Anotaciones bíblicas del Pastor

1 Corintios (Inicio: 22/01/2018)


LA FE DE LA RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS

¿Por qué es importante la resurrección de los muertos?

Monday, January 22, 2018

20:34

¿Por qué una persona no puede quedarse simplemente en alguno de los evangelios?

¿Por qué no es suficiente creer en Jesús que aparece en San Mateo, o del San Marcos, o del San Lucas, o de San Juan?

Pues se verá que ningún libro te da un completo entendimiento sin referirse a hechos anteriores, sean de Moisés o seas de los profetas.

Es la razón por qué en 1 Corintios 15 también dice:

1 Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis;

2 por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano.

¿Por qué no es simplemente… el que cree en Jesús tiene vida eterna? O el que cree en el nombre de Jesús tiene vida eterna.

¿Por qué el apóstol Pablo habla de "predicado", "recibido", "perseverado", "retenido" sois salvos, si no creísteis en vano?

La palabra de Dios siempre tiene un avance, según la fe que tenga la persona para recibir según su nivel espiritual. Por eso la biblia habla de leche espiritual, habla de alimento sólido, habla de leche espiritual no adulterada.

Pero también existe un avance de las palabras y obras que Dios mismo impone según pasan los años.

Eclesiastés 3:

1 Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.

2 Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado;

3 tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar;

4 tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar;

5 tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar;

6 tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar;

7 tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar;

8 tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz.

Así que si alguna persona tiene fe para plantar, pero no tiene fe para cosechar, nunca verá los frutos, nunca verá toda la vida que Dios le tiene preparado.

También Jesús lo dice así:

San Mateo 13:

4 Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron.

5 Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra;

6 pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.

7 Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron.

San Mateo 7:

6 No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen.

Todo tiene su tiempo oportuno, todo tiene su tiempo de dar, hay tiempo para sembrar, y hay tiempo para recoger. Si se debe plantar y no se hace, no tiene fe; si plantó pero si no tiene tiempo de perseverar, falló. Si tiene fe para plantar, para recibir, para perseverar, pero si no tiene tiempo para recoger los frutos, o permanecer firme hasta el final no puede decirse que ha sido fiel, ni que tiene la fe.

Entonces, ¿cuál es el fin de la fe en Jesucristo?

¿Cuál es el fin de todos los conocimientos de Dios Padre, de Jesucristo y del Espíritu Santo?

¿Para qué uno cree en Jesús ? ¿Para qué se tiene fe en el Salvador?

¿Por qué la biblia dice esto?

Hebreos 5:

12 Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.

13 Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño;

14 pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.

6:1 Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios,

2 de la doctrina de bautismos, de la imposición de manos, de la resurrección de los muertos y del juicio eterno.

3 Y esto haremos, si Dios en verdad lo permite.

4 Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo,

5 y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero,

6 y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio.

7 Porque la tierra que bebe la lluvia que muchas veces cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos por los cuales es labrada, recibe bendición de Dios;

8 pero la que produce espinos y abrojos es reprobada, está próxima a ser maldecida, y su fin es el ser quemada.

9 Pero en cuanto a vosotros, oh amados, estamos persuadidos de cosas mejores, y que pertenecen a la salvación, aunque hablamos así.

Porque la fe no es simplemente estar sembrando siempre, abriendo las puertas siempre; pues si has tenido fe para sembrar, también tienes que tener la fe para cerrar, para cosechar, para también juzgar, para gobernar.

Y esta es una de las diferencias que tenemos con la religión evangélica, pues la religión evangélica consiste en abrir siempre la puerta y dejar abierta a todos. Es querer amar a todos y siempre seguir amando. Tener misericordia de todos y seguir siempre ofreciendo misericordia.

Pero el que cree en Jehová de los ejércitos, y en el Jesucristo bíblico, en el Dios del pacto; siempre existe un tiempo de cierre, un tiempo de juicio, un tiempo de reemplazo, un tiempo de desgajo:

San Mateo 21:

40 Cuando venga, pues, el señor de la viña, ¿qué hará a aquellos labradores?

41 Le dijeron: A los malos destruirá sin misericordia, y arrendará su viña a otros labradores, que le paguen el fruto a su tiempo.

42 Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo. El Señor ha hecho esto, Y es cosa maravillosa a nuestros ojos?

43 Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.

44 Y el que cayere sobre esta piedra será quebrantado; y sobre quien ella cayere, le desmenuzará.

45 Y oyendo sus parábolas los principales sacerdotes y los fariseos, entendieron que hablaba de ellos.

San Mateo 7:

16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?

17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos.

18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos.

19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.

20 Así que, por sus frutos los conoceréis.

21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?

23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

¿Cuál es la finalidad de la fe en Jesucristo?

Hay que crecer… ¿pero hacia dónde hay que crecer?

¿Cuál es la finalidad de la fe?

Los estados de fe

Monday, January 22, 2018

21:10

La biblia es un libro muy especial.

Existen diferentes formas de leer la biblia, y de entender cada cosa.

Pero también hablan de los estados de fe, es decir: lo que es capaz de creer, de recibir, de perseverar y de retener una Palabra, una doctrina, o tener una capacidad.

Si Jesús nos muestra la resurrección de los muertos por medio de San Juan 11 con Lázaro, y él mismo para mostrar que es la vida y la resurrección para morir y resucitar; ya para 1 Corintios 15 significa que uno debe tener un estado firme y seguro de la resurrección.

¿Hasta qué punto uno debe estar seguro de la resurrección de los muertos para cuando se llega a 1 Corintios 15? Así como Abraham entregó a Isaac en Génesis 22 porque tenía fe en la Promesa de Jehová de que en Isaac sería llamada descendencia.

Así que, si una persona quien conociendo la Palabra de Dios desde el Génesis y llega hasta el 1 Corintios 14, y aún no tiene la fe de la resurrección, significa que hay mucha tarea que no ha realizado, hay mucho conocimento de Dios que no está sabiendo, que no está en el "estado de fe" que debe estar; y que en algún momento cuando Dios lo requiera (como sucedió en este tiempo con nosotros), todos los hombres que dicen conocer a Jesucristo se sorprendieron y no pudieron entender las obras, las palabras, ni las señales.

Por eso, 1 Corintios 15 dice así:

12 Pero si se predica de Cristo que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos?

13 Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó.

14 Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.

15 Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan.

16 Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó;

17 y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados.

18 Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron.

19 Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres.

San Mateo 24:

42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.

43 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa.

44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.

45 ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo?

46 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así.

47 De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá.

48 Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir;

49 y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos,

50 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe,

51 y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Sobre estas palabras, las personas pueden decir, el Señor nunca ha venido hasta ahora, porque dice que el Señor vendrá como ladrón en la noche, y si uno vela no dejaría minar su casa.

¿Alguna vez vieron al Señor venir? Pues todos piensan que el Señor vendrá recién en la segunda venida para juzgar a los vivos y a los muertos.

Entonces, ¿significa que estas palabras nunca se cumplirán?

¡No! Y es aquí en donde se prende al sabio de este mundo en su sabiduría, o destruye el entendimiento al entendido supuestamente de la biblia.

Entonces, ¿quién es este Señor que viene como ladrón en la noche?

En realidad es el Espíritu Santo, y la entienden aquellos quienes son pobres de espíritu. Que cuando escuchan la palabra de Dios predicado y anunciado, el pobre de espíritu escucha y cree en esa palabra, y entiende en sentido y la intención del Espíritu. Y a partir de ese momento vive esa palabra…

Significa que el Señor ha venido, que el Espíritu Santo ha venido como ladrón en la noche, y aquellos que "velaron", o sea, los pobres de espíritu que entendieron, lo hicieron. Y todos demás, ni siquiera saben que el ladrón vino en la noche y ya se fue.

Y porque así el Señor viene sigilosamente y habla, pero aquel que veló todos los días, sabe qu ees la Palabra de Dios, y obedece y salva su vida; está a la par de las obras de Dios y sabe qué está haciendo el Señor.

En cambio aquellos quienes son duros de corazón, aquellos quienes siempre buscan señales para creer, o siempre están murmurando la Palabra, no saben a qué hora llegó el Señor como el Espíritu Santo, o como el Espíritu de Cristo, o como el Consolador.

Y así al final, creen tener la fe en Jesús, la palabra de Dios se les acercó hasta frente a ellos, y no obedecieron, ni entendieron, y dejaron pasar porque se habían comprado una hacienda, porque se casaron, porque se compraron yuntas de bueyes.

Esto es cierto:

1 Pedro 2:

4 Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa,

5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

6 Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en él, no será avergonzado.

7 Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen, La piedra que los edificadores desecharon, Ha venido a ser la cabeza del ángulo;

8 y: Piedra de tropiezo, y roca que hace caer, porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados.

Volvamos a nuestro punto: los estados de fe.

Significa que para las alturas de 1 Corintios 15, la biblia está escrito y enseña suficientemente para que el creyente fiel, y aquel que anda en la correcta doctrina tenga la fe en la resurrección, y que cuando se manifieste o se exija, pueda dar su vida, o esperar la resurrección de los muertos, o aguardar en paciencia.

Si uno no tiene esta fe, si uno tiene dudas o temores de la muerte, o no puede aguardar pacientemente la promesa de la resurrección; significa que no conoce a Dios suficientemente hasta este punto de la biblia.

Consecuentemente, significa que las siguientes obras que Dios hará, o que se exigirá en Cristo Jesús, o en la exigencia del Consolador, no podrá hacerse… sea de 2 Corintios, sea de Gálatas, sea de Efesios, sea de Filipenses o de Colosenses, o de Hebreos y subsiguientes.

Por esta razón es tan importante que las personas no huyan ni eviten vivir en toda Palabra que el Espíritu Santo pone en tu corazón, o en las pruebas que te encuentras, o que obedezcas en cualquier obra que te plantea a que realices. Porque solamente Dios sabe qué se hará mañana, qué palabras o combinación de Palabras y obras, o paciencia, o fortaleza, o conocimiento necesitarás para mañana.

Es la razón porque aquellos quienes son orgullos, aquellos que no saben ser pobres de espíritu, aquellos quienes piensan que conocen la palabra suficientemente, y escogen qué creer, o qué recibir, o qué aceptar o dejar de aceptar se han perdido de las obras que realizar el Padre hoy.

Sin ser realmente pobre de espíritu, es imposible que uno pueda afrontar las obras que ocurrirán mañana. Y tampoco te lo dice la razón de los por qués… simplemente tienes que ser pobre de espíritu y recibir todas las Palabras de Dios, realizar y obrar en todas las cosas que se nos plantea delante, y vivir con valentía todos los casos, todos los problemas, todos los desafíos, todos los peligros, todas las hambres, o todas las desnudeces, o todas las tribulaciones.

Porque en obediencia a eso, y durante todo el tiempo que se nos ponga delante, serán necesarios para "tener el estado de fe y conocimiento" para vencer y ser "MÁS QUE VENCEDOR" en todas las cosas.

Predicas que Jesús resucitó de los muertos, ¿y no hay resurrección?

Tuesday, January 23, 2018

19:59

¿Qué es lo el apóstol Pablo está diciendo en este pasaje?

1 Corintios 15:

12 Pero si se predica de Cristo que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos?

¿Cómo los hombres pueden creer que Jesús sí resucitó de los muertos pero no creen que los hombres también si resucitan de los muertos?

Hoy sabemos cómo se enseña en la iglesia, que los hombres resucitarán en el día que Jesús venga en la segunda venida, para juzgar a los vivos y a los muertos.

Pero en ningún lugar de la biblia se habla, se menciona que "sólo" existirá resurrección de los muertos en la segunda venida.

Más bien, en la biblia existen numerosos pasajes donde los hombres sí han vuelto a la vida

Ezequiel 37:

:1 La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos.

2 Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera.

3 Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes.

4 Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová.

5 Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis.

6 Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová.

7 Profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso.

8 Y miré, y he aquí tendones sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos; pero no había en ellos espíritu.

9 Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán.

10 Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo.

11 Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos.

12 Por tanto, profetiza, y diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la tierra de Israel.

13 Y sabréis que yo soy Jehová, cuando abra vuestros sepulcros, y os saque de vuestras sepulturas, pueblo mío.

14 Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová.

15 Vino a mí palabra de Jehová, diciendo:

16 Hijo de hombre, toma ahora un palo, y escribe en él: Para Judá, y para los hijos de Israel sus compañeros. Toma después otro palo, y escribe en él: Para José, palo de Efraín, y para toda la casa de Israel sus compañeros.

17 Júntalos luego el uno con el otro, para que sean uno solo, y serán uno solo en tu mano.

18 Y cuando te pregunten los hijos de tu pueblo, diciendo: ¿No nos enseñarás qué te propones con eso?,

19 diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo el palo de José que está en la mano de Efraín, y a las tribus de Israel sus compañeros, y los pondré con el palo de Judá, y los haré un solo palo, y serán uno en mi mano.

20 Y los palos sobre que escribas estarán en tu mano delante de sus ojos,

21 y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra;

22 y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos.

23 Ni se contaminarán ya más con sus ídolos, con sus abominaciones y con todas sus rebeliones; y los salvaré de todas sus rebeliones con las cuales pecaron, y los limpiaré; y me serán por pueblo, y yo a ellos por Dios.

24 Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra.

25 Habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres; en ella habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre; y mi siervo David será príncipe de ellos para siempre.

26 Y haré con ellos pacto de paz, pacto perpetuo será con ellos; y los estableceré y los multiplicaré, y pondré mi santuario entre ellos para siempre.

27 Estará en medio de ellos mi tabernáculo, y seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.

28 Y sabrán las naciones que yo Jehová santifico a Israel, estando mi santuario en medio de ellos para siempre.

Si sabrán las naciones que Jehová santifica a Israel, estando su santuario en medio de nosotros para siempre, no es el final, ¿no es cierto?

¿O Dios está hablando en sentido figurado? ¿Es esto una parábola? ¿Es un sueño?

Por eso, lo que el apóstol Pablo está diciendo en estos pasajes, es dejar una puerta abierta diciendo que todo aquel quien cree que Cristo Jesús resucitó de los muertos también pueden ser "resucitados" cuando así lo requiera el tiempo y la obra de Dios. Si cerramos la posibilidad y la obra de la resurrección como lo hacen ahora los evangélicos, están limitando el poder de Dios, están diciendo que Jesús "no resucitó".

Antes del nacimiento de Jesús como hombre en el mundo y antes de terminar con el pecado; sí la resurrección era un caso muy específico, pero desde que Jesús resucitó y es el primogénito de la resurrección, y al utilizar y mencionar la palabra "primogénito", significa que existirán otros.

Apocalipsis 1:

4 Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir, y de los siete espíritus que están delante de su trono;

5 y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre,

6 y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.

Si los hombres no resucitan, tampoco Cristo resucitó de los muertos.

1 Corintios 15:

13 Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó.

14 Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.

Como decía en el punto anterior de "Los estados de FE", cuando uno no tiene sembrado las Palabras de Fe y éstas no han crecido como mostaza, cuando la vida de la persona no se ha llenado del reino de los cielos como levadura, es imposible comprender con la mente carnal y corrupta este hecho.

Es que estos hombres, con sus idolatrías, con el corazón lleno de adulterio contra Dios y su pacto, quieren "razonar" para ver si existe la resurrección de los muertos, o si eso es posible hoy.

Por eso, Jesús decía a Nicodemo:

San Juan 3:

11 De cierto, de cierto te digo, que lo que sabemos hablamos, y lo que hemos visto, testificamos; y no recibís nuestro testimonio.

12 Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales?

13 Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo.

14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado,

15 para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Además dice el apóstol Pablo:

1 Corintios 15:

13 Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó.

14 Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.

Y esto es algo que hay que entenderse indistintamente:

Si uno cree que Jesús resucitó de los muertos, también hay que creer que uno que sea levantado como Cristo Jesús igualmente pueda serlo.

Si uno cree que Dios en un determinado momento puede resucitarte de los muertos si su obra así lo requiere en cualquier momento, también estás creyendo que Jesús resucitó.

Sé que es difícil y de difícil comprensión, pero es así como está previsto, por eso dice la biblia:

1 Juan 5:

5 ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

6 Éste es Jesucristo, que vino mediante agua y sangre; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio; porque el Espíritu es la verdad.

7 Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno.

8 Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan.

9 Si recibimos el testimonio de los hombres, mayor es el testimonio de Dios; porque éste es el testimonio con que Dios ha testificado acerca de su Hijo.

10 El que cree en el Hijo de Dios, tiene el testimonio en sí mismo; el que no cree a Dios, le ha hecho mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo.

11 Y éste es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo.

12 El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.

Cuando dice que estos tres dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre, y estos tres concuerdan. En realidad, la sangre es el bautismo en el Espíritu Santo, que es para entrar en el Pacto Nuevo, porque se debe entregar en sacrificio vivo para quitar el holocausto de animales y ofrecer a sí mismo, y así cruzar el velo para entrar en el templo celestial.

Sí sé que son conceptos muy difíciles de masticar y digerir, porque se requieren de "estados de fe" que puedan comprender estos conceptos, y haber tenido la vida y el testimonio de obras de fe en el pacto para que tenga entendimiento.

¿Cómo se realizaría esto? ¿Cuándo ocurriría este hecho? Pues en realidad no lo sabíamos, es por eso que el apóstol Pablo lo escribe en una forma muy difícil, y utiliza palabras que muerden la cola a sí mismas.

Hoy sí sabemos que esta cosa, la resurrección a la maner de Jesús, no es que suceda indiscriminadamente, sino que para un fin muy exclusivo, para dar término al pacto viejo, y dar comienzo al pacto nuevo, también para el representante de los hombres, el hijo de Hombre que Dios ha preparado. Por eso, la biblia dice:

Salmos 139:

13 Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre.

14 Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien.

15 No fue encubierto de ti mi cuerpo, Bien que en oculto fui formado, Y entretejido en lo más profundo de la tierra.

16 Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas Que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas.

17 ¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos!

18 Si los enumero, se multiplican más que la arena; Despierto, y aún estoy contigo.

19 De cierto, oh Dios, harás morir al impío; Apartaos, pues, de mí, hombres sanguinarios.

20 Porque blasfemias dicen ellos contra ti; Tus enemigos toman en vano tu nombre.

21 ¿No odio, oh Jehová, a los que te aborrecen, Y me enardezco contra tus enemigos?

22 Los aborrezco por completo; Los tengo por enemigos.

23 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos;

24 Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno.

Y también dice:

Isaías 49:

1 Oídme, costas, y escuchad, pueblos lejanos. Jehová me llamó desde el vientre, desde las entrañas de mi madre tuvo mi nombre en memoria.

2 Y puso mi boca como espada aguda, me cubrió con la sombra de su mano; y me puso por saeta bruñida, me guardó en su aljaba;

3 y me dijo: Mi siervo eres, oh Israel, porque en ti me gloriaré.

4 Pero yo dije: Por demás he trabajado, en vano y sin provecho he consumido mis fuerzas; pero mi causa está delante de Jehová, y mi recompensa con mi Dios.

5 Ahora pues, dice Jehová, el que me formó desde el vientre para ser su siervo, para hacer volver a él a Jacob y para congregarle a Israel (porque estimado seré en los ojos de Jehová, y el Dios mío será mi fuerza);

6 dice: Poco es para mí que tú seas mi siervo para levantar las tribus de Jacob, y para que restaures el remanente de Israel; también te di por luz de las naciones, para que seas mi salvación hasta lo postrero de la tierra.

7 Así ha dicho Jehová, Redentor de Israel, el Santo suyo, al menospreciado de alma, al abominado de las naciones, al siervo de los tiranos: Verán reyes, y se levantarán príncipes, y adorarán por Jehová; porque fiel es el Santo de Israel, el cual te escogió.

8 Así dijo Jehová: En tiempo aceptable te oí, y en el día de salvación te ayudé; y te guardaré, y te daré por pacto al pueblo, para que restaures la tierra, para que heredes asoladas heredades;

9 para que digas a los presos: Salid; y a los que están en tinieblas: Mostraos. En los caminos serán apacentados, y en todas las alturas tendrán sus pastos.

10 No tendrán hambre ni sed, ni el calor ni el sol los afligirá; porque el que tiene de ellos misericordia los guiará, y los conducirá a manantiales de aguas.

Nuevamente dice el apóstol Pablo:

1 Corintios 15:

16 Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó;

17 y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados.

18 Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron.

19 Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres.

20 Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho.

21 Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos.

22 Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.

23 Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.

Miren cómo dice en el versículo 19: si nosotros vivimos solamente esperando que la resurrección cuando llegue la segunda venida de Jesús para que seamos llevados al paraíso, dice: "somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres". Porque se vivirá durante toda una vida, 70, 80 años simplemente esperando una resurrección.

¿Qué nos da a entender estas palabras? Que sí existe la resurrección cuando llegue el tiempo. Porque como en Adán todos murieron, en Cristo todos serán vivificados. Y esto no es solamente en el sentido "espiritual", o del alma. Sino que también cuando se llegue el tiempo, lo será en forma física, como lo fue Lázaro.

Siempre bajo un orden muy estricto:

1 Corintios 15:

23 Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.

24 Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia.

25 Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.

26 Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.

27 Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas.

28 Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.

Si nosotros no vemos que las primicias que Dios ha preparado para un tiempo específico resucita de los muertos, ¿cómo sabemos que realmente nosotroa que creemos y estamos en Cristo realmente hemos vencido los pecados y la muerte?

¿Qué significa "Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte"?

¿Cómo nos puede decir Dios Padre "siéntata a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies, cuando no vemos la resurrección de aquel que se durmió porque creyó en la promesa?

Si no existe resurrección de los muertos, de aquel que durmió porque se creyó que en este tiempo Dios estaba realizando esta obra, nunca los enemigos son puestos por estrado de nuestros pies. Porque siempre el diablo y los hombres nos acosarán que hemos vivido en una falsa esperanza, que hemos predicado y dado testimonio del error:

Salmos 110:

1 Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.

2 Jehová enviará desde Sion la vara de tu poder; Domina en medio de tus enemigos.

3 Tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder, En la hermosura de la santidad. Desde el seno de la aurora Tienes tú el rocío de tu juventud.

Por eso, cuando Jehová dice: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies, incluye los pecados, incluyen todos aquellos que rechazaron nuestra predicación, incluye a Satanás y la muerte que es la servidumbre en que se mantiene a los hombres en temor durante toda su vida.

Por eso dice: "Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte".

¿Y cómo se destruye la muerte? SOLAMENTE CON LA RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS A LA MANERA DE CRISTO JESÚS, PORQUE NOSOTROS LO HICIMOS TODO EN LA FE DE JESUCRISTO.

Así sabremos que cuando ocurra la resurrección de la persona que Dios ha hecho dormir, y por el cual hemos predicado y dado testimonio a los hombres e iglesias de este tiempo, entonces sabremos también que "todos nuestros enemigos son puestos por estrado de nuestros pies".

CONCLUSIÓN:

Por todo esto, es imposible que no exista la resurrección de los muertos, y de la resurrección de aquel que Dios ha hecho dormir en este tiempo, y que hemos dado testimonio, y con quien también todos nosotros morimos; porque si no resucitara… todos los enemigos no estarían bajo nuestros pies, y tampoco se vencería a la muerte. Y si así fuera, toda nuestra fe en Jesucristo sería en vano.

Ahora, sabemos que esto no puede suceder nunca, pues tan cierto como Jesucristo resucitó de los muertos, así también es nuestra fe; pero también es así como toda la Palabra de Dios y su cumplimiento está ligado a esta nuestra esperanza de la resurrección.

¿Por qué nos bautizamos por los muertos si no resucitan?

Wednesday, January 24, 2018

14:42

Si los hombres no creen en la resurrección de los muertos les puede suceder, ¿por qué creen y se bautizan en el nombre de Jesucristo?

Sí, tal vez piensen de esta manera porque durante mucho tiempo, nunca ha sucedido la resurrección de alguna persona quien haya muerto por Cristo. Entonces, simplemente lo difieren hasta el final, y así van formulando una serie de doctrinas que dan lugar a esa imposibilidad.

Y romper ese pensamiento tradicional y casi inamovible no es fácil. Además, la idea de que todos seremos trasformados en la venida de Cristo es lo más fácil y seguro. Porque es aceptado por todos, y así también permiten vivir en el mundo, y buscando el mundo.

Por eso dice el apóstol Pablo:

1 Corintios 15:

30 ¿Y por qué nosotros peligramos a toda hora?

31 Os aseguro, hermanos, por la gloria que de vosotros tengo en nuestro Señor Jesucristo, que cada día muero.

32 Si como hombre batallé en Éfeso contra fieras, ¿qué me aprovecha? Si los muertos no resucitan, comamos y bebamos, porque mañana moriremos.

33 No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.

34 Velad debidamente, y no pequéis; porque algunos no conocen a Dios; para vergüenza vuestra lo digo.

¿Para qué batallar por causa de la fe? ¿Por qué no comer y beber, cumplir con todos los deseos de la carne si mañana moriremos como todos los hombres, pero tenemos la fe de que al final Jesús nos resucitará y nos llevará a su reino?

Como dice el apóstol, las malas conversaciones van arruinando cualquier fe, cualquier doctrina.

Y es por qué para aquellos quienes quieran escuchar dice: "Velad debidamente, y no pequéis, porque algunos no conocen a Dios, para vergüenza vuestra lo digo".

Y esto surge dentro de las conversaciones de incrédulos y críticos de la resurrección:

1 Corintios 15:

35 Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán?

36 Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes.

37 Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano;

38 pero Dios le da el cuerpo como él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo.

39 No toda carne es la misma carne, sino que una carne es la de los hombres, otra carne la de las bestias, otra la de los peces, y otra la de las aves.

40 Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales; pero una es la gloria de los celestiales, y otra la de los terrenales.

41 Una es la gloria del sol, otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas, pues una estrella es diferente de otra en gloria.

42 Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción.

43 Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder.

44 Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual.

45 Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante.

46 Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual.

47 El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo.

48 Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales.

49 Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.

50 Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.

Es la parte más difícil de la conversación acerca de la resurrección. Los carnales quieren convencerse o quieren concer acerca de la resurrección siendo carnal, estando en corrupción.

Aquí se encuentra un gran abismo de fe, un abismo que por un lado están aquellos quienes quieren "alguna señal visible, confiable, manifiesta de que existe resurrección" entonces lo pensaré si lo quiero y me decidiré creer y realizar cualquier esfuerzo para prepararme o aceptar la resurrección.

En cambio, el apóstol Pablo dice que no se puede hablar ni entender la resurrección, o cuánto necesitas "morir en Cristo", de morir primero, de tomar la Cruz de Jesucristo primero, para luego comenzar a saber o a entender de que existe la resurrección de muertos en los hombres, en este tiempo. Es como decir: "cruza primero el gran abismo de muerte, de cruz, de padecimiento, de dejar todo tu mundo de deseos con fe", y luego te enseñaré o mostraré la verdad de la resurrección.

Por eso dice:

35 Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán?

36 Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes.

37 Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano;

38 pero Dios le da el cuerpo como él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo.

¿Qué significan estas palabras en una interpretación llana? Que de nada te sirve hablar con diez mil interpretaciones acerca de la resurrección si tú que escuchas no estás dispuesto a "sembrar tú en muerte primero y luego lo entenderás". Por eso digo que es un gran abismo de fe, y esta es una de las razones por qué la fe debe estar basado en las Palabras que escuchas del Espíritu Santo y no moverte por las señales que Dios te muestre. ¿Pero cómo se podría escuchar a la voz del Espíritu Santo cuando aquí el Santo Espíritu solamente te habla cuando has padecido y viene en forma de Consolador?

Como ha sucedido en la resurrección de Lázaro, aquellos quienes seguían a Jesús como discípulos creyeron en la resurrección. En cambio muchos incrédulos se fueron a los sacerdotes para contar lo sucedido y tramaron más bien la muerte de Lázaro juntamente con el de Jesús, porque dividía sus poderes.

San Juan 11:

43 Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera!

44 Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.

45 Entonces muchos de los judíos que habían venido para acompañar a María, y vieron lo que hizo Jesús, creyeron en él.

46 Pero algunos de ellos fueron a los fariseos y les dijeron lo que Jesús había hecho.

47 Entonces los principales sacerdotes y los fariseos reunieron el concilio, y dijeron: ¿Qué haremos? Porque este hombre hace muchas señales.

48 Si le dejamos así, todos creerán en él; y vendrán los romanos, y destruirán nuestro lugar santo y nuestra nación.

49 Entonces Caifás, uno de ellos, sumo sacerdote aquel año, les dijo: Vosotros no sabéis nada;

50 ni pensáis que nos conviene que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación perezca.

51 Esto no lo dijo por sí mismo, sino que como era el sumo sacerdote aquel año, profetizó que Jesús había de morir por la nación;

52 y no solamente por la nación, sino también para congregar en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos.

53 Así que, desde aquel día acordaron matarle.

Hay que comprender bien esta verdad, que no se puede enseñar ni convencer a todos, por más que suceda frente a sus ojos, aquel que es carnal pensarán únicamente en las cosas naturales; en cambio el espiritual pensará en las cosas espirituales.

1 Corintios 15:

42 Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción.

43 Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder.

44 Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual.

Y esto también es nuestro error, suponer que una persona quien no quiere sembrar su corrupción para nacer de nuevo en incorrupción comprenderá las palabras acerca de la resurrección de los muertos.

Lo que tu siembras es el grano desnudo

Wednesday, January 24, 2018

20:31

1 Corintios 15:

36 Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes.

37 Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano;

38 pero Dios le da el cuerpo como él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo.

Aquí están las palabras que hoy se hacen tan difíciles de entender a las personas, todos quieren saber si existe la resurrección, y muchos simplemente niegan que hoy pueda existir resurrección. ¿Por qué? Porque ellos no lo sienten. Porque ellos no están transformados en la manera que hay que estarlo para poder entender acerca de la resurrección.

Por eso dicen estos pasajes:

"Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes". O sea, tú tienes que sembrar para morir en Cristo Jesús, y si no sembraste hasta la medida de Cristo, si no has necesitado al Consolador quien te vivifique, por supuesto que no comprenderás ni entenderás su camino, ni sus obras ni los tiempos de Dios.

Luego dice:

" 37 Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo", lo que significa, tú no puedes sembrar cada semilla de mostaza pensando que eso te enseñará la resurrección, ni se puede hacerlo con esa intención, ni para ese propósito; sino simplemente por fe, por amor puro y llano a Jesucristo y al Padre, y si recibes todo tipo de persecuciones y murmuraciones, el Consolador te consuela. Y con eso debe bastarte, porque tú persigues las promesas de tu Pacto con Dios.

No puedes decir, con esta fe, con esta justicia de Dios, con mantenerme fiel en esta doctrina… Jesucristo me dará el cuerpo resucitado, o el sentir de la resurrección, o el entendimiento de la vida nueva.

Lo que tú siembras es el grano desnudo, o sea, que simplemente por fe tú siembras tu muerte a los pies de Cristo.

Por ejemplo:

Gálatas 2:

19 Porque yo por la ley soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios.

20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

21 No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.

Simplemente por la gracia del perdón que has recibido, por el amor a Jesucristo que te despierta la gracia de la salvación, cada día te esfuerzas en crucificarte en Cristo dentro del camino del Pacto que te ha dado.

En ninguna manera vas midiendo cuánta promesa tengo realizado, cuánto pacto tengo alcanzado, o con esto será suficiente para resucitarme…

Así también vemos a persona quienes siempre estuvieron midiendo ¿Por qué no recibimos las promesas del pacto? ¿No es suficiente lo que hice?

¿De dónde viene el pensamiento de que uno puede condicionar sus obras por alguna recompensa a Dios? ¿Cómo supone que con sus obras, con su fe, con su justicia ha podido pagar el precio de la vida de Jesucristo?

Por eso, nunca hubo una sinceridad en los hombres que buscan o siguen a Jesucristo. Todos quieren ver señales, creer cuando existen señales, o si les resulta una ganancia.

Pero además, nadie tiene en cuenta este aspecto que está fuera de su alcanza. Si uno que no quiere desnudarse y morir en Cristo ya es un gran obstáculo para ver o sentir vivificación, y en tiempo oportuno que crea en la resurrección, la biblia dice que existe otra condición que está fuera del alcance del hombre:

1 Corintios 15:

38 pero Dios le da el cuerpo como él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo.

39 No toda carne es la misma carne, sino que una carne es la de los hombres, otra carne la de las bestias, otra la de los peces, y otra la de las aves.

40 Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales; pero una es la gloria de los celestiales, y otra la de los terrenales.

41 Una es la gloria del sol, otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas, pues una estrella es diferente de otra en gloria.

Y esta es la característica de aquellos que han sido elegidos con la presciencia de Dios, por más que los hombres quieran conocer la resurrección, por más que imiten la justicia en Cristo Jesús, por más que los hombre digan que tienen fe en Jesús o intenten imitarlo… Dios da la carne al que quiso, no todas las semillas son semillas que resucitan. No todos los hombres porque desean resucitan, sino para aquellos que Dios tiene destinado para ello, para este tiempo.

Tú no puedes provocar una resurrección de los muertos simplemente porque te place, o porque quieres probar de que eres alguien en Cristo.

También es la razón, por qué hasta ahora no ha sucedido ninguna resurrección, hasta que Dios envíe al hijo del Hombre quien termine con el pacto viejo. Por eso, dice en el versículo

1 Corintios 15:

45 Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante.

46 Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual.

47 El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo.

Y esto es algo muy nuevo, en el sentido que esto recién está por comenzar, a pesar de que ya vemos el ejemplo en Jesucristo quien ha resucitado. En cuanto a los hombres, recién comienzan las primicias a ser resucitadas. ¿Y por qué ahora? Porque finalmente se ha terminado con el pacto viejo, y porque Dios a través del Consolador está guiando a los hombres para que sean capaces de ofrecerse a sí mismos como sacrificio vivo:

Hebreos 10:

ntonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad, Como en el rollo del libro está escrito de mí.

8 Diciendo primero: Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron (las cuales cosas se ofrecen según la ley),

9 y diciendo luego: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita lo primero, para establecer esto último.

10 En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.

Por eso dice que esto sucederá cuando llegue en tiempo de la revelación de este conocimiento:

Jeremías 31:

34 Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.

35 Así ha dicho Jehová, que da el sol para luz del día, las leyes de la luna y de las estrellas para luz de la noche, que parte el mar, y braman sus ondas; Jehová de los ejércitos es su nombre:

36 Si faltaren estas leyes delante de mí, dice Jehová, también la descendencia de Israel faltará para no ser nación delante de mí eternamente.

Así que, para cuando el hombre tenga la revelación de la Palabra por medio del Consolador de que uno escucha cuando padece en Cristo porque ha tomado su cruz; también conocerá que es el tiempo de morir a la manera de Cristo, y que tambien es tiempo de resurrección. Y eso, no se hace pensado en el grano nuevo, sino simplemente pensando en ser en grano desnudo que se siembra y se muere en la tierra, para dar muchos frutos.

San Juan 12:

24 De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.

25 El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará.

26 Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.

Todo esto que estamos viviendo, aguardando, y pasando es algo totalmente nuevo; porque finalmente se cumplirá la promesa de Jesucristo que todo aquel que muere en Cristo tiene resurrección. Y si antes no había sucedido, es porque no había llegado el hijo del Hombre; como en la primera vez recién cuando vino Jesús el Hijo del Hombre, con él sucedió la primicia de la resurrección de los muertos.

1 Corintios 15:

22 Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.

23 Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.

24 Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia.

25 Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.

26 Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.

Ciertamente que este es un asunto que seguirá abriéndose, y apareciendo más luz. Pero es necesario hoy escribirlo para que mañana cuando suceda, sepan que nosotros sí teníamos ya la palabra y queda registrado.

En esto también es así: El justo por su fe vivirá.

1 Corintios 15:

46 Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual.

No porque uno tenga todo el conocimiento espiritual uno hace morir su carne, sino que esto es una acción de fe, es una obra de fe que resulta de creer en el Pacto que uno tiene, y en todas las promesas que ha recibido, de cómo ha visto la Palabra y sus obras cumplirse a lo largo de su vida.

Por eso dice que se debe sembrar primero lo animal, es decir, Dios no te dice "te prometo resucitar o devolverte resucitado", no le dijo a sí a Abraham cuando éste entregó a Isaac. Pero Abraham venciendo su carne, su parte animal; creyó que Jehová le devolvería resucitado a Isaac aún cuando llegara a sacrificarlo.

El acto de fe de morir en su carne y dejarse crucificar en Cristo Jesús siempre es así, por la fe que uno tiene de su pacto, de las muchas promesas que ha recibido y logrado ver hasta ese punto. Uno no se pregunta si Dios le devolverá en vida, en sanidad, en promesa cuando debe obrar con fe porque la Palabra de Dios tiene sus mandamientos.

Es por eso que el Justo por su fe vivirá.

Nosotros comenzamos con la imagen del terrenal, pero en la medida en que crecemos en Cristo Jesús también traeremos la imagen del celestial. ¿Y qué es la imagen del Celestial sino la resurrección de los muertos? ¿Qué más que la incorrupción de la carne?

1 Corintios 15:

47 El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo.

48 Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales.

49 Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.

50 Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.

Por eso son primicias, porque dependiendo del tiempo hay que estar velando para saber quién es el hijo del Hombre, velar para saber en qué tiempo esto se cumpliría, velar para poder hacer morir su carne para que sea revestido de lo celestial.

Así, el que tiene esta esperanza, siempre sembró constantemente. Y cuando Dios lo manifestó, sin dudar se presentó para cumplir con el mandato de Dios y cumplir su obra.

Por eso dice en 1 Corintios 3:

18 Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio.

19 Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos.

20 Y otra vez: El Señor conoce los pensamientos de los sabios, que son vanos.

21 Así que, ninguno se gloríe en los hombres; porque todo es vuestro.

Pero los que velaron no fueron sorprendidos, sino que siempre han escuchado la voz del Consolador, siempre se han preparado para estar en las Palabras, en los cimientos, en el camino correcto, y la doctrina para alcanzar toda justicia.

Esto también se cumplirá:

1 Corintios 15:

51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados,

52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

Sea ahora, o sea en la final trompeta. A veces los signos de puntación de la biblia dan a entender una idea diferente. Pero si esto se leyera de esta forma, tiene todo un sentido que para nosotros es dentro de la fe que ahora vivimos:

"He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos.

A la final trompeta, porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros sermos transformados".

Siempre existen aspectos que se dejan en misterio. Por eso, hay que velar para saber cómo seremos transformados, o si todos deberemos pasar por la "muerte y resurrección" para tener el cuerpo resucitado.

Es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción

Wednesday, January 24, 2018

21:26

Si la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios…

Ni la corrupción hereda la incorrupción…

Algunos resucitarán y otros serán transformados en un abrir y cerrar de ojos.

Porque cuando esto suceda, entonces sabremos que estamos vestidos de inmortalidad, de incorruptibilidad. Y poder afirmar: "sorbida es la muerte en victoria"

Pues sin este nuevo estado, sea resucitado o sea transformado en un abrir y cerrar de ojos, ¿cómo podemos estar seguros que la muerte ha sido vencido? ¿Cómo podemos saber de que no estamos bajo el yugo de la muerte o sus temores, temor a la enfermedad, temor al fracaso, temor a la falta de bienes materiales, temor al futuro, temor por los hijos y su futuro?

Porque tengamos estas palabras en mente, porque todo en Jesucristo tiene cumplimiento:

Isaías 65:

19 Y me alegraré con Jerusalén, y me gozaré con mi pueblo; y nunca más se oirán en ella voz de lloro, ni voz de clamor.

20 No habrá más allí niño que muera de pocos días, ni viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años será maldito.

21 Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas.

22 No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos.

23 No trabajarán en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de Jehová, y sus descendientes con ellos.

24 Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído.

25 El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey; y el polvo será el alimento de la serpiente. No afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo Jehová.

Hoy sabemos por más que tenemos la fe en la resurrección de los muertos, y que en este tiempo sucederá el cumplimiento de esta promesa, y que es el inicio porque el hijo del Hombre también le ha sucedido esto, vemos cómo nuestras personas no es muy diferente ni tan fuerte, ni indestructible, ni incorruptible como dice la biblia. Así que existen cosas que deben suceder.

Tiene que existir un momento en que la muerte sea "pasado":

1 Corintios 15:

53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.

54 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria.

55 ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?

56 ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley.

57 Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

Así que hay que seguir adelante, porque todo debe tener su cumplimiento.

"58. Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano".

Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción

Thursday, January 25, 2018

20:35

Esto mismo decía el apóstol Pedro:

2 Pedro 2:

1 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.

2 Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado,

3 y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.

4 Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio;

5 y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos;

6 y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente,

7 y libró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados

8 (porque este justo, que moraba entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos),

9 sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio;

10 y mayormente a aquellos que, siguiendo la carne, andan en concupiscencia e inmundicia, y desprecian el señorío. Atrevidos y contumaces, no temen decir mal de las potestades superiores,

11 mientras que los ángeles, que son mayores en fuerza y en potencia, no pronuncian juicio de maldición contra ellas delante del Señor.

12 Pero éstos, hablando mal de cosas que no entienden, como animales irracionales, nacidos para presa y destrucción, perecerán en su propia perdición,

13 recibiendo el galardón de su injusticia, ya que tienen por delicia el gozar de deleites cada día. Éstos son inmundicias y manchas, quienes aun mientras comen con vosotros, se recrean en sus errores.

14 Tienen los ojos llenos de adulterio, no se sacian de pecar, seducen a las almas inconstantes, tienen el corazón habituado a la codicia, y son hijos de maldición.

15 Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad,

16 y fue reprendido por su iniquidad; pues una muda bestia de carga, hablando con voz de hombre, refrenó la locura del profeta.

17 Éstos son fuentes sin agua, y nubes empujadas por la tormenta; para los cuales la más densa oscuridad está reservada para siempre.

18 Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error.

19 Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció.

20 Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero.

21 Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado.

22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.

No hablan los predicadores de hoy que en Jesucristo tienen libertad, y ofrecen libertad a todos quienes reciben como su Salvador.

Pero como dice la biblia, si ellos mismos no creen en la resurrección, si ellos mismos están con miedo y temores de enfermedades, del hambre, tienen miedo de tomar la cruz de Cristo y seguir por el camino angosto del Pacto… ¿no son ellos esclavos del pecado? ¿No siguien ellos esclavos de aquel que han vencido, a Satanás?

Si ellos mismos están resolviendo los problemas que tienen con métodos de hombres, cuando buscan seguridad en estudios, en grados, en certificados, en conferencias, en seguros de salud, en seguros de jubilación, en seguros de una profesión del mundo para sostener su misión pastoral… ¿no son esclavos del mundo? ¿No son esclavos de su propia corrupción de incredulidad?

¿Cómo pueden pretender enseñar libertad cuando ellos mismos no las tienen? ¿Han visto a aguien quien haya muerto por su fe recientemente? Todos buscan poderes políticos, poderes económicos, poderes con qué influenciar y crear sobre ellos un halo de santidad, de poder, de divinidad; pero por dentro son lobos rapaces, hambrientos, quienes siempre se alimentan de los ricos, de los poderosos. Utilizando la bendición divina como moneda de pago y de manipulación de las pobres ovejas, y de aquellas ovejas que no lo son tanto.

Y no dudan en utilizar el poder de las asociaciones, utilizan las iglesias, y la posición en que se encuentran para aplacar cualquier voz contraria a sus pretenciones, o que muestren sus temores y errores.

Por eso, dice hoy claramente la Palabra de Dios sobre aquellos quienes pretenden ser maestros, pastores, conocedores de la Palabra, predicadores ocasionales y testigos que sea en sueños o en visiones, en profecías pretenden anunciar a Jesucristo como Salvador; ellos caerán, no son inocentes, ni pueden pretender ignorancia.

Como dicen estas palabras de 2 Pedro

20 Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero.

21 Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado.

22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.

Por eso lo dijo Jesús, pero éstos nunca se imaginaron que ellos mismos caen en su propia condenación:

San Lucas 12:

45 Mas si aquel siervo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comenzare a golpear a los criados y a las criadas, y a comer y beber y embriagarse,

46 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y le castigará duramente, y le pondrá con los infieles.

47 Aquel siervo que conociendo la voluntad de su señor, no se preparó, ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes.

48 Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco; porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá.

49 Fuego vine a echar en la tierra; ¿y qué quiero, si ya se ha encendido?

50 De un bautismo tengo que ser bautizado; y ¡cómo me angustio hasta que se cumpla!

51 ¿Pensáis que he venido para dar paz en la tierra? Os digo: No, sino disensión.

52 Porque de aquí en adelante, cinco en una familia estarán divididos, tres contra dos, y dos contra tres.

53 Estará dividido el padre contra el hijo, y el hijo contra el padre; la madre contra la hija, y la hija contra la madre; la suegra contra su nuera, y la nuera contra su suegra.

54 Decía también a la multitud: Cuando veis la nube que sale del poniente, luego decís: Agua viene; y así sucede.

55 Y cuando sopla el viento del sur, decís: Hará calor; y lo hace.

56 ¡Hipócritas! Sabéis distinguir el aspecto del cielo y de la tierra; ¿y cómo no distinguís este tiempo?

57 ¿Y por qué no juzgáis por vosotros mismos lo que es justo?

58 Cuando vayas al magistrado con tu adversario, procura en el camino arreglarte con él, no sea que te arrastre al juez, y el juez te entregue al alguacil, y el alguacil te meta en la cárcel.

59 Te digo que no saldrás de allí, hasta que hayas pagado aun la última blanca.

Que nada haya sucedido a estos falsos maestros no significa que continuará así, porque todo tiene su hora, y la justicia de Dios no se tarda.

Como dice Proverbios 6:

5 Por tanto, su calamidad vendrá de repente; Súbitamente será quebrantado, y no habrá remedio.

La paciencia de Dios, el testimonio para que se arrepintieran, la larga benignidad para que volvieran al camino de la vida no les fue suficiente; antes bien se adentraron más en sus errores, en los errores de Balaam que por precio bendecía al que maldice al pueblo de Israel.

Hoy ya no existe oportunidad de volver atrás, las obras que hicieron, las decisiones que han tomado, toda la sangre de aquellos que siguieron sus errores, y la condenación del hijo del Hombre ya no tiene perdón, ni es posible sacrificio alguno.

Porque todos los enemigos de la cruz serán echados y condenados a las tinieblas de afuera, y se postrarán pero nadie les escuchará, clamarán pero no habrá quién perdone sus obras.

Isaías 66:

20 Y traerán a todos vuestros hermanos de entre todas las naciones, por ofrenda a Jehová, en caballos, en carros, en literas, en mulos y en camellos, a mi santo monte de Jerusalén, dice Jehová, al modo que los hijos de Israel traen la ofrenda en utensilios limpios a la casa de Jehová.

21 Y tomaré también de ellos para sacerdotes y levitas, dice Jehová.

22 Porque como los cielos nuevos y la nueva tierra que yo hago permanecerán delante de mí, dice Jehová, así permanecerá vuestra descendencia y vuestro nombre.

23 Y de mes en mes, y de día de reposo en día de reposo, vendrán todos a adorar delante de mí, dijo Jehová.

24 Y saldrán, y verán los cadáveres de los hombres que se rebelaron contra mí; porque su gusano nunca morirá, ni su fuego se apagará, y serán abominables a todo hombre.

Isaías 51:

17 Despierta, despierta, levántate, oh Jerusalén, que bebiste de la mano de Jehová el cáliz de su ira; porque el cáliz de aturdimiento bebiste hasta los sedimentos.

18 De todos los hijos que dio a luz, no hay quien la guíe; ni quien la tome de la mano, de todos los hijos que crió.

19 Estas dos cosas te han acontecido: asolamiento y quebrantamiento, hambre y espada. ¿Quién se dolerá de ti? ¿Quién te consolará?

20 Tus hijos desmayaron, estuvieron tendidos en las encrucijadas de todos los caminos, como antílope en la red, llenos de la indignación de Jehová, de la ira del Dios tuyo.

21 Oye, pues, ahora esto, afligida, ebria, y no de vino:

22 Así dijo Jehová tu Señor, y tu Dios, el cual aboga por su pueblo: He aquí he quitado de tu mano el cáliz de aturdimiento, los sedimentos del cáliz de mi ira; nunca más lo beberás.

23 Y lo pondré en mano de tus angustiadores, que dijeron a tu alma: Inclínate, y pasaremos por encima de ti. Y tú pusiste tu cuerpo como tierra, y como camino, para que pasaran.

52:1 Despierta, despierta, vístete de poder, oh Sion; vístete tu ropa hermosa, oh Jerusalén, ciudad santa; porque nunca más vendrá a ti incircunciso ni inmundo.

2 Sacúdete del polvo; levántate y siéntate, Jerusalén; suelta las ataduras de tu cuello, cautiva hija de Sion.

3 Porque así dice Jehová: De balde fuisteis vendidos; por tanto, sin dinero seréis rescatados.

Yo dije: Vosotros sois dioses, y todos vosotros hijos del Altísimo. Pero como hombres moriréis.

Friday, January 26, 2018

12:17

Ayer yo les decía acerca del versículo 2 Pedro 19:

19 Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció.

20 Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero.

21 Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado.

22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.

Y este resultado o conclusión a la cual llegan los hombres, no es nuevo. Ni con el avance de los libros, de la escritura, de la transmisión de las enseñanzas, las facilidades que tienen los hombres de aprender, de acceder, de comprar, de estudiar no les son útiles.

Porque por causa de la idolatría, por causa de los amores del mundo, por causa de las doctrinas de hombres que desean facilitar todo, que desean incluir a todos sin excepción, ha hecho que los hombres pierdan totalmente la verdad, y sobre todo el discernimiento de la verdad.

Esto existió en el mundo en tiempos en que los ángeles se rebelaron, existió en tiempos de Noé, existió en tiempos de Lot con Sodoma y Gomorra, existió en tiempos de Jesucristo porque acabaron matando al Salvador y Autor de la Vida.

Hoy el hombre moderno, el creyente moderno vuelve a caer en el mismo pozo. En el mismo pozo de la corrupción que piensa ha salido por medio de Jesucristo.

Por más que lean la biblia, por más que tengan una instrucción que supere ampliamente a todo lo que el hombre del pasado pueda aprender, por más que pueda juntar todas las sabidurías en diferentes lugares del mundo, igualmente vuelven a caer en el mismo tropiezo, en la misma piedra que los hombres en tiempos de Jesucristo.

¿Será coincidencia? ¿O es la sabiduría de Dios?

Pero existe un punto que jamás crecieron ni aprendieron: El Temor de Jehová.

Siempre han pensado que no les pasará a ellos, siempre pensaron que el amor podría suplir la justicia de Dios, ni se imaginaron cuán firme y justa es la Palabra de Dios cuando dice: "El justo por su fe vivirá".

Entonces, cuando dicen que leen la biblia, ¿qué leen? ¿Qué estudian? ¿Qué comprenden?

¿Por qué teniendo la posibilidad de ser hijos de Dios, de ser dioses, se pierden y se mueren como hombres? Tienen las debilidades de los hombres, y es más viven menos y en condiciones inferiores que los hombres consolándose que eso es fe, que eso es cruz, que eso es amor por Jesucristo.

Y si buscan libertad en Jesucristo, ¿qué es esa libertad? ¿En qué consiste esa libertad?

¿Qué debe alcanzar un buen creyente? ¿Qué estado debe tener un buen creyente?

¿Nunca se han preguntado por qué Dios no es responde por más que intenten ganarse su gracia? ¿Por qué no están seguros si sus oraciones y peticiones del corazón son realmente respondidas o no? En una iglesia de 100 personas, tal vez 10 podrán decir que han alcanzado sus sueños, y que Dios les ha respondido… ¿y qué piensan o cómo se consuelan los restantes 90?

¿Qué Dios sigue teniendo un propósito para ellos? ¿Saben cuántas generaciones han pasado y muerto pensando en esas cosas?

¿Pero qué dice el Salmos 82? ¿Bajo qué condiciones dice que el hijo de Dios será también dios como el Padre Celestial?

Salmos 82:

1 Dios está en la reunión de los dioses; En medio de los dioses juzga.

2 ¿Hasta cuándo juzgaréis injustamente, Y aceptaréis las personas de los impíos? Selah

3 Defended al débil y al huérfano; Haced justicia al afligido y al menesteroso.

4 Librad al afligido y al necesitado; Libradlo de mano de los impíos.

5 No saben, no entienden, Andan en tinieblas; Tiemblan todos los cimientos de la tierra.

6 Yo dije: Vosotros sois dioses, Y todos vosotros hijos del Altísimo;

7 Pero como hombres moriréis, Y como cualquiera de los príncipes caeréis.

8 Levántate, oh Dios, juzga la tierra; Porque tú heredarás todas las naciones.

Dios está donde están y se reunen los dioses, o sea, de hijos quienes imitan a Cristo Jesús, quienes se han apartado del mundo; y en medio de ellos juzga. Dios no se reúne con las tinieblas, ni con aquellos quienes permanecen en las tinieblas.

Así que tú, ¿con quién deseas estar? ¿Con quién deseas granjear tu amistad?

¿No dice así en el Salmo 1?

Salmo 1:

1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;

2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche.

3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.

4 No así los malos, Que son como el tamo que arrebata el viento.

5 Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio, Ni los pecadores en la congregación de los justos.

6 Porque Jehová conoce el camino de los justos; Mas la senda de los malos perecerá.

Ese pensamiento que "Dios siempre está conmigo", "dondequiera que se reunan 2 0 3 en mi nombre allí estaré yo con ellos", son pensamientos de libertad sin justicia de Dios, ni de temor de Jehová.

Entonces, cualquier palabra, cualquier doctrina; cuando tú pienses que es atractivo, que es apetecible de escuchar, fácil a los oídos y suena como música de placer; pero cuando va en contra de cualquier Palabra de la biblia en cuanto a mandamientos, en cuanto al Pacto, en cuanto al Camino, a la Verdad, a la Vida… todo tiene que ser desechado. No es libertad, sino razones humanas que conducen al error.

Por eso pregunta en el versículo 2:

2 ¿Hasta cuándo juzgaréis injustamente, Y aceptaréis las personas de los impíos?

Una vez que es injusto, en todas las cosas será también injusto. Pero he visto mucha perversión en este sentido. Consideran que el hombre perverso de labios, de doctrina, de enseñanza, lo respetan y consideran que "no en todo estará equivocado", o dicen, repiten y se autoconvencen para su mal: "solamente en este aspecto no está bien en su doctrina, pero todo lo demás es bueno, es correcto, es un buen maestro, es un buen pastor".

Pero Jesús dice al respecto:

San Mateo 6:

22 La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz;

23 pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?

¿Pero qué prevalece? ¿Prevalecen las Palabras de Jesús o tu juicio respecto a las personas de los pastores que tergiversan la verdad?

Salmo 82:

3 Defended al débil y al huérfano; Haced justicia al afligido y al menesteroso.

4 Librad al afligido y al necesitado; Libradlo de mano de los impíos.

5 No saben, no entienden, Andan en tinieblas

¿Quién será el débil, quién será el huérfano? ¿Quién es el afligido y el menesteroso?

¿Por qué siempre piensan en cuestiones materiales? ¿Por qué hablan siempre de dinero? ¿No es ese pensamiento en sí mismo una corrupción?

¿Quién levanta hoy la voz por falta de enseñanza bíblica? ¿Por qué nadie puede cuestionar a los pastores y maestros por qué no se vive según la Palabra de Dios? ¿Por qué no cuestionan por qué los pastores no saben llevar su cruz y se adecuan según las situaciones más convenientes?

Por eso, tanto los enseñadores como los enseñados son ciegos, son sordos y no tienen entendimiento.

Y la libertad que prometen no son más que palabras de hombres, y al final todos son siervos de la corrupción. Prometen libertad por medio de Jesucristo, pero ellos mismos llevan a otras jaulas, a otras servidumbres en nombre de la fe.

Por eso dice Jehová

Salmos 82:

"Tiemblan todos los cimientos de la tierra"

O sea, todos los principios establecidos por Jehová Dios, los principios por el cual Jesús se hizo Cristo para realizar y cumplir toda justicia en la cruz, y toda la obra y promesa del Espíritu Santo son movidos, cambiados, trastornados según el criterio y la golosidad de los hombres que gobiernan la iglesia.

Y porque cambiaron, porque trastocaron todos los cimientos del Evangelio de Jesucristo, de la creación del cielo y de la tierra, en lugar de ser dioses, hijos del Dios Altísimo quienes se sientan a su diestra para gobernar, se hacen siervos de la corrupción. Conociendo a Jesucristo creyeron salirse de unas tinieblas, pero se vuelven a entrar en otros más profundas.

Por eso, dice que morirán como hombres, como hombres llevados según sus concupiscencias carnales haciendo uso de la fe.

San Mateo 9:

14 Entonces vinieron a él los discípulos de Juan, diciendo: ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos muchas veces, y tus discípulos no ayunan?

15 Jesús les dijo: ¿Acaso pueden los que están de bodas tener luto entre tanto que el esposo está con ellos? Pero vendrán días cuando el esposo les será quitado, y entonces ayunarán.

16 Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; porque tal remiendo tira del vestido, y se hace peor la rotura.

17 Ni echan vino nuevo en odres viejos; de otra manera los odres se rompen, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero echan el vino nuevo en odres nuevos, y lo uno y lo otro se conservan juntamente.

Es una cuestión de fe, es una cuestión de paciencia, es verdaderamente una cuestión de confianza en la Palabra de Dios.

¿Por qué está mal buscar mi libertad?

Friday, January 26, 2018

15:07

¿Por qué está mal buscar mi libertad? ¿Por qué si tienen fe en Jesucristo, como piensan muchos, no pueden seguir sus propios caminos? ¿Acaso no pueden vivir de esa forma?

¿Por qué al final el que busca su libertad cae esclavo de la corrupción?

¿Por qué siempre tengo que seguir el camino del Pacto que Jehová Dios del cielo y de la tierra me propone? ¿Por qué tengo que padecer, sufrir, vivir en esperanza y morir tantas veces como así lo requiera el Consolador?

¿Por qué únicamente el camino del Pacto que Dios me propone es bueno y se considera verdadero?

Bueno, aquí está el por qué a todas las personas quienes no quieren el Pacto de Abraham, aquellos quienes no tiene fe y no tienen esperanza para vivir en el Pacto.

¿Y esto es malo? ¡Sí, es pecado!

¡Pero no pierdo la fe en Jesucristo! ¡Sigo creyendo que él es mi Salvador!

En realidad se peca contra el Primer Mandamiento:

Éxodo 20:

2 Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

3 No tendrás dioses ajenos delante de mí.

Así que, si tú dices que tú no puedes aguardar las respuestas de Dios, y sigues tu propio camino, tú buscas tu propia salida, no puedes aguardar las promesas de Dios… entonces estás fabricando, estás poniendo, estás teniendo una salida, una respuesta que es "tu dios". Porque estás diciendo: "mi salida, mi camino, mi pensamiento es mejor que la ofrecida por Jehová". "Yo no le puedo esperar"… es como decirle… "¡No te creo!"

Entonces sí, estás buscando tu libertad… según tu pensamiento, pero es pecado contra el Primer Mandamiento. Tienes un dios delante de ti, tú mente, tú conocimiento, tú impaciencia, tú desconfianza, tus miedos.

Es la razón por qué todos aquellos quienes buscan su libertad, caen esclavos de corrupción. Y así comienza en su mente, en su corazón, en su desesperación. E inmediatamente buscará todos los argumentos bíblicos factibles que le parezcan utilizable, que respalden sus actos.