Anotaciones bíblicas del Pastor

Efesios: Prisionero de Cristo Jesús (Inicio: 12/04/2018)


Prisionero de Cristo Jesús

Thursday, April 12, 2018

09:16

Nos escogió antes de la fundación del mundo

Para que fuésemos santos y sin mancha delante de él

Predestinado:

• para ser adoptado hijos suyos por medio de Jesucristo (Efesios 1:5)

  a) Por puro afecto de su voluntad

  b) Para alabanza de la gloria de su gracia

  c) Aceptos por medio del Amado

  d) Redención por su sangre

  e) Perdón de pecados según las riquezas de su gracia

  f) Sobreabundar en toda sabiduría e inteligencia

  g) A conocer el misterio de su voluntad según su beneplácito

  h) Reunir en Cristo en la dispensación del cumplimiento de los tiempos

• Para tener herencia (Efesios 1:11)

  a) Para que seamos alabanza de su gloria

  b) Los que primeramente esperamos en Cristo

  c) Vosotros también tienen esta promesa porque creyeron y fueron sellados con el Espíritu Santo de la promesa

  d) El Sello del Espíritu Santo como arras de la herencia hasta la redención de la posesión adquirida

Para aquellos quienes tienen suficiente justificación y recibieron el Espíritu de Cristo, el Espíritu de Adopción, y que claramente muestran que han pasado las etapas de Romanos, de Corintios, de Gálatas para que realmente estas cosas se afirmen, y que uno vaya recibiendo el Espíritu de Sabiduría y de revelación en el conocimiento de Jesucristo.

Sólo cuando los hombres han mostrado esta fe en el Señor Jesús, y del amor para con los demás santos, el Padre de gloria les concede el Espíritu de Sabiduría.

Esta es la razón por qué tantas personas no han tenido este entendimiento, ni tienen conocimiento acerca de la herencia, ni de la dispensación de los tiempos.

El Espíritu de Sabiduría y de revelación:

• Conocimiento de Jesucristo (Efesios 1:17)

  a) Alumbrando los ojos de entendimiento

  b) Para saber la esperanza a la cual nos ha llamado

  c) Las riquezas de la gloria de su herencia en los santos

  d) Supereminente grandeza de su poder para con nosotros

  e) La operación de su fuerza que operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales sobre todo principado y autoridad y poder y señorío en este siglo y en el venidero

  f) Sometió todas las cosas bajo los pies

  g) Y como cabeza sobre todas las cosas a la iglesia

  h) La plenitud de Aquel que llena en todo

• Os dio vida (Efesios 2:1)

  a) Cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados

Cuando uno no da muestra de la fe en el Señor Jesús (según Moisés y los profetas, según Romanos, 1 y 2 Corintios, Gálatas), y no da muestra del amor para con todos los santos, el Padre de gloria no les da esta vida (o el entendimiento ni el sentir de la vida), porque es parte del Espíritu de Sabiduría y de Revelación, el conocimiento de la vida que tenemos en Cristo.

Así que mientras que el hombre no se justifique, no reciba el Espíritu de Cristo, y el Espíritu de Adopción y por el cual se somete a toda disciplina de hijo de Dios, seguirá la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.

  b) Nos da la vida juntamente con Cristo

  c) Y juntamente con él nos resucitó

  d) Nos hace sentar juntamente en los lugares celestiales

  e) Para mostrar a todos en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia.

  f) Entendimiento de la fe como don de Dios

  g) Hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras

• Los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre

  a) Conciudadanos de los santos

  b) Miembros de la familia de Dios

  c) Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas (Enseñanzas de Moisés y los profetas + Apóstoles)

  d) La Piedra angular quien es Jesucristo

  e) Como Edificio bien coordinado crece como templo santo

  f) Morada de Dios en el Espíritu

Prisionero de Cristo Jesús

• Administración de la gracia de Dios

  a) Por revelación fue mostrado el misterio

  b) Que los gentiles también son coherederos y miembros del mismo cuerpo

  c) Que los gentiles también son copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio

• Ministro por el don de la gracia de Dios

  a) Dado la gracia de anunciar el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo.

  b) Aclarar a todos cuál es la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios

  c) La multiforme sabiduría de Dios dado a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales conforme al propósito eterno en Cristo Jesús.

  d) Acceso por medio de la fe en él, a través de las tribulaciones por vosotros..

Toda persona es parte de la familia de Dios a través de Jesucristo

  a) Conforme a las riquezas de su gloria

  b) Fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu

  c) Habite Cristo por medio de la fe en vuestros corazones

  d) Arraigados y cimentados en amor

  e) Capaces de comprender con los santos la anchura, la longitud, la profundidad y la altura del amor de Cristo que excede todo conocimiento y llenos de toda la plenitud de Dios

  f) Capaces de comprender a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según actúa el poder en nosotros.

  g) A él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos.

• Como también presos en Cristo

  a) Andéis como dignos de la vocación con que fuisteis llamados

  b) Con toda humildad, mansedumbre, soportando con paciencia los unos a los otros en amor

  c) Solícitos para guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz:

   i. Un cuerpo.

   ii. Un Espíritu

   iii. Una esperanza de vocación

   iv. Un señor

   v. Una fe

   vi. Un Bautismo

   vii. Un Dios

   viii. Un Padre de todos, sobre todos, por todos, y en todos

  d) A cada uno fue dado la gracia conforme al don de Cristo

   i. Descendió primero a las parte más bajas de la tierra

   ii. El que descendió es el mismo que subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo.

  e) Conforme al don de Cristo constituyó:

  i. Apóstoles,

  ii. Profetas

  iii. Evangelistas

  iv. Pastores

  v. Maestros.

  f) Perfeccionar a los santos para la obra del ministerio

  g) Edificar el cuerpo de Cristo

  h) Hasta la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios

  i) Varón perfecto, a la medida de la plenitud de Cristo.

   i. No sean niños fluctuantes

   ii. No sean llevados doquiera por todo viento de doctrina

   iii. Presas de estratagema de hombres que engañan con astucias y artimañas del error

  j) Seguir la verdad en amor, crecer en todo en aquel que es la cabeza, en Cristo

  k) Todo cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para edificarse en amor.

• Despojaos del viejo hombre

  a) Ya no andéis como los otros gentiles en la vanidad de su mente

  b) Despojaos de la pasada manera de vivir, viciado conforme a deseos engañosos

  c) Vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad

  d) Desechad la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo

  e) Airaos pero no pequéis, no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo

  f) El que hurtaba, que trabaje y tener que compartir con el necesitado

  g) Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la necesaria para edificación y gracia a los oyentes.

  h) No contristéis al Espíritu Santo

  i) Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia y toda malicia

  j) Sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros como Cristo.

• Sed imitadores de Dios como hijos amados

  a) Andad en amor como Cristo nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante

  b) No se nombre fornicación, inmundicia, avaricia, palabras deshonestas, necedades, truhanerías.

  c) Ningún fornicario, o inmundo, o avaro tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios.

  d) Nadie os engañe con palabras vanas, ni seáis partícipes con ellos.

  e) Andad como hijos de luz (en frutos del Espíritu que es toda bondad, justicia y verdad).

  f) No participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, reprendedlas.

  g) Todas las cosas son puestas en evidencia por la luz.

  h) Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo.

  i) Mirad con diligencia como andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los tiempos son malos.

  j) Entendidos cuál es la voluntad del Señor.

  k) Sed llenos del Espíritu Santo. No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución.

  l) Hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones. Dando siempre gracias al Dios y Padre en Jesucristo.

  m) Sometemos unos a otros en el temor de Dios

  n) Grande es este misterio: Las casadas estén sujetas a sus propios maridos como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. Maridos, amada a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer y los dos serán una sola carne. Por lo demás, cada uno de vosotros también ame a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido.

  o) Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo

  p) Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa, para que te vaya bien y seas de larga vida sobre la tierra.

  q) Padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

  r) Siervos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo. No sirviendo al ojo, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; sirviendo de buena voluntad, como al Señor.

  s) Amos, haced con ellos lo mismo, dejando las amenazas, sabiendo que el Señor de ellos y vuestro está en los cielos, y que para él no hay acepción de personas.

• Fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza

  a) Vestíos de toda la armadura de Dios, para poder estar firmes contra las asechanzas del diablo.

  b) No tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

  c) Tomad toda la armadura de Dios, para resistir el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.

  d) Firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad

  e) Vestidos con la coraza de justicia

  f) Calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz

  g) Tomad el escudo de la fe y apagar los dardos de fuego del maligno

  h) El yelmo de la salvación

  i) La espada del Espíritu que es la palabra de Dios

  j) Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu

  k) Velando en el Espíritu en toda perseverancia y súplica por todos los santos

  l) Orar por el apóstol (pastor, maestro, profeta) para que al abrir la boca con denuedo de a conocer los misterios del evangelio. Porque es embajador en cadenas y que hable con denuedo como debe hablar.

Paz sea a los hermanos, y amor con fe, de Dios Padre y del Señor Jesucristo. La gracia sea con todos los que aman a nuestro Señor Jesucristo con amor inalterable. Amén.

Hablemos un poco del segundo misterio que habla Efesios:

Efesios 5:

21 Someteos unos a otros en el temor de Dios.

22 Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor;

23 porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador

24 Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.

25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,

26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra,

27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.

28 Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.

29 Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,

30 porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos.

31 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.

32 Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.

33 Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido.

Si Dios dice respecto al nuevo pacto desde Isaías en adelante:

Isaías 43:

21 Este pueblo he creado para mí; mis alabanzas publicará.

22 Y no me invocaste a mí, oh Jacob, sino que de mí te cansaste, oh Israel.

23 No me trajiste a mí los animales de tus holocaustos, ni a mí me honraste con tus sacrificios; no te hice servir con ofrenda, ni te hice fatigar con incienso.

24 No compraste para mí caña aromática por dinero, ni me saciaste con la grosura de tus sacrificios, sino pusiste sobre mí la carga de tus pecados, me fatigaste con tus maldades.

25 Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.

26 Hazme recordar, entremos en juicio juntamente; habla tú para justificarte.

27 Tu primer padre pecó, y tus enseñadores prevaricaron contra mí.

28 Por tanto, yo profané los príncipes del santuario, y puse por anatema a Jacob y por oprobio a Israel.

Jeremías 31:

27 He aquí vienen días, dice Jehová, en que sembraré la casa de Israel y la casa de Judá de simiente de hombre y de simiente de animal.

28 Y así como tuve cuidado de ellos para arrancar y derribar, y trastornar y perder y afligir, tendré cuidado de ellos para edificar y plantar, dice Jehová.

29 En aquellos días no dirán más: Los padres comieron las uvas agrias y los dientes de los hijos tienen la dentera,

30 sino que cada cual morirá por su propia maldad; los dientes de todo hombre que comiere las uvas agrias, tendrán la dentera.

31 He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.

32 No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová.

33 Pero éste es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.

34 Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.

35 Así ha dicho Jehová, que da el sol para luz del día, las leyes de la luna y de las estrellas para luz de la noche, que parte el mar, y braman sus ondas; Jehová de los ejércitos es su nombre:

36 Si faltaren estas leyes delante de mí, dice Jehová, también la descendencia de Israel faltará para no ser nación delante de mí eternamente.

37 Así ha dicho Jehová: Si los cielos arriba se pueden medir, y explorarse abajo los fundamentos de la tierra, también yo desecharé toda la descendencia de Israel por todo lo que hicieron, dice Jehová.

38 He aquí que vienen días, dice Jehová, en que la ciudad será edificada a Jehová, desde la torre de Hananeel hasta la puerta del Ángulo.

39 Y saldrá más allá el cordel de la medida delante de él sobre el collado de Gareb, y rodeará a Goa.

40 Y todo el valle de los cuerpos muertos y de la ceniza, y todas las llanuras hasta el arroyo de Cedrón, hasta la esquina de la puerta de los caballos al oriente, será santo a Jehová; no será arrancada ni destruida más para siempre.

Si toda la justicia se cumpliese con la muerte y resurrección de Jesucristo como nos lo enseñaron las iglesias evangélicas, por qué no se ha resuelto los problemas de Génesis 3.

Porque en ella, vemos aún cómo abundan las personas quienes no desean casarse en las iglesias; los hombres todavía cargan con la maldición de la tierra que produce cardos y espinos, y vemos cómo las mujeres cargan con una pesada carga todos los meses, y en los meses previos y posteriores al embarazo. Y en todo vemos cómo las personas cada vez tienen temor a tener más hijos por las diferentes dificultades y molestias que ellas representan.

Entonces, ¿cómo puede decirse que estas palabras de Isaías y de Jeremías se cumplieron? ¿Acaso no está Dios recordándonos constantemente, todos los días, todos los meses, cada vez que una persona tiene hijos, o cada familia quienes tienen hijos padecen las preocupaciones de la crianza del hijo.

Cada vez el mundo busca la individualidad, les gusta vivir sin responsabilidades que implica la familia, los hijos; muchas personas están cada vez menos preparadas y pacientes en formar familia, o lo hacen a edades muy avanzadas, o directamente no tienen hijos.

Así cuando Efesios 5 habla que existe un misterio:

Efesios 5:

21 Someteos unos a otros en el temor de Dios.

22 Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor;

23 porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.

24 Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.

25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,

26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra,

27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.

28 Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.

29 Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,

30 porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos.

31 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.

32 Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.

33 Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido.

¿Con qué palabras se relacionan?

¿Por qué la relación entre el marido y la mujer es un misterio? ¿Por qué la relación de la mujer respecto al marido, o el marido respecto a la esposa es un misterio? ¿Por qué es un misterio respecto a Cristo y la iglesia?

¿Cómo se puede hablar de libertad completa en Cristo cuando se ven aún rastros de pecado en el hombre y en la mujer causado por Génesis 3?

¿Por qué nadie ha pensado en cómo y cuándo se solucionan esos pecados? ¿O es algo que simplemente hay que llevarlo encima hasta la muerte? Si es así, ¿podemos decir que todos los pecados han sido perdonados?

Verdaderamente las iglesias evangélicas nunca se han preocupado en enseñar esto, ni en averiguar para solucionarlo; más bien se confortaron diciendo que de todos los pecados Jesús nos perdonó y nos perdona. ¿Pero estamos perdonados cuando todos vivimos aprehensivos, o uno ve cómo las mujeres sufren cada mes o en todos los embarazos? ¿O cuántas familias viven el pan por kilo porque la tierra no produce suficiente y se vive en la carencia de todas las cosas? ¿Quién piensa en toda la mentalidad, carácter, orgullo, dominio propio perdido porque uno vive pero nunca pueda realizar todas las cosas con confianza, ni es libre del dinero o de las riquezas? ¿Se puede decir que eso es ser libre en Cristo Jesús?

Pasando a Romanos, vemos en el capítulo 8 que dice:

15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!

16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.

19 Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.

20 Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza;

21 porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

22 Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora;

23 y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.

24 Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo?

25 Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos.

26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

27 Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Si hemos recibido el Espíritu de Hijo de Dios, si somos participantes y coherederos del reino de los cielos, de la familia de Dios, ¿por qué la creación aún sigue sujeta a corrupción a causa de aquel que sujetó todas las cosas en esperanza? ¿A qué esperanza se refiere? ¿A qué corrupción se refiere? ¿Por qué Jesucristo si nos libró de nuestros pecados, no se restablece las corrupciones?

Son cuestiones que siempre quedaron, han rondado.

Por un lado, era muy importante que el hijo de Dios se discipule, y reciba toda la disciplina de hijo amado, porque es necesario que los hijos de Dios se manifiesten.

Por eso, había que buscar en qué aún estábamos en esperanza; o ¿qué es lo que faltaba para cumplirse y que la creación sea librada de la corrupción?

Pero sí todas las cosas nos ayudan a bien, para aquellos que amamos a Jesucristo, porque nos ha guiado por todo el camino del pacto, nos ha enseñado la Verdad, y hemos entrado en el Reino de los Cielos, para ver la gloria de Dios, y aprender el temor de Jehová.

Porque el profundo amor por Jesucristo, el Temor reverente a Jehová Dios del Pacto, la fe en Jehová el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob es necesario para que el hombre crea en el pacto, crea en la vida eterna y también en ser heredero y coheredero con Cristo Jesús.

Así como Eva cuando comió engañada por Satanás el fruto del conocimiento del bien y del mal y cometió el primer pecado, y luego le dio a su marido Adán; conociendo luego toda la gravedad del pecado y sus consecuencias en la tierra, en el cuerpo de las personas.

También fue necesario vivir en el temor de Jehová, sin saber cuál era la obra a la cual nos guiaba; pero simplemente por el amor de Cristo, por el temor de Jehová, por el pacto que hemos recibido, nos ha guiado a realizar una obra que luego de todo el tiempo de prueba, de angustia, de muerte, de testimonio, de padecimiento, de esperanza… comprendemos la magnitud de las obras realizadas. Y esto es justicia de Dios que es por fe.

Porque la mujer comenzó con la desobediencia, también por la obediencia a la gracia recibida, debía ofrecer la vida para que todo sea en justicia.

Veamos 2 Corintios 11:

¡Ojalá me toleraseis un poco de locura! Sí, toleradme.

2 Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo.

3 Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.

4 Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis;

5 y pienso que en nada he sido inferior a aquellos grandes apóstoles.

Aquí dice claramente cómo toda persona quien escucha a doctrinas diferentes, cuando uno desecha el pacto, o la ley de Jehová en el Pacto de Abraham, de Isaac y de Jacob; es como ser engañado por Satanás como lo fue Eva.

Por eso, era necesario que aún cuando hoy muchos quieren dar un sentido de voluntad de Dios, o que también los métodos de hombres como medicina, tratamientos, remedios son dones de Dios; en realidad había que guardarse dentro de la Palabra y ser fiel hasta el final.

Ahora, ¿quién, cómo, dónde, cuándo, con qué señales se mostrarían y en quién se manifestaría esta palabra para que se cumpla? ¿Quién sería el hijo de hombre que sería elegido desde el vientre para realizar esta obra?

Esto no es una agorería, ni un acertijo que se pueda medir por señales; sino solamente aquellos que eran pobres en Espíritu ante toda la Palabra de Dios, en el Camino del Pacto, en el Temor de Jehová podía saber de la verdad, y en el proceso de caminar juntos, de ser obedientes y ser justos en su debido tiempo podía saberse…

Sí, pero… ¿quién ha creído a nuestro anuncio?

Todos fueron engañados como Eva, por medio de doctrinas de hombres, por medio de caminos que deseaban sus propios corazones, pero nunca han querido escucharnos, más bien negaron y se rebelaron. Menospreciaron y negaron al que Dios había levantado como hijo de Hombre.

Cuando hablamos de la voz que clama en el desierto, todos simplemente negaron y sacudieron la cabeza, porque creyeron que Juan el Bautista ya había venido, y había anunciado a Jesucristo; y no necesitaban a nadie más.

Por eso digo, ¿por qué nunca nadie cuestionó por qué la tierra sigue produciendo espinos y cardos, y que los hombres no quieren trabajar; y ven cómo las mujeres siguen con los dolores del parto y no se solucionaron? ¿Por qué siguen las plagas de Egipto afectando a los hombres que dicen ser creyentes? ¿Qué libertad les ha dado Jesucristo si viven como cualquiera de los hombres del mundo en corrupción de sus pecados? ¿En qué puede ufanarse el evangélico que no les alcanza de los males del mundo? ¿En qué están libres, en qué son guardados, en qué son cuidados, en qué pueden decir que Dios hace diferencia entre los hijos de Dios y los hijos de los hombres?

Todo esto debía alarmarle al hombre de fe, al hombre con conocimiento de la biblia, ¡pero no! Y eso es la medida de la idolatría que tienen en sus corazones, en sus vidas. No tener discernimiento entre el bien y el mal, no saber reconocer qué es el pecado… es la medida de la idolatría que tienen cada cristiano, cada evangélico.

1 Timoteo 2:

8 Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni contienda.

9 Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos,

10 sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad.

11 La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción.

12 Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.

13 Porque Adán fue formado primero, después Eva;

14 y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión.

15 Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.

¿Qué entendimiento o qué sensaciones producen estas palabras de Timoteo?

¿Cuántos hombres están de acuerdo con estas palabras?

¿Cuántas mujeres están de acuerdo con estas palabras y se esfuerzan en sujetarse a ellas?

¿No nos dan estas palabras un entendimiento respecto a la cantidad de pecados y a la cantidad de corrupción que existen en la mente de los hombres y mujeres?

Por todo esto, uno debía saber que hay cosas que no se han cumplido en justicia, que las cosas no están terminadas; y había que escudriñar la biblia para saber el camino, los tiempos, por qué medios, y en qué personas se cumplirían todas estas cosas.

El prisionero de Cristo Jesús como se definió el apóstol Pablo a sí mismo, porque él estaba elegido y preparado desde el vientre de su madre para cumplir con el primer misterio, de ser el apóstol a los gentiles; y afrontar lo que eso significaba a los judíos. Como le dijo Jesús a Ananías cuando fue ordenado a abrir los ojos a Saulo:

Hechos de los apóstoles 9:

1 Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote,

2 y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén.

3 Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo;

4 y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?

5 Él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón.

6 Él, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer.

7 Y los hombres que iban con Saulo se pararon atónitos, oyendo a la verdad la voz, mas sin ver a nadie.

8 Entonces Saulo se levantó de tierra, y abriendo los ojos, no veía a nadie; así que, llevándole por la mano, le metieron en Damasco,

9 donde estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió.

10 Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en visión: Ananías. Y él respondió: Heme aquí, Señor.

11 Y el Señor le dijo: Levántate, y ve a la calle que se llama Derecha, y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo, de Tarso; porque he aquí, él ora,

12 y ha visto en visión a un varón llamado Ananías, que entra y le pone las manos encima para que recobre la vista.

13 Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén;

14 y aun aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre.

15 El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel;

16 porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre.

17 Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo.

18 Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado.

19 Y habiendo tomado alimento, recobró fuerzas. Y estuvo Saulo por algunos días con los discípulos que estaban en Damasco.

20 En seguida predicaba a Cristo en las sinagogas, diciendo que éste era el Hijo de Dios.

21 Y todos los que le oían estaban atónitos, y decían: ¿No es éste el que asolaba en Jerusalén a los que invocaban este nombre, y a eso vino acá, para llevarlos presos ante los principales sacerdotes?

22 Pero Saulo mucho más se esforzaba, y confundía a los judíos que moraban en Damasco, demostrando que Jesús era el Cristo.

23 Pasados muchos días, los judíos resolvieron en consejo matarle;

24 pero sus asechanzas llegaron a conocimiento de Saulo. Y ellos guardaban las puertas de día y de noche para matarle.

25 Entonces los discípulos, tomándole de noche, le bajaron por el muro, descolgándole en una canasta.

26 Cuando llegó a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos; pero todos le tenían miedo, no creyendo que fuese discípulo.

27 Entonces Bernabé, tomándole, lo trajo a los apóstoles, y les contó cómo Saulo había visto en el camino al Señor, el cual le había hablado, y cómo en Damasco había hablado valerosamente en el nombre de Jesús.

28 Y estaba con ellos en Jerusalén; y entraba y salía,

29 y hablaba denodadamente en el nombre del Señor, y disputaba con los griegos; pero éstos procuraban matarle.

30 Cuando supieron esto los hermanos, le llevaron hasta Cesarea, y le enviaron a Tarso.

1 Timoteo 1:

8 Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente;

9 conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas,

10 para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina,

11 según el glorioso evangelio del Dios bendito, que a mí me ha sido encomendado.

12 Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio,

13 habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad.

14 Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús.

15 Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero.

16 Pero por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna.

17 Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.

18 Este mandamiento, hijo Timoteo, te encargo, para que conforme a las profecías que se hicieron antes en cuanto a ti, milites por ellas la buena milicia,

19 manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos,

20 de los cuales son Himeneo y Alejandro, a quienes entregué a Satanás para que aprendan a no blasfemar.

Así, existen "Prisioneros de Cristo Jesús" que han sido preparados por Dios para que puedan realizar las obras de Dios en un tiempo específico, no se sabe quién es; pero como lo dijo Jesús: Por sus frutos los conoceréis. O aquel quien es fiel y pobre de espíritu será guiado por medio de la fe para tener el Espíritu de Sabiduría y de Revelación para llegar a conocer todo.

También existe el Prisionero de Cristo Jesús para cumplir con el segundo misterio, y del cual ahora tenemos conocimiento y entendimiento. Para que todos vean cuán fiel es el Padre Celestial, y que en él todas las cosas tienen cumplimiento en la justicia de Dios que es por fe.

Y el Justo por su fe vivirá.

(Es necesario que escuchen y complementen con este escrito los audios de El despertar con Dios de los días 13 y 14 de abril de 2018, para que tengan un entendimiento más completo)