Estudios Bíblicos del año 2018

SERIE DE TEMAS VARIOS

A LA VERDAD LA MIES ES MUCHA, MAS LOS OBREROS POCOS

Lección 13

10/03/2018

San Mateo 9:1-38

INTRODUCCIÓN:

¿Por qué Dios mide el arrepentimiento de tus pecados y tu justicia con respecto a Jesucristo con el amor a los hermanos al hacer misericordia?

En realidad, ¿a quién está midiendo estas palabras? Porque si Jesús dijo que por tus frutos se conocerá tu árbol, si es buena o si es mala; uno mismo debe saber qué debe observar en sí mismo, qué frutos estás produciendo y cómo examinarlo si son verdaderos, si son bíblicos.

TEMAS DE DISCUSIÓN:

1. ¿CÓMO PUEDES AFIRMAR QUIÉN ES HIJO DE DIOS?: ¿Qué señales debemos encontrar en el hijo de Dios? ¿Cómo saber que una persona es la imagen y la semejanza de Dios? ¿Qué frutos deben producir los hijos de Dios y cuando están en la correcta doctrina? (1 Juan 3:1-2, 9-10)”?

2. ¿CÓMO SABES QUE UNA PERSONA ESTÁ LLENO DE VINO NUEVO Y SU ODRE TAMBIÉN ES NUEVO?: ¿Cómo sabes que una persona ha nacido de nuevo? ¿Cómo sabes que su vida está llena de luz? ¿De qué forma debe aplicar la misericordia si es vino nuevo en odres nuevos? (v. Deuteronomio 13:1-18)

3. ¿POR QUÉ LOS DOS CIEGOS RECONOCEN AL HIJO DE DAVID?: “Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.” (Santiago 1:25) ¿Por qué los dos ciegos reconocen a Jesús y los otros hombres no ven al Hijo del Hombre ni al reino de los cielos que se acercado? (v. Isaías 58:6-14)

4. ¿POR QUÉ LOS HOMBRES SON REACIOS A REALIZAR MISERICORDIA Y EN CAMBIO ENSEÑAN EL SACRIFICIO?: ¿Qué conclusión podemos sacar de este pasaje? ¿Por qué crees que los obreros que hacen misericordia son tan pocos? (v. San Lucas 7:36-50)

5. AÚN NO SE HA MANIFESTADO LO QUE HEMOS DE SER: El que tiene esta esperanza, se purifica a sí mismo. Esperando la redención de nuestros cuerpos de la corrupción, por medio de la esperanza a que nos sujetó. Y esto es cierto: “El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. (2 Corintios 9:6)”. (Colosenses 3:3-4, 2 Pedro 1:3-8)