Estudios Bíblicos del año 2016

SERIE LOS PACTOS DE LA BIBLIA

PARA SIEMPRE LE CONSERVARÉ MI MISERICORDIA

LECCIÓN 9

2 SAMUEL 7:1-29, SALMOS 89:1-37

INTRODUCCIÓN:

Para siempre le conservaré mi misericordia, y mi pacto será firme con él. Pondré su descendencia para siempre, y su trono como los días de los cielos.

En la semana pasada hablábamos de una bendición mayor, pero ninguna bendición es tal si se terminara en una generación, ni se verían todos los frutos si dependiera únicamente de los hombres. Solamente podemos hablar de un pacto eterno cuando está en las manos de Jehová Dios quien hizo los cielos y la tierra.

Por esta razón, incluso quienes creen en Jesucristo, cuando no buscan esta bendición eterna, son culpados de incredulidad. Pues, en esto también consiste el “reposo” al cual accedemos.

Seguramente muchos no han comprendido de dónde comienza esta bendición: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia”.

TEMAS DE DISCUSIÓN:

Seguramente en algún momento de su discipulado y por la gran entrega necesaria para recibir su pacto en Jesucristo, se habrán preguntado: ¿Cuándo viviré mi vida? ¿Cuándo sembraré para mí? ¿Por qué Dios absorbe todo mi tiempo y mi atención? Y no es una respuesta fácil de contestar y cada vez que los tiempos transcurren es difícil tomar decisiones. ¿Es Dios o tu familia? ¿Es Dios o tu vida? ¿Es Dios o tus sueños? Y muchas veces es tan difícil de responder y mantenerse en una actitud. ¿Te son suficientes y satisfactorias las obras mostradas por Dios y sus promesas futuras?

Hoy saben cuán difícil es alcanzar el Pacto de David. ¿Cuán verdadero es esta promesa de Jehová realizada a David a lo largo de la biblia? ¿Conoces a Dios y has visto suficientemente sus obras para que tú persigas esta bendición? ¿Podrías asegurar tu futuro y de los tuyos mejor que las promesas de Dios? (Salmo 89:19-37)

¿En qué consiste esta bendición?: Para siempre le conservaré mi misericordia, y mi pacto será firme con él.