Anotaciones bíblicas del Pastor

San Mateo - Enero 2018 (Inicio: 01/enero/2018, Parte 2)


VISIÓN DESDE EL NUEVO PACTO DE JESUCRISTO (Parte 2, año 2018)

Uno mayor que el templo está aquí

Monday, January 1, 2018

20:48

San Mateo 12:

5 ¿O no habéis leído en la ley, cómo en el día de reposo los sacerdotes en el templo profanan el día de reposo, y son sin culpa?

6 Pues os digo que uno mayor que el templo está aquí.

7 Y si supieseis qué significa: Misericordia quiero, y no sacrificio, no condenaríais a los inocentes;

8 porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo.

Probablemente este sea uno de las palabras menos comprendidas por las iglesias que dicen confesar a Jesús como Cristo.

Personalmente, nunca he escuchado a un pastor explicar, ni predicar sobre este punto.

¿Por qué?

Porque se desmorona la iglesia actual. Pues es decir: que la iglesia actual de hombres quienes se hacen pastores según sus deseos, o según la genealogía de Aarón, no tienen autoridad mayor que la de Jesucristo, de Jesús como el sacerdote de la Jerusalén de arriba, y de los apóstoles quienes están siendo preparados para llevar a los hombres dentro del Pacto Nuevo y eterno. Y que incluso los hijos del reino son mayores que cualquier ley del templo, y de los mandamientos que regulan el templo.

Por eso, en Hebreos dice:

Hebreos 7:

12 Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley;

13 y aquel de quien se dice esto, es de otra tribu, de la cual nadie sirvió al altar.

14 Porque manifiesto es que nuestro Señor vino de la tribu de Judá, de la cual nada habló Moisés tocante al sacerdocio.

15 Y esto es aun más manifiesto, si a semejanza de Melquisedec se levanta un sacerdote distinto,

16 no constituido conforme a la ley del mandamiento acerca de la descendencia, sino según el poder de una vida indestructible.

17 Pues se da testimonio de él: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec.

18 Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia

19 (pues nada perfeccionó la ley), y de la introducción de una mejor esperanza, por la cual nos acercamos a Dios.

20 Y esto no fue hecho sin juramento;

21 porque los otros ciertamente sin juramento fueron hechos sacerdotes; pero éste, con el juramento del que le dijo: Juró el Señor, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec.

22 Por tanto, Jesús es hecho fiador de un mejor pacto.

23 Y los otros sacerdotes llegaron a ser muchos, debido a que por la muerte no podían continuar;

24 mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable;

25 por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.

26 Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos;

27 que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo.

28 Porque la ley constituye sumos sacerdotes a débiles hombres; pero la palabra del juramento, posterior a la ley, al Hijo, hecho perfecto para siempre.

Y aquí surge un gran problema cuando los hombres no se guían por el Espíritu Santo y consecuentemente según los tiempos de las obras de Dios, y aquellos quienes se guían por la ley de Moisés o sea del templo.

Porque si ya en tiempos de Jesús estaba eliminando las viejas leyes del viejo pacto, ¿por qué los hombres juzgan según la leyes del templo, o lo que los evangélicos establecieron como sus tradiciones y costumbres? Así se olvidan de que existe un tiempo en que todas las leyes del viejo pacto serán eliminados… pero la cuestión es: ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿De qué modo?

Y estas son las cosas que Dios guardó en misterio, hasta la dispensación de los tiempos; y que solamente es revelado para aquellos quienes son pobres de espíritu y viven fieles dentro del Pacto. Entonces, aquellos quienes son bienaventurados serán encaminados para entender todo esto, aquellos quienes se hicieron soberbios y rebeldes… no comprendieron los misterios.

San Mateo 11:

27 Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.

28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;

30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

Pero específicamente, ¿a quién revela Dios todas las cosas? ¿A quién desea revelar el Hijo?

Por eso, se escribió dentro del contexto que habla de Juan el Bautista; o sea, aquellas personas quienes son perseguidos por causa de la justicia, aquellos quienes por proclamar la justicia de Dios y el pecado de los hombres:

San Mateo 5:

8 Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

9 Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

10 Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

11 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo.

12 Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

13 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

14 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.

15 Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.

16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

Aquellos de corazón sincero y puro, aquellos quienes de limpio corazón predican la Palabra de Dios, sin politiquería, ni intereses oscuros de hombres; y por esa causa padecen persecuciones por causa de la justicia, que por causa de Cristo Jesús son vituperados y perseguidos; aquellos quienes por ser sal de la tierra muestran al mundo sus pecados o cómo hay que vivir la Palabra de Dios con limpieza de corazón, y sufren o hasta el límite de ser encarcelado y decapitado como Juan el Bautista, para ellos es revelado por el Hijo. A ellos sí quiere el Hijo revelar todas las cosas.

Y aquí es donde se produce una gran decisión del creyente:

• Quiere ser bienaventurado porque siendo pobre de espíritu predica, proclama, reclama la justicia de Dios en el mundo, y así padece persecución, es vituperado por su fe… para ser amado por el Hijo y que Dios le vaya revelando los misterios, las dispensaciones de los tiempos.

¿Y qué sucede cuando yo no quiere ser limpio de corazón? ¿Qué sucede cuando no quiero ser sal de la tierra, ni luz del mundo? ¿Qué sucede cuando me da miedo, y no quiero padecer por causa de la justicia?

• A los otros, les sobreviene la "parálisis" espiritual:

San Mate0 12:

9 Pasando de allí, vino a la sinagoga de ellos.

10 Y he aquí había allí uno que tenía seca una mano; y preguntaron a Jesús, para poder acusarle: ¿Es lícito sanar en el día de reposo?

11 Él les dijo: ¿Qué hombre habrá de vosotros, que tenga una oveja, y si ésta cayere en un hoyo en día de reposo, no le eche mano, y la levante?

12 Pues ¿cuánto más vale un hombre que una oveja? Por consiguiente, es lícito hacer el bien en los días de reposo.

13 Entonces dijo a aquel hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y le fue restaurada sana como la otra.

14 Y salidos los fariseos, tuvieron consejo contra Jesús para destruirle.

Cuando vean a hombres quienes dicen creer a Jesucristo, quienes conocen sus Palabras; pero no sienten, ni tienen celo por Jehová, ni les hierve la sangre ante la burla, ante el desinterés de los hombres de fe por defender a Jesucristo y su justicia, es porque les ha sobrevenido una gran parálisis.

Jesús anuncia que todos quienes quieran vivir piadosamente para con Dios, deberán soportar las cargas de Cristo como dice Isaías 42:

1 He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones.

2 No gritará, ni alzará su voz, ni la hará oír en las calles.

3 No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare; por medio de la verdad traerá justicia.

4 No se cansará ni desmayará, hasta que establezca en la tierra justicia; y las costas esperarán su ley.

5 Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan:

6 Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones,

7 para que abras los ojos de los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de casas de prisión a los que moran en tinieblas.

8 Yo Jehová; éste es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas.

9 He aquí se cumplieron las cosas primeras, y yo anuncio cosas nuevas; antes que salgan a luz, yo os las haré notorias.

10 Cantad a Jehová un nuevo cántico, su alabanza desde el fin de la tierra; los que descendéis al mar, y cuanto hay en él, las costas y los moradores de ellas.

11 Alcen la voz el desierto y sus ciudades, las aldeas donde habita Cedar; canten los moradores de Sela, y desde la cumbre de los montes den voces de júbilo.

12 Den gloria a Jehová, y anuncien sus loores en las costas.

13 Jehová saldrá como gigante, y como hombre de guerra despertará celo; gritará, voceará, se esforzará sobre sus enemigos.

14 Desde el siglo he callado, he guardado silencio, y me he detenido; daré voces como la que está de parto; asolaré y devoraré juntamente.

15 Convertiré en soledad montes y collados, haré secar toda su hierba; los ríos tornaré en islas, y secaré los estanques.

16 Y guiaré a los ciegos por camino que no sabían, les haré andar por sendas que no habían conocido; delante de ellos cambiaré las tinieblas en luz, y lo escabroso en llanura. Estas cosas les haré, y no los desampararé.

17 Serán vueltos atrás y en extremo confundidos los que confían en ídolos, y dicen a las imágenes de fundición: Vosotros sois nuestros dioses.

18 Sordos, oíd, y vosotros, ciegos, mirad para ver.

19 ¿Quién es ciego, sino mi siervo? ¿Quién es sordo, como mi mensajero que envié? ¿Quién es ciego como mi escogido, y ciego como el siervo de Jehová,

20 que ve muchas cosas y no advierte, que abre los oídos y no oye?

21 Jehová se complació por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla.

22 Mas éste es pueblo saqueado y pisoteado, todos ellos atrapados en cavernas y escondidos en cárceles; son puestos para despojo, y no hay quien libre; despojados, y no hay quien diga: Restituid.

23 ¿Quién de vosotros oirá esto? ¿Quién atenderá y escuchará respecto al porvenir?

24 ¿Quién dio a Jacob en botín, y entregó a Israel a saqueadores? ¿No fue Jehová, contra quien pecamos? No quisieron andar en sus caminos, ni oyeron su ley.

25 Por tanto, derramó sobre él el ardor de su ira, y fuerza de guerra; le puso fuego por todas partes, pero no entendió; y le consumió, mas no hizo caso.

Si leen con atención, verán que las características de este pasaje es la figura que tiene el "Hijo de Hombre", aquellos que serán levantados para terminar con el viejo testamento, e inaugurar el nuevo.

Uno de ello, enviado de parte de Jehová Dios es Jesús, el heredero de todo. Y bajo estas palabras se debería descubrir al hijo de Hombre que también Dios levantaría en algún tiempo posterior a Jesús.

Por esta razón, sin que uno sea pobre de espíritu y sepa andar en la guía del Espíritu Santo, es imposible de "descubir quién es". Y si no descubren, también Jesús dijo:

San Mateo 21:

42 Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo. El Señor ha hecho esto, Y es cosa maravillosa a nuestros ojos?

43 Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.

44 Y el que cayere sobre esta piedra será quebrantado; y sobre quien ella cayere, le desmenuzará.

45 Y oyendo sus parábolas los principales sacerdotes y los fariseos, entendieron que hablaba de ellos.

46 Pero al buscar cómo echarle mano, temían al pueblo, porque éste le tenía por profeta.

Sobre un punto tan contencioso como establecer una nueva ley del sacerdocio según el orden de Melquisedec, quebrando y dando por viejo el viejo pacto según el sacerdocio de Aarón y de la descendencia, o que los hombres establecen; los hombres quienes no conocen los tiempos de la dispensación y del cumplimiento de las cosas cometerán los peores pecados, porque desecharán al que Jehová envía, y ellos enceguecidos, paralizados por sus propios pecados e idolatrías, escogerán y amarán el mundo; condenándose a sí mismos.

Por eso dice:

San Mateo 12:

18 He aquí mi siervo, a quien he escogido; Mi Amado, en quien se agrada mi alma; Pondré mi Espíritu sobre él, Y a los gentiles anunciará juicio.

19 No contenderá, ni voceará, Ni nadie oirá en las calles su voz.

20 La caña cascada no quebrará, Y el pábilo que humea no apagará, Hasta que saque a victoria el juicio.

21 Y en su nombre esperarán los gentiles.

22 Entonces fue traído a él un endemoniado, ciego y mudo; y le sanó, de tal manera que el ciego y mudo veía y hablaba.

23 Y toda la gente estaba atónita, y decía: ¿Será éste aquel Hijo de David?

24 Mas los fariseos, al oírlo, decían: Éste no echa fuera los demonios sino por Beelzebú, príncipe de los demonios.

25 Sabiendo Jesús los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá.

26 Y si Satanás echa fuera a Satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino?

27 Y si yo echo fuera los demonios por Beelzebú, ¿por quién los echan vuestros hijos? Por tanto, ellos serán vuestros jueces.

28 Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.

29 Porque ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa.

30 El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.

31 Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada.

32 A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero.

33 O haced el árbol bueno, y su fruto bueno, o haced el árbol malo, y su fruto malo; porque por el fruto se conoce el árbol.

34 ¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca.

35 El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas.

36 Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.

37 Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.

Esto sucedió en tiempos de Jesús, quien es el heredero quien con su muerte da por acabado el viejo pacto; y esto también ha sucedido con el "hijo de hombre" enviado y levantado por Dios en estos tiempos.

¿Y cómo se sabrá que esto ha sucedido?

Bueno, en realidad aquellos quienes andan guiados por el Espíritu Santo lo sabrán y se salvarán; en cambio, aquellos quienes andan en las tinieblas, y desconocen los tiempos de Dios… lo sabrán recién cuando es tarde, cuando todo ha terminado.

Por eso, los hombres pidieron señal a Jesús para saber si lo que él decía era cierto; pero Jesús les dijo:

San Mateo 12:

38 Entonces respondieron algunos de los escribas y de los fariseos, diciendo: Maestro, deseamos ver de ti señal.

39 Él respondió y les dijo: La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás.

40 Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches.

41 Los hombres de Nínive se levantarán en el juicio con esta generación, y la condenarán; porque ellos se arrepintieron a la predicación de Jonás, y he aquí más que Jonás en este lugar.

42 La reina del Sur se levantará en el juicio con esta generación, y la condenará; porque ella vino de los fines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón, y he aquí más que Salomón en este lugar.

Sólo se mostrará la señal de Jonás. La muerte y la resurrección de los muertos.

Pero para aquellos quienes no creen en su tiempo, las oportunidades de arrepentimiento pasaron de largo, y ya es muy tarde.

Esto sucedió en tiempos de Jesús, el Hijo del Hombre; y esto también sucederá en tiempos del que Jehová ha enviado al "hijo del Hombre" como representante de los hombres.

Muchos dirán, pero yo cuando lo vea… me arrepentiré, creeré…

¡NO!

Cuando se manifieste la señal de Jonás, cuando se termine la señal de Jonás, solamente una cosa sucederá a los hombres que ya están paralíticos…

San Mateo 12:

43 Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla.

44 Entonces dice: Volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada.

45 Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación.

46 Mientras él aún hablaba a la gente, he aquí su madre y sus hermanos estaban afuera, y le querían hablar.

47 Y le dijo uno: He aquí tu madre y tus hermanos están afuera, y te quieren hablar.

48 Respondiendo él al que le decía esto, dijo: ¿Quién es mi madre, y quiénes son mis hermanos?

49 Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos.

50 Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre.

Como dijo también el apóstol Pedro:

2 Pedro 2:

20 Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero.

21 Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado.

22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.

Y en esto, no importa si es madre y hermanos, no existe compasión, ni perdón. Porque son tiempos de juicio y justicia. Hubo un tiempo que entre Jesús y el hijo del Hombre nada pasaba, y los hombres se sintieron envalentonados de hacer lo que a ellos les gustaba e interesaban; y pensaron que por el silencio de Dios, tenían la conformidad o aprobación de Dios.

Pero cuando venga el hijo del Hombre, y que también realice la obra y señal de Jonás, entonces sucederá el verdadero proverbio.

¡Mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado!

Por eso Jesús dice que en esto el juicio de justicia es implacable:

San Mateo 12:

¿Quién es mi madre, y quiénes son mis hermanos?

49 Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos.

50 Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre.

A vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos

Tuesday, January 2, 2018

11:25

Cuando el hombre llamado para conocer a Jesucristo no se vuelve pobre de espíritu, sale del mundo de las tinieblas, y comienza a aplicar la Palabra de Dios como sal de la tierra y como luz del mundo, si no ama a los prójimos e incluso a los enemigos de la cruz para ser perfecto como el Padre que está en los cielos; y así según los tiempos de la dispensación sigue a Cristo Jesús por encima de las leyes humanas, tradiciones y costumbre eclesiásticas… se va volviendo paralítico.

Mientras que los que aman a Dios, y por su fe son capaces de seguir a Cristo Jesús más allá de los límites "religiosos y humanos", se les da la bendición de revelar los misterios del reino de Dios (claro, nunca sin que antes cumpla la justicia de Dios que es por fe, para que el justo por su fe viva).

Así como existen las Palabras de Dios que se les "predica" o "anuncia" como parábolas; por causa de las parálisis y endurecimiento paulatino del corazón, y porque Dios puso todas las cosas del reino de Dios bajo misterio… no solamente las palabras, sino que todos los sucesos de la vida… les resultan como una gran parábola.

Por eso, Jesús dice:

San Mateo 13:

10 Entonces, acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas?

11 Él respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado.

12 Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

13 Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.

14 De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dijo: De oído oiréis, y no entenderéis; Y viendo veréis, y no percibiréis.

15 Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyen pesadamente, Y han cerrado sus ojos; Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y con el corazón entiendan, Y se conviertan, Y yo los sane.

16 Pero bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen.

17 Porque de cierto os digo, que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.

LA REGLA DE LOS TREINTA, SESENTA Y CIEN VECES POR UNO.

He escuchado a muchos pastores hablar, predicar, bendecir a los hombres con estas palabras: la semilla que cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.

Sí, todos pueden hablar y bendecir con lo mejor posible, pero nunca se ha enseñado cómo hay que sembrar para alcanzar 30, 60, 100 por uno.

Y es imposible que lo logren, ¿saben por qué?

¡No saben qué hacer con la primera semilla que reciben!

¿Por qué?

Porque generalmente la primera semilla que reciben los hombres es un mandamiento. Y para aplicar ese mandamiento en su vida, tiene que "ser sal de la tierra", o sea tiene que cumplirlo y para hacerlo debe "morir su carne" para conseguirlo, como lo dijo Jesús:

San Juan 12:

24 De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.

25 El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará.

Así que el primer paso, hay que morir y aplicar esa palabra de Dios, y seguro que al aplicarla… deberá morir en algo o en algún punto del mundo. Es la única forma de "morirse" para sembrar, sino se queda sólo.

Más, cuando muere y aplica la Palabra de Dios, sin miramientos, sin contemplaciones ni a padre, madre, mujer, hijos, hermanos… y con respecto al mundo… y debe preservarse así, inamovible todos los días, a partir de ese momento hasta el fin de sus días. Así es sal, y así será luz del mundo.

Pero aquí viene el secreto para multiplicar 100, 60, 30 veces por uno, si quieres tener ese fruto, ese mandamiento específico… debes buscar, localizar, y aplicar en 100, 60, 30 lugares diferentes, en situaciones diferentes, y cada vez que identifiques que se debe aplicar ese mandamiento hay que obrar según esos mandamientos.

Consecuentemente, si tu ojo es bueno para encontrar 30 oportunidades y en diferentes aspectos de tu vida…y lo aplicas, has sembrado 30 veces, y si te mantienes hasta el final… producirán 30 por uno. Si tus ojos son mejores y encuentras 60 lugares, quitas 60 veces las piedras de tropiezo, 60 plantas de espinos, exhortas o reprendes a 60 personas… estás sembrando y porducirá 60 por uno.

¿Y cómo y en dónde aplicar 100 veces? ¿Tus ojos ven 100 lugares diferentes donde el mandamiento de Dios es quebrantado? Hay que decirlo, hay que exhortar al hombre. ¿Tienes miedo y no lo has exhortado? Pues no sembrarás ninguna palabra.

Ahora me pregunto: los pastores quienes han negado todos los mandamientos de Jehová Dios del antiguo testamento, ¿cuántas semillas han sembrado?

Por eso, son paralíticos y aquí no tiene privilegio ni porque eres madre, ni porque eres hermano, o hermana.

Son madres, hermanos y hermanas los que hacen la voluntad de Dios.

Jesús dijo:

San Mateo 12:

48 Respondiendo él al que le decía esto, dijo: ¿Quién es mi madre, y quiénes son mis hermanos?

49 Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos.

50 Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre.

Por eso, si uno no es pobre de espíritu, y no es capaz de quitar las piedras porque no quieres soportar las penurias, las persecuciones, y los agravios del mundo porque tú estás sembrando 100 veces, en 60 ocaciones, en 30 personas o viceversa, todas las veces que sean necesarias… no estás sembrando ninguna semilla, no producirán frutos. Nunca llegarás a saber los misterios del reino de Dios.

Si no eres capaz de vecen 100 veces, 60 veces, 30 veces las invitaciones, las tentaciones al pecado, de los bienes del mundo, de las idolatrías del mundo… nunca sembrarás nada.

Y la vida misma te será una parábola de ceguera, de sordera, de parálisis.

Pero, al que tiene se le dará más:

San Mateo 13:

12 Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

Y cuando Dios vea que tú has limpiado 30 veces y has sido fiel, si has encontrado 30 lugares de pecado y las corriges uno a uno, si 30 veces repites para cuidarte y no vas por esos lugares, te cuidas de no caer… Dios hará una obra especial…

San Juan 15:

2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto.

3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.

4 Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.

5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

6 El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.

7 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.

8 En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.

Generalmente para para de la incredulidad, de la impiedad a la primera muerte que es la obediencia y obra consecuente del mandamiento, ahí el justo se justifica.

Luego para ser probado si guardará ese mandamiento, deberá ser testigo, mostrar que ese mandamiento se va convirtiendo en ley de su vida y se tiene que hacerse sal de la tierra. Porque si no puede con ese mandamiento…

San Mateo 5:

pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

Luego Dios hace que se muestre ante los hombres y así viva, dé testimonio, predique y exhorte a los hombres de sus pecados…

San Mateo 5:

14 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.

15 Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.

16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

Y cuando tú eres fiel, paciente, obediente, Dios también comienza a limpiarte más y más, para que puedas ver 30 puntos donde aplicar ese mandamiento…

Luego te limpiará, te probará y te mostrará 60 puntos, lugares, y oportunidades. Si eres celoso, si con fuerza y temor de Jehová aplicas en cada una de ellas, te limpiará más y más para que también recibas 100 veces más. Pero esta última parte tiene mucho que ver con los enemigos de Dios, a quienes Dios te deja para que te hieran en la mejilla, que lleven una milla, que te quitan tu ropa y abrigo…

San Mateo 19:

27 Entonces respondiendo Pedro, le dijo: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿qué, pues, tendremos?

28 Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.

29 Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.

30 Pero muchos primeros serán postreros, y postreros, primeros.

Así que, si uno ve que un hombre quien dice que "cree en Jesús y que conoce sus palabras", pero observas que no sabe discernir en espíritu según la Palabra de Dios, si no sabe distinguir entre la derecha y de la izquierda, si no muestra que tiene temor de Jehová… es un hombre que no tiene frutos.

No hay por qué temer de esas personas, son personas sin frutos, que no tienen ningún poder ni fuerza espiritual.

2 Pedro 2:

9 sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio;

10 y mayormente a aquellos que, siguiendo la carne, andan en concupiscencia e inmundicia, y desprecian el señorío. Atrevidos y contumaces, no temen decir mal de las potestades superiores,

11 mientras que los ángeles, que son mayores en fuerza y en potencia, no pronuncian juicio de maldición contra ellas delante del Señor.

12 Pero éstos, hablando mal de cosas que no entienden, como animales irracionales, nacidos para presa y destrucción, perecerán en su propia perdición,

13 recibiendo el galardón de su injusticia, ya que tienen por delicia el gozar de deleites cada día. Éstos son inmundicias y manchas, quienes aun mientras comen con vosotros, se recrean en sus errores.

14 Tienen los ojos llenos de adulterio, no se sacian de pecar, seducen a las almas inconstantes, tienen el corazón habituado a la codicia, y son hijos de maldición.

15 Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad,

16 y fue reprendido por su iniquidad; pues una muda bestia de carga, hablando con voz de hombre, refrenó la locura del profeta.

17 Éstos son fuentes sin agua, y nubes empujadas por la tormenta; para los cuales la más densa oscuridad está reservada para siempre.

18 Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error.

19 Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció.

20 Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero.

Así se puede saber quiénes son paralíticos, quienes son duros de corazón, quiénes no son sal de la tierra, ni luz del mundo.

Y cada vez se hace peor:

San Mateo 13:

16 Pero bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen.

17 Porque de cierto os digo, que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.

18 Oíd, pues, vosotros la parábola del sembrador:

19 Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Éste es el que fue sembrado junto al camino.

20 Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo;

21 pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza.

22 El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.

23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.

¿Qué fruto debe producir esto?

Imagínate que tu ojo espiritual comienza a encontrar 30 puntos de error, de pecado, de atención en dónde aplicar UN MANDAMIENTO, si son diez mandamientos serían 300 puntos de la vida del hombre que deberían cambiar… ¿no es cierto? Y si quieres plantar para tener 60 veces más, serían 600 lugares, 600 ocasiones, 600 diferencias que debes marcar con el mundo, con los hombres del mundo. ¿Y si quieres sembrar 100 veces por uno? Serían 1000 exhortaciones, 1000 cambios que deben surgir en tu vida, o que debes dar testimonio.

Si para cada vez que tú encuentas el pecado, el error, y que tú tienes que corregir según el mandamiento de Dios, e imagínate que tengas que ser cada una vez sal de la tierra… ¿cuántas veces serías sal de la tierra?

Y si eso multiplicamos por 365 días, 10, 20, 50 años de tu vida… el mundo estaría lleno de sal solamente de tus obras.

Si a eso multiplicamos por cada persona…

Hoy el mundo se hastía de vanagloriarse diciendo que son miles de cristianos, que son cientos de miles de personas quienes creen y confiesan a Jesucristo… ¿qué ironía? ¿Dónde están todas las sales? ¡La tierra, la sociedad de los hombres deberían estar más salados que los mares del mundo!

¡Qué impacto produciría una sola iglesia de 100 personas en una ciudad!

Pero lastimosamente, nadie quiere morirse ante la Palabra de Dios, nadie quiere imponer la sal de la Palabra de Dios… imagínate que solamente condimentaras tu comida con 1000 granos de sal! No podrías comer…

Pero hoy las tinieblas ganan terreno, la fuerza de las tinieblas es mayor. E inclusive los que dicen ser creyentes son más oscuros que café torrado.

Entonces podemos sacar una conclusión simple, sencilla, rápida… que todas las raíces de las semillas fueron de corta duración, que murieron por el camino, que las aves comieron todas, que todos fueron muertos…

San Mateo 13:

18 Oíd, pues, vosotros la parábola del sembrador:

19 Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Éste es el que fue sembrado junto al camino.

20 Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo;

21 pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza.

22 El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.

23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.

Pero también es la razón por qué las cizañas entraron en las iglesias, porque todos están ciegos, sordos, mudos, paralíticos.

Dice Jesús, que el padre de familia mandó plantar trigo, pero en la noche vino el malo y sembraron cizañas…

Imagínense que todos los días tús ojos se aclaran, mejoras, buscas con celo encontrar dónde aplicar la Palabra de Dios, los mandamientos de Dios. Y si ves que existe en algo, en alguien y te esfuerzas en enseñar, en quitar, en limpiar… ¿habría oportunidad de que la cizaña se siembre?

La cizaña se siembra donde hay predominio de cizaña, donde la Palabra de Dios está dormida, que no tiene acción, donde los hombres no pueden morirse para que pueda sembrarse, y no quieren morir para sembrar 30 veces, para morir 60 veces, ni 100 veces. Entonces, cuando la voz es cada vez menor, cuando el discernimiento es cada vez insuficiente… cuando todos miden y miran que las cizañas están bien, y parecen trigos…

Bueno se esperará el final para el juicio.

San Mateo 13:

24 Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo;

25 pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue.

26 Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña.

27 Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña?

28 Él les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos?

29 Él les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo.

30 Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.

Ustedes saben, ¿cuánto debe luchar un hombre para terminar o vencer su pecado? ¿Cuánto cuesta cumplir con la Palabra de Dios y justificarse en su fe?

Para combatir contra cada pecado, hay que sacarse un ojo, cortarse un brazo, terminar con una amistad, se requiere morirse tantas veces… y hoy las personas conviven con el pecado, dan las razones a los pecados y son ciegos respecto a la Palabra de Dios; y atrevidamente se autodeclaran "conocedores y que confiesan a Jesucristo como Señor". ¡Descarados!

Es por eso, que en este tiempo vino el juicio, y todas las cizañas serán puestas a fuego.

El reino de los cielos es semejante a la levadura

Wednesday, January 3, 2018

14:36

San Mateo 13:

31 Otra parábola les refirió, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo;

32 el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas.

33 Otra parábola les dijo: El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer, y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo fue leudado.

Jesús dijo, este es el más grande mandamiento:

San Mateo 22:

35 Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo:

36 Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?

37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

38 Éste es el primero y grande mandamiento.

Tu corazón, tu alma, tu mente y tus fuerzas son aspectos "controlables y voluntarios del hombre", así como sembrar la semilla de mostaza en todos los lugares que vea dónde hay que aplicar la Palabra de Dios, sea fe, sean mandamientos, sea camino, sea vivir en la verdad.

Pero lo que aquí no se cuenta, en que dice Jesús: El reino de los cielos es semejante a la semilla de mostaza que es plantado, o sea yo lo planto porque creo en Dios, yo sigo plantando y sigo regando porque existe una voluntad en mí.

Pero lo que no se cuenta es ¿cómo hago para que se convierta en levadura? ¿Cómo manejo la levadura? ¿Cómo pongo la levadura? ¿Qué significa "la levadura que tomó una mujer, y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo fue leudado?

En realidad, tiene una directa relación con la semilla de mostaza cuando "conciente y voluntariamente escucho la palabra de Dios, la guardo en mi corazón y comienzo a aplicar en dondequiera que vea y en dondequiera que el Espíritu Santo me indica o muestra, o pone mi corazón. Y esta respuesta puede ser momentánea, inmediatamente después de recibir o escuchar un sermón, una enseñanza, o una exhortación… pero si esas palabras quedan fijados en mi corazón, y comienzo a aplicarlo en todos los lugares, en todos los aspectos en que Dios me va abriendo el discernimiento y respondo con fuerza, cambio mi vida, voy conquistando mi carne y así también impongo en el mundo, y en todos aquellos que me escuchan como testimonio….

Es cuando Dios interiormente hace crecer la levadura del Reino de Dios en tu persona.

Así comienza a "crecer el hombre espiritual" por encima de lo terrenal.

Por eso en 1 Corintios nos dice:

1 Corintios 15:

45 Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante.

46 Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual.

47 El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo.

48 Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales.

49 Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.

50 Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.

51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados,

52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.

54 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria.

"… hasta que todo fue leudado", o sea, que luego de un tiempo, cuando uno va sembrando la semilla de mostaza en 30 lugares, en 60 oportunidades, en 100 repeticiones… también tu vida, tu espíritu va comenzando a leudarse con el Espíritu Santo, con el Reino de los cielos.

Esta es la razón por qué tantas personas quienes fueron llamados pero no permanecieron, pocos son los escogidos para que el Espíritu Santo les leude su vida, su persona.

San Marcos 8:

34 Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

35 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará.

36 Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?

37 ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?

38 Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.

9:1 También les dijo: De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que hayan visto el reino de Dios venido con poder.

Y la primera medida de la salvación que tiene el hombre porque no se avergonzó del evangelio ante el mundo y las persecuciones, y por eso es bienaventurado es porque el Reino de los cielos que es como la levadura, HA LEUDADO TU VIDA, y este entendimiento de las cosas espirituales hará que tú puedas entender, creer, y obrar de las cosas que aun no se han visto, ni han oído tus oídos, y que no subieron en el corazón del hombre.

1 Corintios 2:

7 Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria,

8 la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria.

9 Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman.

10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.

12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido,

13 lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.

14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie.

Por tanto, siempre llegarán tiempos en que si uno cree que "entendió las Palabras del Evangelio de Jesucristo" y se siente salvado, pero si ama el mundo, y no es valiente para ser perseguido, para vencer el mundo, para recibir el vituperio, o sembrar en todos los lugares donde encuentra y sabe que existe la Palabra de Dios como semilla de mostaza; su espíritu no crecerá como la levadura en la harina. Finalmente llegarán tiempos, obras de Dios, progreso del evangelio en que los hombres no comprenderán el propósito de las Palabras, todas les serán parábolas.

Las cizañas serán quemadas porque son cizañas en el final del siglo, pero aquellos a quienes se les dio la palabra también serán juzgados, pues el justo por su fe vivirá.

En los finales del siglo, el hombre deberá tener suficiente crecimiento y entendimiento que proviene de la levadura con que fue leudado toda su "persona", porque se requerirá que "vaya y venda todo lo que tiene, y compre el campo donde encontró su tesoro", o "habiendo hallado una perla preciosa, va y vende todo lo que tiene para comprarla"

San Mateo 13:

41 Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad,

42 y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.

43 Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga.

44 Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.

45 También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas,

46 que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró.

Pero luego de esto, en el final de los siglos, aquellos quienes no tienen fe, ni hicieron la justicia para que el hombre celestial herede al hombre carnal, cuando no pueda vender todo lo que tiene para comprar el tesoro, o la perla más preciosa… todos serán atrapados en una red, donde están toda clase de peces y lo bueno se recogerá en cestas y lo malo echarán fuera.

San Mate0 13:

47 Asimismo el reino de los cielos es semejante a una red, que echada en el mar, recoge de toda clase de peces;

48 y una vez llena, la sacan a la orilla; y sentados, recogen lo bueno en cestas, y lo malo echan fuera.

49 Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entre los justos,

50 y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.

51 Jesús les dijo: ¿Habéis entendido todas estas cosas? Ellos respondieron: Sí, Señor.

52 Él les dijo: Por eso todo escriba docto en el reino de los cielos es semejante a un padre de familia, que saca de su tesoro cosas nuevas y cosas viejas.

53 Aconteció que cuando terminó Jesús estas parábolas, se fue de allí.

Aquí Jesús habla claramente que existen personas diferentes y diferenciadas, aquellos quienes tienen la fe y la justicia, la convicción grande porque toda su vida está leudada, y por eso puede ir y vender todas sus posesiones, dejar toda su vida anterior para comprar el tesoro escondido en la tierra y porque el mercader encuentra la perla más preciosa. Estos, por sus actos de fe y de justicia ya no están expuestos a la red de los finales del siglo con que los ángeles saldrán y apartarán los malos de los justos.

Por eso, la biblia habla de primicias, habla de aquellos que participan de la primera resurrección; y que son librados de la muerte segunda no les afectarán.

Salmos 65:

1 Tuya es la alabanza en Sion, oh Dios, Y a ti se pagarán los votos.

2 Tú oyes la oración; A ti vendrá toda carne.

3 Las iniquidades prevalecen contra mí; Mas nuestras rebeliones tú las perdonarás.

4 Bienaventurado el que tú escogieres y atrajeres a ti, Para que habite en tus atrios; Seremos saciados del bien de tu casa, De tu santo templo.

5 Con tremendas cosas nos responderás tú en justicia, Oh Dios de nuestra salvación, Esperanza de todos los términos de la tierra, Y de los más remotos confines del mar.

6 Tú, el que afirma los montes con su poder, Ceñido de valentía;

7 El que sosiega el estruendo de los mares, el estruendo de sus ondas, Y el alboroto de las naciones.

8 Por tanto, los habitantes de los fines de la tierra temen de tus maravillas. Tú haces alegrar las salidas de la mañana y de la tarde.

9 Visitas la tierra, y la riegas; En gran manera la enriqueces; Con el río de Dios, lleno de aguas, Preparas el grano de ellos, cuando así la dispones.

10 Haces que se empapen sus surcos, Haces descender sus canales; La ablandas con lluvias, Bendices sus renuevos.

11 Tú coronas el año con tus bienes, Y tus nubes destilan grosura.

12 Destilan sobre los pastizales del desierto, Y los collados se ciñen de alegría.

13 Se visten de manadas los llanos, Y los valles se cubren de grano; Dan voces de júbilo, y aun cantan.

Apocalipsis 20:

4 Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.

5 Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Ésta es la primera resurrección.

6 Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.

Llegan tiempos en que si uno no ha sido "leudado por el Espíritu Santo" y tiene una capacidad de escuchar, de entender, de seguir el ritmo de las obras de Dios más allá de lo humano, más allá de lo razonable, o lógicamente entendible… las personas comenzarán "a negar, a menospreciar, a invalidar, o hasta matar" a la Palabra de Dios que es predicado y anunciado.

San Mateo 13:

54 Y venido a su tierra, les enseñaba en la sinagoga de ellos, de tal manera que se maravillaban, y decían: ¿De dónde tiene éste esta sabiduría y estos milagros?

55 ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas?

56 ¿No están todas sus hermanas con nosotros? ¿De dónde, pues, tiene éste todas estas cosas?

57 Y se escandalizaban de él. Pero Jesús les dijo: No hay profeta sin honra, sino en su propia tierra y en su casa.

58 Y no hizo allí muchos milagros, a causa de la incredulidad de ellos.

14:1 En aquel tiempo Herodes el tetrarca oyó la fama de Jesús,

2 y dijo a sus criados: Éste es Juan el Bautista; ha resucitado de los muertos, y por eso actúan en él estos poderes.

3 Porque Herodes había prendido a Juan, y le había encadenado y metido en la cárcel, por causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano;

4 porque Juan le decía: No te es lícito tenerla.

5 Y Herodes quería matarle, pero temía al pueblo; porque tenían a Juan por profeta.

6 Pero cuando se celebraba el cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías danzó en medio, y agradó a Herodes,

7 por lo cual éste le prometió con juramento darle todo lo que pidiese.

8 Ella, instruida primero por su madre, dijo: Dame aquí en un plato la cabeza de Juan el Bautista.

9 Entonces el rey se entristeció; pero a causa del juramento, y de los que estaban con él a la mesa, mandó que se la diesen,

10 y ordenó decapitar a Juan en la cárcel.

11 Y fue traída su cabeza en un plato, y dada a la muchacha; y ella la presentó a su madre.

12 Entonces llegaron sus discípulos, y tomaron el cuerpo y lo enterraron; y fueron y dieron las nuevas a Jesús.

Al final, ¿cómo saber si una persona está leudado por el Espíritu Santo?

San Mateo 13:

51 Jesús les dijo: ¿Habéis entendido todas estas cosas? Ellos respondieron: Sí, Señor.

52 Él les dijo: Por eso todo escriba docto en el reino de los cielos es semejante a un padre de familia, que saca de su tesoro cosas nuevas y cosas viejas.

53 Aconteció que cuando terminó Jesús estas parábolas, se fue de allí.

Tened ánimo; yo soy, no temáis

Thursday, January 4, 2018

10:00

Cuando los hombres no han sembrado en 30, 60, 100 lugares y oportunidades las semillas de mostaza mostrando que él es sal de la tierra, y que así brilla al mundo como luz, el Reino de los cielos como una levadura que invade su medida de trigo, su persona y la leuda toda se deja de cumplir.

Entonces está expuesto a que el malo siempre siembre cizaña en su tierra, en su corazón y éste no entiende, ni tiene discernimiento de bien ni del mal.

Y cuando se deben realizar acciones de fe que le juzgarán para dar vida y oportunidad de participar en la primera resurrección no lo puede hacer, y está expuesto a la red en donde se recogen todos los peces al final del siglo.

Y estas cizañas siempre se manifiestan de diferentes formas, y en aquellos puntos y aspectos más débiles de los hombres.

Sea porque Jesús es hijo de carpintero y ellos conocen a la familia de Jesús, y que nunca tuvieron una enseñanza profunda de la biblia y que ahora se dedica a enseñar.

Sí, las personas piensan que la sabiduría de Dios y la inteligencia que proviene del temor de Jehová tiene directa relación con algún estudio teológico en alguna institución famosa y renombrada.

San Mateo 13:

52 Él les dijo: Por eso todo escriba docto en el reino de los cielos es semejante a un padre de familia, que saca de su tesoro cosas nuevas y cosas viejas.

53 Aconteció que cuando terminó Jesús estas parábolas, se fue de allí.

54 Y venido a su tierra, les enseñaba en la sinagoga de ellos, de tal manera que se maravillaban, y decían: ¿De dónde tiene éste esta sabiduría y estos milagros?

55 ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas?

56 ¿No están todas sus hermanas con nosotros? ¿De dónde, pues, tiene éste todas estas cosas?

57 Y se escandalizaban de él. Pero Jesús les dijo: No hay profeta sin honra, sino en su propia tierra y en su casa.

58 Y no hizo allí muchos milagros, a causa de la incredulidad de ellos.

Muchas personas no se imaginan ni tienen la fe para alcanzar el punto y notar las enormes diferencias, y cómo la Palabra de Dios va cimentando tu vida dentro del pacto; y esto solamente es posible "entender" aquellas personas quienes verdaderamente abrazan el pacto y viven al 100%.

Si alguien lo quiere probar solamente para ver si es cierto, para saber cómo "sabe el gusto de la levadura", no lo conocerá nunca. ¿Por qué?

Gálatas 6:

7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.

8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.

Es por eso, que siempre existe la "condición" siembra primero la semilla de mostaza; no una semilla para ver la levadura, ni dos, ni tres… sino siempre, con todas las fuerzas, y eso va a significar grandes pérdidas, renuncias, cambios, rehacer tu vida, llevar muchos disgustos, pelear con personas quienes tratarán de disuadirte a que no prosigas… cuando Dios vea que tú estás siguiéndole dejando atrás todo… entonces conociendo tu corazón e intención, también hará que la levadura se mezcle con la harina.

También sucederán hechos extraordinarios como la muerte de Juan el Bautista, ¿será así a todos quienes sigan a Jesucristo? ¿Hay que tomar esa clase de cruz y sguir a Cristo? ¿Y qué sucede si Dios me pide lo mismo?

Es que siempre existe la cruz de Cristo, siempre existirá. Por eso, si uno no se prepara teniendo suficientemente leudado su vida con el Reino de los cielos, y aprendas a gustar, a apreciar, a gozarte de ser un renacido con:

I Corintios 15:

36 Necio, lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes.

37 Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir, sino el grano desnudo, ya sea de trigo o de otro grano;

38 pero Dios le da el cuerpo como él quiso, y a cada semilla su propio cuerpo.

39 No toda carne es la misma carne, sino que una carne es la de los hombres, otra carne la de las bestias, otra la de los peces, y otra la de las aves.

40 Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales; pero una es la gloria de los celestiales, y otra la de los terrenales.

41 Una es la gloria del sol, otra la gloria de la luna, y otra la gloria de las estrellas, pues una estrella es diferente de otra en gloria.

42 Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción.

43 Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder.

44 Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual.

45 Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante.

46 Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual.

47 El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo.

48 Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales.

49 Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.

50 Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.

51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados,

52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.

… difícilmente seguirás a Cristo Jesús. Si uno no ha renacido en inmortalidad, si uno no ha renacido y ha probado el gozo de ser una nueva persona en Cristo, si no sabe los bienes de los celestiales, o cuán pecaminoso es lo terrenal y la corrupción… no seguirás, o si quieres fracasarás.

San Juan 10:

25 Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí;

26 pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho.

27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen,

28 y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

29 Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.

30 Yo y el Padre uno somos.

También no porque tengas la levadura del reino de los cielos, ni porque seas espiritual, o que tengas el gozo de la salvación y la vida eterna… serás librado de las angustias de la vida, tampoco serás ajeno a los hambres que pasarán aquellos discípulos que sí quieren seguir y escuchar.

Devolver con pan espiritual cuando los hombres están hambrientos y sedientes de varios días. Sí, parecen las incongruencias… salvo que Dios haga una obra de milagro y de multiplicación.

Mientras la levadura del Reino de los cielos va leudando poco a poco, siempre surgirán los miedos y temores de la carne, de las preocupaciones de los hombres, por la falta del conocimiento de Dios, porque cual se requerirá de:

San Mateo 14:

23 Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo.

24 Y ya la barca estaba en medio del mar, azotada por las olas; porque el viento era contrario.

25 Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar.

26 Y los discípulos, viéndole andar sobre el mar, se turbaron, diciendo: ¡Un fantasma! Y dieron voces de miedo.

27 Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!

28 Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas.

29 Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús.

30 Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame!

31 Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?

32 Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento.

¿Por qué Pedro no pudo llegar hasta Jesús?

El complemento de la fe es la levadura del Reino de los cielos; pero también nadie sabe cuánta levadura tiene si no se prueba con fe como lo hace Pedro:

San Mateo 14:

27 Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!

28 Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas.

29 Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús.

30 Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame!

31 Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?

32 Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento.

33 Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios.

Pero más que cualquier milagro que pueda experimentar, lo importante es que el hombre vaya comprendiendo que verdaderamente Jesús es el Hijo de Dios. Hoy que la Palabra de Dios es cierta, verdadera.

Porque eso, el conocimiento de que la Palabra de Dios es verdadera, y que la levadura que uno tiene y que te lleva a realizar acciones de fe sí proviene de Dios. Que uno está en Dios.

¿Por qué es importante eso?

Pues en realidad, no sabemos todo lo que sucederá mañana, ni de las obras que Dios hará, porque siempre serán nuevas, diferentes y en tiempos que nadie espera:

1 Corintios 2:

9 Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman.

10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

Amós 3:

1 Oíd esta palabra que ha hablado Jehová contra vosotros, hijos de Israel, contra toda la familia que hice subir de la tierra de Egipto. Dice así:

2 A vosotros solamente he conocido de todas las familias de la tierra; por tanto, os castigaré por todas vuestras maldades.

3 ¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?

4 ¿Rugirá el león en la selva sin haber presa? ¿Dará el leoncillo su rugido desde su guarida, si no apresare?

5 ¿Caerá el ave en lazo sobre la tierra, sin haber cazador? ¿Se levantará el lazo de la tierra, si no ha atrapado algo?

6 ¿Se tocará la trompeta en la ciudad, y no se alborotará el pueblo? ¿Habrá algún mal en la ciudad, el cual Jehová no haya hecho?

7 Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas.

8 Si el león ruge, ¿quién no temerá? Si habla Jehová el Señor, ¿quién no profetizará?

No se puede esperar hasta que uno esté 100% seguro, eso no sería justicia de Dios que es por fe. Uno debe tener suficiente entendimiento y saber escuchar al Espíritu Santo cuando te lo cuenta, cuando mueve tu corazón, o cuando te pone una idea fija en la mente. Y si tú tienes levadura del reino de los cielos, y has experimentado constantemente cómo te habla el Espíritu, sabrás que eso es cierto; y hará que tu vida tenga y se direccione hacia esas acciones, sin importar si los hombres estén de acuerdo o si parece o no lógico.

Así también, si uno no sobrepasa su fe carnal, y comienza a escuchar y guiarse por el Espíritu Santo… tampoco nunca podrás saber ni participar en el tiempo necesario de las obras de Dios.

Por eso, existe un gran contraste en el entendimiento de la Palabra de Dios.

En este capítulo 14, aparecen dos milagros extraordinarios:

• Cinco mil hombres comieron el pan que se multiplicó de cinco y dos peces.

Pero no como tienen la levadura que hizo que sus masas de harina leudara completamente, se sorprendieron gratamente de ese milagro. Y al día siguiente simplemente buscaron a Jesús para seguir viendo los milagros, y comer "gratis":

San Juan 6:

22 El día siguiente, la gente que estaba al otro lado del mar vio que no había habido allí más que una sola barca, y que Jesús no había entrado en ella con sus discípulos, sino que éstos se habían ido solos.

23 Pero otras barcas habían arribado de Tiberias junto al lugar donde habían comido el pan después de haber dado gracias el Señor.

24 Cuando vio, pues, la gente que Jesús no estaba allí, ni sus discípulos, entraron en las barcas y fueron a Capernaúm, buscando a Jesús.

25 Y hallándole al otro lado del mar, le dijeron: Rabí, ¿cuándo llegaste acá?

26 Respondió Jesús y les dijo: De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis.

27 Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre.

• En cambio, aquellos quienes sí dejaron sus casas, sus familias y siguieron a Jesús, y están sembrando dentro del pacto, ya tienen la levadura del Espíritu Santo por el cual es capaz de decir: "Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús."

No será completo, ni perfecto la fe que tiene, pero sí existe una enorme diferencia con respecto a las personas quienes vieron los milagros de Jesús con el pan y el pescado; pero solamente les mueve y les interesan los milagros y saciarse.

Evidentemente que estas cosas van aumentando, estas cosas van marcando las diferencias, imperceptible talvez a los hombres; pero en el mundo de realizar las acciones, de cómo escucha la Palabra de Dios es muy diferente.

Por eso, es muy importante la dirección inversa de las cosas, como lo dijo Pedro: Señor, si eres tu, manda que yo vaya junto a ti sobre las aguas.

Generalmente todos los hombres simplemente son "receptores de la palabra", escuchan y escuchan, lo guardan y guardan… pero no se atreven a utilizarla, ni se atreven a probar si esas palabras funcionan en él, si tiene la fe para hacerlas o no.

Es importantísimo que uno realice las cosas en ambos sentidos:

• Pobre de espíritu

• Sal de la tierra

• Luz del mundo

• Semilla de mostaza

• Levadura en la masa de harina

Y cuando escucha una palabra, que por todos los lados es increíble en el lado humano y carnal, pero porque cree en lo que escuchó en el Espíritu, comienza a caminar en sentido inverso:

• Escucha la voz del Espíritu Santo porque tu levadura del Reino de Dios te lo da a entender.

• Comienzas a sembrar las semillas de mostaza según esas palabras.

• Y así hablas y proclamas a los hombres del mundo como Luz. Les será difícil de creer, les parecerá locura, les moverá la incredulidad.

• Vives y condicionas tu vida según esas palabras, y esas "palabras espirituales" también se convierten en "nuevas sales" para tu vida.

• Así, ya no son solamente los "mandamientos básicos" que uno lee en la biblia, sino son nuevas "revelaciones, mandamientos, obras, misiones que debes realizar"; pero para ti es un mandamiento que te ha dado el Espíritu de Jehová.

Esta segunda parte es la que el mundo evangélico está totalmente vacío, por eso, no entendieron los tiempos ni las obras de Cristo Jesús. No entendieron los tiempos del fin de siglo, ni de los tiempos del hijo del Hombre con respecto al pacto viejo y el pacto nuevo.

Andar guiado por el Espíritu Santo no es fácil, porque siempre vienen palabras que tratan de disuadir, que minimizar las palabras del Espíritu de Jehová. Es esencial que uno tenga bastante experiencia de haber vivido guiado por el Espíritu Santo:

Romanos 8:

12 Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne;

13 porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.

14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

Pero siempre existirán personas quienes no quieran hacerlo, porque no han sembrado correctamente la semilla de mostaza en su tiempo. Porque no viven dentro del Pacto de Abraham y salieron de su mundo de tinieblas. Ni son bienaventurados, o que no desean ser sal de la tierra, o luz del mundo y menos sufrir los vituperios de los hombres.

Aquí hay mucha justicia de Dios en juego, mucha capacidad de fe que debes mostrar.

Pues hay tantos que quieren menoscabar tu fe, y desinflar tu levadura en el Espíritu Santo.

La contaminación de honrar con labios más su corazón está lejos

Cuando los hombres no tienen el Reino de los cielos como levadura que crece en la parte espiritual del hombre, y por tanto son incapaces de realizar obras que son guiadas y ordenadas por el Espíritu Santo; comienzan las alabanzas de labios, de hombres que aparentan piedad, pero en sus corazones están lejos de Dios.

Así en apariencia son más celosos pero en su corazón no hacen, ni sienten al Espíritu.

Un punto a tomar en cuenta es cómo "confunden qué o cuáles son los mandamientos de Dios y cuáles son de hombres".

Aquellos que siembran las semillas de mostaza en todos los puntos, son y saben cuán difícil es hacer la rectitud de las cosas; y aquellos quienes son guiados por el Espíritu Santo son constantemente "monitoreados" por el Espíritu de Dios para hacer la justicia de Dios, de vivir y obrar en el tiempo correcto.

Más, aquellos quienes no tienen ni son guiados por el Espíritu de Cristo, muestran la imagen de la hipocresía, de labios alaban, pero su corazón está lejos.

San Mateo 15:

7 Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo:

8 Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí.

9 Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.

Ahora, ¿por qué Jesús dice: "no lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre"?

Cuando escuchan una Palabra, doctrina, camino, verdad es una cosa. Que no puedan responder porque no quieren ser pobres de Espíritu, o porque no quieren ser sal de la tierra tienen un pecado: llámese incredulidad, llámese idolatría.

Más cuando alguien disimula que está cumpliendo y se hace celoso, más en realidad se agregan peores maldades, pues con sus palabras están declarando que conocen la Palabra, que están haciendo con todas sus fuerzas porque discuten o quieren posicionarse como juez.

Que no sepa una doctrina es algo, pero cuando lo declaran equivocadamente, es porque así lo está creyendo, y mañana no puede alegar "ignorancia" o "desconocimiento".

Eclesiastés 5:

1 Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie; y acércate más para oír que para ofrecer el sacrificio de los necios; porque no saben que hacen mal.

2 No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios; porque Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra; por tanto, sean pocas tus palabras.

3 Porque de la mucha ocupación viene el sueño, y de la multitud de las palabras la voz del necio.

4 Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes.

5 Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas.

6 No dejes que tu boca te haga pecar, ni digas delante del ángel, que fue ignorancia. ¿Por qué harás que Dios se enoje a causa de tu voz, y que destruya la obra de tus manos?

7 Donde abundan los sueños, también abundan las vanidades y las muchas palabras; mas tú, teme a Dios.

Que tú seas más celoso de la Palabra de Dios, que tú tengas mayor temor de Jehová por eso vives y guardas la Palabra no es tan crítico la situación.

Pero cuando tú comienzas a realizar las cosas porque eres guiado por el Espíritu Santo, y estás encaminado a terminar con el pacto viejo porque cada día te entrenas y practicas para dar el sacrificio vivo, comienzan las críticas y aparecen aquellos que contaminan todo.

Porque como tienen que discernir espiritualmente, y en eso están totalmente apartados y desligados, les es extraño que tú sigas obras del Espíritu de Cristo.

1 Corintios 2:

14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie.

16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

3:1 De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo.

2 Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía,

3 porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?

4 Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales?

5 ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor.

6 Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios.

7 Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento.

8 Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor.

9 Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.

10 Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica.

11 Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.

12 Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca,

13 la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará.

14 Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa.

15 Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.

Cuando aparecen este tipo de personas, Jesús ya nos avisa que estemos atentos a ellos, y es una tontería "tratar de convencerlos a la verdad":

San Mateo 15:

12 Entonces acercándose sus discípulos, le dijeron: ¿Sabes que los fariseos se ofendieron cuando oyeron esta palabra?

13 Pero respondiendo él, dijo: Toda planta que no plantó mi Padre celestial, será desarraigada.

14 Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo.

Y Jesús muestra cómo es el pensamiento de Dios respecto a estos hombres quienes tienen sus corazones totalmente contaminados de homicidios, de adulterios, de fornicaciones, de hurtos, de falsos testimonios, de blasfemias. Que ante Dios es más "atendible" la petición que hace un "extranjero" que a estas personas:

San Mateo 15:

22 Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio.

23 Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros.

24 Él respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.

25 Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme!

26 Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos.

27 Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos.

28 Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.

Más toda la multitud de personas quienes escuchan y siguen a estos habladores, que escuchan y siguen, los alaban… están en una condición realmente miserable, y se verán cojos, ciegos, mancos, enfermos, hambrientos.

Sacarlos de esta religiosidad no es fácil, porque se contaminan muy fácilmente; piensan que creer en Jesús es sencillo. Y como estas personas que aprendieron una "religión" cristiana, aprenden también a hablar según las cosas que tienen en sus corazones, "se están juzgando a sí mismas".

Santiago 1:

23 Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.

24 Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era.

25 Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.

26 Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana.

27 La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es ésta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo.

2:1 Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas.

2 Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y con ropa espléndida, y también entra un pobre con vestido andrajoso,

3 y miráis con agrado al que trae la ropa espléndida y le decís: Siéntate tú aquí en buen lugar; y decís al pobre: Estate tú allí en pie, o siéntate aquí bajo mi estrado;

4 ¿no hacéis distinciones entre vosotros mismos, y venís a ser jueces con malos pensamientos?

5 Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman?

6 Pero vosotros habéis afrentado al pobre. ¿No os oprimen los ricos, y no son ellos los mismos que os arrastran a los tribunales?

7 ¿No blasfeman ellos el buen nombre que fue invocado sobre vosotros?

8 Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis;

9 pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores.

10 Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos.

11 Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley.

12 Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad.

13 Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio.

Y como estas personas se sienten grandes conocedores de la Palabra, y con sus "pocos" conocimientos quieren opinar sobre todo y en todas las cosas, no saben qué es la perfecta ley, ni la ley que le da libertad.

Más bien, piden señales porque Jesús les habla en el nivel de la "El reino de Dios es como la levadura que leuda toda la masa", y en poco tiempo según van avanzando los discípulos, siempre Dios habla en el nivel de la levadura. Entonces estas personas están descolocadas, desubicadas; porque pensaban que con sus "entendimiento" serían capaces de realizar o seguir a Jesús…. Pero ya no es posible.

Entonces, como ellos están "seguros" que ellos creen en lo correcto, el actuar y las Palabras de Jesús les extraña… por eso piden señales, discuten con tradiciones de hombres y de religiones.

San Mateo 16:

1 Vinieron los fariseos y los saduceos para tentarle, y le pidieron que les mostrase señal del cielo.

2 Mas él respondiendo, les dijo: Cuando anochece, decís: Buen tiempo; porque el cielo tiene arreboles.

3 Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado. ¡Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo, ¡mas las señales de los tiempos no podéis!

4 La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Y dejándolos, se fue.

5 Llegando sus discípulos al otro lado, se habían olvidado de traer pan.

6 Y Jesús les dijo: Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos.

7 Ellos pensaban dentro de sí, diciendo: Esto dice porque no trajimos pan.

8 Y entendiéndolo Jesús, les dijo: ¿Por qué pensáis dentro de vosotros, hombres de poca fe, que no tenéis pan?

9 ¿No entendéis aún, ni os acordáis de los cinco panes entre cinco mil hombres, y cuántas cestas recogisteis?

10 ¿Ni de los siete panes entre cuatro mil, y cuántas canastas recogisteis?

11 ¿Cómo es que no entendéis que no fue por el pan que os dije que os guardaseis de la levadura de los fariseos y de los saduceos?

12 Entonces entendieron que no les había dicho que se guardasen de la levadura del pan, sino de la doctrina de los fariseos y de los saduceos.

La cantidad de contaminación a que estamos expuestos, más toda la corrupción que traemos del mundo a consecuencia de los pecados, hace que tengamos que luchar increíblemente contra toda incredulidad.

Además, todas las cosas que nos enseña el Espíritu Santo y espera que uno haga es enorme, y a cada momento, en cada paso requiere de una gran lucha contra toda contaminación.

Y esto es especialmente cierto en aspectos nuevos, nunca antes vistos, nunca antes experimentados. (Bueno, en realidad toda esta parte de ser guiado por el Espíritu Santo es nuevo, diferente y más porque las obras de Dios avanzan). Por tanto, se requiere de una gran sensibilidad espiritual, y también cuidarse mucho para no contaminarse, ni perderse en cuestiones como los hombres se preocupan y miran el mundo.

Entonces, siempre entraremos en un área muy difícil:

¿Qué parte es sueño e imaginación?

¿Qué parte es fe y enseñanzas del Espíritu Santo?

¿Estás analizando y examinando las cosas como hombre carnal? ¿O como hombre 30% espiritual, 60% espiritual o 100% espiritual?

Porque el Espíritu Santo no te guía por un camino conocido por la carne, sino por un camino de santidad y dentro de tu Pacto, que está incrustrado dentro del Plan Global de Dios.

A veces uno quiere andar rápido en tu pacto, pero no es posible sin que todo lo demás se coordine. También asuntos que tú te dedicas y no sabes si es para ti o para la iglesia, o todo el resto.

Una cosa es cierta y fija, que aprendes a reconocer la voz y la guía del Espíritu Santo, y luchas todos los días por permanecer en espíritu.

También llegan momentos en que no existen otras señales que Dios te pueda dar, porque estás sembrando para talvez 1, 5, 10 años por anticipado, o 100 años por anticipado.

Y uno piensa, porque vivir siendo guiado por el Espíritu Santo de por sí es muy difícil, porque cada día debes tomar la cruz de Cristo y seguir; más cuando luego sabes que tú también tienes que ofrecer tu sacrificio vivo, que según las edades y los avances de los tiempos puedes padecer, o morir de la misma forma como Cristo.

Y eso, también le pasó a Pedro, cuando escuchó la primera vez que Jesús debía ser entregado al concilio y así cumplir con toda la Escritura:

San Mateo 16:

13 Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?

14 Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas.

15 Él les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?

16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.

17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

18 Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

19 Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.

20 Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo.

21 Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día.

22 Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca.

23 Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.

24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.

26 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?

27 Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.

28 De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan visto al Hijo del Hombre viniendo en su reino.

Bueno todo saben lo que nosotros hemos pasado, y en su momento nos ha sorprendido y nos ha exigido que sigamos en Espíritu.

¿Qué podrá suceder mañana?

¿Qué otra obra en Cristo Jesús se exigirá a los que vendrán para que ellos también participen de la muerte de Cristo y terminen con el pacto viejo?

¿O es suficiente que la muerte del hijo del Hombre es suficiente para todos los otros? Si bien, en el establecimiento del pacto que hizo Abraham fue así, cuando Moisés y los setenta ancianos que subieron con Moisés fue así. ¿Deberán cada uno de los remanentes padecer hasta cierto punto en Cristo Jesús? Son aún preguntas y cuestiones que iremos descubriendo y aprendiendo del Espíritu Santo.

Veremos con el correr del tiempo, cómo estas palabras nos afectarán:

Romanos 11:

13 Porque a vosotros hablo, gentiles. Por cuanto yo soy apóstol a los gentiles, honro mi ministerio,

14 por si en alguna manera pueda provocar a celos a los de mi sangre, y hacer salvos a algunos de ellos.

15 Porque si su exclusión es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos?

16 Si las primicias son santas, también lo es la masa restante; y si la raíz es santa, también lo son las ramas.

17 Pues si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo,

18 no te jactes contra las ramas; y si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti.

Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia

Saturday, January 6, 2018

12:52

San Mateo 16:

21 Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día.

22 Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca.

23 Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.

24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.

26 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?

27 Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.

28 De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan visto al Hijo del Hombre viniendo en su reino.

17:1 Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan su hermano, y los llevó aparte a un monte alto;

2 y se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz.

3 Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él.

4 Entonces Pedro dijo a Jesús: Señor, bueno es para nosotros que estemos aquí; si quieres, hagamos aquí tres enramadas: una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías.

5 Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube, que decía: Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd.

6 Al oír esto los discípulos, se postraron sobre sus rostros, y tuvieron gran temor.

7 Entonces Jesús se acercó y los tocó, y dijo: Levantaos, y no temáis.

8 Y alzando ellos los ojos, a nadie vieron sino a Jesús solo.

9 Cuando descendieron del monte, Jesús les mandó, diciendo: No digáis a nadie la visión, hasta que el Hijo del Hombre resucite de los muertos.

Que uno vea, sienta y se mueva según cómo el Espíritu Santo te comienza a andar en Espíritu, no significa que conozcas todas las cosas. Porque en las cosas que aún no has visto, serás más carne que espiritual; por tanto, responderás como carne y todo aquello que impide que tú vivas, obres según el Espíritu de Cristo para terminar con el pecado, en realidad proviene de Satanás.

Así que, si uno no anda en Espíritu y tiene amplios conocimientos, y especialmente no pasa por todas aquelloas palabras que Dios va mostrando, obras que te dan como misión, o que defiendas la Verdad de Cristo ante todos los hombres, y sea realizado en un tiempo oportuno… por ignorancia, por desconocimiento lo único que hará será ayudar a Satanás, o estar como hombre carnal y hablar según la corrupción de la carne que es la debilidad en todas las cosas.

Entonces, si según lo leudado que está una persona en el reino de los cielos, Dios muestra su gloria; así se entiende por qué sólo tres discípulos fueron llevados con Jesús para que viera lo que es la "VIDA INDESTRUCTIBLE" que tiene Jesucristo y por qué dice que deberá padecer de los sacerdotes y el concilio, morir y resucitar de nuevo.

Ahora, ¿cuánto debes andar y habar andado en la guía del Espíritu Santo para que tú también tengas el sentir, el conocimiento, la presencia del Espíritu que te da la seguridad y vida indestructible?

Por eso Dios desde el cielo dice:

San Mateo 17:

2 y se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz.

3 Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él.

4 Entonces Pedro dijo a Jesús: Señor, bueno es para nosotros que estemos aquí; si quieres, hagamos aquí tres enramadas: una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías.

5 Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube, que decía: Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd.

6 Al oír esto los discípulos, se postraron sobre sus rostros, y tuvieron gran temor.

Entonces, sabemos que tanto Moisés como Elías tienen la vida indestructible; y la ven, la reciben y sienten esta gloria… aquellos a quienes Dios le declara: "Tú eres mi hijo amado, en quien tengo complacencia".

Ahora sí entendemos por qué tantas personas, especialmente pastores y las iglesias evangélicas nos han juzgado y desechado, porque supuestamente andábamos bajo una doctrina extraña del Espíritu Santo.

Porque siempre obraban como hombres temerosos:

San Mateo 16:

21 Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día.

22 Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca.

23 Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.

24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.

26 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?

Ciertamente que existen momentos en que el hombre con todas las fuerzas debe creer, tomar decisiones importantísimas y resultados del cual no podrá retroceder.

Son los momentos en que se irán dividiendo los que están en la carne y los que están y caminan en el Espíritu Santo.

Para esos tiempos, más vale que el fiel haya aprovechado bien los tiempos del Espíritu Santo, y que tenga todo el amor del Padre, para que le diga: "Tú eres mi hijo amado, en quien tengo complacencia."

Por eso, es importante que uno viva en Espíritu, y según Dios nos da las palabras, vivirlo en Espíritu, porque si no… responderá en carne y más bien será amonestado por Cristo porque habla como hombre, en los deseos de Satanás.

Jesús ya lo dijo a Nicodemo:

San Juan 3:

10 Respondió Jesús y le dijo: ¿Eres tú maestro de Israel, y no sabes esto?

11 De cierto, de cierto te digo, que lo que sabemos hablamos, y lo que hemos visto, testificamos; y no recibís nuestro testimonio.

12 Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales?

13 Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo.

14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado,

15 para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Es el contraste que existe entre aquellos quienes han alcanzado la gracia de Dios, porque andan en el Espíritu Santo, porque es Dios quien prodece el querer como el hacer.

¿Cuánto influye la predisposición del hombre en su crecimiento y experiencia con el Espíritu Santo?

¿Cuánto el hombre debe amar a Dios por sobre todas las cosas, con cuánto entusiasmo debe vivir profundamente en todo el camino y doctrina de la Verdad para que Dios te quiera mostrar su reino y su gloria?

Y vemos que cuando llegó el tiempo de un juicio, solamente aquellos quienes han andado en Espíritu, aquellos quienes sintieron el llamado del "querer" y "el hacer" toda palabra están hoy vivos y en la gracia del Nuevo Pacto.

Esto responde a por qué tantas personas no han comprendido las obras de Dios en este tiempo, y más bien rechazaron la vida y condenaron al hijo del hombre; juzgando y matándolo.

Lastimosamente, ahora, cuando salen estas respuestas, ya es muy tarde obrar, porque no hay forma de retroceder en el tiempo ni en la acciones.

Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá

Monday, January 8, 2018

20:26

Pablo dijo a los filipenses:

Filipenses 1:

21 Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

¿Qué pasará cuando uno no quiere vivir en Cristo y morir respecto a sus pecados?

¿Qué puede suceder?

¿Qué consecuencias puede generar si no lo hago o si no quiero morir por Cristo?

Más no es solamente que yo no quiera morir, sino con mis palabras desaliento a otros que sí quieren afirmarse en Cristo Jesús y morir…

San Mateo 16:

21 Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día.

22 Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca.

23 Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.

24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.

26 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?

27 Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.

Pero pocos se ha preguntado… ¿qué sucederá cuando uno no quiere tomar la cruz de Cristo y seguirle? ¿Qué sucederá cuando uno no quiere padecer por causa del camino, de la verdad?

Si Jesús muestra a los tres discípulos, quienes han querido sembrar las semillas de mostaza en su tiempos oportunos, y así creció el reino de los cielos como una levadura en la persona, y así Dios muestra la gloria celestial como las que tienen Jesús, Moisés y Elías…

Inmediatamente cuando se llegan a los otros discípulos, Dios muestra las consecuencias de aquellos quienes no quieren obedecer a Dios.

¿Nunca se han preguntado? ¿Por qué existen "endemoniados", personas que pierden su "normalidad y sus capacidades humanas"?

Por eso, Jesús dice: "¡Oh generación incrédula y perversa!"

Y lo dice Romanos 1:

17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.

18 Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad;

19 porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó.

20 Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.

21 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.

22 Profesando ser sabios, se hicieron necios,

23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.

24 Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos,

25 ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

26 Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza,

27 y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.

28 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;

29 estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades;

30 murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres,

31 necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia;

32 quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.

Así todo trastorno, desde el pequeño hasta el "lunático" aparecerán, por eso; Dios crea un gran contraste entre los que vieron la gloria celestial de aquellos quienes por causa del Reino de los Cielos entregaron sus vidas, y aquellos quienes desobedecieron a Dios y reciben las consecuencias de sus incredulidades y perversidades:

San Mateo 17:

14 Cuando llegaron al gentío, vino a él un hombre que se arrodilló delante de él, diciendo:

15 Señor, ten misericordia de mi hijo, que es lunático, y padece muchísimo; porque muchas veces cae en el fuego, y muchas en el agua.

16 Y lo he traído a tus discípulos, pero no le han podido sanar.

17 Respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros? ¿Hasta cuándo os he de soportar? Traédmelo acá.

18 Y reprendió Jesús al demonio, el cual salió del muchacho, y éste quedó sano desde aquella hora.

19 Viniendo entonces los discípulos a Jesús, aparte, dijeron: ¿Por qué nosotros no pudimos echarlo fuera?

20 Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible.

21 Pero este género no sale sino con oración y ayuno.

Aquí Jesús habla que este género se puede sanar con oración y ayuno, y sé que muchos lo intentaron pero no les resultó… ¿por qué?

En realidad, cuando Jesús se refiere a oración y ayuno, está apuntando a otras palabras de la biblia:

Isaías 58:

1 Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado.

2 Que me buscan cada día, y quieren saber mis caminos, como gente que hubiese hecho justicia, y que no hubiese dejado la ley de su Dios; me piden justos juicios, y quieren acercarse a Dios.

3 ¿Por qué, dicen, ayunamos, y no hiciste caso; humillamos nuestras almas, y no te diste por entendido? He aquí que en el día de vuestro ayuno buscáis vuestro propio gusto, y oprimís a todos vuestros trabajadores.

4 He aquí que para contiendas y debates ayunáis y para herir con el puño inicuamente; no ayunéis como hoy, para que vuestra voz sea oída en lo alto.

5 ¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que incline su cabeza como junco, y haga cama de cilicio y de ceniza? ¿Llamaréis esto ayuno, y día agradable a Jehová?

6 ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?

7 ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano?

8 Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia.

9 Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí. Si quitares de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador, y el hablar vanidad;

10 y si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía.

11 Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan.

12 Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas; los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar.

13 Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras,

14 entonces te deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca de Jehová lo ha hablado.

59:1 He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír;

2 pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.

3 Porque vuestras manos están contaminadas de sangre, y vuestros dedos de iniquidad; vuestros labios pronuncian mentira, habla maldad vuestra lengua.

4 No hay quien clame por la justicia, ni quien juzgue por la verdad; confían en vanidad, y hablan vanidades; conciben maldades, y dan a luz iniquidad.

5 Incuban huevos de áspides, y tejen telas de arañas; el que comiere de sus huevos, morirá; y si los apretaren, saldrán víboras.

6 Sus telas no servirán para vestir, ni de sus obras serán cubiertos; sus obras son obras de iniquidad, y obra de rapiña está en sus manos.

7 Sus pies corren al mal, se apresuran para derramar la sangre inocente; sus pensamientos, pensamientos de iniquidad; destrucción y quebrantamiento hay en sus caminos.

8 No conocieron camino de paz, ni hay justicia en sus caminos; sus veredas son torcidas; cualquiera que por ellas fuere, no conocerá paz.

9 Por esto se alejó de nosotros la justicia, y no nos alcanzó la rectitud; esperamos luz, y he aquí tinieblas; resplandores, y andamos en oscuridad.

10 Palpamos la pared como ciegos, y andamos a tientas como sin ojos; tropezamos a mediodía como de noche; estamos en lugares oscuros como muertos.

11 Gruñimos como osos todos nosotros, y gemimos lastimeramente como palomas; esperamos justicia, y no la hay; salvación, y se alejó de nosotros.

12 Porque nuestras rebeliones se han multiplicado delante de ti, y nuestros pecados han atestiguado contra nosotros; porque con nosotros están nuestras iniquidades, y conocemos nuestros pecados:

13 el prevaricar y mentir contra Jehová, y el apartarse de en pos de nuestro Dios; el hablar calumnia y rebelión, concebir y proferir de corazón palabras de mentira.

14 Y el derecho se retiró, y la justicia se puso lejos; porque la verdad tropezó en la plaza, y la equidad no pudo venir.

15 Y la verdad fue detenida, y el que se apartó del mal fue puesto en prisión; y lo vio Jehová, y desagradó a sus ojos, porque pereció el derecho.

16 Y vio que no había hombre, y se maravilló que no hubiera quien se interpusiese; y lo salvó su brazo, y le afirmó su misma justicia.

17 Pues de justicia se vistió como de una coraza, con yelmo de salvación en su cabeza; tomó ropas de venganza por vestidura, y se cubrió de celo como de manto,

18 como para vindicación, como para retribuir con ira a sus enemigos, y dar el pago a sus adversarios; el pago dará a los de la costa.

19 Y temerán desde el occidente el nombre de Jehová, y desde el nacimiento del sol su gloria; porque vendrá el enemigo como río, mas el Espíritu de Jehová levantará bandera contra él.

20 Y vendrá el Redentor a Sion, y a los que se volvieren de la iniquidad en Jacob, dice Jehová.

21 Y éste será mi pacto con ellos, dijo Jehová: El Espíritu mío que está sobre ti, y mis palabras que puse en tu boca, no faltarán de tu boca, ni de la boca de tus hijos, ni de la boca de los hijos de tus hijos, dijo Jehová, desde ahora y para siempre.

Verán que siempre Jesús enseña que hay que volver al origen de las cosas, al origen de la Palabra de Dios; porque el hombre se apartó del Pacto de Abraham que Jehová les dio, y que simplemente se han apartado.

¿Acaso Jehová no dijo así?

Éxodo 23:

22 Pero si en verdad oyeres su voz e hicieres todo lo que yo te dijere, seré enemigo de tus enemigos, y afligiré a los que te afligieren.

23 Porque mi Ángel irá delante de ti, y te llevará a la tierra del amorreo, del heteo, del ferezeo, del cananeo, del heveo y del jebuseo, a los cuales yo haré destruir.

24 No te inclinarás a sus dioses, ni los servirás, ni harás como ellos hacen; antes los destruirás del todo, y quebrarás totalmente sus estatuas.

25 Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti.

26 No habrá mujer que aborte, ni estéril en tu tierra; y yo completaré el número de tus días.

27 Yo enviaré mi terror delante de ti, y consternaré a todo pueblo donde entres, y te daré la cerviz de todos tus enemigos.

28 Enviaré delante de ti la avispa, que eche fuera al heveo, al cananeo y al heteo, de delante de ti.

29 No los echaré de delante de ti en un año, para que no quede la tierra desierta, y se aumenten contra ti las fieras del campo.

30 Poco a poco los echaré de delante de ti, hasta que te multipliques y tomes posesión de la tierra.

Deuteronomio 7:

12 Y por haber oído estos decretos y haberlos guardado y puesto por obra, Jehová tu Dios guardará contigo el pacto y la misericordia que juró a tus padres.

13 Y te amará, te bendecirá y te multiplicará, y bendecirá el fruto de tu vientre y el fruto de tu tierra, tu grano, tu mosto, tu aceite, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas, en la tierra que juró a tus padres que te daría.

14 Bendito serás más que todos los pueblos; no habrá en ti varón ni hembra estéril, ni en tus ganados.

15 Y quitará Jehová de ti toda enfermedad; y todas las malas plagas de Egipto, que tú conoces, no las pondrá sobre ti, antes las pondrá sobre todos los que te aborrecieren.

16 Y consumirás a todos los pueblos que te da Jehová tu Dios; no los perdonará tu ojo, ni servirás a sus dioses, porque te será tropiezo.

Y Jesús nuevamente recalca a sus discípulos:

San Mateo 17:

22 Estando ellos en Galilea, Jesús les dijo: El Hijo del Hombre será entregado en manos de hombres,

23 y le matarán; mas al tercer día resucitará. Y ellos se entristecieron en gran manera.

Pero la iglesia de hoy, en lugar de enseñar y encaminar a los hombres para que puedan creer en Cristo, de poder padecer y morir en Cristo Jesús para terminar con el pacto viejo y entrar en el nuevo… de lo único que están preocupados es:

San Mateo 17:

24 Cuando llegaron a Capernaúm, vinieron a Pedro los que cobraban las dos dracmas, y le dijeron: ¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas?

25 Él dijo: Sí. Y al entrar él en casa, Jesús le habló primero, diciendo: ¿Qué te parece, Simón? Los reyes de la tierra, ¿de quiénes cobran los tributos o los impuestos? ¿De sus hijos, o de los extraños?

26 Pedro le respondió: De los extraños. Jesús le dijo: Luego los hijos están exentos.

27 Sin embargo, para no ofenderles, ve al mar, y echa el anzuelo, y el primer pez que saques, tómalo, y al abrirle la boca, hallarás un estatero; tómalo, y dáselo por mí y por ti.

Y no ven que el pueblo muere y sufre por causa de la falta de la Palabra de Dios, de la correcta enseñanza y exhortar a la verdad. Están prontos para cobrar el impuesto, las ofrendas del templo, mientras que las personas se apartan a las tinieblas, sufren las consecuencias del pecado y la desobediencia; pero los sacerdotes y pastores nada hacen.

Por eso, la iglesia hoy es un cáncer, quienes dan la enfermedad y tampoco saben cómo solucionarla, se aprovechan de los dolores de los hombres. Y como Jesús dijo:

San Mateo 23:

16 ¡Ay de vosotros, guías ciegos! que decís: Si alguno jura por el templo, no es nada; pero si alguno jura por el oro del templo, es deudor.

17 ¡Insensatos y ciegos! porque ¿cuál es mayor, el oro, o el templo que santifica al oro?

18 También decís: Si alguno jura por el altar, no es nada; pero si alguno jura por la ofrenda que está sobre él, es deudor.

19 ¡Necios y ciegos! porque ¿cuál es mayor, la ofrenda, o el altar que santifica la ofrenda?

20 Pues el que jura por el altar, jura por él, y por todo lo que está sobre él;

21 y el que jura por el templo, jura por él, y por el que lo habita;

22 y el que jura por el cielo, jura por el trono de Dios, y por aquel que está sentado en él.

23 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.

24 ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito, y tragáis el camello!

25 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de robo y de injusticia.

26 ¡Fariseo ciego! Limpia primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera sea limpio.

27 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.

28 Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.

29 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque edificáis los sepulcros de los profetas, y adornáis los monumentos de los justos,

30 y decís: Si hubiésemos vivido en los días de nuestros padres, no hubiéramos sido sus cómplices en la sangre de los profetas.

31 Así que dais testimonio contra vosotros mismos, de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas.

32 ¡Vosotros también llenad la medida de vuestros padres!

33 ¡Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?

34 Por tanto, he aquí yo os envío profetas y sabios y escribas; y de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas, y perseguiréis de ciudad en ciudad;

35 para que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el templo y el altar.

36 De cierto os digo que todo esto vendrá sobre esta generación.

37 ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!

38 He aquí vuestra casa os es dejada desierta.

39 Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor.

¡El hacha no solamente estaba puesta a la raíz del árbol, sino que ya la ha cortado!

Ten en cuenta esto: Si la alabanza que proviene de Dios, no está sobre ti diciendo: "este es mi hijo amado, en quien tengo complacencia", sépase que está en falta, en deuda con Dios y todo juicio ahora ya ha sido decretado:

San Lucas 19:

20 Vino otro, diciendo: Señor, aquí está tu mina, la cual he tenido guardada en un pañuelo;

21 porque tuve miedo de ti, por cuanto eres hombre severo, que tomas lo que no pusiste, y siegas lo que no sembraste.

22 Entonces él le dijo: Mal siervo, por tu propia boca te juzgo. Sabías que yo era hombre severo, que tomo lo que no puse, y que siego lo que no sembré;

23 ¿por qué, pues, no pusiste mi dinero en el banco, para que al volver yo, lo hubiera recibido con los intereses?

24 Y dijo a los que estaban presentes: Quitadle la mina, y dadla al que tiene las diez minas.

25 Ellos le dijeron: Señor, tiene diez minas.

26 Pues yo os digo que a todo el que tiene, se le dará; mas al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.

27 Y también a aquellos mis enemigos que no querían que yo reinase sobre ellos, traedlos acá, y decapitadlos delante de mí.

28 Dicho esto, iba delante subiendo a Jerusalén.

¿Por qué un niño es mayor en el reino de los cielos?

Tuesday, January 9, 2018

09:57

¿Por qué se interesan sobre este asunto?

¿Por qué surge este asunto?

San Mateo 18:

1 En aquel tiempo los discípulos vinieron a Jesús, diciendo: ¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?

2 Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos,

3 y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.

4 Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos.

¿Por qué salió a luz este tema en aquel tiempo?

Aparentemente todos los discípulos aprenden las mismas palabras, escuchan las mismas palabras. ¿Qué hace que uno sea mayor u otro sea menor?

¿Por qué uno caminó sobre las aguas? ¿Por qué uno vio visiones de la transfiguración de Jesús y los resultados de Moisés y Elías?

¿O porque no pudieron echar fuera a un demonio?

En realidad, estas palabras dentro nuestro también, porque se relacionan mucho con el "qué puedo hacer", "qué soy capaz de realizar".

Pero Jesús aclara, y se enfoca más en el principio, en la raíz de las cosas: "De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos".

Ahora, tratemos de estudiar esto:

Cuando los hombres quieren compararse según los resultados obtenidos para imponerse el uno contra el otro, diciendo "soy mejor que tú", "soy mayor que tú"; Jesús encara de otros aspectos importantes y de la actitud con que el hombre debe vivir todos los días, no un día, ni para un proceso; sino todos los días hasta el fin.

• "Si no os volvéis y os hacéis como niños"

Mientras los hombres lo quieren sentirse, compararse, mostrarse, considerarse como un "logro", dando a entender "yo pude hacerlo con mi fe", es más una meta de su fe y esfuerzo…

• "De cierto os digo: Que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos"

Diciendo y dando a saber que "una vez no es mérito alguno", sino más bien en la actitud, en la humildad y sencillez de corazón cómo debe recibir la Palabra de Dios todos los días, todas las veces.

Si has logrado una vez, sigue esforzándote para lograr la siguiente vez también. Preocúpate de realizar siempre las cosas mayores, conocer las cosas más profundas, y ser de confianza para que Dios te quiera revelar siempre.

• "De cierto os digo: Que no entraréis en el reino de los cielos"

No es si tú tienes o no, si estás o no apto de entrar en el reino de los cielos, sino que tú estés constantemente despierto, velando, y esforzándote en todas las obras que Dios realiza.

Porque la obra no es "solamente caminar sobre las aguas", o "ver la transfiguración de la persona de Jesús", sino que si pudiste realizar o tuviste la gracia de Dios para conocer, sigue esforzánte para que Dios te revele mayores cosas, que siempre tú recibas todas las cosas como niño, y que en el progreso de las obras de Dios, tú esté siempre ahí.

¿Vieron a todas esas personas quienes "escriben libros de sus experiencias vividas de fe" y luego se pasan de país en país dando conferencias, testimonios? No tengo noticias de un segundo libro, ni que tenga testimonio de que haya entrado en el reino de los cielos… Porque si realmente aprendieron a ser niños, hoy estarían con nosotros.

También aquellos quienes hoy no tienen nada relevante que contar, deben afirmarse en su corazón para ser niños, tener la actitud de recibir, de escuchar, de obedecer y de vivir con todas las fuerzas, teniendo los testimonios; porque mañana también le llegará los tiempos, y le corresponderá también vivir dando un testimonio. Todos los días deberá vivir como sal de la tierra, como luz del mundo.

Cuando al hombre le entra un poco de la levadura de la gloria porque tuvo fe, o porque fue capaz de realizar algo… se ha perdido el hilo de Dios, se ha quedado dormido y ¿cómo podrá Dios seguirle enseñando y mostrando su gloria?

Con esto que estoy diciendo, también me viene un pensamiento, que cuando Dios se revele por medio del Espíritu de Resurrección lo que nos ha prometido, que no debemos ir realizando conferencias, ni publicar libros… que todos quienes deseen escuchar… que vengan; y los que quieran realizar la Palabra de Dios, se hagan discípulos y que vendan todo lo que tiene y se compre la perla preciosa, si pueden.

Porque cuando el hombre piense de sí mismo como "algo" o como que haya "logrado algo", inmediatamente viene las ocasiones de caer, vienen los tropiezos; y muchos sin hacerse niños ante Jesucristo, quieren sacarse fotografías o pararse a tu lado queriendo mostrarse o considerarse como que está a tu estatura.

San Mateo 18:

6 Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar.

7 ¡Ay del mundo por los tropiezos! porque es necesario que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo!

8 Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno.

9 Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego.

10 Mirad que no menospreciéis a uno de estos pequeños; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos.

11 Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había perdido.

12 ¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se había descarriado?

13 Y si acontece que la encuentra, de cierto os digo que se regocija más por aquélla, que por las noventa y nueve que no se descarriaron.

14 Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños.

Aquí Jesús habla cómo aquellas personas quienes de alguna manera se opongan, obstaculicen, tienten, persigan cuando uno está procurando ser niño, no será inocente.

También si tienes obstáculo para ser niño ante la Palabra de Dios, tienes que quitarlo, perderlo, apartarte de las cosas o de las personas.

Así que, la iglesia tiene que ser un lugar propicio para que todos puedan ser niños en Cristo Jesús, que sepa motivar a las personas, que sepa sufrir por una persona quien quiere ser niño. Toda actividad de la iglesia debe ser encaminada a estos principios.

Mientras que Dios diga que hay que ser niño para buscar la oveja perdida, pues se deberá buscar y esperar.

Igualmente, si una persona quien como niño escucha la Palabra y se esfuerza por ser niño, y en su debilidad pide perdón se le perdonará; pero cuando Dios también cierre la puerta, estará cerrada.

El poder de Dios que pueden llegar a tener los niños que reciben el reino de los cielos se menciona aquí:

San Mateo 18:

14 Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños.

15 Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano.

16 Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra.

17 Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.

18 De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo.

19 Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.

20 Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

21 Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?

22 Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.

El ser niño para perdonar es uno de los aspectos más difíciles de la Palabra. Y se requiere de un grado superior para aquellos quienes más perdón ha requerido ante Dios.

Porque deberá mostrarse cómo y cuánto se ha vuelto niño, perdonando a su consiervo, a su hermano.

También cuanto más has necesitado de perdón, cuanto más has necesitado de que un hermano perdone a ti en proceso de ser niño; mañana igualmente deberás aprender a perdonar más.

El perdonar a un hermano, a un consiervo será la prueba más grande que la persona deberá mostrar ante Dios y ante los hombres, de que verdaderamente es niño ante Dios Padre.

Pero cuando uno guarda recelo, rencor, cuando por fuera y delante de los hombres perdona, pero no tiene sinceridad ni esfuerzo en perdona… es porque no ha conocido el perdón que le ha dado Jesucristo.

San Mateo 18:

23 Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos.

24 Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos.

25 A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda.

26 Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.

27 El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda.

28 Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes.

29 Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.

30 Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda.

31 Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado.

32 Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste.

33 ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti?

34 Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía.

35 Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

Cuando los niños reclamen a Dios porque un quien conoce a Jesucristo pero que no quiere perdonar como niño, Dios le apresará y le requerirá por todos las deudas anteriores.

Por eso, el fin último del creyente quien se hace niño, es que sepa perdonar como Jesús le ha perdonado, no una vez ni dos veces, ni siete veces, sino setenta veces siete. Porque si no eres capaz de perdonar, también los niños requerirán al Padre, y Dios te dejará apresado hasta que paques todo.

Razón por qué Jesús dice a sus discípulos: "si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos."

Perdonar las ofensas el uno al otro, es también un requisito para que puedas entrar en el reino de los cielos.

Así Dios pone a personas quienes te abofeteen, que te hagan llevar cargas, que te quitan y no te devuelven… y quieres que los perdones, para que seas perfecto como el Padre Celestial lo es.

Y que todo hombre sea condenado por sus pecados ante Dios.

San Mateo 5:

44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;

45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.

46 Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos?

47 Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles?

48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.

Pero hay personas quienes sin querer ser ellos niños ante Jesucristo y las Palabras de Dios, pero esperan que tú les perdone, que les dé un tratamiento según la biblia. Seremos niños para con Dios, se enseñará para que todos sean niños, pero cuando uno no quiere ser niño, no podrá clamar sus derechos alegando la biblia, porque ellos mismos están pecado.

Para todo hay un tiempo, y para ser niño también existe un tiempo. Y más que suficiente, pero también todo tiene su fin.

Y Jesús lo dice así, cuando el niño no aprende la gracia de Jesucristo, y aprende a llevar cargas, a perdonar a sus consiervos y a otros niños, luego que Dios lo pone en la cárcel hasta que pague todo. También viene el divorcio, la separación porque ha cometido adulterio con Dios.

Y estas palabras hay que tomarlas con mucha seriedad: "…y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos".

En cada asunto, en cada palabra, en cada doctrina, en cada trato con los hombres, en cada negocio, en cada acción se debe ser niño, y mostrar cómo está encaminando la Palabra en su vida.

Especialmente cuando el hombre no sabe perdonar a su hermano, a su consiervo y se olvida del perdón que Jesús le ha dado, será entregado a los verdugos, hasta que pague todo lo que debe al Señor.

Y si aún bajo los verdugos a quienes le expone Dios, porque no sabe agradecer que le haya perdonado sus pecados, sigue insistiendo en contra de sus consiervos, y no sabe perdonar, ni recibir toda la Palabra de Dios como niño… viene el divorcio:

San Mateo 19:

:1 Aconteció que cuando Jesús terminó estas palabras, se alejó de Galilea, y fue a las regiones de Judea al otro lado del Jordán.

2 Y le siguieron grandes multitudes, y los sanó allí.

3 Entonces vinieron a él los fariseos, tentándole y diciéndole: ¿Es lícito al hombre repudiar a su mujer por cualquier causa?

4 Él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo,

5 y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne?

6 Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.

7 Le dijeron: ¿Por qué, pues, mandó Moisés dar carta de divorcio, y repudiarla?

8 Él les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así.

9 Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera.

10 Le dijeron sus discípulos: Si así es la condición del hombre con su mujer, no conviene casarse.

11 Entonces él les dijo: No todos son capaces de recibir esto, sino aquellos a quienes es dado.

12 Pues hay eunucos que nacieron así del vientre de su madre, y hay eunucos que son hechos eunucos por los hombres, y hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos. El que sea capaz de recibir esto, que lo reciba.

13 Entonces le fueron presentados unos niños, para que pusiese las manos sobre ellos, y orase; y los discípulos les reprendieron.

14 Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos.

15 Y habiendo puesto sobre ellos las manos, se fue de allí.

Si uno no deposita en Jehová Dios, toda su herencia, si no busca en Dios para ser recompensado de todo lo que ha perdido, o cedido, o renunciado… es imposible que uno pueda ser niño.

Porque perdonar al hermano es la parte más difícil de realizar, y se requiere que todo niño sepa hacerlo. Si tienes muchos rencores, si tienes angustias por las muchas injusticias, si no estás en paz por todo lo que te han quitado, despojado, o robado, o que no te devuelven… hay que saber que falta ser más niño y así entrar en el reino de los cielos.

Por eso, muchos aún debajo de verdugos que los maltratan no se arrepienten, ni saben mirar sus pecados. Así llega un tiempo en que Dios quita delante, porque se ha divorciado.

Ser niño en Cristo Jesús, ser niño en toda la Palabra de Dios, ser niño para que seas perfecto como el Padre Celestial es esencial, por eso dice… "que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos".

Y un ejemplo de cuán difícil es hacerse niño Jesús lo muestra con este ejemplo:

San Mateo 19:

16 Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna?

17 Él le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.

18 Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio.

19 Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

20 El joven le dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta?

21 Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.

22 Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.

23 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos.

24 Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.

25 Sus discípulos, oyendo esto, se asombraron en gran manera, diciendo: ¿Quién, pues, podrá ser salvo?

26 Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible.

27 Entonces respondiendo Pedro, le dijo: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿qué, pues, tendremos?

28 Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.

29 Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.

30 Pero muchos primeros serán postreros, y postreros, primeros.

No es ser niño una vez, ni ser niño en un proceso, sino hay que serlo hasta el final.

Este joven pudo ser niño para guardar los mandamientos de Moisés y fue muy bien ponderado por Jesús, pero no pudo ser niño para seguir al Señor dejando todo. Y dice: "De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos".

Entonces, de qué puede estar seguro los niños; y esto está en la boca de Pedro: "

San Mateo 19:

27 Entonces respondiendo Pedro, le dijo: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿qué, pues, tendremos?

28 Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.

29 Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.

Por eso, ser niño en Cristo Jesús para entrar en el reino de los cielos, no es una vez, ni dos veces, sino todas y tantas veces como así se requiera.

También se requiere que todos sean como niños a la hora de trabajar en la iglesia o en su vida para Jesucristo. Hay que concentrarse más en ser niño que buscar la recompensa, porque mucho se equivocará si uno busca alguna recompensa según la cantidad de trabajo que realiza, o las horas trabajadas.

Se cuenta: se entra o no se entra en el reino de los cielos.

1 Porque el reino de los cielos es semejante a un hombre, padre de familia, que salió por la mañana a contratar obreros para su viña.

2 Y habiendo convenido con los obreros en un denario al día, los envió a su viña.

3 Saliendo cerca de la hora tercera del día, vio a otros que estaban en la plaza desocupados;

4 y les dijo: Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo. Y ellos fueron.

5 Salió otra vez cerca de las horas sexta y novena, e hizo lo mismo.

6 Y saliendo cerca de la hora undécima, halló a otros que estaban desocupados; y les dijo: ¿Por qué estáis aquí todo el día desocupados?

7 Le dijeron: Porque nadie nos ha contratado. Él les dijo: Id también vosotros a la viña, y recibiréis lo que sea justo.

8 Cuando llegó la noche, el señor de la viña dijo a su mayordomo: Llama a los obreros y págales el jornal, comenzando desde los postreros hasta los primeros.

9 Y al venir los que habían ido cerca de la hora undécima, recibieron cada uno un denario.

10 Al venir también los primeros, pensaron que habían de recibir más; pero también ellos recibieron cada uno un denario.

11 Y al recibirlo, murmuraban contra el padre de familia,

12 diciendo: Estos postreros han trabajado una sola hora, y los has hecho iguales a nosotros, que hemos soportado la carga y el calor del día.

13 Él, respondiendo, dijo a uno de ellos: Amigo, no te hago agravio; ¿no conviniste conmigo en un denario?

14 Toma lo que es tuyo, y vete; pero quiero dar a este postrero, como a ti.

15 ¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes tú envidia, porque yo soy bueno?

16 Así, los primeros serán postreros, y los postreros, primeros; porque muchos son llamados, mas pocos escogidos.

Por eso, si uno se olvida del Perdón que le ha dado Jesucristo, si uno se olvida de la gracia del Padre por haberte escogido para salvación… todo lo que uno pasa por seguir a Jesús, jamás será suficiente, jamás estará satisfecho, siempre pensará que está trabajando, sufriendo, esperanza, aguardando demasiado en las Promesas de Dios.

Saberse que uno es un deudor eterno para con Jesucristo, es importante para ser niño.

Comprender todos los días la palabra de Dios para ser niño, y estar en la condición de niño es una gran bendición, y una gracia suprema.

Por eso, si uno trabaja por la recompensa, si uno trabaja por el denario o el salario, si uno trabaja porque dice "seré bendecido mañana", en realidad no podrá entrar en el reino de los cielos, porque no está siendo niño.

Incluso hay que ser niño a tal punto de "tomar la cruz de Cristo y morir cuando así se requiera a un niño".

San Mateo 20:

17 Subiendo Jesús a Jerusalén, tomó a sus doce discípulos aparte en el camino, y les dijo:

18 He aquí subimos a Jerusalén, y el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas, y le condenarán a muerte;

19 y le entregarán a los gentiles para que le escarnezcan, le azoten, y le crucifiquen; mas al tercer día resucitará.

Así que toda acción de Dios que necesite realizar en su tiempo, como que uno padezca en Cristo Jesús, que lleve una cruz, que tenga que padecer por el evangelio, o que alguien lleve una carga por un hermano, o tenga que quitarse una capa, o recibir una bofetada, o recibir los vituperios de Cristo, se deberá recibir como niño; y lo más importante: "SE PODRÁ REQUERIR QUE TODOS SEAMOS NIÑOS PARA RECIBIR LA CRUZ DE CRISTO".

Que inclusive para esto, uno debe estar preparado como niño y para ser niño.

La madre de Zebedeo pensaba que ellos habían realizado lo suficiente, seguido a Jesús y que eso era un mérito suficiente para pedir que sus hijos se siente a la diestra y siniestra de Jesús en el reino.

Jesús explica que no es por quién se sentará, sino que se hará por cuánto cada uno puede ser niño, pero también que están preparados para aquellos quienes tienen que sentarse, que harán obras muy específicas en el tiempo y progreso del Evangelio.

San Mateo 20:

20 Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, postrándose ante él y pidiéndole algo.

21 Él le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda.

22 Entonces Jesús respondiendo, dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber, y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Y ellos le dijeron: Podemos.

23 Él les dijo: A la verdad, de mi vaso beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados; pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado por mi Padre.

24 Cuando los diez oyeron esto, se enojaron contra los dos hermanos.

25 Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad.

26 Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor,

27 y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo;

28 como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

Así que si uno no sabe entender todo esto, si no sabe hasta qué punto uno debe ser niño para recibir y entrar en el reino de los cielos, está ciego. Tiene que recibir la vista para que se le abran los ojos espirituales:

San Mateo 20:

29 Al salir ellos de Jericó, le seguía una gran multitud.

30 Y dos ciegos que estaban sentados junto al camino, cuando oyeron que Jesús pasaba, clamaron, diciendo: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros!

31 Y la gente les reprendió para que callasen; pero ellos clamaban más, diciendo: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros!

32 Y deteniéndose Jesús, los llamó, y les dijo: ¿Qué queréis que os haga?

33 Ellos le dijeron: Señor, que sean abiertos nuestros ojos.

34 Entonces Jesús, compadecido, les tocó los ojos, y en seguida recibieron la vista; y le siguieron.

Conclusión:

No es simplemente "creer en Jesús como tu salvador". Sino hay que ser niño para cada etapa, para cada discipulado, para cada disciplina, para cada obra, para cada perfeccionamiento, para toda pérdida, para todo renunciamiento, para perdonar a tu consiervo; ser niño para tomar tu cruz y morir en el caso que se te dará a ti, y según cuánto seas niño sin importar las recompensas que recibas… entonces Dios sabrá dónde tú te sentarás.

Si todas estas cosas no sabes ver, si en todas estas cosas no quieres ser niño, o no sientes necesidad de ser niño… entonces eres ciego. Hay que clamar a Dios para que se te abran los ojos espirituales, y habrás de caminar mucho, obrar mucho, obedecer mucho, morir muchas veces como niño.

Por eso se engañan mucho los evangélicos con el dicho "creo en Jesucristo como ni Señor y Salvador", y piensan que serán resucitados y llevados al Cielo… ¿En dónde se cumplirá la Palabra: El justo por su fe vivirá?

Por sus propias palabras serán juzgados y por sus propias acciones o faltas de éstas serán juzgados.

Es porque Jesús dice que el reino de los cielos es como una red, donde muchos peces son atrapados y una vez en la playa, se los selecciona los buenos y los malos se tira.

Pero antes que se lleguen a esta etapa, hay que ser niño, y anticipadamente saber que tú tienes una amplia y generosa entrada en el reino de los cielos, porque te hiciste niño.

He aquí vuestra casa os es dejada desierta

Wednesday, January 10, 2018

10:12

Cuando Jesús llegó al templo de Jerusalén, muchos pensaron que Dios restauraría el templo, la gloria pasada, resolvería el problema de los invasores romanos; y por eso hubo mucha algarabía:

San Mateo 21:

1 Cuando se acercaron a Jerusalén, y vinieron a Betfagé, al monte de los Olivos, Jesús envió dos discípulos,

2 diciéndoles: Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos.

3 Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará.

4 Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo:

5 Decid a la hija de Sion: He aquí, tu Rey viene a ti, Manso, y sentado sobre una asna, Sobre un pollino, hijo de animal de carga.

6 Y los discípulos fueron, e hicieron como Jesús les mandó;

7 y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y él se sentó encima.

8 Y la multitud, que era muy numerosa, tendía sus mantos en el camino; y otros cortaban ramas de los árboles, y las tendían en el camino.

9 Y la gente que iba delante y la que iba detrás aclamaba, diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!

10 Cuando entró él en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió, diciendo: ¿Quién es éste?

11 Y la gente decía: Éste es Jesús el profeta, de Nazaret de Galilea.

Zacarías 9:

8 Entonces acamparé alrededor de mi casa como un guarda, para que ninguno vaya ni venga, y no pasará más sobre ellos el opresor; porque ahora miraré con mis ojos.

9 Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.

10 Y de Efraín destruiré los carros, y los caballos de Jerusalén, y los arcos de guerra serán quebrados; y hablará paz a las naciones, y su señorío será de mar a mar, y desde el río hasta los fines de la tierra.

11 Y tú también por la sangre de tu pacto serás salva; yo he sacado tus presos de la cisterna en que no hay agua.

12 Volveos a la fortaleza, oh prisioneros de esperanza; hoy también os anuncio que os restauraré el doble.

13 Porque he entesado para mí a Judá como arco, e hice a Efraín su flecha, y despertaré a tus hijos, oh Sion, contra tus hijos, oh Grecia, y te pondré como espada de valiente.

14 Y Jehová será visto sobre ellos, y su dardo saldrá como relámpago; y Jehová el Señor tocará trompeta, e irá entre torbellinos del austro.

15 Jehová de los ejércitos los amparará, y ellos devorarán, y hollarán las piedras de la honda, y beberán, y harán estrépito como tomados de vino; y se llenarán como tazón, o como cuernos del altar.

16 Y los salvará en aquel día Jehová su Dios como rebaño de su pueblo; porque como piedras de diadema serán enaltecidos en su tierra.

17 Porque ¡cuánta es su bondad, y cuánta su hermosura! El trigo alegrará a los jóvenes, y el vino a las doncellas.

Cuando los hombres tienen una idea firme de que sus obras son buenas en Dios, siempre buscan una salvación que los libre de sus actuales problemas. ¿Habrán pensado de Jesús como uno de los jueces que reconquista la tierra y la devuelve a los judíos su antigua gloria?

Pero Jesús mismo dice a Pilato:

San Juan 18:

35 Pilato le respondió: ¿Soy yo acaso judío? Tu nación, y los principales sacerdotes, te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?

36 Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí.

37 Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.

Y hoy también muchos celebran la llegada de Jesús subido sobre un pollino como una "entrada triunfal a Jerusalén", pero en realidad es para cumplir con el sacrificio definitivo como Cordero, pero también es para destruir "el pacto viejo", en los sacrificios continuos que se ofrecen por medio de los sacerdotes aarónicos, para juzgar a los hombres en ese tiempo; para comenzar el Nuevo Pacto, en un sacerdocio eterno, que entrando dentro del Lugar Santísimo, accede al templo de la Jerusalén Celestial, donde Jesús es el sacerdote eterno según el orden de Melquisedec.

Por eso, Jesús cuando es apresado por los sacerdotes y el concilio, juzgado por Roma y muerto en la cruz, Jesús dice a las personas que lloraban en el camino a Gólgota:

San Mateo 23:

34 Por tanto, he aquí yo os envío profetas y sabios y escribas; y de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas, y perseguiréis de ciudad en ciudad;

35 para que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el templo y el altar.

36 De cierto os digo que todo esto vendrá sobre esta generación.

37 ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!

38 He aquí vuestra casa os es dejada desierta.

39 Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor.

"Vuestra casa os es dejada desierta".

"Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor".

¿Qué significa esto?

Como el pueblo con el cual Jehová hizo un pacto Abraham y sus descendientes, finalmente mataron al heredero de Dios, a Jesús; también el pacto es quebrado, el templo en donde Jehová se manifestaba y era el lugar donde todos debían venir a ofrecer sus sacrificios es dejado vacío.

¡Que es dejado vacío por Dios!

Es por esta razón hasta el día de hoy el templo de Jerusalén no puede ser reconstruida luego de la destrucción anunciada por Jesús.

Que tienen tantos problemas con los pueblos vecinos y en el lugar del templo antiguo, hoy está erigido un templo musulmán.

Que por más que la iglesia de Roma organizara Cruzadas para reconquistar Jerusalén, Dios jamás les acompañó.

¿Y por qué tantos problemas que genera esa tierra? ¿Por qué los hombres quieren restablecer algo que Jesús mismos declaró que se dejaría vacía hasta que se diga: "bendito el que viene en el nombre del Señor"?

Todo esto sucede porque los hombres no comprendieron el Pacto Viejo y el Pacto Nuevo; es por eso, que se hace un desgaste increíble de fuerzas, se generan violencias, conflictos y guerras.

Jesús también aclaró a sus discípulos:

San Mateo 24:

Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo.

2 Respondiendo él, les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada.

3 Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?

4 Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe.

5 Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán.

6 Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin.

7 Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares.

8 Y todo esto será principio de dolores.

9 Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre.

10 Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán.

11 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos;

12 y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.

13 Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

14 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

15 Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda),

16 entonces los que estén en Judea, huyan a los montes.

17 El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa;

18 y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa.

19 Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días!

20 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo;

21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá.

22 Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.

23 Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis.

24 Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.

25 Ya os lo he dicho antes.

26 Así que, si os dijeren: Mirad, está en el desierto, no salgáis; o mirad, está en los aposentos, no lo creáis.

27 Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre.

28 Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas.

29 E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas.

Jesús mismo da una muestra de cómo el templo sería es limpiado por causa de sus pecados y corrupciones:

San Mateo 21:

12 Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas;

13 y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.

14 Y vinieron a él en el templo ciegos y cojos, y los sanó.

15 Pero los principales sacerdotes y los escribas, viendo las maravillas que hacía, y a los muchachos aclamando en el templo y diciendo: ¡Hosanna al Hijo de David! se indignaron,

16 y le dijeron: ¿Oyes lo que éstos dicen? Y Jesús les dijo: Sí; ¿nunca leísteis: De la boca de los niños y de los que maman Perfeccionaste la alabanza?

17 Y dejándolos, salió fuera de la ciudad, a Betania, y posó allí.

Y en lugar de encontrar frutos, en lugar de encontrar a personas quienes buscan lo recto, a cumplir con el pacto de Dios, solamente encuentra hipocresía, engaño y desviación:

Por eso, Jesús también muestra la higuera seca, porque Dios maldice a todos quienes no tienen frutos cuando llega el hijo del Hombre:

San Mateo 21:

18 Por la mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre.

19 Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera.

20 Viendo esto los discípulos, decían maravillados: ¿Cómo es que se secó en seguida la higuera?

21 Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho.

22 Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.

Como los hombres que supuestamente son los gobernadores del templo, de la religión judaica, de aquellos que gobiernan el pueblo; en lugar de ver o entender sus pecados, más bien vienen a discutir qué autoridad tiene Jesús para realizar todo lo que está haciendo:

San Mateo 21:

23 Cuando vino al templo, los principales sacerdotes y los ancianos del pueblo se acercaron a él mientras enseñaba, y le dijeron: ¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿y quién te dio esta autoridad?

24 Respondiendo Jesús, les dijo: Yo también os haré una pregunta, y si me la contestáis, también yo os diré con qué autoridad hago estas cosas.

25 El bautismo de Juan, ¿de dónde era? ¿Del cielo, o de los hombres? Ellos entonces discutían entre sí, diciendo: Si decimos, del cielo, nos dirá: ¿Por qué, pues, no le creísteis?

26 Y si decimos, de los hombres, tememos al pueblo; porque todos tienen a Juan por profeta.

27 Y respondiendo a Jesús, dijeron: No sabemos. Y él también les dijo: Tampoco yo os digo con qué autoridad hago estas cosas.

28 Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en mi viña.

29 Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después, arrepentido, fue.

30 Y acercándose al otro, le dijo de la misma manera; y respondiendo él, dijo: Sí, señor, voy. Y no fue.

31 ¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero. Jesús les dijo: De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios.

32 Porque vino a vosotros Juan en camino de justicia, y no le creísteis; pero los publicanos y las rameras le creyeron; y vosotros, viendo esto, no os arrepentisteis después para creerle.

33 Oíd otra parábola: Hubo un hombre, padre de familia, el cual plantó una viña, la cercó de vallado, cavó en ella un lagar, edificó una torre, y la arrendó a unos labradores, y se fue lejos.

34 Y cuando se acercó el tiempo de los frutos, envió sus siervos a los labradores, para que recibiesen sus frutos.

35 Mas los labradores, tomando a los siervos, a uno golpearon, a otro mataron, y a otro apedrearon.

36 Envió de nuevo otros siervos, más que los primeros; e hicieron con ellos de la misma manera.

37 Finalmente les envió su hijo, diciendo: Tendrán respeto a mi hijo.

38 Mas los labradores, cuando vieron al hijo, dijeron entre sí: Éste es el heredero; venid, matémosle, y apoderémonos de su heredad.

39 Y tomándole, le echaron fuera de la viña, y le mataron.

40 Cuando venga, pues, el señor de la viña, ¿qué hará a aquellos labradores?

41 Le dijeron: A los malos destruirá sin misericordia, y arrendará su viña a otros labradores, que le paguen el fruto a su tiempo.

42 Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo. El Señor ha hecho esto, Y es cosa maravillosa a nuestros ojos?

43 Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.

44 Y el que cayere sobre esta piedra será quebrantado; y sobre quien ella cayere, le desmenuzará.

45 Y oyendo sus parábolas los principales sacerdotes y los fariseos, entendieron que hablaba de ellos.

46 Pero al buscar cómo echarle mano, temían al pueblo, porque éste le tenía por profeta.

Todas estas cosas suceden cuando Jehová Dios envía a su profeta que es "voz que clama en el desierto, enderezad el camino para el Señor".

Tenemos las muestras de las obras que hizo Jesús.

Tenemos y sabemos de las reacciones de los gobernantes de la nación.

Pues, eso es algo que se tiene que entender, porque en los tiempos en que se aparezca el otro hijo del hombre, que Dios levanta y que servirá para dar cumplimiento y término al pacto viejo, y así comenzar el nuevo… el corazón de los hombres, las reacciones de los hombres, las incredulidades, los amores por el mundo, Roma que invade y gobierna… todo será semejante.

El que tiene ojos para ver y oídos para oír… que entienda.

Si en aquel tiempo Jesús utilizó estas parábolas para referirse a la situación de cómo estaban respondiendo los hombres ante la venida y presencia de Jesús, también en forma similar sucederá lo mismo cuando venga el otro hijo de hombre:

San Mateo 21:

28 Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en mi viña.

29 Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después, arrepentido, fue.

30 Y acercándose al otro, le dijo de la misma manera; y respondiendo él, dijo: Sí, señor, voy. Y no fue.

31 ¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero. Jesús les dijo: De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios.

32 Porque vino a vosotros Juan en camino de justicia, y no le creísteis; pero los publicanos y las rameras le creyeron; y vosotros, viendo esto, no os arrepentisteis después para creerle.

Por eso, hoy también la iglesia conocida como evangélica, es dejada vacía. Porque estas palabras se cumplieron, y en lugar de arrepentirse, más bien mataron al enviado:

San Mateo 23:

37 ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!

38 He aquí vuestra casa os es dejada desierta.

39 Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor.

Entonces se cumplieron, y ahora también se cumplen:

San Mateo 21:

39 Y tomándole, le echaron fuera de la viña, y le mataron.

40 Cuando venga, pues, el señor de la viña, ¿qué hará a aquellos labradores?

41 Le dijeron: A los malos destruirá sin misericordia, y arrendará su viña a otros labradores, que le paguen el fruto a su tiempo.

42 Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo. El Señor ha hecho esto, Y es cosa maravillosa a nuestros ojos?

43 Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.

44 Y el que cayere sobre esta piedra será quebrantado; y sobre quien ella cayere, le desmenuzará.

45 Y oyendo sus parábolas los principales sacerdotes y los fariseos, entendieron que hablaba de ellos.

46 Pero al buscar cómo echarle mano, temían al pueblo, porque éste le tenía por profeta.

Cuando los hombres no tienen ni han sembrado sus tesoros en el cielo, sus ojos están enfocados en la tierra, en la Jerusalén terrenal, en la iglesia que piensan que perdurará; cuando que Jesús vino justamente a destruir ese templo, y levantar uno que es eterno, en su cuerpo, en el sacerdocio según Melquisedec.

Entonces, cuando vino Jesús más bien se encargaron de matarlo, y hoy también sucede en tiempos del hijo del hombre.

San Mateo 22:

1 Respondiendo Jesús, les volvió a hablar en parábolas, diciendo:

2 El reino de los cielos es semejante a un rey que hizo fiesta de bodas a su hijo;

3 y envió a sus siervos a llamar a los convidados a las bodas; mas éstos no quisieron venir.

4 Volvió a enviar otros siervos, diciendo: Decid a los convidados: He aquí, he preparado mi comida; mis toros y animales engordados han sido muertos, y todo está dispuesto; venid a las bodas.

5 Mas ellos, sin hacer caso, se fueron, uno a su labranza, y otro a sus negocios;

6 y otros, tomando a los siervos, los afrentaron y los mataron.

7 Al oírlo el rey, se enojó; y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos homicidas, y quemó su ciudad.

8 Entonces dijo a sus siervos: Las bodas a la verdad están preparadas; mas los que fueron convidados no eran dignos.

9 Id, pues, a las salidas de los caminos, y llamad a las bodas a cuantos halléis.

10 Y saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron, juntamente malos y buenos; y las bodas fueron llenas de convidados.

11 Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda.

12 Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas él enmudeció.

13 Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

14 Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.

Ahora, vayamos a qué significa:

"HE AQUÍ VUESTRA CASA OS ES DEJADA DESIERTA"

Que Dios se ausentará de la iglesia de todos estos que se han rebelado, quienes han condenado al hijo del Hombre, aquellos que no escucharon la voz del que clama en el desierto.

Aún cuando se ha dado un testimonio tan grande, han sido incrédulos; no han sabido ser niños…

Por tanto, su Jerusalén, la iglesia de cada uno de aquellos que no creyeron, ni se arrepintieron, será abandonada por Dios.

Como dijo Jesús:

San Mateo 23:

37 ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!

38 He aquí vuestra casa os es dejada desierta.

39 Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor.

Y ¿qué pasará con los hombres que están en las iglesias que supuestamente creen y confiesan a Jesucristo? ¿Qué sucede cuando el juicio viene y existe una maldición de Dios?

San Mateo 21:

18 Por la mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre.

19 Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera.

20 Viendo esto los discípulos, decían maravillados: ¿Cómo es que se secó en seguida la higuera?

21 Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho.

22 Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.

23 Cuando vino al templo, los principales sacerdotes y los ancianos del pueblo se acercaron a él mientras enseñaba, y le dijeron: ¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿y quién te dio esta autoridad?

24 Respondiendo Jesús, les dijo: Yo también os haré una pregunta, y si me la contestáis, también yo os diré con qué autoridad hago estas cosas.

25 El bautismo de Juan, ¿de dónde era? ¿Del cielo, o de los hombres? Ellos entonces discutían entre sí, diciendo: Si decimos, del cielo, nos dirá: ¿Por qué, pues, no le creísteis?

26 Y si decimos, de los hombres, tememos al pueblo; porque todos tienen a Juan por profeta.

27 Y respondiendo a Jesús, dijeron: No sabemos. Y él también les dijo: Tampoco yo os digo con qué autoridad hago estas cosas.

Por eso dije hace tiempo que Dios nos hizo sentar a su diestra, y que quedáramos sentados, descansando y quieto, hasta que ponga a todos los enemigos por estrado de nuestros pies:

Salmos 110:

1 Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.

2 Jehová enviará desde Sion la vara de tu poder; Domina en medio de tus enemigos.

3 Tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder, En la hermosura de la santidad. Desde el seno de la aurora Tienes tú el rocío de tu juventud.

4 Juró Jehová, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre Según el orden de Melquisedec.

5 El Señor está a tu diestra; Quebrantará a los reyes en el día de su ira.

6 Juzgará entre las naciones, Las llenará de cadáveres; Quebrantará las cabezas en muchas tierras.

7 Del arroyo beberá en el camino, Por lo cual levantará la cabeza.

Estas son palabras declaradas y aplicadas, que están en rigor.

Jeremías 7:

1 Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo:

2 Ponte a la puerta de la casa de Jehová, y proclama allí esta palabra, y di: Oíd palabra de Jehová, todo Judá, los que entráis por estas puertas para adorar a Jehová.

3 Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Mejorad vuestros caminos y vuestras obras, y os haré morar en este lugar.

4 No fiéis en palabras de mentira, diciendo: Templo de Jehová, templo de Jehová, templo de Jehová es éste.

5 Pero si mejorareis cumplidamente vuestros caminos y vuestras obras; si con verdad hiciereis justicia entre el hombre y su prójimo,

6 y no oprimiereis al extranjero, al huérfano y a la viuda, ni en este lugar derramareis la sangre inocente, ni anduviereis en pos de dioses ajenos para mal vuestro,

7 os haré morar en este lugar, en la tierra que di a vuestros padres para siempre.

8 He aquí, vosotros confiáis en palabras de mentira, que no aprovechan.

9 Hurtando, matando, adulterando, jurando en falso, e incensando a Baal, y andando tras dioses extraños que no conocisteis,

10 ¿vendréis y os pondréis delante de mí en esta casa sobre la cual es invocado mi nombre, y diréis: Librados somos; para seguir haciendo todas estas abominaciones?

11 ¿Es cueva de ladrones delante de vuestros ojos esta casa sobre la cual es invocado mi nombre? He aquí que también yo lo veo, dice Jehová.

12 Andad ahora a mi lugar en Silo, donde hice morar mi nombre al principio, y ved lo que le hice por la maldad de mi pueblo Israel.

13 Ahora, pues, por cuanto vosotros habéis hecho todas estas obras, dice Jehová, y aunque os hablé desde temprano y sin cesar, no oísteis, y os llamé, y no respondisteis;

14 haré también a esta casa sobre la cual es invocado mi nombre, en la que vosotros confiáis, y a este lugar que di a vosotros y a vuestros padres, como hice a Silo.

15 Os echaré de mi presencia, como eché a todos vuestros hermanos, a toda la generación de Efraín.

16 Tú, pues, no ores por este pueblo, ni levantes por ellos clamor ni oración, ni me ruegues; porque no te oiré.

17 ¿No ves lo que éstos hacen en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén?

18 Los hijos recogen la leña, los padres encienden el fuego, y las mujeres amasan la masa, para hacer tortas a la reina del cielo y para hacer ofrendas a dioses ajenos, para provocarme a ira.

19 ¿Me provocarán ellos a ira? dice Jehová. ¿No obran más bien ellos mismos su propia confusión?

20 Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: He aquí que mi furor y mi ira se derramarán sobre este lugar, sobre los hombres, sobre los animales, sobre los árboles del campo y sobre los frutos de la tierra; se encenderán, y no se apagarán.

21 Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Añadid vuestros holocaustos sobre vuestros sacrificios, y comed la carne.

22 Porque no hablé yo con vuestros padres, ni nada les mandé acerca de holocaustos y de víctimas el día que los saqué de la tierra de Egipto.

23 Mas esto les mandé, diciendo: Escuchad mi voz, y seré a vosotros por Dios, y vosotros me seréis por pueblo; y andad en todo camino que os mande, para que os vaya bien.

24 Y no oyeron ni inclinaron su oído; antes caminaron en sus propios consejos, en la dureza de su corazón malvado, y fueron hacia atrás y no hacia adelante,

25 desde el día que vuestros padres salieron de la tierra de Egipto hasta hoy. Y os envié todos los profetas mis siervos, enviándolos desde temprano y sin cesar;

26 pero no me oyeron ni inclinaron su oído, sino que endurecieron su cerviz, e hicieron peor que sus padres.

27 Tú, pues, les dirás todas estas palabras, pero no te oirán; los llamarás, y no te responderán.

28 Les dirás, por tanto: Ésta es la nación que no escuchó la voz de Jehová su Dios, ni admitió corrección; pereció la verdad, y de la boca de ellos fue cortada.

29 Corta tu cabello, y arrójalo, y levanta llanto sobre las alturas; porque Jehová ha aborrecido y dejado la generación objeto de su ira.

30 Porque los hijos de Judá han hecho lo malo ante mis ojos, dice Jehová; pusieron sus abominaciones en la casa sobre la cual fue invocado mi nombre, amancillándola.

31 Y han edificado los lugares altos de Tofet, que está en el valle del hijo de Hinom, para quemar al fuego a sus hijos y a sus hijas, cosa que yo no les mandé, ni subió en mi corazón.

32 Por tanto, he aquí vendrán días, ha dicho Jehová, en que no se diga más, Tofet, ni valle del hijo de Hinom, sino Valle de la Matanza; y serán enterrados en Tofet, por no haber lugar.

33 Y serán los cuerpos muertos de este pueblo para comida de las aves del cielo y de las bestias de la tierra; y no habrá quien las espante.

34 Y haré cesar de las ciudades de Judá, y de las calles de Jerusalén, la voz de gozo y la voz de alegría, la voz del esposo y la voz de la esposa; porque la tierra será desolada.