Sermones en cronología

Sermón en el día del Señor Jesús 12 de Mayo de 2002

Título: Método de Dios vs Método del hombre

Bíblia: Isaías 30:1~3; 7~14; 18~24

Predicador: Pastor D. H. David Lee

Iglesia Evangélica Presbiteriana Reformada Esperanza

1 ¡Ay de los hijos que se apartan, dice Jehová, para tomar consejo, y no de mí; para cobijarse con cubierta, y no de mi espíritu, añadiendo pecado a pecado! 2 Que se apartan para descender a Egipto, y no han preguntado de mi boca; para fortalecerse con la fuerza de Faraón, y poner su esperanza en la sombra de Egipto. 3 Pero la fuerza de Faraón se os cambiará en vergüenza, y el amparo en la sombra de Egipto en confusión.

7 Ciertamente Egipto en vano e inútilmente dará ayuda; por tanto yo le di voces, que su fortaleza sería estarse quietos. 8 Ve, pues, ahora, y escribe esta visión en una tabla delante de ellos, y regístrala en un libro, para que quede hasta el día postrero, eternamente y para siempre. 9 Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quisieron oír la ley de Jehová; 10 que dicen a los videntes: No veáis; y a los profetas: No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras; 11 dejad el camino, apartaos de la senda, quitad de nuestra presencia al Santo de Israel. 12 Por tanto, el Santo de Israel dice así: Porque desechasteis esta palabra, y confiasteis en violencia y en iniquidad, y en ello os habéis apoyado; 13 por tanto, os será este pecado como grieta que amenaza ruina, extendiéndose en una pared elevada, cuya caída viene súbita y repentinamente. 14 Y se quebrará como se quiebra un vaso de alfarero, que sin misericordia lo hacen pedazos; tanto, que entre los pedazos no se halla tiesto para traer fuego del hogar, o para sacar agua del pozo.

18 Por tanto, Jehová esperará para tener piedad de vosotros, y por tanto, será exaltado teniendo de vosotros misericordia; porque Jehová es Dios justo; bienaventurados todos los que confían en él. 19 Ciertamente el pueblo morará en Sion, en Jerusalén; nunca más llorarás; el que tiene misericordia se apiadará de ti; al oír la voz de tu clamor te responderá. 20 Bien que os dará el Señor pan de congoja y agua de angustia, con todo, tus maestros nunca más te serán quitados, sino que tus ojos verán a tus maestros. 21 Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Éste es el camino, andad por él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda. 22 Entonces profanarás la cubierta de tus esculturas de plata, y la vestidura de tus imágenes fundidas de oro; las apartarás como trapo asqueroso; ¡Sal fuera! les dirás. 23 Entonces dará el Señor lluvia a tu sementera, cuando siembres la tierra, y dará pan del fruto de la tierra, y será abundante y pingüe; tus ganados en aquel tiempo serán apacentados en espaciosas dehesas. 24 Tus bueyes y tus asnos que labran la tierra comerán grano limpio, aventado con pala y criba.

En los últimos tiempos, hubo cambios tan bruscos, progresos tan asombrosos que nuestros abuelos no son capaces de asimilar y ellos no pueden utilizar todos los bienes que ahora tenemos. El horno de microondas, el teléfono celular, los cajeros automáticos, agendas electrónicas, computadoras, banca personalizada, WWW. ¿Cuál será el límite del ingenio?

Mas existe algo que los hombres no pueden controlar y tienen miedo. NO PUEDEN PREDECIR SU FUTURO. Mañana puede ocurrir un suceso que no puede controlar. Existen tantos satélites, pero el pronóstico del tiempo para mañana no es ciento por ciento fiable.

Estados Unidos de Norteamérica tiene su sistema de Guerra de las Galáxias para la defensa, pero nunca previeron que podían utilizar 3 aviones civiles para hacer tanto daño.

Ante esta incertidumbre, los hombres antes de confiar en Dios y esperar que él les guíe, dice nuestro pasaje que el hombre recurre a Egipto, se fortalece con las fuerzas del Faraón y pone sus esperanzas en la sombra de Egipto.

La Bíblia nos dice que Egipto es el mundo, se fortalece en ellas y pone sus esperanzas en ella. Ante la incertidumbre, el hombre antes de recurrir a Dios, recurre al mundo para obtener respuestas.

Todos los fines de año o en su comienzo, los hombres recurren al horóscopo para ver qué le depara el año que se inicia. Otros buscan respuestas en el Tarot, en los números, en los brujos o en cualquier embaucador y entregarle una buena suma de dinero por ello. Y estas mismas personas son las que asisten los domingos a las iglesias.

Otros para asegurar su futuro, piensa que debe ganar mucho dinero, porque el dinero puede solucionar muchas cosas, con ella puede comprar todo lo necesario en el supermercado, puede pagar su seguro médico, puede comprar una casa, un auto, y también preparar su terrenito en el cementerio. Pero se olvida de que el deseo de acumular dinero no tiene límite, y nunca se tiene lo suficiente. Y cuanto más tiene, más se preocupa del dinero, no lo deja dormir, miedo a perder todo cuanto ganó, miedo a dejar para otros porque sabe que morirá.

¿Piensas que estas cosas son el amparo de tu seguridad?

Otros piensan que una buena jubilación y una pensión vitalicia puede darle tranquilidad.

Otros necesitan de poder, de fuerza, ser influenciable sobre los demás. Por eso deben ser políticos, deben tener amistades con autoridades.

Muchos prueban su suerte para cambiar de vida, para amasar una fortuna, así tenemos los casinos, las loterías, las quinielas, bingos, pirámides y tantos artilugios más.

El problema está en que todo lo hacen sin tener en cuenta a Dios. Los hombres en tiempo de Isaías lo hacían, y ahora también lo hacen. Por eso Dios ordena para que esta visión sea escrita, registrada para que quede hasta el día postrero, eternamente y para siempre.

Los hombres para limpiarse la conciencia de todos los males que hacen, fabrican imágenes de hombres y mujeres con yeso, madera o fundición, con apariencia de santos y los recubren de oro y piedras. Delante de ellos rezan, delante de ellas levantan plegarias, hacen votos. Contruyen grandes templos, costosos, imponentes para impresionar a los hombres y dar aires de autoridad divina. Esto es Egipto. Pero Dios no está en ella.

Con el mucho dinero que ganaron indiscriminadamente, con la fuerza que acumularon tratan de acallar la palabra de Dios, la voz de la conciencia y sobornan con su sucio dinero. Y estos representantes espirituales de las imágenes y reliquias, frente al dinero que reciben no hablan lo recto, sino los halaga con palabras suavizadas. Hablan en tercera persona cuando deberían decir: TÚ ERES PECADOR, PORQUE LA PALABRA DE DIOS, LA BÍBLIA, DICE QUE ERES LADRÓN, IDÓLATRA, ADÚLTERO, ASESINO, MENTIROSO.

Y dice el Señor: Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

Éste es el método del hombre, y debes saber que estás AÑADIENDO PECADO SOBRE PECADO. Así tu destino es como el versículo 13: por tanto, os será este pecado como grieta que amenaza ruina, extendiéndose en una pared elevada, cuya caída viene súbita y repentinamente.

AHORA TE ENSEÑARÉ EL MÉTODO DE DIOS.

Aquellos que esperan y permanecen en la palabra de Dios. Aquellos que vencen la atracción y la simpleza de los métodos del hombre, esperando en la palabra de Dios. Muchas veces por mantener su fe debe llorar delante de Dios para que muestre su misericordia, el creyente en esta espera debe comer pan de dolor, de angustia, de cansancio.

Mas aún en esta espera y muchas veces de desesperación, Dios quiere ver tu fe. Dice en el versículo 18: Jehová esperará para tener piedad de vosotros.

Luego nos dice: el que tiene misericordia se apiadará de ti; al oír la voz de tu clamor te responderá.

¿Cuándo? ¿Cómo?

Cuando Dios vea sinceridad en tus actos, en tus palabras. Cuando Dios vea obediencia plena en tu vida. Cuando Él compruebe que tú, aún en tus necesidades no utilizas el método del hombre de recurrir a Egipto con ganancias injustas, con idolatría, con fuerzas indebidas.

Cuando Dios vea todo eso en tí, que no te doblegas porque tienes fe en Jesucristo y por él puedes soportar tentaciones y penurias.

ENTONCES, dice el versículo 21, ENTONCES TUS OÍDOS OIRÁN A TUS ESPALDAS PALABRA QUE DIGA: ESTE ES EL CAMINO, ANDAD POR ÉL; Y NO ECHÉIS A LA MANO DERECHA, NI TAMPOCO TORZÁIS A LA MANO IZQUIERDA.

Este es el método de Dios, el Espíritu de Dios te guiará por todo el camino, también te cuidará y te avisará para que no dobles a derecha o izquierda. Esta es la bendición de aquél que gana EL FAVOR DE DIOS.

El método del hombre solamente puede traerte una destrucción repentina, todo cuando has contruído en tu vida puede desplomarse como cuando se rompe un cántaro de barro, y luego no sirve para nada (v.14)

Mas como dice el versículo 22: Entonces profanarás la cubierta de tus esculturas de plata, y la vestidura de tus imágenes fundidas de oro; las apartarás como trapo asqueroso; ¡Sal fuera! les dirás. Cuando elimines todas tus imágenes hecha de mano, cuadros o reliquias, cuando tires todas las velas y todo cuanto tengas de sagrado que no sea la Palabra de Dios, entonces Dios te bendecirá.

En los versículo 23 y 24 Dios nos promete una abundancia tan increíble que no podrás comer todo y sobrará porque los animales bueyes y asnos no comen paja, sino granos limpios.

¿Cuáles son los pasos a seguir en el método de Dios?

En el versículo 18 dice: Jehová esperará para tener piedad de vosotros... Luego en el versículo 21 dice: ENTONCES...; otra vez en el versículo 22 dice: ENTONCES... y una vez más en el versículo 23: ENTONCES...

¿Qué significan? Así trabaja Dios:

Jehová Dios espera ver en tí la fe, que por fe en Jesucristo no recurres a métodos del hombre, quiere ver la obediencia a la ley de Jehová Dios, quiere ver oración, quiere ver lucha contra las tentaciones del mundo, quiere ver lágrimas, dolores para mantener tu fe. Y cuando se complazca de tu fe inquebrantable ENTONCES, Él te guiará por medio de su Espíritu con una voz que oirán tus oídos. Y cuando obedezcas a esta voz del Espíritu, ENTONCES eliminarás todas las imágenes e idolatría que hay a tu alrededor, ENTONCES Dios te bendecirá con abundancia.

Sin obediencia a la ley de Dios, sin la lucha en fe por su palabra, sin clamor a Dios por medio de tus oraciones, no se puede pasar a la siguiente etapa. Siempre está la condicionante ENTONCES. Porque nos dice claramente en el versículo 18: porque Jehová es Dios justo; bienaventurados todos los que confían en él.

En los métodos del hombre no existe ninguna promesa de bendición, sino sólo de una destrucción repentina. Mas en el método de Dios, tienes la SALVACIÓN, porque dice: ciertamente el pueblo morará en Sion, en Jerusalén; nunca más llorarás. También dice que Dios estará constantemente contigo, guiándote a través de su espíritu y tendrás la bendición abundante y pingüe.

Hoy te he presentado estos dos métodos. Yo sé que en tu vida, todos los días debes luchar por escoger entre estos dos métodos. El método del hombre parece más lógico, más fácil, es tentador. MAS SOLAMENTE EN EL MÉTODO DE DIOS TIENES EL FAVOR DE DIOS Y SU BUENA VOLUNTAD.

Sé que no es fácil seguir el método de Dios, muchas veces has intentado, mas pide a Dios por más fe y persiste. Si no puedes sólo, ven a verme, te ayudaré y oraré por tí. También pediremos a los miembros para que oren por tí. Porque dice en Santiago: Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.

Bienaventurados eres si escuchas estas palabras y las obedeces. Que Dios te bendiga.