Sermones en cronología

20/03/2002 Sermón La sabiduría de Dios

Sermón en el día miércoles, 20 de marzo de 2002

Título: La sabiduría de Dios.

Bíblia: Romanos 9:6~18

Predicador: Pastor D. H. David Lee

Iglesia Evangélica Presbiteriana Reformada Esperanza

6 No que la palabra de Dios haya fallado; porque no todos los que descienden de Israel son israelitas,

7 ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos; sino: En Isaac te será llamada descendencia.

8 Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes.

9 Porque la palabra de la promesa es ésta: Por este tiempo vendré, y Sara tendrá un hijo.

10 Y no sólo esto, sino también cuando Rebeca concibió de uno, de Isaac nuestro padre

11 (pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama),

12 se le dijo: El mayor servirá al menor.

13 Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí.

14 ¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera.

15 Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca.

16 Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.

17 Porque la Escritura dice a Faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado por toda la tierra.

18 De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece.

En Romanos 11:32~36 leemos: Porque Dios sujetó a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos. ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero? ¿O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado? Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.

Muchas veces queremos justificar el comportamiento humano, inclusive nosotros mismos, los creyentes queremos mostrarnos ante Dios más de lo que en realidad somos.

También queremos justificar las obras que hacemos, las palabras que decimos. Talvez pueden engañar a una persona, al pastor. ¿Mas piensan ustedes engañar a Dios? Es que todavía existen personas que con un buen argumento pueden convencer a Dios.

Y este es talvez uno de los puntos que muchos críticos dicen que es débil en la doctrina de la elección incondicional. Porque una persona elegida, que cree en Jesús, ya lo recibió como su salvador personal, asiste a la iglesia regularmente. Tienen un bajón en su vida espiritual. ¿Por qué? Porque ya sabe que está salvado y como cree en todos las escrituras sobre la elección, y que la salvación nunca puede perderse.

Piensa en sí mismo que no necesita esforzarse tanto. No son como los fieles de las otras iglesias evangélicas que siempre tienen que esforzarse. Si falta un día a la oración, no importa porque total, puedo reponer mañana. Dios me va a entender. Sabe que estoy cansado, que tengo cosas importantes por hacer.

¿Un día que falte, qué daño puede ocurrir?

Mas tienen que saber que así como Dios les cuida a ustedes con ojos de águila, así como ustedes piden y suplican para que Dios les ayude. De la misma manera, él también se cuida de que cada uno de los creyentes estén siempre en su nivel más alto de espiritualidad.

Al comienzo cuando reciben a Jesús, siempre tienen una dificultad encima. Sea, un problema de hijo, problema de pareja, problema de trabajo, problemas económicos, problemas de compañeros de trabajo, de estudio.

Normalmente cuando creen, lo hace uno de los miembros de la familia primero. Y Dios pone en el corazón el deseo de salvar a su cónyuge, sus hijos, sus padres. Así hace que comiencen a orar. Otros les hace orar por los problemas básicos de las necesidades humanas.

Y según el creyente esté esforzando en conocer más a Dios por medio de la lectura bíblica, de las oraciones y de la vida santificada. Dios va aliviando los dolores poco a poco. ¿Hasta cuando? Hasta que realmente la persona sepa confiar plenamente en Dios.

¿Qué es esto? Es saber escuchar la voz del Espíritu Santo cuando les habla en su corazón. Seguir sus consejos, actuar cómo nos mueve el Espíritu; y en los momentos importantes cuando uno debe tomar decisiones, con fe y sin miramientos a los costados ni vuelta atrás decir AMÉN y seguir.

¿Cuándo se consigue escuchar y confiar plenamente en el Señor? Cuando no se tiene temor a la muerte. Aunque ustedes no quieran admitirlo, aún sabiendo que tenemos un destino asegurado, muchos tienen temor a la muerte. Temor de los seres queridos que deben dejar, porque los niños son pequeños, porque la esposa no podrá sobrevivir sola en el mundo, no tengo un ahorro, no tengo una pensión y la lista se va alargando.

Este período de tiempo inicial, hasta llegar a un buen nivel depende también de Dios, por supuesto. Si Dios tiene un proyecto importante que tú debes realizar en nombre de Jesús, tu tiempo de disciplina utilizando estos medios es mucho más riguroso y duro. También no hay necesidad de decir que es de mayor duración.

Es como ejemplo el recipiente que tiene que estar limpio para que Dios pueda cargar algo en ella. Mas imagínense que ustedes tienen un potecito de café y ese es su medida de fe. Lo limpiaron, lo vuelven a limpiar y está brillando. ¿Qué pasa cuando Dios quiere llenarte con una bendición del tamaño de un tambor?

¿Quién se debe adecuar? Será que puedes decir a Dios, Señor dame solamente esto. ESTA ES LA DIFERENCIA ENTRE LA SABIDURÍA DE Dios Y LA SABIDURÍA DE LOS HOMBRES.

Hasta aquí les he dicho de que Dios a sus hijos, normalmente por la fuerza les hace doblegarse ante él como dice: Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. (Filipenses 2:9~11)

La segunda etapa del crecimiento y en conjunción con el primero en forma de un sueño. En sus momentos de mayor dificultad en la primera etapa, cuando están reclamando a Dios para que venga en su ayuda. Cuando les parece que está por sobrepasar toda la fuerza posible, Dios les da un sueño, una visión del futuro.

¿Qué es esta visión? Es la siguiente etapa para que ustedes como águilas que están aprendiendo a volar al cielo, lo hagan más y más alto. Este sueño es la luz de la esperanza que Dios les da para que sigan creciendo en la siguiente etapa de la vida espiritual.

Dios les dá un deseo en su corazón por lograr algo importante en su vida, ese sueño, esa visión. En esta etapa, el potecito de café con lecha que ustedes tanto limpiaron y lustraron, con el sueño que Dios les dá; está indicando que tienen que agrandarlo hasta un tambor.

En esta etapa, ya se ha superado la etapa de la limpieza, es decir, esa pelea que tienen ustedes con el pecado, dejar el pecado. Toda esa lucha ya fue superado. No totalmente, mas es mucho más fácil luchar contra el pecado.

Talvez no todos los problemas anteriores se hayan resuelto del todo, mas la fe ha crecido lo suficiente para que no se preocupe tanto de ella.

Ahora tiene que abocarse a la segunda etapa.

¿Cómo se agranda el recipiente? Del potecito del café con leche hasta el tambor o talvez algo mucho más grande que eso. Antes que nada depende mucho de la misericordia de Dios. Él puede apurar o no. También depende del hombre en cuanto a la obediencia.

La obediencia es como la comida que comen los pequeños. Si tú eres obediente es como comer todos los alimentos que te ponen en la mesa, así como el niño crece más rápido, y más fuerte. Mas si eres desobediente, es como un niño anémico que no quiere comer, siempre va a estar pálido, debilucho.

Crecer en esta etapa implica trabajar. Aprender a trabajar sin importar qué tipo de trabajos sea. Y muchas veces trabajar en aquellas cosas que muchos no quieren hacer. Levantarse más temprano, estar más tiempo en la iglesia, hacer el trabajo más sucio, el más pesado. El trabajo que nadie reconoce. Mas ante todo esto, Dios lo está viendo.

Crecer en esta etapa implica leer mucha biblia, y mucha oración. Sobretodo teniendo la visión o el sueño en mente. Antes era superar el problema inmediato, ahora el motor de mi devoción y vida espiritual es perseguir el sueño y la visión que Dios le dio.

Y en esta etapa tiene que estudiar mucho la biblia. Porque tiene que tener la sabiduría de Dios. Como dice en 1 Corintios 2:114~16: Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

Ustedes que son padres, ¿no les gusta escuchar que las personas les digan que sus hijos son iguales a ustedes? Esa es la estatura a la cual hay que llegar, ser perfectos en Cristo, tener la sabiduría de Dios, tener el carácter de Dios. Estos son los signos de la santidad que debe tener el creyente.

Resumiendo.

Entonces, les parece que la doctrina de la ELECCIÓN INCONDICIONAL lleva a la persona para que sea más relajado, que no busque a Dios y sí el pecado?

En Romanos 8:20~23 es explicado esto: Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.

Antes cuando estábamos vagando por el mundo, nosotros no sabíamos de Dios, ni de cómo sufría el Espíritu Santo. Mas ahora que creemos en Jesús, así como la creación es liberada de la esclavitud de la corrupción. Lo que antes no conocíamos los gemidos del Espíritu Santo dentro de nosotros.

Mas ahora con la mente de Cristo, con la sabiduría de Dios que crece en nosotros, conocemos los gemidos del Espíritu en nuestro interior. Y esos gemidos disminuyen poco a poco a medida que ustedes crezcan en Cristo; hasta la redención final.

O sea, como dice Romanos 8:14: Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

Algo que desconocen muchos, es que desde el momento de recibir a Jesús, es el Espíritu Santo quien nos guía. Es decir, no hay retroceso. O creen ustedes que Dios nos predestinó, llegado el momento nos llamó, nos justificó a través de la muerte de Jesús, nos glorificó con la resurrección. ¿Mas luego nos deja para que nosotros solos sigamos hasta el fin del mundo?

¿Qué nos dice Jesús en San Mateo 28:20? he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Por eso, no escuchen aún aquellos que dicen ser pastores o creyentes mas hablan igual que un inconverso. Porque si ahora mismo, dependiera de mí la salvación hasta la venida del Señor. Seguro que no llegaré. Mas es el Espíritu Santo quien nos sostiene. ¿Amén?

Esta es la sabiduría de Dios. Y esta es la sabiduría de Dios que muy pocos entienden. Porque no quieren glorificar a Dios, sino quieren hacerlo a sí mismos.

Mas ahora, ¿quedaremos nosotros con los brazos cruzados? No, todos tenemos una obra por hacer, una visión. Si no tienen, pídanla.

Siempre nos queda una oración por hacer a Dios.

Señor, ten misericordia de mí. Y cantar siempre esta canción:

(153) HAZ LO QUE QUIERAS DE MÍ SEÑOR (153).

Y sigan creciendo en Cristo. Pidan siempre la sabiduría de Dios. Que Dios les bendiga. Amén.