Estudios Bíblicos del año 2017

SERIE 1 Y 2 CORINTIOS

LA PERSEVERANCIA HASTA LAS ALTURAS DE CRISTO

Lección 26

2 Corintios 12:14 – 13:14

INTRODUCCIÓN:

¿No es suficiente? ¿Hasta dónde hay que crecer espiritualmente?

Son preguntas que surgen en la mente de los creyentes quienes son discipulados en Cristo Jesús, y piensan que el tiempo y el esfuerzo consume toda su vida.

Es que pronto han olvidado de sus pecados, aún no han entendido la salvación completa que Jesucristo nos ha dado. Realmente no es fácil imaginar con nuestra mente humana la inmensidad del pensamiento de Dios, y cuáles son las bendiciones que tenemos en Cristo como hijos.

El apuro, las idolatrías de los hombres del mundo, la insensibilidad de la vida que llevan y viven; nos parece que perdemos una parte importante de nuestra vida.

Mas la oportunidad, la gracia y la predisposición de Dios por acabar completamente la obra de Cristo en nosotros, su deseo de mostrar y revelar a los hijos de Dios, es hoy su prioridad.

Por esta razón vemos cuán presos estamos en este proceso y en este tiempo de la evolución del Evangelio de Jesucristo.

TEMAS DE DISCUSIÓN:

1) Es cierto, en el mundo evangélico, no se exige ni se vive hasta estas alturas y exigencias. ¿Cómo se le despierta a un insensible o dormido espiritualmente? ¿Cómo se quiebra el conformismo o las tradiciones evangélicas? Como dijo Pablo: “Yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré del todo por amor de vuestras almas, aunque amándoos más, sea amado menos”. (v.12:14-18)

2) A lo largo de la biblia, en muchas ocasiones, Jehová Dios ha mostrado visiones para despertar el entendimiento de los hombres, así fue Moisés, Elías y Eliseo, Isaías, Ezequiel, Daniel, Pedro, Juan, Jacobo, Jesús (con su resurrección), Pablo. Pero siempre luego de las visiones acompañaron una serie de enseñanzas y encaminamiento hacia esas direcciones. En nuestro tiempo, nos corresponde vivir una etapa muy importante. ¿Cómo te sientes? ¿Cómo prisionero o como hijo de Dios? (v. 12:17-21)

3) Las incredulidades son duras de vencer, no es fácil convencer a los hombres. ¿Aún buscan algún testimonio de que Cristo está en mí o que Dios está realizando toda esta obra en este tiempo? Así, que cada uno sepa qué función cumple, cuál debe ser su obra en Cristo, qué espera Dios de cada uno es importante. Pues nada, ni nadie se interpondrá al cumplimiento de su voluntad. Y hay que definir concretamente las posturas.

-->