26:11)

Es doloroso ver cómo las personas y las iglesias confunden la vida nueva que nos ha dado en Cristo, para tirar toda la obra de redención de Jesucristo y echarla a los cerdos.

Porque desean congraciarse con los hombres y sus hechos, satisfacen a los hombres antes que a Dios. Pues piensan porque encontré un versículo bíblico: esta doctrina es de Dios; mientras que está completamente en contra de toda la biblia o el Espíritu de Dios quien obra en toda la verdad.

Quienes piensan que porque han encontrado un versículo que dice: pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia. (v. 14). Piensan que hoy están liberados para tomar decisiones y actitudes que van en contra de la ley de Dios, pues la derrogaron; mientras que incluso Jesús dijo: No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir (San Mateo 5:17). Si fueran personas que por lo menos tienen dos dedos de entendimiento en la frente podrían ver qué está escrito adelante y atrás de este pasaje y entenderían que Dios no dice que borró la ley para que puedas pecar libremente: No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia. ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera. ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia? (Romanos 6:12-15)

LAS CONTROVERSIAS

Seguro que esto levantará muchas controversias más, en especial entre las personas quienes han utilizado estas palabras para exponer a sus fieles nuevamente al pecado y de aquellos pastores quienes han aceptado directa o indirectamente con su silencio.

Y una de las mayores controversias que surge en cuando a entregarse nuevamente sus miembros a la esclavitud del pecado es el sexo.

Pues muchos incitan a que el creyente se separe de su pareja incrédula para que pueda rehacer su vida en Cristo(??). La iglesia acepta llanamente el divorcio como válido si la ley de un país así lo otorga y lo legaliza. ¿Entonces siendo tú espiritual, aceptas la ley de los impíos y das como válido en la iglesia para celebrar segundas nupcias, pero en contra de la ley de Dios? ¿Dónde está la ley de Dios que dice: Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne (Génesis 2:24)? ¿Por dónde hay que cortar con la espada al matrimonio hecho uno para que nuevamente sean dos?

Hoy muchos jóvenes ven con buenos ojos a las hijas de los hombres y las desean y se casan con parejas que desconocen a Jesucristo y no obedecen a la biblia; alegando que Dios nos ha llamado a paz, que es importante la felicidad del hombre, que igualmente su pareja que hoy es incrédula podrá llegar a recibir a Jesucristo más adelante. Y si la biblia dice: No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis por hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso. (2 Corintios 2:14-18)

Pero ¿qué enseñan hoy los pastores pecadores y complacientes con el mal? No quieren coartar la felicidad del hombre (¡?) y como excusa han enseñado y predicado diciendo: ¿Quién sabe? ¿Cómo podemos negar a una persona si después puede creer en Jesús y ser salvo? Pero yo digo: ¿Acaso no está infringiendo la ley de Dios desde el inicio? Y porque el fin puede ser bueno(¿?), ¿se puede pecar ahora? Porque nosotros no creemos a Dios según probabilidades, ¡eso no existe! Tú no crees en Jesús con la probabilidad de que podrás salvarte o no, ¿no es cierto? Entonces ¿cómo se enseña esto a las ovejas? Ningún camino es de Dios, ninguna solución es de Dios, cuando se comienza rompiendo la ley. Y eso de aplicar: “pero a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien”. Sí, esto sí que es una herejía bárbara. ¿Cometer pecado para llegar a conocer a Dios? ¿Qué, hagamos “males y peores males” para que vengan bienes? Y esto lo quieren aplicar en cada aspecto de la vida del hombre.

¿No saben acaso los maestros qué dice la biblia? No dice: Tú que te jactas de la ley, ¿con infracción de la ley deshonras a Dios? Porque como está escrito, el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros. Pues en verdad la circuncisión aprovecha, si guardas la ley; pero si eres transgresor de la ley, tu circuncisión viene a ser incircuncisión. (Romanos 2:23-25).

El domingo pasado he escuchado un comentario funesto: no hay justo, ni aun uno. (Romanos 3:10). Si todos somos pecadores, ¿por qué criticamos de pecado a otros? Ahora puede que esté mal, pero si luego puede convertirse en un bien, ¿no es de Dios y una bendición? ¿Entonces podemos seguir pecado hoy y ser vencidos al pecado porque no hay justo o porque ahora no somos justos?

¿Acaso la obra de Jesucristo en la cruz no nos ha dado justificación? ¿Acaso Dios por la fe en el nombre de Jesucristo nos ha hecho hijos de Dios? ¿Seremos hijos de Dios estando aun en pecado? ¿Siendo inmundos podemos alcanzar a ser hijos de Dios?

Por eso les digo, que ustedes tienen que dejar de escuchar la radio y la televisión que dice ser cristiano pero las personas que aparecen enseñando y predicando, no sabemos de dónde vienen ni quienes son. Ustedes escuchan ávidos y muchas veces embobados pensando: ¡pero si es un pastor, si sale en esta radio: todo estará bien y será de Dios y será de bendición!

¡OH ALMAS INCRÉDULAS QUE NO SABEN ESCUCHAR LA VOZ DE DIOS EN LA BIBLIA Y DEL ESPÍRITU SANTO, PERO CREEN SIN PESTAÑEAR CUANDO OTROS VIENEN EN SU NOMBRE! Por eso Jesús dijo: Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis. ¿Cómo podéis vosotros creer, pues recibís gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que viene del Dios único? (San Juan 5:43-44).

Muchos me han dicho: ¿Qué potestad tienes tú de hablar en contra de todos los hombres de Dios (¡?) siendo tú mismo un hombre? ¿Acaso no eres hombre también y propenso a pecar?

Claro que sí, yo también peco y soy juzgado delante de Dios. ¿Entonces con qué autoridad hago esto?

Con la autoridad que Dios me ha dado y que es confirmado por la Palabra de Dios y el Espíritu Santo, pues dice la biblia: Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. (Romanos 8:3-6).

¿Y no lo dice la biblia?: Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo. (1 Corintios 2:12-16). O no leyeron la biblia y dice Dios: ¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de esta vida? (1 Corintios 6:3)

Si todo esto fuera mis palabras, nada sería, pero sé que son las Palabras de Dios, y la biblia es testigo.

¿CÓMO INTERPRETAS LA BIBLIA?

No porque existe un versículo en la biblia, significa que una acción o una doctrina sea bíblico. Sino hay que saber el contexto del hecho actual con el contexto en que fue escrito las Palabras en la biblia. O SEA, NO SON PIEZAS SEPARADAS, SINO QUE TIENEN UNIÓN Y LIGAZÓN, TODA LA BIBLIA ES UN CONJUNTO ÚNICO Y PERFECTO. No puede decir algo o pretender significar algo en el Antiguo Testamento y en el Nuevo Testamento implique o tenga otro cariz.

Como existe un antes y después de Jesucristo, así también existe un antes y después para el hombre que ha nacido de nuevo en Cristo Jesús. Los pecados que el hombre cometía antes de conocer a Jesucristo es diferente a los pecados que uno comete después de conocer a Jesús.

Por eso, hoy la biblia dice: ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia? Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; Y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia. Hablo como humano, por vuestra humana debilidad; que así como para iniquidad presentasteis vuestros miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santificación presentad vuestros miembros para servir a la justicia. Porque cuando erais esclavos del pecado, erais libres acerca de la justicia. ¿Pero qué fruto teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte. Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.

O sea, ahora, conociendo a Jesús y tú siendo justificado y glorificado, no puedes volver atrás para esclavizarte nuevamente. Pues nuestro camino ahora, no es libres para pecar, sino libres para santificarnos en Cristo Jesús por medio del Poder del Espíritu Santo.

Pero si sigues y sigues dominado por el mal, ¿está el Espíritu Santo morando en ti? ¿Se puede decir que estás salvado? ¿Volverás a crucificar a Jesús para nuevamente obtener el perdón de pecados? ¿Y repetirás indefinidamente porque Dios es misericordioso? ¿Acaso no has leído la biblia? Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremesiblemente. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenda al Espíritu de gracia? (Hebreos 10:26-29)

¿TE SIENTES LIBERADO?

¿Te sientes liberado para pecar? ¿Te sientes liberado para vivir como quieres y libertad para hacer lo que quieres porque estás por encima de la ley de Dios?

¿Acaso no nos dice la biblia hoy: Y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia?

Por eso mismo, por lo que hoy está sucediendo y expandiendo rápidamente en las iglesias, socavando la sana doctrina; debemos predicar y enseñar incansablemente la Verdad de Jesucristo, no tronzando la biblia según el criterio desvergonzado de los pastores e iglesias. Gracias a Dios, las verdaderas ovejas del Señor Jesús le oirán y le seguirán.

Cuando éramos pecadores no podíamos hacer las letras de la ley, por cuando era imposible pues éramos pecadores, inmundos, imposibilitados de hacer cualquier bien, ni siquiera uno. Pero hoy Jesucristo habiendo vencido el pecado y pagado el precio de nuestra condenación, fuimos juntamente muertos con nuestro Señor Jesucristo respecto a la ley. Y habiendo resucitado, y estando muerto de la ley anterior, hoy estamos vivos para obedecer a la verdad.

Por eso nos dice la biblia hoy: Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive. Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. No reine, pue, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.

Así que si pecan o tienen deseos de pecar, estarán volviendo a esclavizarse. Pero si por el espíritu hacen morir las obras de la carne, verdaderamente son hijos de Dios.

Por eso nos insiste hoy Dios: Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

Aquí dice claramente que ahora nosotros tenemos el poder para hacer el bien, tenemos el poder por medio del Espíritu Santo para vencer al mal, pues ya fuimos justificados y glorificados. Incluso que el Espíritu Santo nos ayuda en nuestra debilidad. Y lo que nos falta hacer ahora es justamente perseguir la santificación por medio de la ley.

Sí, la misma ley. Si antes de conocer a Jesús, la ley era para muerte, hoy luego de conocer a Jesús, el Espíritu Santo nos lleva a saber que esta ley y la justicia de Dios es para nuestra santificación y gracia. Porque Jesús mismo fue condenado por esta ley para muerte, pero resucitó y se glorificó perfeccionando esta ley y confirmándolo para vida eterna.

NO SE DEJEN CONVERCER DE ESTE MODO DE PENSAR

El pecado y todo lo que nos conlleva al pecado es dulce, es fácil, es tentador. También nos invitan a una vida de libertinaje total, porque anularon la ley de Dios.

Por eso, dice la biblia: Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.

Tienen que cuidar sus miembros, tienen que cuidar su corazón, su mente. Las palabras que los conducen a la perdición es confortante para el hombre, tiene lógica y parece razonable. Incluso se encontrará varios versículos bíblicos en diferentes libros. Pero tienes que saber el espíritu de la biblia.

CONCLUSIÓN

Muchos creen que hoy viven libres del pecado, por eso piensan que están liberados y pueden vivir como desea su perverso corazón.

Pero no saben que aquel que vive justificado y glorificado en Cristo Jesús, siempre vive en temor reverente ante Dios para hacer su perfecta voluntad.

No pierdas tu libertad por causa de hombres carnales que les enseñan una vida liberada no en Cristo, sino para volver a esclavizaros.

Así, tanto el que aprende y hace lo malo como aquel que enseña lo malo, estarán expuestos al fuego del juicio de Dios Altísimo.

Cuida tu alma.

Que Dios te bendiga.