Anotaciones bíblicas del Pastor

Libro de Hebreos (Inicio: 04/diciembre/2017)


UNGIÓ DIOS CON ÓLEO DE ALEGRÍA

Blancos para la siega

Monday, December 4, 2017

20:14

Desde que tenemos estas palabras de San Juan 4:

31 Entre tanto, los discípulos le rogaban, diciendo: Rabí, come.

32 Él les dijo: Yo tengo una comida que comer, que vosotros no sabéis.

33 Entonces los discípulos decían unos a otros: ¿Le habrá traído alguien de comer?

34 Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.

35 ¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega.

36 Y el que siega recibe salario, y recoge fruto para vida eterna, para que el que siembra goce juntamente con el que siega.

37 Porque en esto es verdadero el dicho: Uno es el que siembra, y otro es el que siega.

38 Yo os he enviado a segar lo que vosotros no labrasteis; otros labraron, y vosotros habéis entrado en sus labores.

Con fe, también tenemos que prepararnos nosotros mismos en las palabras y en la sabiduría e inteligencia que Dios nos dará porque la siega está blanco.

Por eso, haremos un punto de parada en el Estudio de San Juan Noviembre 2017 que veníamos realizando, porque tenemos que prepararnos para la nueva iglesia.

Pues, si Jesús nos dice que la siega está blanco para ser cosechado, tenemos que prepararnos.

No como la vieja iglesia evangélica, sino una nueva, pues nosotros abrimos la iglesia en el Nuevo Pacto, aquella donde guía según las leyes del Sacerdocio de Melquisedec, un sacerdocio eterno, donde Jesús es sacerdote.

Por eso, dice en la biblia:

1 Pedro 2:

6 Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en él, no será avergonzado.

7 Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen, La piedra que los edificadores desecharon, Ha venido a ser la cabeza del ángulo;

8 y: Piedra de tropiezo, y roca que hace caer, porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados.

9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.

Si Jesús dice que hay que comer esta comida, porque las personas están preparadas, están blancos para la siega; y sabemos que tenemos las palabras de la Promesa:

Isaías 49:

17 Tus edificadores vendrán aprisa; tus destruidores y tus asoladores saldrán de ti.

18 Alza tus ojos alrededor, y mira: todos éstos se han reunido, han venido a ti. Vivo yo, dice Jehová, que de todos, como de vestidura de honra, serás vestida; y de ellos serás ceñida como novia.

19 Porque tu tierra devastada, arruinada y desierta, ahora será estrecha por la multitud de los moradores, y tus destruidores serán apartados lejos.

20 Aun los hijos de tu orfandad dirán a tus oídos: Estrecho es para mí este lugar; apártate, para que yo more.

21 Y dirás en tu corazón: ¿Quién me engendró éstos? Porque yo había sido privada de hijos y estaba sola, peregrina y desterrada; ¿quién, pues, crió éstos? He aquí yo había sido dejada sola; ¿dónde estaban éstos?

22 Así dijo Jehová el Señor: He aquí, yo tenderé mi mano a las naciones, y a los pueblos levantaré mi bandera; y traerán en brazos a tus hijos, y tus hijas serán traídas en hombros.

23 Reyes serán tus ayos, y sus reinas tus nodrizas; con el rostro inclinado a tierra te adorarán, y lamerán el polvo de tus pies; y conocerás que yo soy Jehová, que no se avergonzarán los que esperan en mí.

Como somos una piedra desechada por las iglesias evangélicas, esta que nos abre Dios, será según el Pacto Nuevo que hemos entrado a precio de sangre. Porque nosotros mismos hemos "ofrecido voluntariamente", y que durante todos estos tiempos hemos padecido y soportado; porque nuestro amor por el Padre y en las promesas que tenemos en Jesucristo es firme.

Esta es nuestra confianza y nuestra verdad, que Dios nos ha despertado el amor de la morena sunamita, y que hoy nos ha hecho esposa del Cordero, que lo que Dios unió, nadie lo separe.

Por esta razón, vamos a estudiar Hebreos, porque necesitamos que Dios nos actualice en nuestra sabiduría, en doctrina, en inteligencia espiritual, y cómo fundaremos la iglesia según el Sacerdocio de Melquisedec.

Sí, nada ha sucedido aún, pero nosotros somos una iglesia que nos guiamos por medio de la Palabra que Dios nos da, aún antes que suceda, aún antes que se confirme y sea visible a todos los hombres los resultados de nuestra fe, y por qué hemos luchado y con convicción hemos participado de la muerte.

Como Jesús dejó de lado el alimento que le traían los discípulos como almuerzo; nosotros también, por encima de la necesidad de nuestros deseos y necesidades; queremos estar en la mente de Cristo, preparándonos para la siega, para que las Palabras Proféticas de Isaías 49 que venimos aguardando desde el primer sermón del año 2013, se cumpla.

Hebreos 10:

39 Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.

¿Quién nos repalda?

Monday, December 4, 2017

20:39

Si antes teníamos los lazos de los hombres que nos confirmaban como iglesia, como pastor; hoy ya estamos libres y desligados de esas ataduras, y de esas leyes de hombres.

Como fuimos como piedra desechada por los edificadores, y nos han echado de sus denominaciones, y nos han quitado la ordenación pastoral; porque tenemos un pacto y un espíritu diferente a la de ellos.

Entonces, ¿quién nos convalida hoy? ¿Quién nos respalda?

Pues ahora, sí sabremos con quién está el Dios del cielo y de la tierra, sabremos verdaderamente cuál es la iglesia del Señor Jesucristo, y cuál la iglesia que anda en el Pacto Nuevo.

Sí, como lo dijo Jesús: "Por sus frutos los conoceréis"

San Mateo 7:

13 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella;

14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

15 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.

16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?

17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos.

18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos.

19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.

20 Así que, por sus frutos los conoceréis.

21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?

23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.

25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.

26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena;

27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.

Así, que ya es tiempo de ver con quién está Dios, y lo veremos por los frutos.

¿Quién nos respalda? ¿Cómo sabremos que Dios está con nosotros? Pues estas cosas serán notorias:

• 2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;

3 el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, (Hebreos 1:2-3)

• 5 Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy, y otra vez: Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo? (Hebreos 1:5)

• 9 Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros. (Hebreos 1:9)

Y esto es lo nuevo en las palabras de hoy: "Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros"

Si los pastores hombres, son ordenados luego de sus estudios en los seminarios y luego de ser examinados por otros pastores hombres…

Hoy, el que ha examinado es Dios. Y porque hemos amado la justicia y hemos aborrecido la maldad; nos ha ungido Dios con óleo de alegría más que a tus compañeros.

Ahora, ¿a quiénes se refiere con "tus compañeros"?

Son los profetas, son aquellos que han dado testimonio de Cristo, son aquellos quienes han guardado la Palabra, han sido perseguidos, atribulados y que se han vestido de vestiduras blancas.

Pero ¿por qué nosotros tenemos óleo de alegría más que esos compañeros? Porque todos ellos profetizaron, trabajaron, enseñaron, condujeron a los hombres; pero somos nosotros quienes cerramos el pacto viejo con nuestra obra de muerte, y que también inauguremos el pacto nuevo en el Sacerdocio de Melquisedec, según el templo celestial, la Jerusalén de arriba.

De esto dice la biblia:

Jeremías 31:

34 Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.

35 Así ha dicho Jehová, que da el sol para luz del día, las leyes de la luna y de las estrellas para luz de la noche, que parte el mar, y braman sus ondas; Jehová de los ejércitos es su nombre:

36 Si faltaren estas leyes delante de mí, dice Jehová, también la descendencia de Israel faltará para no ser nación delante de mí eternamente.

37 Así ha dicho Jehová: Si los cielos arriba se pueden medir, y explorarse abajo los fundamentos de la tierra, también yo desecharé toda la descendencia de Israel por todo lo que hicieron, dice Jehová.

38 He aquí que vienen días, dice Jehová, en que la ciudad será edificada a Jehová, desde la torre de Hananeel hasta la puerta del Ángulo.

39 Y saldrá más allá el cordel de la medida delante de él sobre el collado de Gareb, y rodeará a Goa.

40 Y todo el valle de los cuerpos muertos y de la ceniza, y todas las llanuras hasta el arroyo de Cedrón, hasta la esquina de la puerta de los caballos al oriente, será santo a Jehová; no será arrancada ni destruida más para siempre.

Gálatas 4:

22 Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava, el otro de la libre.

23 Pero el de la esclava nació según la carne; mas el de la libre, por la promesa.

24 Lo cual es una alegoría, pues estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; éste es Agar.

25 Porque Agar es el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, pues ésta, junto con sus hijos, está en esclavitud.

26 Mas la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre.

27 Porque está escrito: Regocíjate, oh estéril, tú que no das a luz; Prorrumpe en júbilo y clama, tú que no tienes dolores de parto; Porque más son los hijos de las desolada, que de la que tiene marido.

28 Así que, hermanos, nosotros, como Isaac, somos hijos de la promesa.

29 Pero como entonces el que había nacido según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también ahora.

30 Mas ¿qué dice la Escritura? Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque no heredará el hijo de la esclava con el hijo de la libre.

31 De manera, hermanos, que no somos hijos de la esclava, sino de la libre.

Así sabemos que todas las personas quienes han vivido recta y verdaderamente en el Pacto, y que han participado de la muerte para terminar con el pacto viejo, y en quienes el amor de la esposa del Cordero se ha despertado, y hoy está unido a él como un solo cuerpo; también tendrán el entendimiento, la sabiduría les será abierta.

Como dice Hebreos 1, los incrédulos serán envejecidos como una vestidura, pero nosotros seremos envueltos en vestidos nuevos, y mudados:

Hebreos 1:

10 Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos.

11 Ellos perecerán, mas tú permaneces; Y todos ellos se envejecerán como una vestidura,

12 Y como un vestido los envolverás, y serán mudados; Pero tú eres el mismo, Y tus años no acabarán.

13 Pues, ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies?

2 Corintios 9:

8 Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

9 como está escrito: Repartió, dio a los pobres; Su justicia permanece para siempre.

10 Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia,

11 para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

12 Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios;

13 pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos;

14 asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros.

15 ¡Gracias a Dios por su don inefable!

Isaías 55:

8 Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.

9 Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.

10 Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come,

11 así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.

12 Porque con alegría saldréis, y con paz seréis vueltos; los montes y los collados levantarán canción delante de vosotros, y todos los árboles del campo darán palmadas de aplauso.

13 En lugar de la zarza crecerá ciprés, y en lugar de la ortiga crecerá arrayán; y será a Jehová por nombre, por señal eterna que nunca será raída.

Te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría

Monday, December 4, 2017

21:07

En la biblia, vemos las obras de tantos profetas, quienes habiendo trabajado en nombre de Jehová, pero fueron incomprendidos y rechazados por los hombres; pero que siglos después se han confirmado.

Pero todos estos profetas trabajaron y murieron sin ver todos los resultados de sus palabras, vivieron y trabajaron en esperanza, pero en muchos casos murieron angustiados porque no vieron la salvación de Jehová, porque el pueblo no se volvía de sus idolatrías e incredulidades.

Y tenemos palabras como:

La angustia de Juan el Bautista estando encarcelado.

San Mateo 11:

2 Y al oír Juan, en la cárcel, los hechos de Cristo, le envió dos de sus discípulos,

3 para preguntarle: ¿Eres tú aquel que había de venir, o esperaremos a otro?

4 Respondiendo Jesús, les dijo: Id, y haced saber a Juan las cosas que oís y veis.

5 Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio;

6 y bienaventurado es el que no halle tropiezo en mí.

7 Mientras ellos se iban, comenzó Jesús a decir de Juan a la gente: ¿Qué salisteis a ver al desierto? ¿Una caña sacudida por el viento?

8 ¿O qué salisteis a ver? ¿A un hombre cubierto de vestiduras delicadas? He aquí, los que llevan vestiduras delicadas, en las casas de los reyes están.

9 Pero ¿qué salisteis a ver? ¿A un profeta? Sí, os digo, y más que profeta.

10 Porque éste es de quien está escrito: He aquí, yo envío mi mensajero delante de tu faz, El cual preparará tu camino delante de ti.

11 De cierto os digo: Entre los que nacen de mujer no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de los cielos, mayor es que él.

12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.

13 Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan.

14 Y si queréis recibirlo, él es aquel Elías que había de venir.

15 El que tiene oídos para oír, oiga.

16 Mas ¿a qué compararé esta generación? Es semejante a los muchachos que se sientan en las plazas, y dan voces a sus compañeros,

17 diciendo: Os tocamos flauta, y no bailasteis; os endechamos, y no lamentasteis.

18 Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: Demonio tiene.

19 Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: He aquí un hombre comilón, y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores. Pero la sabiduría es justificada por sus hijos.

O Jeremías se lamenta de su nacimiento:

Jeremías 20:

7 Me sedujiste, oh Jehová, y fui seducido; más fuerte fuiste que yo, y me venciste; cada día he sido escarnecido, cada cual se burla de mí.

8 Porque cuantas veces hablo, doy voces, grito: Violencia y destrucción; porque la palabra de Jehová me ha sido para afrenta y escarnio cada día.

9 Y dije: No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre; no obstante, había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo, y no pude.

10 Porque oí la murmuración de muchos, temor de todas partes: Denunciad, denunciémosle. Todos mis amigos miraban si claudicaría. Quizá se engañará, decían, y prevaleceremos contra él, y tomaremos de él nuestra venganza.

11 Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto, los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada.

12 Oh Jehová de los ejércitos, que pruebas a los justos, que ves los pensamientos y el corazón, vea yo tu venganza de ellos; porque a ti he encomendado mi causa.

13 Cantad a Jehová, load a Jehová; porque ha librado el alma del pobre de mano de los malignos.

14 Maldito el día en que nací; el día en que mi madre me dio a luz no sea bendito.

15 Maldito el hombre que dio nuevas a mi padre, diciendo: Hijo varón te ha nacido, haciéndole alegrarse así mucho.

16 Y sea el tal hombre como las ciudades que asoló Jehová, y no se arrepintió; oiga gritos de mañana, y voces a mediodía,

17 porque no me mató en el vientre, y mi madre me hubiera sido mi sepulcro, y su vientre embarazado para siempre.

18 ¿Para qué salí del vientre? ¿Para ver trabajo y dolor, y que mis días se gastasen en afrenta?

Todos se preguntaban en qué tiempo todo se cumpliría, y esa era la incógnita del nacimiento de Jesucristo.

Pero también está la otra incógnita, el hijo de hombre que terminaría el pacto viejo:

1 Pedro 1:

10 Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación,

11 escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos.

12 A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles.

13 Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado;

14 como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia;

15 sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir;

16 porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.

Hebreos 9:

15 Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.

16 Porque donde hay testamento, es necesario que intervenga muerte del testador.

17 Porque el testamento con la muerte se confirma; pues no es válido entre tanto que el testador vive.

Por esta razón, porque a nosotros nos corresponde cerrar el pacto viejo, y abrir el pacto nuevo, tenemos una unción mayor, una alegría mayor que los otros compañeros que caminaron y vivieron predicando esto.

Salmos 45:

Rebosa mi corazón palabra buena; Dirijo al rey mi canto; Mi lengua es pluma de escribiente muy ligero.

2 Eres el más hermoso de los hijos de los hombres; La gracia se derramó en tus labios; Por tanto, Dios te ha bendecido para siempre.

3 Ciñe tu espada sobre el muslo, oh valiente, Con tu gloria y con tu majestad.

4 En tu gloria sé prosperado; Cabalga sobre palabra de verdad, de humildad y de justicia, Y tu diestra te enseñará cosas terribles.

5 Tus saetas agudas, Con que caerán pueblos debajo de ti, Penetrarán en el corazón de los enemigos del rey.

6 Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; Cetro de justicia es el cetro de tu reino.

7 Has amado la justicia y aborrecido la maldad; Por tanto, te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros.

8 Mirra, áloe y casia exhalan todos tus vestidos; Desde palacios de marfil te recrean.

9 Hijas de reyes están entre tus ilustres; Está la reina a tu diestra con oro de Ofir.

10 Oye, hija, y mira, e inclina tu oído; Olvida tu pueblo, y la casa de tu padre;

11 Y deseará el rey tu hermosura; E inclínate a él, porque él es tu señor.

12 Y las hijas de Tiro vendrán con presentes; Implorarán tu favor los ricos del pueblo.

13 Toda gloriosa es la hija del rey en su morada; De brocado de oro es su vestido.

14 Con vestidos bordados será llevada al rey; Vírgenes irán en pos de ella, Compañeras suyas serán traídas a ti.

15 Serán traídas con alegría y gozo; Entrarán en el palacio del rey.

16 En lugar de tus padres serán tus hijos, A quienes harás príncipes en toda la tierra.

17 Haré perpetua la memoria de tu nombre en todas las generaciones, Por lo cual te alabarán los pueblos eternamente y para siempre.

Isaías 61:

1 El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;

2 a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados;

3 a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.

4 Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones.

5 Y extranjeros apacentarán vuestras ovejas, y los extraños serán vuestros labradores y vuestros viñadores.

6 Y vosotros seréis llamados sacerdotes de Jehová, ministros de nuestro Dios seréis llamados; comeréis las riquezas de las naciones, y con su gloria seréis sublimes.

7 En lugar de vuestra doble confusión y de vuestra deshonra, os alabarán en sus heredades; por lo cual en sus tierras poseerán doble honra, y tendrán perpetuo gozo.

8 Porque yo Jehová soy amante del derecho, aborrecedor del latrocinio para holocausto; por tanto, afirmaré en verdad su obra, y haré con ellos pacto perpetuo.

9 Y la descendencia de ellos será conocida entre las naciones, y sus renuevos en medio de los pueblos; todos los que los vieren, reconocerán que son linaje bendito de Jehová.

10 En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas.

11 Porque como la tierra produce su renuevo, y como el huerto hace brotar su semilla, así Jehová el Señor hará brotar justicia y alabanza delante de todas las naciones.

Por eso, es tiempo de ver cómo Jehová pondrá a todos los enemigos por estrado de nuestros pies.

Zacarías 8:

1 Vino a mí palabra de Jehová de los ejércitos, diciendo:

2 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Celé a Sion con gran celo, y con gran ira la celé.

3 Así dice Jehová: Yo he restaurado a Sion, y moraré en medio de Jerusalén; y Jerusalén se llamará Ciudad de la Verdad, y el monte de Jehová de los ejércitos, Monte de Santidad.

4 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Aún han de morar ancianos y ancianas en las calles de Jerusalén, cada cual con bordón en su mano por la multitud de los días.

5 Y las calles de la ciudad estarán llenas de muchachos y muchachas que jugarán en ellas.

6 Así dice Jehová de los ejércitos: Si esto parecerá maravilloso a los ojos del remanente de este pueblo en aquellos días, ¿también será maravilloso delante de mis ojos? dice Jehová de los ejércitos.

7 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: He aquí, yo salvo a mi pueblo de la tierra del oriente, y de la tierra donde se pone el sol;

8 y los traeré, y habitarán en medio de Jerusalén; y me serán por pueblo, y yo seré a ellos por Dios en verdad y en justicia.

9 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Esfuércense vuestras manos, los que oís en estos días estas palabras de la boca de los profetas, desde el día que se echó el cimiento a la casa de Jehová de los ejércitos, para edificar el templo.

10 Porque antes de estos días no ha habido paga de hombre ni paga de bestia, ni hubo paz para el que salía ni para el que entraba, a causa del enemigo; y yo dejé a todos los hombres cada cual contra su compañero.

11 Mas ahora no lo haré con el remanente de este pueblo como en aquellos días pasados, dice Jehová de los ejércitos.

12 Porque habrá simiente de paz; la vid dará su fruto, y dará su producto la tierra, y los cielos darán su rocío; y haré que el remanente de este pueblo posea todo esto.

13 Y sucederá que como fuisteis maldición entre las naciones, oh casa de Judá y casa de Israel, así os salvaré y seréis bendición. No temáis, mas esfuércense vuestras manos.

14 Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos: Como pensé haceros mal cuando vuestros padres me provocaron a ira, dice Jehová de los ejércitos, y no me arrepentí,

15 así al contrario he pensado hacer bien a Jerusalén y a la casa de Judá en estos días; no temáis.

Herederos de la salvación

Tuesday, December 5, 2017

09:22

Todas las palabras han sido dadas y escritas en la biblia; pero no siempre ni en cualquier momento una palabra es oportuna, ni puede uno tomarse por hecho y aplicarla. Porque es Dios quien juzga, es Dios quien mide la evolución de los hechos.

Y cosas que ni aún Jesús sabe, porque hay potestades que solamente están en el Padre:

Hechos 1:

6 Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?

7 Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad;

8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

9 Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos.

Por eso, sabemos que toda la biblia debe cumplirse, ¿qué?, ¿cuándo?, ¿en qué lugar?, ¿bajo qué circunstancias?, ¿en qué orden?; son muchas cosas que el hombre no puede comprender, ni saber; solamente nos toca vivir en el camino que él nos guía, y si eres amado por el Padre, él te lo dirá un tiempo antes. Bueno, ¡a veces lo tienes que hacer y declarar en alto como un Profeta o un Atalaya bastante tiempo antes!

Amós 3:

1 Oíd esta palabra que ha hablado Jehová contra vosotros, hijos de Israel, contra toda la familia que hice subir de la tierra de Egipto. Dice así:

2 A vosotros solamente he conocido de todas las familias de la tierra; por tanto, os castigaré por todas vuestras maldades.

3 ¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?

4 ¿Rugirá el león en la selva sin haber presa? ¿Dará el leoncillo su rugido desde su guarida, si no apresare?

5 ¿Caerá el ave en lazo sobre la tierra, sin haber cazador? ¿Se levantará el lazo de la tierra, si no ha atrapado algo?

6 ¿Se tocará la trompeta en la ciudad, y no se alborotará el pueblo? ¿Habrá algún mal en la ciudad, el cual Jehová no haya hecho?

7 Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas.

8 Si el león ruge, ¿quién no temerá? Si habla Jehová el Señor, ¿quién no profetizará?

Por eso, uno si es sabio, si tiene y ha aprendido Sabiduría en Temor de Jehová, no debería contentarse con decir: ¡Yo creo en Jesucristo como mi salvador!

Sino, debería leer con atención toda la biblia, y saber que existen palabras que no se han cumplido, ni se ha entendido aún. Y es la razón por qué hoy estamos estudiando Hebreos, porque es tiempo que entendamos este capítulo 1. Y si así entendemos el capítulo 1 de Hebreos, es porque está sucediendo, y sucederá todas las cosas que están escritas en ella.

Y si Dios dice:

Hebreos 1:

13 Pues, ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies?

Seguramente muchos creyentes habrán escuchado acerca de los libros llamados "Comentarios bíblicos". Realmente yo nunca leo los comentarios bíblicos, porque no sé cuán espiritual o discípulo son los teólogos que escribieron esos libros.

Pero yo utiliza el relacionamiento de ideas, de doctrinas y el uso de los versículos o ciertas palabras como los nombres.

Así, este versículo 13, ¿cuándo se da? ¿A quién se le da? ¿Quién se merece esta palabra? ¿Quién puede estar seguro de que esas palabras le corresponden? ¿En qué tiempos o en qué situaciones suceden estas cosas?

Veamos Salmos 110:

Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.

2 Jehová enviará desde Sion la vara de tu poder; Domina en medio de tus enemigos.

3 Tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder, En la hermosura de la santidad. Desde el seno de la aurora Tienes tú el rocío de tu juventud.

4 Juró Jehová, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre Según el orden de Melquisedec.

5 El Señor está a tu diestra; Quebrantará a los reyes en el día de su ira.

6 Juzgará entre las naciones, Las llenará de cadáveres; Quebrantará las cabezas en muchas tierras.

7 Del arroyo beberá en el camino, Por lo cual levantará la cabeza.

Esta es nuestra fe y entendimiento. Para la persona a quien Dios dice esto, debe ser paciente, confiar en Jehová para que lleguen el tiempo y las situaciones; o cuando Jehová te da esta palabra es que estas cosas sucederán.

Aún en las cosas y sucesos ocurridos, Dios nos ha hecho sentar a su diestra y esperar el desenlace de todo este tema.

Y Dios nos mudará, nos vestirá y nos mudará en la semejanza de la misma sustancia del Hijo, porque somos esposa del cordero y porque así somos uno, también seremos mudados, en la sustancia de Cristo Jesús. Y así Jehová enviará desde Sion (la Jerusalén celestial) la vara de tu poder, para dominar a tus enemigos, y que el pueblo se ofrezca voluntariamentente en el día de tu poder.

Por eso, hay que esperar unos días, y sea por palabras, sea por entendimiento, sea por los hechos; cómo y qué produce la unción con óleos de alegría que viene de Dios.

Entonces, cuando hayamos realizado todas las cosas, hayamos completado todo lo que Dios ha preparado para la salvación del hombre, de su hijo; que evidentemente no consiste simplemente en "creer" en el nombre de Jesús, sino en ser semejante a él mismo por medio de participar en la muerte de Cristo, en ser uno como esposa del Cordero; y así ser "herederos de la salvación". Y al ser herederos, también los espíritus ministradores nos serán enviados para servir a nuestro favor".

Sí es cierto que "creemos" en estas palabras:

Salmos 91:

11 Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, Que te guarden en todos tus caminos.

12 En las manos te llevarán, Para que tu pie no tropiece en piedra.

13 Sobre el león y el áspid pisarás; Hollarás al cachorro del león y al dragón.

14 Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.

15 Me invocará, y yo le responderé; Con él estaré yo en la angustia; Lo libraré y le glorificaré.

16 Lo saciaré de larga vida, Y le mostraré mi salvación.

Y sabemos cómo Dios nos ha guardado como creyentes y fieles a su pacto, cuando hemos andado.

Pero sí, ciertamente que esto también tiene una dimensión especial, para aquellos que son "herederos de la salvación".

Es evidente que muchos se quedan en el viejo pacto y nosotros iniciamos en el nuevo. Será interesante ver ¿cuáles son las diferencias que se irán manifestándose entre ambos?

• Envejecerán como vestidura

• Como un vestido los envolverás y serán mudados.

• Serán echados fuera y allí será el lloro y el crujir de dientes.

• Siéntate a mi diestra

MUCHOS LLAMADOS, POCOS ESCOGIDOS

El propósito de Hebreos

Tuesday, December 5, 2017

09:57

Muchas personas fueron llamadas a conocer y creer en Jesucristo, y muchos han pensado que el bautismo con agua es suficiente, su comparescencia en la iglesia es suficiente, sus obras de servicio, sus limosnas hablan de su fe.

Pero no analizan críticamente toda la biblia, no verifican si realmente están alcanzando toda la justicia, si están recibiendo toda la gracia de Dios preparado.

En el capítulo 1 de Hebreos termina diciendo: "enviados (los espíritus ministradores) para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación".

Esto también se puede entender de esta manera:

• Si tú tienes o partipas de la imagen y semejanza de Cristo, si tienes su misma sustancia… eres heredero de la salvación.

• Si Dios te dice por medio del Espíritu y así lo atestigua en diferentes maneras: "mi hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy. Yo seré a ti Padre, y tú mi hijo"… eres heredero de la salvación.

• Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros… eres heredero de la salvación.

• Si Dios te envuelve como vestido y eres mudado en la semejanza de Dios… eres heredero de la salvación.

• Si Dios te dice: siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies… eres heredero de la salvación.

¿Tienes todas estas cosas? ¿Lo has alcanzado? ¿Haz recibido las promesas de Dios en cuanto a estas cosas? ¿Has vivido los procesos, las pruebas de fuego en Cristo Jesús que te conducen a esto?

Si no lo has alcanzado… estas palabras te tienen que despertar:

"…Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos"

1 Tesalonicenses 5:

4 Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón.

5 Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas.

6 Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios.

7 Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan.

8 Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo.

9 Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo,

10 quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él.

Hay que medirse a sí mismo en todos los libros de la biblia, para ver si es aprobado, si ha vivido esas palabras, y cuáles son las que les corresponden en el tiempo que viven.

El Cuidado que todo creyente quien no ha vivido Hebreos, ni ha alcanzado a entrar en el lugar Santísimo, debería leer con atención y buscar vivir intensamente estas palabras, porque:

Hebreos 2:

2 Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución,

3 ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron,

4 testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad.

También lo advierte Romanos:

Romanos 2:

1 Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo.

2 Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad.

3 ¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios?

4 ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?

5 Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios,

6 el cual pagará a cada uno conforme a sus obras:

7 vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad,

8 pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia;

9 tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo, el judío primeramente y también el griego,

10 pero gloria y honra y paz a todo el que hace lo bueno, al judío primeramente y también al griego;

11 porque no hay acepción de personas para con Dios.

12 Porque todos los que sin ley han pecado, sin ley también perecerán; y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados;

13 porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados.

14 Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos,

15 mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos,

16 en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio.

17 He aquí, tú tienes el sobrenombre de judío, y te apoyas en la ley, y te glorías en Dios,

18 y conoces su voluntad, e instruido por la ley apruebas lo mejor,

19 y confías en que eres guía de los ciegos, luz de los que están en tinieblas,

20 instructor de los indoctos, maestro de niños, que tienes en la ley la forma de la ciencia y de la verdad.

21 Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas que no se ha de hurtar, ¿hurtas?

22 Tú que dices que no se ha de adulterar, ¿adulteras? Tú que abominas de los ídolos, ¿cometes sacrilegio?

23 Tú que te jactas de la ley, ¿con infracción de la ley deshonras a Dios?

24 Porque como está escrito, el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros.

25 Pues en verdad la circuncisión aprovecha, si guardas la ley; pero si eres transgresor de la ley, tu circuncisión viene a ser incircuncisión.

26 Si, pues, el incircunciso guardare las ordenanzas de la ley, ¿no será tenida su incircuncisión como circuncisión?

27 Y el que físicamente es incircunciso, pero guarda perfectamente la ley, te condenará a ti, que con la letra de la ley y con la circuncisión eres transgresor de la ley.

28 Pues no es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne;

29 sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios.

Como dicen las Palabras de Jesús, muchas cizañas son plantadas juntamente con el trigo, pero es necesario que exista el juicio de fuego, en el cual serán juzgadas todas las personas.

Y si uno entendiera cuán grande y grave es el jucio de Dios, por el cual envió a Jesucristo para que fuésemos salvos por él, y que bautizándonos en agua y en espíritu nazcamos de nuevo para ver y entrar en el Reino de Dios, y así ser herederos de la salvación.

Lastimosamente muchos viven toda una vida creyendo que "están salvados" porque conocen el nombre de Jesús; y nunca oyeron ni supieron que no son herederos de la salvación.

Atender y hacer con diligencia las cosas que oyen

Tuesday, December 5, 2017

10:18

Muchos no dan la importancia a su vida espiritual, se preocupan todos los días de sí mismos, de verse bien, de comer bien, de buscarse un futuro promisorio; pero no hacen lo mismo por su alma.

San Lucas 12:

15 Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.

16 También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho.

17 Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos?

18 Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes;

19 y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate.

20 Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?

21 Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.

22 Dijo luego a sus discípulos: Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué comeréis; ni por el cuerpo, qué vestiréis.

23 La vida es más que la comida, y el cuerpo que el vestido.

24 Considerad los cuervos, que ni siembran, ni siegan; que ni tienen despensa, ni granero, y Dios los alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que las aves?

25 ¿Y quién de vosotros podrá con afanarse añadir a su estatura un codo?

26 Pues si no podéis ni aun lo que es menos, ¿por qué os afanáis por lo demás?

27 Considerad los lirios, cómo crecen; no trabajan, ni hilan; mas os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos.

28 Y si así viste Dios la hierba que hoy está en el campo, y mañana es echada al horno, ¿cuánto más a vosotros, hombres de poca fe?

29 Vosotros, pues, no os preocupéis por lo que habéis de comer, ni por lo que habéis de beber, ni estéis en ansiosa inquietud.

30 Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas.

31 Mas buscad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas.

32 No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino.

33 Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye.

34 Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

35 Estén ceñidos vuestros lomos, y vuestras lámparas encendidas;

36 y vosotros sed semejantes a hombres que aguardan a que su señor regrese de las bodas, para que cuando llegue y llame, le abran en seguida.

37 Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles.

Pero cuando uno no abraza el Pacto de Abraham, y lo vive con todas las fuerzas en la amplitud de sus palabras; jamás tendrá el tiempo, ni el entendimiento para que pueda dedicarse a su alma, y así el hombre se va deslizándose hacia su perdición.

Porque los impíos del mundo, morirán por sus propios pecados.

Pero muchos quienes fueron llamados, morirán porque no atendieron a las Palabras de Dios, y en especial porque no han creído en aquel que Dios envió para salvarles, y que sean herederos de la salvación.

Hebreos 2:

3 ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron,

4 testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad.

Existe un gran consenso entre los evangélicos de hoy, que Dios se ha cambiado; que ya no es como el Dios del antiguo testamento. Que hoy ya es bueno, que es amoroso, que no juzga, que no matar como antes lo hacía.

Por eso, creen que hoy disponen de tiempo, y que ellos siempre sabrán en el momento necesario y podrán salvar o rescatar sus almas.

Pero no porque hoy no veamos todas las cosas cumplidas signifiquen que Dios ya no obra como en la antigüedad, sino que hoy el juicio de Dios se hace con fuego. Y vemos que muchos no están preparados para el fuego con que es juzgado la fe del hombre. Entonces, si el oro se prueba con fuego, ¿con qué se prueba la fe? ¿Cuál es la prueba de fuego de la fe en Jesús?

• ¿No es la participación en la muerte de Cristo?

¿Y cómo sabemos que nosotros somos herederos de la salvacíón?

• Como ya dije, cuando las cosas de este capítulo 1 de Hebreos se cumpla en nosotros.

¡Pero nada ha sucedido todavía! Dirán muchos. Pero eso lo dicen los incrédulos que no pueden ver ni pueden entender las cosas. ¡Sí muchas cosas han sucedido! Y no las han sabido ver. Si Dios no es abre los ojos, ni les da entendimiento, ¿cómo podrían saberlo?

Hebreos 2:

8 Todo lo sujetaste bajo sus pies. Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a él; pero todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas.

9 Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos.

Si Dios es espíritu e invisible, y a nosotros nos ha dado únicamente a Jesús para que le podamos ver; y en él, por él, y para él son hechas todas las cosas.

Hay que ver de qué manera en todas las cosas, en todas las palabras, en todas las doctrinas, podemos cumplir; y la única forma de cumplir es que participemos de su cuerpo, de su muerte, de su resurrección.

Y en la biblia, la única forma que Dios nos ha dado para que seamos "uno" con una persona, es por medio del matrimonio, de la unión de un hombre y su esposa. De ahí nace y aparece la necesidad que nosotros tengamos el amor, o sea, que seamos despertados en el amor de la esposa como el amor de la morena sunamita, y que luego se une a su esposo, y es uno.

Más la esposa no puede convertirse de la nada, sino que primeramente debe ser hijo o hija de Dios:

Hebreos 2:

9 Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos.

10 Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos.

11 Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos,

12 diciendo: Anunciaré a mis hermanos tu nombre, En medio de la congregación te alabaré.

13 Y otra vez: Yo confiaré en él. Y de nuevo: He aquí, yo y los hijos que Dios me dio.

14 Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,

15 y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.

16 Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham.

17 Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo.

18 Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.

Si sabemos que somos hijos de Dios, porque nos hemos justificados y hemos recibido el Espíritu de Adopción, porque el Espíritu de Cristo mora en nosotros; sabemos que tenemos las condiciones necesarias para seguir avanzando. Por eso, Hebreos pone como una primera condición que el hombre sepa, que entienda, que viva, y que se justifique como hijo de dios.

De ahí en énfasis:

Hebreos 2:

17 Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo.

18 Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.

¿Cómo el esposo Jesús se casaría con una persona "extranjera", o con una "inmunda" por falta de santidad?

Por eso, Dios insiste:

Hebreos 12:

14 Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.

15 Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados;

16 no sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura.

17 Porque ya sabéis que aun después, deseando heredar la bendición, fue desechado, y no hubo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuró con lágrimas.

Como en Romanos, el hombre debe justificarse para luego recibir el espíritu de adopción, aquí en Hebreos el hijo debe justificarse en Cristo Jesús para entrar en el lugar santísimo, para ser heredero de la salvación y luego ser esposa del Cordero.

Si bien, el amor por Jesucristo nos aparece desde Romanos cuando nos justificamos, realmente el amor de Esposa como el de la morena sunamita aparece cuando nosotros participamos de la muerte en Cristo:

Cantar de los cantares 5:

1 Yo vine a mi huerto, oh hermana, esposa mía; He recogido mi mirra y mis aromas; He comido mi panal y mi miel, Mi vino y mi leche he bebido. Comed, amigos; bebed en abundancia, oh amados.

2 Yo dormía, pero mi corazón velaba. Es la voz de mi amado que llama: Ábreme, hermana mía, amiga mía, paloma mía, perfecta mía, Porque mi cabeza está llena de rocío, Mis cabellos de las gotas de la noche.

3 Me he desnudado de mi ropa; ¿cómo me he de vestir? He lavado mis pies; ¿cómo los he de ensuciar?

4 Mi amado metió su mano por la ventanilla, Y mi corazón se conmovió dentro de mí.

5 Yo me levanté para abrir a mi amado, Y mis manos gotearon mirra, Y mis dedos mirra, que corría Sobre la manecilla del cerrojo.

6 Abrí yo a mi amado; Pero mi amado se había ido, había ya pasado; Y tras su hablar salió mi alma. Lo busqué, y no lo hallé; Lo llamé, y no me respondió.

7 Me hallaron los guardas que rondan la ciudad; Me golpearon, me hirieron; Me quitaron mi manto de encima los guardas de los muros.

8 Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusalén, si halláis a mi amado, Que le hagáis saber que estoy enferma de amor.

9 ¿Qué es tu amado más que otro amado, Oh la más hermosa de todas las mujeres? ¿Qué es tu amado más que otro amado, Que así nos conjuras?

10 Mi amado es blanco y rubio, Señalado entre diez mil.

11 Su cabeza como oro finísimo; Sus cabellos crespos, negros como el cuervo.

12 Sus ojos, como palomas junto a los arroyos de las aguas, Que se lavan con leche, y a la perfección colocados.

13 Sus mejillas, como una era de especias aromáticas, como fragantes flores; Sus labios, como lirios que destilan mirra fragante.

14 Sus manos, como anillos de oro engastados de jacintos; Su cuerpo, como claro marfil cubierto de zafiros.

15 Sus piernas, como columnas de mármol fundadas sobre basas de oro fino; Su aspecto como el Líbano, escogido como los cedros.

16 Su paladar, dulcísimo, y todo él codiciable. Tal es mi amado, tal es mi amigo, Oh doncellas de Jerusalén.

Por eso, despertando a nuestro espíritu para que no nos quedásemos simplemente en la justificación de la carne, sino que debíamos avanzar, nos advierte y enseña Romanos:

Romanos 12:

1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento

Tuesday, December 5, 2017

10:54

Es como decir, "no te canses", ¡aún no ha terminado!

Hay mucho camino que andar, faltan muchas cosas que lograr. ¡Qué tú seas hijo de Dios porque recibiste su Espíritu es el comienzo!

Pero no se trata solamente de un crecimiento personal, sino también es una transformación de la "iglesia"; por tanto, si la iglesia no se transforma también por medio de la renovación del entendimiento, y se va ajustando a los cambios y avances de la Obra de Dios, ésta ser pierde, se muere.

Así también es el sacerdocio, ya no en base al sacerdocio de hombres, impuesto por hombres según sus condiciones; sino en el sacerdocio según Dios, de una vida indestructible, no por medio de sacrificios de sangre de animales que nunca pueden hacer salvo a nadie, sino en el Sacerdocio de Jesucristo, según la orden de Melquisedec; y esto es establecido y dado por Dios.

Salmos 110:

4 Juró Jehová, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre Según el orden de Melquisedec.

5 El Señor está a tu diestra; Quebrantará a los reyes en el día de su ira.

6 Juzgará entre las naciones, Las llenará de cadáveres; Quebrantará las cabezas en muchas tierras.

7 Del arroyo beberá en el camino, Por lo cual levantará la cabeza.

Por eso, tenemos un óleo de alegría, porque hemos sido ungidos con el aceite del sacerdocio eterno de Jesucristo; no el de Moisés, ni según los hombres.

Pero un momento, hagamos las preguntas básicas y volvamos a verificar las cuestiones elementales.

¿Qué es el culto? ¿Cuáles son las condicionantes del culto? ¿Qué son los elementos necesarios del culto? ¿Aquellas que el hombre cree necesario, hermoso, edificante, y lo que agrada a Dios? ¿Cuáles son los requerimientos de Dios respecto al culto?

¿Existe un protocolo de culto? ¿Existe un orden de culto descrito en la biblia? ¿Qué es un culto agradable a Dios? ¿Qué prácticas está establecido como necesarias, como verdaderas?

¿Qué ha establecido Jesús como culto? ¿Qué han establecido los apóstoles de Jesucristo como culto?

El siguiente punto a considerar es: ¿cuán efectivo resulta el culto de los hombres en las iglesias?

Y por supuesto: ¿Cómo responde Dios al culto? ¿Cuándo acepta y cuándo no? ¿Cómo sabemos que fue aceptado nuestro culto y cuándo no?

En la biblia tenemos el culto, o buscar a Jehová que se hace por medio del holocausto,

Génesis 4:

2 Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra.

3 Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová.

4 Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda;

5 pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante.

6 Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante?

7 Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.

En realidad, en la biblia, no existe un culto como tal, sino holocaustos que cada persona debe ofrecer, o como padre de familia, o como príncipe/gobernante, o como sacerdote o sumo sacerdote debe ofrecer una vez al año.

Que sea acepto o no acepto por Dios, tiene que ver con el cumplimiento de las leyes respecto a las leyes del holocausto, o las demás leyes de remisión, ofrendas de paz.

Las enseñanzas que se dan, la lectura de la Palabra de Dios y su interpretación por parte de los sacerdotes, escribas o intérpretes; están todos dirigidos para que el hombre comprenda sus pecados y así entren en paz con Jehová, sea porque hace el holocausto, o sea porque deben andar en paz.

Incluso el holocausto en sí, como el templo tiene una aclaración en la biblia:

Acerca del templo, se le dijo a Moisés:

Éxodo 25:

40 Mira y hazlos conforme al modelo que te ha sido mostrado en el monte.

Hechos 7:

44 Tuvieron nuestros padres el tabernáculo del testimonio en el desierto, como había ordenado Dios cuando dijo a Moisés que lo hiciese conforme al modelo que había visto.

Hebreos 8:

4 Así que, si estuviese sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo aún sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley;

5 los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte.

Respecto a los holocaustos dice la biblia:

Hebreos 10:

1 Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan.

2 De otra manera cesarían de ofrecerse, pues los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más conciencia de pecado.

3 Pero en estos sacrificios cada año se hace memoria de los pecados;

4 porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados.

5 Por lo cual, entrando en el mundo dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste; Mas me preparaste cuerpo.

6 Holocaustos y expiaciones por el pecado no te agradaron.

7 Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad, Como en el rollo del libro está escrito de mí.

8 Diciendo primero: Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron (las cuales cosas se ofrecen según la ley),

9 y diciendo luego: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita lo primero, para establecer esto último.

10 En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.

11 Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados;

12 pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios,

13 de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies;

14 porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.

Entonces, ¿en qué consiste el culto evangélico?

Oraciones, himnos y cánticos (alabanzas) y enseñanzas sermones, y de tanto en tanto "un breve mea culpa". ¿Cuándo se ha visto un arrepentimiento de veras? ¿No querrán dejar la iglesia vacía, cierto?

Entonces, ¿el culto evangélico, es cierto, es correcto? ¿Por qué lo hacen en nombre de Jesús? ¿Por qué ya está en el nuevo pacto no necesitan de arrepentimiento ni de holocaustos?

Si eso fuera cierto, ¿por qué se arrepienten de tanto en tanto si no tienen más pecados? Si no tienen pecados, no deberían tener conciencia del pecado, ¿por qué no les gustan escuchar los mandamientos de Dios? ¿Por qué no pueden cumplir los mandamientos de Dios? ¿Por qué no pueden caminar por la senda angosta y puerta estrecha del Pacto?

La única forma de "demostrar que no tienen pecado porque están en el Nuevo Pacto" es que hayan resucitado en el Espíritu. Pero si tienen miedo para morir, miedo para enfermarse, miedo del futuro, cuando se someten a toda clase de servidumbre del mundo, ¿cómo pueden estar libres? ¿Cómo pueden nacer de nuevo? ¿Con qué mostrarán que han nacido de nuevo?

Incluso el hecho de no querer someterse a la verdad de la biblia es maldad, el querer justificarse sin ajustarse en todas las Palabras de Dios es maldad, el pecado permanece.

Lastimosamente, si uno no tiene la fe para creer en el tiempo indicado y realizar las obras; luego todo lo que haga no tiene sentido, ni validez porque es considerado por Dios como incredulidad.

***********************************************

**** 06/diciembre/2017 ****

***********************************************

Entonces, ¿qué significa transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento?

Es que existen muchas doctrinas de hombres, conceptos e ideas de religiones que han entrado en los corazones de los hombres; pensamientos de suficiencia porque tiene fe, pensar que porque creen en Jesucristo ya han llegado a la meta y ahora basta quedarse tranquilos y esperar hasta la segunda venida de Jesús.

Ante todas estos factores, uno debe saber que la justicia de Dios no es tan sencillo, la fe en Jesús no es algo tan simple como la pintan y enseñan los hombres; que cada uno con la fe que tienen deben justificarse, tienen que recibir el Espíritu de Cristo, el Espíritu de Adopción, que deben disciplinarse como hijos y entrar en el Pacto Nuevo. Y para ello, bueno, cada uno debe ser capaz de morir.

Pero también anoche tenemos la palabra que dice que todo lo anterior, todas las palabras que los hombres utilizaban para consolarse, para hacerles creer que estaban en Jesús, pero sin esforzarse a entrar en el Pacto Nuevo, está cerrado. Esa luz se ha apagado, y el Espíritu Santo ya no trabaja sobre esas palabras, ni despierta el corazón para ello, ni los consuela. Salvo que estén en el proceso de entrar en el Pacto Nuevo.

Así que, la transición que muchas veces les hablaba de una segunda era (la de los evangélicos) a la tercera era del pacto nuevo se ha terminado. Hoy solamente Jehová Dios del Cielo y de la Tierra, Jesucristo y el Espíritu Santo obran dentro del Pacto Nuevo.

San Juan 1:

9 Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo.

10 En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció.

11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.

12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.

San Juan 9:

4 Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar.

5 Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo.

6 Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego,

7 y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo.

San Juan 12:

46 Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas.

47 Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo.

48 El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero.

49 Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar.

50 Y sé que su mandamiento es vida eterna. Así pues, lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho.

Transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento es no dejarse llevar por las tradiciones, por enseñanzas de personas amantes del mundo, sino aprender con justicia la Palabra de Dios y a preguntar, cuestionar, indagar por qué se dice, por qué se hace de esa forma. Por qué la biblia deja abierto muchos aspectos sin cumplirse, cuándo se cumplirán.

Desde anoche, una gran parte de la biblia simplemente se ha apagado, y el Espíritu Santo no despierta a los hombres, ni les da entendimiento.

Por eso, nuestra iglesia está solamente con aquellos que se esfuerzan en entrar en el Pacto Nuevo, a cruzar el velo de su carne, y entrar en el Lugar Santísimo.

Así que el modelo que construyó Moisés del templo, ya ha pasado, el culto que habitualmente utilizan los creyentes de Jesús hoy, con las doctrinas correspondientes no tienen validez. A partir de ahora, serán considerados incrédulos, y se les contará como pecado e idolatría.

Es como esa vara de serpiente de bronce que hizo Moisés; que en su momento sirvió para que la gente buscara a Jehová y a arrepentirse; más luego se convirtió en centro de idolatría y adoración. Así también es la iglesia evangélica, pues todos aquellos quienes se contentan en su fe, y en la vida que piensan que es de bendición, será o es pecado.

Todas estas cosas, fueron necesarias hasta que los tiempos se cumplan, pero los hombres tergiversaron la verdad.

Hebreos 3:

1 Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús;

2 el cual es fiel al que le constituyó, como también lo fue Moisés en toda la casa de Dios.

3 Porque de tanto mayor gloria que Moisés es estimado digno éste, cuanto tiene mayor honra que la casa el que la hizo.

4 Porque toda casa es hecha por alguno; pero el que hizo todas las cosas es Dios.

5 Y Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa de Dios, como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir;

6 pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza.

Si oyereis hoy su voz

Wednesday, December 6, 2017

06:05

Saber que incluso esta palabra ya es tarde para la mayoría de las personas, sino para aquellos quienes se disciplinaban para entrar en el Pacto Nuevo, aquellos quienes se fueron renovando en sus pensamientos, en el modo de entender y creer en la Palabra porque fueron llamados, despertados por el Espíritu Santo.

Por eso, siempre existió estas palabras:

Hebreos 3:

7 Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz,

8 No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto,

9 Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta años.

10 A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, Y dije: Siempre andan vagando en su corazón, Y no han conocido mis caminos.

11 Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo.

12 Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo;

13 antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.

Aquellos quienes buscaban la justicia de Dios, aquellos quienes se renovaban constantemente deseando el agua viva, están vivos, o son los remanentes que vendrán. Y la iglesia que apartir de ahora se dedicará el Espíritu Santo es la que obra solamente en el Pacto Nuevo, de la iglesia que Cristo ha levantado en su cuerpo, y que nosotros quienes hemos creído que este es el tiempo, y permanecimos en toda la disciplina y muerte a la que fuimos sometidos.

Si en tiempos de Moisés hubo toda una generación que salió de Egipto pero por incredulidad y rebeldía no pudieron entrar en la tierra prometida; hoy también es así, por incredulidad, por pereza, por seguir doctrinas de hombres; han desechado las Palabras oportunas y no pueden entrar.

Todos aquellos remanentes que ha dejado Dios entre los evangélicos, aquellos que serán llamados de los dispersos y expatriados, todos deberán armarse de mucha fuerza, de entendimiento, de aprender los conocimientos que les falta; y con una gran dosis de temor de Jehová ser "participantes de Cristo" y retener hasta el fin en la esperanza de la vida nueva. Porque sin nacer de nuevo, no se puede entrar en el Reino de Dios, ni permanecer en la iglesia.

¡Qué paradoja! ¿No? Que los hombres, hoy tenemos tantas facilidades, la biblia en la mano, acceso a tantos conocimientos, pero caen en la misma incredulidad de los israelitas que salieron de Egipto.

No aprendieron con la historia, leyeron la biblia, pero jamás se pusieron a vivir o analizar, o examinarse a sí mismo con integridad y sinceridad delante de Cristo Jesús. Sino que siguieron y creyeron en las palabras de los hombres, y ese es el fin.

Hebreos 3:

16 ¿Quiénes fueron los que, habiendo oído, le provocaron? ¿No fueron todos los que salieron de Egipto por mano de Moisés?

17 ¿Y con quiénes estuvo él disgustado cuarenta años? ¿No fue con los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto?

18 ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron?

19 Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad.

No pueden entrar por causa de incredulidad.

Sí, la verdad antigua, vuelve a ser verdad:

San Juan 12:

35 Entonces Jesús les dijo: Aún por un poco está la luz entre vosotros; andad entre tanto que tenéis luz, para que no os sorprendan las tinieblas; porque el que anda en tinieblas, no sabe a dónde va.

36 Entre tanto que tenéis la luz, creed en la luz, para que seáis hijos de luz. Estas cosas habló Jesús, y se fue y se ocultó de ellos.

37 Pero a pesar de que había hecho tantas señales delante de ellos, no creían en él;

38 para que se cumpliese la palabra del profeta Isaías, que dijo: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? ¿Y a quién se ha revelado el brazo del Señor?

39 Por esto no podían creer, porque también dijo Isaías:

40 Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón; Para que no vean con los ojos, y entiendan con el corazón, Y se conviertan, y yo los sane.

41 Isaías dijo esto cuando vio su gloria, y habló acerca de él.

42 Con todo eso, aun de los gobernantes, muchos creyeron en él; pero a causa de los fariseos no lo confesaban, para no ser expulsados de la sinagoga.

43 Porque amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios.

44 Jesús clamó y dijo: El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me envió;

45 y el que me ve, ve al que me envió.

46 Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas.

47 Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo.

48 El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero.

49 Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar.

50 Y sé que su mandamiento es vida eterna. Así pues, lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho.

Y ese día postrero que juzga a los hombres que no creyeron en la luz, ha llegado; bueno, ya ha pasado porque anoche 5 de diciembre de 2017, después de Preguntas y Respuestas, se ha cerrado.

Pero para los remanentes les hablo, para aquellos quienes permanecieron, aquellos que buscaron guiados de alguna manera por el Espíritu Santo, a pesar que de no tenían toda la doctrina ni el entendimiento necesario; pero ahora con nosotros en LA IGLESIA, sí tienen que completar el ser "participantes de Cristo" y nacer de nuevo. Porque todos nosotros tenemos este testimonio, y hasta hoy permanecemos en la Promesa de la Resurrección, porque sabemos que en Cristo y para este tiempo Dios ha hecho dormir.

No entrarán en mi reposo

Thursday, December 7, 2017

10:38

Claro que las palabras de Dios importan, pero también importan en qué libro están, y lógicamente en qué posición están esos libros dentro de la biblia.

Mientras que muchos piensan que eso no tiene importancia, que eso no tiene relevacia; pero esa desatención ha hecho que las personas hoy estén cortadas, que ya no obre el Espíritu Santo en todas las personas quienes permanecen y celebran las cosas según el Viejo Pacto, utilizando la sangre del cordero.

¿Por qué a una persona quien conoce a Jesucristo, a quien se ha justificado según Romanos, incluso pueden haber recibido el Espíritu de Adopción; pero que no entendieron la causa de estas palabras en Hebreos?

Hebreos 3:

7 Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz,

8 No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto,

9 Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta años.

10 A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, Y dije: Siempre andan vagando en su corazón, Y no han conocido mis caminos.

11 Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo.

Porque no se han querido disciplinarse como hijos, porque siguieron doctrinas de hombres y permanecieron en el mundo, deseando su gloria, y su bienestar en el mundo, porque no entendieron qué era entrar en el REPOSO DE DIOS.

Y el reposo de Dios, no es simplemente "creer en Jesús".

Porque si tuviesen reposo, no tendrían conciencia del pecado, pero sí la tienen.

Y porque tienen conciencia del pecado, necesitan de arrepentimiento. De más fe para no ser incrédulo, se sienten alejados de Dios, lejos de la presencia del Espíritu Santo.

Y todo eso, son señales de que no han entrado en el reposo de Dios.

Son llamados, son indicaciones, son advertencias, son paciencias, son misericordias de Dios… pero ¿qué ha hecho el hombre? ¿Cómo ha respondido el creyente? "Yo tengo fe en Jesús y sé que seré salvo por mi fe"

Veamos dónde aparecen este pasaje de la desobediencia del pueblo salvado de Egipto; primeramente fue con Moisés, luego también dice en 1 Corintios 10, y ahora también en Hebreos.

1 Corintios 10:

1 Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar;

2 y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar,

3 y todos comieron el mismo alimento espiritual,

4 y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.

5 Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto.

6 Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron.

7 Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar.

8 Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil.

9 Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes.

10 Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor.

11 Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos.

12 Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.

13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

14 Por tanto, amados míos, huid de la idolatría.

15 Como a sensatos os hablo; juzgad vosotros lo que digo.

16 La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?

17 Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan.

18 Mirad a Israel según la carne; los que comen de los sacrificios, ¿no son partícipes del altar?

Esta es la advertencia del Apóstol Pablo a los corintios, porque ellos en lugar de seguir creciendo espiritualmente y entrar en el reposo de Dios, en lugar de entrar en el Lugar Santísimo, santificándose a sí mismo, y luego ofreciéndose a sí mismo para terminar con el Pacto Viejo; se quedaban debatiendo y perdiéndose en discusiones dentro de la iglesia.

Luego aquí en Hebreos:

Hebreos 3:

1 Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús;

2 el cual es fiel al que le constituyó, como también lo fue Moisés en toda la casa de Dios.

3 Porque de tanto mayor gloria que Moisés es estimado digno éste, cuanto tiene mayor honra que la casa el que la hizo.

4 Porque toda casa es hecha por alguno; pero el que hizo todas las cosas es Dios.

5 Y Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa de Dios, como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir;

6 pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza.

7 Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz,

8 No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto,

9 Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta años.

10 A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, Y dije: Siempre andan vagando en su corazón, Y no han conocido mis caminos.

11 Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo.

12 Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo;

13 antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.

14 Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio,

15 entre tanto que se dice: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación.

16 ¿Quiénes fueron los que, habiendo oído, le provocaron? ¿No fueron todos los que salieron de Egipto por mano de Moisés?

17 ¿Y con quiénes estuvo él disgustado cuarenta años? ¿No fue con los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto?

18 ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron?

19 Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad.

4:1 Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado.

2 Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron.

3 Pero los que hemos creído entramos en el reposo, de la manera que dijo: Por tanto, juré en mi ira, No entrarán en mi reposo; aunque las obras suyas estaban acabadas desde la fundación del mundo.

4 Porque en cierto lugar dijo así del séptimo día: Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día.

5 Y otra vez aquí: No entrarán en mi reposo.

Si la biblia dice que "Falta que entre en su reposo", porque Josué no les dio el reposo con Dios cuando recibieron la tierra prometida, porque en realidad el Reposo con Dios, se habla del reposo temporal, y el reposo eterno. Sea respecto al reposo de las cosas del mundo, sea en reposo respecto a la justicia y todo juicio de Dios contra nuestros pecados, sea de reposo de entrar en la iglesia de la Jerusalén de arriba, donde Jesucristo es el Sacerdote según la orden de Melquisedec. Y que finalmente pueda "descansar de todas sus obras" con el Padre. También a esto le agregaríamos que hoy somos esposa del Cordero, y que somos uno, en su sustancia, y lo que Dios unió no lo separe el hombre.

Tantas cosas quedaban por hacer, y las personas quienes fueron llamados en Jesucristo, simplemente se contentaron con las Palabras de los Santos Evangelios, ni siquiera quisieron cruzar Romanos.

Pues si hubiesen esforzado en cruzar Romanos, por lo menos estarían entre los remanentes, entre los expatriados; para que aprendan y puedan ofrecerse a sí mismos en sacrificio vivo y santo; y así acabar con el Pacto Viejo. Entrar en el Pacto Nuevo, habiendo curzado el Lugar Santísimo, y tener el reposo.

Así se entiende por qué las semillas que cayeron entre los pedregales y los espinos, nacieron porque tenía poca profundidad la tierra, pero murieron enseguida, sea por el calor del día, o sea por los espinos que no supieron quitar de sus alrededores.

San Mateo 13:

1 Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto al mar.

2 Y se le juntó mucha gente; y entrando él en la barca, se sentó, y toda la gente estaba en la playa.

3 Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar.

4 Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron.

5 Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra;

6 pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.

7 Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron.

8 Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.

9 El que tiene oídos para oír, oiga.

Siempre les hablo de procesos que hace Dios, habitaciones que uno debe pasar a la siguiente después de haber conocido, aprendido, realizado la justicia y una vez aprobado y pasado el tiempo de la prueba y la paciencia, uno sigue a la habitación contigua.

Todo esto se realiza dentro de un tiempo específico, prudente, donde entran el tiempo de gracia, el tiempo de misericordia, el tiempo de clamores, el tiempo de arepentidos, el tiempo de más misericordia…. Pero en algún momento todo se cierra. Porque sino no sería Justicia de Dios que es por fe.

Y si en Hebreos está escrito esto, significa que algo falta hacerse, y es el hombre quien debe cuidar de su alma, buscar en qué consiste estas palabras de Hebreos, sea que tenga que vivir fielmente, o santificarse suficientemente para que le sean abiertos los ojos, y tener la gracia en el Espíritu Santo para que tenga entendimiento.

Por eso, muchísimo creyentes, no saben qué o de qué se trata Hebreos, ¿para qué está el libro de Hebreos? ¿De qué fe habla en el capítulo 11? ¿Para qué disciplina Dios al hijo que ama?

¿Por qué? ¿Para qué? ¿Cuál es el motivo? ¿Cuál es el objetivo?

Por eso, hoy las personas se quedaron con la fe y el conocimiento de primer y segundo grado de la primaria; y se dijeron: "qué fácil es esto", y se durmieron. Siguieron viviendo sus propias vidas, y hoy están todos perdidos, cortados, y la gracia del Espíritu Santo está apagada para ellos. Por consiguiente, por más que hoy quisieran despertarse, por más que quisieran discipularse o entrar en el pacto, ya no pueden. Porque Dios ha cerrado, y no tiene más voluntad con ellos.

Incluso, como les dije ayer en preguntas y respuestas, ha llegado el día de las calamidades, en que llorarán y clamarán y Dios no les oirán, y se reirán de ellos.

Proverbios 1:

20 La sabiduría clama en las calles, Alza su voz en las plazas;

21 Clama en los principales lugares de reunión; En las entradas de las puertas de la ciudad dice sus razones.

22 ¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza, Y los burladores desearán el burlar, Y los insensatos aborrecerán la ciencia?

23 Volveos a mi reprensión; He aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros, Y os haré saber mis palabras.

24 Por cuanto llamé, y no quisisteis oír, Extendí mi mano, y no hubo quien atendiese,

25 Sino que desechasteis todo consejo mío Y mi reprensión no quisisteis,

26 También yo me reiré en vuestra calamidad, Y me burlaré cuando os viniere lo que teméis;

27 Cuando viniere como una destrucción lo que teméis, Y vuestra calamidad llegare como un torbellino; Cuando sobre vosotros viniere tribulación y angustia.

28 Entonces me llamarán, y no responderé; Me buscarán de mañana, y no me hallarán.

29 Por cuanto aborrecieron la sabiduría, Y no escogieron el temor de Jehová,

30 Ni quisieron mi consejo, Y menospreciaron toda reprensión mía,

31 Comerán del fruto de su camino, Y serán hastiados de sus propios consejos.

32 Porque el desvío de los ignorantes los matará, Y la prosperidad de los necios los echará a perder;

33 Mas el que me oyere, habitará confiadamente Y vivirá tranquilo, sin temor del mal.

Hoy están así las cosas:

• Los que han entrado en el reposo.

• Aquellos que a cuenta propia se ha esforzado en vivir, en buscar, en santificarse… pero que no tenían los conocimientos, ni en todo el camino del Pacto, aquellos que "no han doblado rodillas a los baales". Por eso son remanentes, son los expatriados, los dispersos; no tienen la justicia ni se han ofrecido a sí mismos en sacrificio vivo, ni de muerte en Cristo Jesús, los que no han entrado en el Lugar Santísimo. Pero son mejores que aquellos sobre quienes vendrá la calamidad. Pero deben saber que el tiempo corre en contra, si no se apresuran, serán también considerados incrédulos, hay que tomar decisiones, y sobre todo venir a la iglesia para vivir y prepararse en el Nuevo Pacto.

• Todos quienes creen y consideran su fe como suficiente. Aquellos que menospreciaron todo llamado de Dios, aquellos quienes se han quejado, desobedecido, que han amado el mundo, que siguen sus propias doctrinas. Sobre ellos, la gracia del Espíritu Santo que los despierta ya está cerrada, y les sobreviene las calamidades.

• Los incrédulos, los impíos.

Son muchos los llamados, pero pocos los escogidos.

Muchos conocieron a Jesucristo, pero pocos se han justificado, y aún menos han entrado en el reposo, o que pueden posibilidad de hacerlo.

PROCUREN ENTRAR EN EL REPOSO

Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones

Thursday, December 7, 2017

11:50

Hoy es el día que tienen que escuchar, y procurar entrar en el reposo.

Y este es un llamado para los remanentes, los expatriados y los dispersos por diferentes motivos en las naciones.

¿Cómo se entra en el reposo?

En realidad, la palabra de Dios es una sola y para un solo fin.

Pero los hombres son muchos, y los problemas en que están los hombres son variados. Algunos estarán más alejados, otros más cercanos. Algunos conocerán en algo el camino, otros no. Algunos tienen ciertos tipos de pecados, otros diferentes grados de idolatría. Personas quienes están ligados de alguna forma con el mundo, otros que requerirán tomar cada uno una cruz que variará, y solamente lo sabe el Espíritu Santo.

Porque existe una sola justicia de Dios que es por fe, que es en Cristo Jesús. La muerte en Cristo Jesús es una sola, y no de cualquier muerte, ni de cualquier sacrificio, ni de cualquier paciencia, ni la esperanza que uno desee sujetar.

Por eso dice la biblia:

Hebreos 4:

11 Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia.

12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

13 Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.

14 Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión.

15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

16 Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

Jesús lo ha traspasado, y Dios también nos ha exigido a nosotros que traspasemos en este tiempo.

Por eso, es una ley, una regla que todos deben cumplir para entrar en el Reposo con Dios. Esto no se puede reemplazar con la fe, ni con obras humanas. Sino debe ser en la medida como Cristo padeció y murió. Así también se debe padecer y entrar, y luego ingresar en su reposo.

Por eso, en el tiempo en que se escribió Hebreos, simplemente está escrito: procuremos entrar en aquel reposo.

Pero ahora sí nosotros podemos mostrar el camino, pues es el camino que nosotros hemos seguido. Y no solamente nos ha recompensado con el ingreso al Lugar Santísimo, sino que también nos ha hecho esposa del Cordero, como la morena sunamita.

Así que "hoy" es el llamado para todos los que "pueden oír mi voz".

Aquellos que "no entienden lo que digo, ni consideran legal, o deseable", eso también es una decisión que hace cada uno, y será responsable por sus actos.

Cuando uno busca y desea con todas las fuerzas entrar en el reposo de Dios; el Espíritu Santo les mostrará en qué aspectos de su vida tiene que corregirse, en qué debe renunciar, en qué debe apartarse del mundo, cuán santo debe ser para ver al Dios Invisible, de cuánto debe ser un adorador en espíritu y en verdad, con qué el Espíritu de Cristo le exigirá que nazca de nuevo…

Son diferentes palabras que serán accionados por las palabras en los diferentes corazones de los hombres, pero todo llega a un mismo destino y meta: entrar en el reposo de Dios.

Hay que tener algo bien presente, así como Jesús fue entregado, padecido y muerto, y resucitó al tercer día; es necesario que cada uno pase con un sacrificio "semejante y exigente", o incluso puede ser similar en muerte; pero deberá perseverar en la esperanza del pacto y sus promesas.

Tienen que saber una gran verdad.

El hoy del día de hoy, es muy difícil al hoy del día mañana.

Ciertamente que el hoy de día es mucho más difícil de sobrellevar, de creer pero su carga y su justicia es más fácil, uno tiene mayor gracia y un gran favor de Jehová.

En cambio, el hoy del día de mañana o posterior no es tan fácil, porque los obstáculos que debe sortear, las dificultades, las pruebas, las exigencias, el poco tiempo, las esperanzas más difíciles, las faltas de palabras y de promesas, les hará más exigente; o sino muy, muy difícil.

Siempre hoy es mejor que mañana.

Cuando uno busca hoy también pasará menor vergüenza que mañana. Porque todas las cosas se ponen de manifiesto, nada se puede ocultar.

Jesús el ejemplo del reposo

Thursday, December 7, 2017

12:31

La biblia dice de Jesucristo:

Isaías 53:

6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

7 Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.

8 Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido.

9 Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca.

10 Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada.

11 Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos.

12 Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.

Aún llevando todos nuestros pecados, habiendo sido considerado pecador, a tal punto que Dios le abandonó en la cruz por causa de nuestros pecados. Más habiendo muerto, el Espíritu de Cristo le levantó de los muertos, para mostrar que nuestros pecados han sido perdonados, y fue ascendido y recibido por el Padre, y sentado a su diestra. Haciéndole también Rey de reyes, Señor de señores.

Pero estando sentado a su diestra, también fue constituido sacerdote según el Orden de Melquisedec, para que pueda interceder eternamente por nosotros.

Por eso, dice:

Hebreos 4:

14 Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión.

15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

16 Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

Pero este sacerdote, y este sacerdocio solamente es efectivo para aquellos que también se esfuerzan en entrar en el Reposo de Dios, aquellos quienes buscan la Jerusalén de arriba. ¡Jesús no es sacerdote en el Jerusalén de abajo, sino de arriba!

Porque para la Jerusalén de abajo, todavía existen sacerdotes, existen pastores.

En cambio, Jesús es sacerdote eterno, para aquellos quienes se esfuerzan en entrar en Reposo de Dios, en la Jerusalén de arriba, cruzando el velo de la carne de Cristo al Lugar Santísimo.

Por eso, dice, Jesús no es sacerdote para el templo terrenal, pues para ello, Jehová constituyó a Aarón y a su descendencia para siempre, según el Pacto de Sal:

Hebreos 5:

1 Porque todo sumo sacerdote tomado de entre los hombres es constituido a favor de los hombres en lo que a Dios se refiere, para que presente ofrendas y sacrificios por los pecados;

2 para que se muestre paciente con los ignorantes y extraviados, puesto que él también está rodeado de debilidad;

3 y por causa de ella debe ofrecer por los pecados, tanto por sí mismo como también por el pueblo.

4 Y nadie toma para sí esta honra, sino el que es llamado por Dios, como lo fue Aarón.

Números 18:

19 Todas las ofrendas elevadas de las cosas santas, que los hijos de Israel ofrecieren a Jehová, las he dado para ti, y para tus hijos y para tus hijas contigo, por estatuto perpetuo; pacto de sal perpetuo es delante de Jehová para ti y para tu descendencia contigo.

20 Y Jehová dijo a Aarón: De la tierra de ellos no tendrás heredad, ni entre ellos tendrás parte. Yo soy tu parte y tu heredad en medio de los hijos de Israel.

21 Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión.

22 Y no se acercarán más los hijos de Israel al tabernáculo de reunión, para que no lleven pecado por el cual mueran.

Ven que aquí, siempre estamos hablando de "acción, de movimiento, de realizar un avance hacia el templo celestial"; en cambio, las doctrinas que se enseñan en las iglesias actuales, no son más que "entretener al creyente" mientras llega la segunda venida, o esperar a que muera y descanse en su sepultura hasta la segunda llegada de Jesús.

Por eso, muchos no entendieron el libro de Hebreos, y no hay forma de entender este libro, si no se completa el Libro de Romanos, si no se expone a todos los demás libros posteriores.

Aprobado para justificarse, aprobado para recibir el Espíritu de Cristo, aprobado para seguir adelante, aprobado para el sacrificio vivo, aprobado para que pueda sacrificarse a sí mismo en Cristo Jesús, aprobado y entrar en el Lugar Santísimo junto al sacerdote Jesucristo.

No son posiciones de fe, ni de pensamientos altos que piensan en el reino de los cielos; sino son acciones que se deben realizar dentro de la justicia de Dios que es por fe para que pueda tener el derecho para seguir y acceder.

Condiciones indispensables

Thursday, December 7, 2017

13:58

Hebreos 5:

5 Así tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino el que le dijo: Tú eres mi Hijo, Yo te he engendrado hoy.

Si Jesús es el ejemplo que nosotros debemos seguir, verán que la voz del Padre declaró desde el cielo diciendo: Tú eres mi Hijo, Yo te he engendrado hoy.

Si tenemos que asemejarnos a Cristo en vida y en su muerte, ¿cuándo la biblia dice que somos hijos de Dios?

En el antiguo testamento, es quien recibe el Pacto de Hijo, o el Pacto de David, y las pautas para llegar a recibir ese pacto es Salmos.

En el Nuevo Testamento, esas palabras de Salmos deben ser aplicadas a lo largo de su vida de disciplina en Romanos. Porque Dios le tiene que dar el Espíritu de Adopción; pero para llegar a eso, tiene que vivir y cumplir estos requisitos:

Romanos 5:

1 Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo;

2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

3 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia;

4 y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza;

5 y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

6 Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos.

7 Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno.

8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

9 Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira.

10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.

Deberá realizar una intensa lucha para vencer sus pecados, y salirse de las causas que crean o le hacen caer en el pecado, para eso no significa simplemente "vencer" con declaración de fe, sino que se debe "morir respecto al pecado":

Romanos 6:

1 ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde?

2 En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?

3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?

4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

5 Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección;

6 sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado.

7 Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado.

8 Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él;

9 sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él.

10 Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive.

11 Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.

12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias;

13 ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.

14 Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.

Aquí comienza el "despertar del amor de la morena sunamita hacia el esposo", personas quienes entrando en conflicto entre su carne y su espíritu; porque cuando muere respecto a sus concupiscencias carnales, se ve privado de muchísimas cosas, y tiene que cambiar todo su modo de vida. Y ciertamente que uno cuestiona: "¿es necesario realizar todo esto?", pues aquí es cuando comienza o se despierta el amor de la morena sunamita para que mañana, luego de la muerte o participación en la muerte según Cristo, sea esposa del Cordero.

Romanos 7:

1 ¿Acaso ignoráis, hermanos (pues hablo con los que conocen la ley), que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que éste vive?

2 Porque la mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive; pero si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido.

3 Así que, si en vida del marido se uniere a otro varón, será llamada adúltera; pero si su marido muriere, es libre de esa ley, de tal manera que si se uniere a otro marido, no será adúltera.

4 Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios.

5 Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas que eran por la ley obraban en nuestros miembros llevando fruto para muerte.

6 Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra.

7 ¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás.

8 Mas el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda codicia; porque sin la ley el pecado está muerto.

9 Y yo sin la ley vivía en un tiempo; pero venido el mandamiento, el pecado revivió y yo morí.

10 Y hallé que el mismo mandamiento que era para vida, a mí me resultó para muerte;

11 porque el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, me engañó, y por él me mató.

12 De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno.

13 ¿Luego lo que es bueno, vino a ser muerte para mí? En ninguna manera; sino que el pecado, para mostrarse pecado, produjo en mí la muerte por medio de lo que es bueno, a fin de que por el mandamiento el pecado llegase a ser sobremanera pecaminoso.

14 Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido al pecado.

15 Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago.

16 Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena.

17 De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí.

18 Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo.

19 Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago.

20 Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí.

21 Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí.

22 Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios;

23 pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.

24 ¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?

25 Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.

¿Quién me obliga a vivir según la ley de los mandamientos, según las reglas del Pacto de Abraham? Todos los hombres entran en este conflicto en algún momento de su vida, y es muy intenso. Porque los hombres del mundo, aquellos quienes tienen apariencia de cristianos pero sin profundizar viven mejor, ni les pasan las cosas que uno padece cuando se discipula. ¿Es necesario? ¿Tengo que seguir todas las leyes? ¿Por qué tengo que hacerlo? ¿Resultará en algo?

Bueno, entra realmente los primeros "elementos o despertares del amor por Jesucristo". Si uno no conoce profundamente sus pecados, y cuánta es la corrupción que tiene en su vida, y cuán agradecido está por la salvación… es difícil superar esta etapa.

Pero tampoco Dios te hace más fácil o sencillo la vida; no te dice que esto servirá para que el amor que existe en ti, será el amor de la esposa del Cordero. Por eso, es justicia de Dios que es por fe.

Más ahora que lo estoy diciendo y enseñando, seguro que las otras personas que faltan venir, tendrán más exigencias, una pruebas diferentes en donde deberán mostrar el amor.

Finalmente, uno cuando va finiquitando todos los elementos en que es discipulado, Dios vivifica y le da el Espíritu de Cristo, y luego el Espíritu de Adopción.

Romanos 8:

1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

3 Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne;

4 para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

5 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu.

6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.

7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;

8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.

9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.

10 Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.

11 Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.

12 Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne;

13 porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.

14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!

16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.

18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.

19 Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.

20 Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza;

21 porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

22 Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora;

23 y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.

24 Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo?

25 Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos.

26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

27 Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

30 Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.

31 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?

33 ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.

34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?

36 Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero.

37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,

39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Ahora comienza la disciplina de hijo, y cuando uno soporta todos estos puntos, será tratado como hijo:

Romanos 8:

27 Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

30 Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.

31 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?

33 ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.

34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?

36 Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero.

37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,

39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Cuando finalmente, aún cuando eres expuesto como oveja de matadero, y sigues firme en tu Pacto y en las promesas del Pacto, cuando no te has olvidado de las Palabras de Vida, es entonces cuando Dios te declara un día:

Hebreos 5:

5 Así tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino el que le dijo: Tú eres mi Hijo, Yo te he engendrado hoy.

Luego de todas estas pruebas, puedes seguir al sacerdote Jesucristo, puedes entrar dentro del velo, y participar de la muerte de Cristo, ofreciéndote a ti mismo y decir:

Hebreos 10:

8 Diciendo primero: Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron (las cuales cosas se ofrecen según la ley),

9 y diciendo luego: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita lo primero, para establecer esto último.

10 En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.

11 Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados;

12 pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios,

13 de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies;

14 porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.

15 Y nos atestigua lo mismo el Espíritu Santo; porque después de haber dicho:

16 Éste es el pacto que haré con ellos Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, Y en sus mentes las escribiré,

17 añade: Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones.

18 Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado.

19 Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo,

20 por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne,

21 y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios,

22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

Ven cómo las enseñanzas evangélicas están muy lejos de la verdad, muy lejos de cumplir con las condiciones.

Entonces, dirán los remanentes y los expatriados, ¿en dónde estoy yo?

Por eso dice la biblia:

Hebreos 4:

12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

13 Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.

Pero hay que orar específicamente para esto, y dejar de orar por todas las cosas que atañen a tu vida carnal.

Y en todas las cosas que el Espíritu Santo te muestra la Palabra en la medida en que eres enseñado (bueno en nuestra Iglesia, por supuesto), uno debe realizarlo hasta la justicia de Dios que es por fe.

Hasta que no recibas las Palabras de Dios que te diga: "Tú res mi Hijo, Yo te he engendrado hoy", no puedes seguir, ni puedes dormir tranquilo, ni reposar tus ojos.

Porque sin esta condición, no puedes acceder al Sacerdote Jesús, ni cruzar el velo, ni la muerte que puedas hacer en Cristo es considerado como tal.

Uno no puede saltar los pasos, ni las justicias de cada etapa. Sin haber alcanzado la justicia anterior, de nada servirá que sigas y busques el siguiente pensando que estás en las alturas.

En algún punto, en alguna prueba, saltará tu falta de justicia.

La participación en la muerte de Cristo es inevitable

Thursday, December 7, 2017

14:27

¿En qué grado crees que estas palabras se cumplen?

Gálatas 2:

17 Y si buscando ser justificados en Cristo, también nosotros somos hallados pecadores, ¿es por eso Cristo ministro de pecado? En ninguna manera.

18 Porque si las cosas que destruí, las mismas vuelvo a edificar, transgresor me hago.

19 Porque yo por la ley soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios.

20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

21 No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.

¿Se cumplen cuando tú declaras con fe?

¿Se cumplen cuando tú recibes en tu corazón y tratas de vivir pensando constantemente que estás en Cristo Jesús?

¿En qué medidas reales hablan estas palabras?

¿En qué grados de padecimientos en Cristo dicen o hacen significar estas palabras?

El hombre puede tener un pensamiento de cuánto es un padecimiento en Cristo Jesús.

Pero Dios tiene otra justicia con respecto a qué es participar de los padecimientos de Cristo.

También influye en qué tiempos del avance del reino de Dios estamos viviendo.

Por eso, dice Hebreos 5:

5 Así tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino el que le dijo: Tú eres mi Hijo, Yo te he engendrado hoy.

6 Como también dice en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec.

7 Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente.

8 Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia;

9 y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen;

10 y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec.

Uno debe saber con qué medidas de Cristo el Espíritu Santo te hace disciplinar, porque esos son preparativos, para que definitivamente tú puedas ofrecerte a ti mismo, en ofrenda grata y santa a Dios.

Cuando uno no entiende, ni sabe que debe padecer en Cristo como hijo de Dios, es entendido en la Palabra. Más cuando uno evita padecer en Cristo ofreciéndose a sí mismo, es un niño, y se le aplican estas palabras:

Hebreos 5:

11 Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír.

12 Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.

13 Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño;

14 pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.

********************************************

******* 8/diciembre/2017 **********

********************************************

¿Cómo se prueba la fe?

¿Cómo se prueba que uno tiene un Pacto con Dios y confía en ella?

¿Cómo se prueba la fe y la esperanza que tiene en el Pacto con Dios?

Si el oro se prueba con el fuego, hasta que salga el oro puro; ¿cómo se prueba la fe? ¿Cómo sabemos que tú tienes un pacto con Dios? ¿Cómo sabemos que tú tienes la esperanza y la certeza de las promesas del Pacto?

¿Cómo se puede probar que has nacido de nuevo?

¿Cómo se prueba que con Cristo estás juntamente crucificado?

¿Cómo se prueba de que eres una nueva criatura en Cristo?

¿Cómo se prueba que tienes los frutos del Espíritu Santo?

1 Pedro 1:

6 En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas,

7 para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,

8 a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso;

9 obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.

Y es Dios quien juzgará y examinará tu fe en Cristo Jesús, ¿Y qué es eso? Que sí tienes la fe, que sí tienes el dominio propio, que ti tienes la esperanza firme, que sí tienes la confianza en tu salvador y en el Dios de tu pacto, y así participar en toda prueba y en la participación de la muerte en Cristo, para terminar con el pacto viejo.

Si hoy, como hijo de hombre representando a los hombres, se ha expuesto a la muerte; todos quienes creen, de una manera similar, en un gran padecimiento de muerte, y hará que uno pase por todos los dolores de la muerte; aún no sea la misma muerte, pero sí deberá participar.

Porque como Jesús fue obediente en todo, y porque padeció como Cristo aprendió la obediencia; también nosotros:

Hebreos 5:

7 Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente.

8 Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia;

9 y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen;

10 y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec.

Por tanto, si Jesús aún siendo hijo padeció en carne para aprender la obediencia a la Palabra de Dios; ¿cómo podremos escapar? Es más, si tú huyes no terminarás con el viejo pacto; y hoy solamente está vigente el Pacto Nuevo en el Sacerdocio de Jesucristo.

Porque cada uno no hizo los deberes de creyente, porque cada uno no creció como hijo de Dios; porque cada uno no se disciplinó como hijo… nadie entiende lo que digo.

Hebreos 5:

11 Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír.

12 Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.

13 Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño;

14 pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.

Pero no por ser niños, porque la palabra de Dios les resulte incomprensible significa que el inexorable marcha de la Palabra de Dios, de su tiempo y del cierre del viejo pacto y comienzo oficial se retarde. Porque sí Dios se ha provisto del hijo de hombre para que también cumpla con la muerte y termine con el testamento, porque un testamento se culmina con la muerte del testador.

Avanzando más allá de la doctrina de Cristo

Friday, December 8, 2017

06:22

Una persona quien está procurando entrar en el Pacto Nuevo, por medio de la participación en la muerte de Cristo; y en las condiciones que Dios le da para permanecer en muerte, tiene todas las doctrinas de Cristo como rudimentos de la Palabra.

No es que sean innecesarias, sino que son rudimentos, son lecciones ya cumplidas y superadas, probadas por Dios ampliamente y que no retrocedemos; por eso, constituyen en rudimentos para nosotros.

Realmente esto constituye en una medida para ver dónde está verdaderamente la persona.

Así como la oración del hombre revela lo que preocupa a su corazón, dónde está su interés, cuáles son sus necesidades, o en qué problemas está metido.

Nos da una información segura y valiosa de la ubicación espiritual, de la salud espiritual, de la fuerza espiritual que tiene la persona.

Entonces, aquello que no ha sembrado para vida eterna; si no ha discipulándose en toda la amplitud de la Palabra de Dios, si no ha vencido sus pecados, si no se ha justificado suficiemente; y lo más importante que tenga la aprobación del Espíritu Santo según Cristo, no avanzará más.

Por eso dice:

Hebreos 6:

1 Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios,

2 de la doctrina de bautismos, de la imposición de manos, de la resurrección de los muertos y del juicio eterno.

3 Y esto haremos, si Dios en verdad lo permite.

¿Qué sucede si yo no quiero crecer espiritualmente?

¿Por qué no puede simplemente bastarme la fe que tengo hoy?

Pero uno entra en desobediencia, en incredulidad, se olvida de la gracia de Jesucristo; y sobre todo, como les dije, el tiempo prudencial que Dios estableció para que uno entrara se ha terminado.

Porque hoy, estas palabras se han cumplido,

Hebreos 6:

4 Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo,

5 y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero,

6 y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio.

7 Porque la tierra que bebe la lluvia que muchas veces cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos por los cuales es labrada, recibe bendición de Dios;

8 pero la que produce espinos y abrojos es reprobada, está próxima a ser maldecida, y su fin es el ser quemada.

En realidad, todos quienes se han quedado en los rudimentos de la doctrina de Cristo, ya están declarados "reprobados y han sido maldecidos". Porque la calamidad que habla Proverbios 1 se ha abierto.

Por eso hablo de remanente, como dicen estas palabras para aquellos quienes no han estado con nosotros desde un comienzo, pero ahora les llega la hora en que abierto este camino de justificación que vivimos, todos los demás, los remanentes puedan también cumplir con los requisitos:

Hebreos 6:

9 Pero en cuanto a vosotros, oh amados, estamos persuadidos de cosas mejores, y que pertenecen a la salvación, aunque hablamos así.

10 Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún.

11 Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza,

12 a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.

Y sabemos que la prueba de la esperanza es difícil, es larga, es monótona; pero muestra todo lo que uno ha aprendido, lo que tiene de conocimiento sale a luz, y la fe se consolida.

Pero nunca debe olvidarse el Pacto que uno ha recibido, siendo el Pacto de Abraham lo básico, pero cada uno tiene sus particularidades.

Porque llega un tiempo y situaciones cambiantes de tu vida, que lo único que tienes en qué sujetarte y por el cual deberás poner toda tu confianza es en las Palabras de Dios que te ha dado un pacto, y las correspondientes promesas. La batalla contra las "realidades del mundo", pero vencerlas con la fe en el Pacto es muy intenso.

Pero sí al final debe prevalecer:

Hebreos 6:

13 Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo,

14 diciendo: De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente.

15 Y habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa.

16 Porque los hombres ciertamente juran por uno mayor que ellos, y para ellos el fin de toda controversia es el juramento para confirmación.

17 Por lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento;

18 para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros.

19 La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que penetra hasta dentro del velo,

20 donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.

Y dice esta firmeza en la confianza y convicción de la Persona del Padre Celestial quien te juró haciendo contigo un pacto, y que Dios no puede mentir lo que una vez te ha prometido; en esa firmeza y esa confianza hacen que tú puedas penetrar dentro del velo.

Por tanto, no existe otra forma de hacerlo.

No hay otra forma de entrar en el velo del Lugar Santísimo, salvo que tengas una firmeza y seguridad, que te lances con todas tus fuerzas, con toda tu vida, arriesgando todo lo que tú tienes en ese pacto, en la persona de Dios; para entrar dentro del velo.

Hebreos 6:

19 La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que penetra hasta dentro del velo,

Así de exigente es.

Así de fuerte confianza necesitas, y es requerido.

Como la confianza de Jesús hasta la muerte.

Y esa obra, esa acción de Jesús le sirvió para que sea Sacerdote según el Orden de Melquisedec.

Así también se exigió a nosotros.

Así también le será requerido a todos los hijos de Dios quienes son disciplinados en Cristo Jesús, los que han avanzado más allá de los rudimentos de la doctrina de Cristo.

Hebreos 6:

20 donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.

La imperfección del sacerdocio aarónico

Friday, December 8, 2017

07:16

¿Por qué se hablaría del Sacerdocio de Melquisedec, si la iglesia de los hombres fuera perfecta?

Si la iglesia que construyen los hombres, creyentes de Jesucristo, fuera perfecta no se hablaría de otro sacerdocio.

Si el sacerdocio de los pastores fuera perfecto, ¿por qué mueren? ¿Por qué se corrompen? ¿Por qué los creyentes nuevamente se pierden en el mundo? ¿Por qué claman a Dios por sus pecados? ¿Por qué necesitan constantemente de arrepentimiento? ¿Por qué se cansan en el mundo?

Porque todo está diseñado por Dios desde el principio de esta forma.

Pero mientras que los tiempos no se cumplan, mientras que todas sus obras no se manifiesten, sí debe existir cierto tipo de orden, cierta cantidad de ejercicio, cierta disciplina entre los hombres para que no se lastimen el uno contra el otro.

Pero también se ha establecido en la Planificación que exista "LA JUSTICIA DE DIOS QUE ES POR FE", para que "el Justo por su fe viva".

Porque si el sacerdocio levítico fuera perfecto, si pudiera perfeccionar completamente el hombre, no se hablaría de otro sacerdocio. Ni el sacerdote hombre debería morir.

Pero en realidad, todo está planificado para que el hombre vea, entienda que la perfección no había llegado aún. Y que uno debía vivir atento, vigilante para saber cuándo se cumplirían las palabras, los tiempos y por medio de quién se realizaría las cosas.

Así que si Jesús avizaba que el señor de la casa llegaría como ladrón en la noche, y que uno debía velar; significa que si uno no está atento y vigilante en toda la Palabra, si uno no está viviendo al ritmo preciso de Dios, es imposible que uno sepa a quién ha enviado Dios, o por medio de quién se cumplirían las obras del tiempo.

Hebreos 7:

11 Si, pues, la perfección fuera por el sacerdocio levítico (porque bajo él recibió el pueblo la ley), ¿qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote, según el orden de Melquisedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón?

Pero porque el sacerdocio de Aarón, es apenas un modelo del templo "celestial" que se le dio a Moisés.

Más hoy se ha enseñado, y el creyente evangélico llega a creer que todo está realizado, que puede dormir en paz; y esperar con paciencia hasta la llegada de Jesús, y que uno será llevado al cielo por su fe.

Y nadie hace caso, cuando se les enseña diciendo que tienen que entrar en el Lugar Santísimo, nadie se fija en que Abraham dio sus diezmos de todo lo que conquistó al sacerdote Melquisedec que le salió al encuentro.

Hebreos 7:

:1 Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo,

2 a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo; cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz;

3 sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre.

4 Considerad, pues, cuán grande era éste, a quien aun Abraham el patriarca dio diezmos del botín.

5 Ciertamente los que de entre los hijos de Leví reciben el sacerdocio, tienen mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley, es decir, de sus hermanos, aunque éstos también hayan salido de los lomos de Abraham.

6 Pero aquel cuya genealogía no es contada de entre ellos, tomó de Abraham los diezmos, y bendijo al que tenía las promesas.

7 Y sin discusión alguna, el menor es bendecido por el mayor.

8 Y aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales; pero allí, uno de quien se da testimonio de que vive.

9 Y por decirlo así, en Abraham pagó el diezmo también Leví, que recibe los diezmos;

10 porque aún estaba en los lomos de su padre cuando Melquisedec le salió al encuentro.

Y si alguien pregunta, ¿quién es este Melquisedec?

¿Y quién es Rey de justicia, Rey de Salem o Rey de paz, sin padre, sin madre, sin genealogía, sin principio de días, ni fin de vida, sino Dios mismo? Sí, es el mismísimo Padre.

La imperfección de la iglesia humana, no porque las leyes de Dios sean imperfectas, sino porque el hombre lo vivirá en forma imperfecta, y mientras que desee estar bajo el sacerdocio de hombres, siempre será imperfecta. Siempre será influenciada por doctrinas humanas, por concupiscencias de hombres será corrompida.

Pero también está diseñada para que todo se dirija a Jesucristo, que cada uno pase por el velo del Lugar Santísimo cuando el tiempo haya llegado, y que uno se presente delante del Sacerdote Jesús.

Cuando uno no hace eso, la biblia en algún momento se cerrará, las palabras dejarán de tener todo el efecto, ni la fuerza, ni el poder de Dios se manifestará; ¿por qué? Porque el hombre se quiere mantenerse en el mundo, no quiere crecer, y permanece en los amores del mundo, y al final las tinieblas le envolverá por la desobediencia e incredulidad.

Por eso dice en:

Colosenses 3:

1 Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.

2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.

3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.

4 Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;

6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia,

7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.

8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.

9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,

10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,

11 donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.

12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;

13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

14 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.

15 Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.

16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.

Mira en las cosas de arriba, tu vida está escondida con Cristo en Dios. Y para que tú puedas ver lo que eres, para recibir lo tuyo, para vivir como Dios ha planificado para ti, pues solamente llegando a todas las alturas, solamente llegando a todos los niveles, recibiendo toda la gracia de Dios, teniendo y siendo lo que Cristo espera y desea de ti en el mundo, es cuando uno recibe todas las cosas, y es completo en Cristo. Su vida que hoy está escondida en Cristo se revela en su máxima expresión de gloria.

Por eso la biblia dice:

Romanos 11:

33 ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!

34 Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?

35 ¿O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado?

36 Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.

Cambio de sacerdote, cambio de ley

Friday, December 8, 2017

16:36

Ya Jesús avisaba que iba a haber un cambio de ley, tanto en cuanto al sacerdocio como el cambio de la ley a la del nuevo pacto.

San Juan 4:

20 Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar.

21 Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre.

22 Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos.

23 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.

24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

25 Le dijo la mujer: Sé que ha de venir el Mesías, llamado el Cristo; cuando él venga nos declarará todas las cosas.

26 Jesús le dijo: Yo soy, el que habla contigo.

Si ahora existe un sacerdote diferente, un sacerdote de la tribu de Judá; y cuando hay que dejar los rudimentos de la doctrina de Cristo; para asirnos de las promesas de Dios y entrar cruzando el velo del templo que es exponerse a Cristo en su muerte, para así como él después de la resurrección accedió a la diestra de Dios y fue hecho sacerdote según el Orden de Melquisedec, también nosotros debemos esforzarnos en entrar en ese templo.

No según la genealogía y descendencia de Aarón, sino de la ley de vida indestructible:

Hebreos 7:

15 Y esto es aun más manifiesto, si a semejanza de Melquisedec se levanta un sacerdote distinto,

16 no constituido conforme a la ley del mandamiento acerca de la descendencia, sino según el poder de una vida indestructible.

17 Pues se da testimonio de él: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec.

Queda abrogado la ley anterior de los sacerdotes, y se establece este nuevo:

Hebreos 7:

18 Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia

19 (pues nada perfeccionó la ley), y de la introducción de una mejor esperanza, por la cual nos acercamos a Dios.

20 Y esto no fue hecho sin juramento;

21 porque los otros ciertamente sin juramento fueron hechos sacerdotes; pero éste, con el juramento del que le dijo: Juró el Señor, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec.

22 Por tanto, Jesús es hecho fiador de un mejor pacto.

23 Y los otros sacerdotes llegaron a ser muchos, debido a que por la muerte no podían continuar;

24 mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable;

25 por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.

26 Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos;

27 que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo.

28 Porque la ley constituye sumos sacerdotes a débiles hombres; pero la palabra del juramento, posterior a la ley, al Hijo, hecho perfecto para siempre.

Entonces, si la ley de los sacrificios de ovejas y corderos está abrogado, ¿qué se establece?

Cuando Jesús es introducido en el mundo, Juan el Bautista dice de él:

San Juan 1:

29 El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

30 Éste es aquél de quien yo dije: Después de mí viene un varón, el cual es antes de mí; porque era primero que yo.

31 Y yo no le conocía; mas para que fuese manifestado a Israel, por esto vine yo bautizando con agua.

32 También dio Juan testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre él.

33 Y yo no le conocía; pero el que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo.

34 Y yo le vi, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.

35 El siguiente día otra vez estaba Juan, y dos de sus discípulos.

36 Y mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: He aquí el Cordero de Dios.

En la ley de los sacrificios de los animales, se debe morir un animal y su sangre derramada; y por todos derramó su sangre Jesús. Y así terminó la ley de los sacerdotes.

Es por eso, que la ley de los sacerdotes según Aarón ha culminado.

Pero también hoy los pastores y las iglesias, no pueden utilizar la "sangre del cordero" para remisión de los pecados, como una ofrenda continua.

Eso se ofrece una sola vez, y luego es la muerte. O sea, que los hombres deben avanzar dejando los rudimentos de la doctrina de Cristo y entrar en el Lugar Santísimo, cruzarlo y presentarse ante el Sacerdote Jesucristo.

Pero para entrar en el templo celestial, se debe seguir con las nuevas leyes del Sacerdocio según Melquisedec, la de una vida indestructible.

Así, toda persona quien cree que Jesús ha resucitado de los muertos y ha ascendido a los cielos, debe vivir bajo la nueva ley del Sacerdocio de Melquisedec. Vivir bajo esa ley, cumplir sus condiciones, y llegado el momento finiquitar la ley vieja.

Pero sin muerte, no se puede entrar en el nuevo sacerdocio; si uno no quiere morir juntamente con Cristo, siempre seguirá en el Pacto Viejo, y bajo el sacerdocio de hombres.

Si hoy, un creyente quiere seguir en los rudimentos de la doctrina de Cristo peca de incredulidad. Y ya se ha cerrado toda la gracia para que los hombres entiendan y accedan a la nueva ley.

¿Por quién trabajará el Espíritu Santo? ¿Trabajará según el viejo o según el nuevo Pacto? ¿Trabajará para los sacerdotes o pastores hombres, o para el Sacerdote Jesucristo?

Hebreos 7:

22 Por tanto, Jesús es hecho fiador de un mejor pacto.

23 Y los otros sacerdotes llegaron a ser muchos, debido a que por la muerte no podían continuar;

24 mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable;

25 por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.

26 Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos;

27 que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo.

28 Porque la ley constituye sumos sacerdotes a débiles hombres; pero la palabra del juramento, posterior a la ley, al Hijo, hecho perfecto para siempre.

La fe en Jesucristo hoy

Friday, December 8, 2017

17:00

Muchos dicen: "Yo tengo fe en Jesús", "Jesús es mi Salvador", "porque tengo fe en Jesucristo, tengo vida eterna".

En realidad, todas estas palabras y esta fe, doctrinalmente está ubicado o centrado en San Juan 3:16; entonces está viviendo "sin Cristo hoy".

¿Por qué?

Porque el concepto, la idea, o la doctrina de Jesús como el Cordero de Dios que vino para salvar a los hombres; ya ha pasado. Es una doctrina vieja, es una ley vieja. Y esa ley se cumplió, se terminó su efecto con la crucifixión y muerte de Jesús.

Cuando Jesús resucitó de los muertos, ya comienza otra ley; la ley del Sacerdocio según el Orden de Melquisedec.

Y Dios también, siempre estuvo dando las palabras para que el hombre fuese encaminado a esta Nueva Ley, el Pacto Nuevo que es la participación en la muerte de la carne, y nacer de nuevo en Cristo para entrar en su Reino.

Esto se prorrogó y se prorrogó hasta que se cumplió también de parte de los hombres, con la llegada del hijo de hombre, quien cumplió como representante de los hombres.

Ese es el testimonio que se ha mostrado, en el cual estamos viviendo.

Y Dios también ha cerrado, como dicen estas palabras:

Hebreos 6:

4 Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo,

5 y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero,

6 y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio.

7 Porque la tierra que bebe la lluvia que muchas veces cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos por los cuales es labrada, recibe bendición de Dios;

8 pero la que produce espinos y abrojos es reprobada, está próxima a ser maldecida, y su fin es el ser quemada.

Consecuentemente, la fe en Jesucristo hoy debe ser así:

• Que uno haya participado en la Muerte juntamente con Cristo en el cual Dios ha encaminado, y que así ha nacido de nuevo. Ya está en el Pacto Nuevo.

• Que uno ha estado esforzando en participar de "Con Cristo estoy juntamente crucificado y ya no vivo yo, sino vive Cristo en mí", y se ha encaminado de alguna manera dentro del Pacto de Abraham, en el Pacto de David. Y Dios los considera remanentes o expatriados.

Romanos 11:

24 Porque si tú fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre, y contra naturaleza fuiste injertado en el buen olivo, ¿cuánto más éstos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo?

25 Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles;

26 y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, Que apartará de Jacob la impiedad.

27 Y éste será mi pacto con ellos, Cuando yo quite sus pecados.

28 Así que en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de los padres.

29 Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios.

30 Pues como vosotros también en otro tiempo erais desobedientes a Dios, pero ahora habéis alcanzado misericordia por la desobediencia de ellos,

31 así también éstos ahora han sido desobedientes, para que por la misericordia concedida a vosotros, ellos también alcancen misericordia.

32 Porque Dios sujetó a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos.

33 ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!

34 Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?

35 ¿O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado?

36 Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.

¿Conclusión?

Que hay que creer en Jesús con conocimiento, con sabiduría; no hay que utilizar a Jesucristo según las leyes antiguas, ni del pacto antiguo. Sino, solamente en el pacto nuevo.

Hebreos 10:

24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras;

25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

26 Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados,

27 sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios.

28 El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente.

29 ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?

30 Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo.

31 ¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!

Toda acción, toda oración, la vida que uno vive no puede tener una regresión, de tal modo que necesites el pacto viejo, del cordero que deba ser sacrificado con derramamiento de sangre porque has pecado.

Por eso, vino la muerte, para que uno esté libre de esa ley de la acusación, de la ley de la servidumbre.

1 Corintios 15:

53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.

54 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria.

55 ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?

56 ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley.

57 Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

58 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

¿A quién responde, a quién consuela Dios? Pues para aquellos que viven en el Nuevo Pacto, aquellos que fueron elegidos como remanentes, expatriados, dispersos.

San Mateo 25:

1 Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.

2 Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas.

3 Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;

4 mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.

5 Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.

6 Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle!

7 Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas.

8 Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan.

9 Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas.

10 Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta.

11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos!

12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.

San Mateo 7:

13 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella;

14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

15 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.

16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?

17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos.

18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos.

19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.

20 Así que, por sus frutos los conoceréis.

21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?

23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.

25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.

26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena;

27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.

Hebreos 8:

1 Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos,

2 ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre.

3 Porque todo sumo sacerdote está constituido para presentar ofrendas y sacrificios; por lo cual es necesario que también éste tenga algo que ofrecer.

4 Así que, si estuviese sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo aún sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley;

5 los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte.

6 Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.

7 Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo.

8 Porque reprendiéndolos dice: He aquí vienen días, dice el Señor, En que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto;

9 No como el pacto que hice con sus padres El día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; Porque ellos no permanecieron en mi pacto, Y yo me desentendí de ellos, dice el Señor.

10 Por lo cual, éste es el pacto que haré con la casa de Israel Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, Y sobre su corazón las escribiré; Y seré a ellos por Dios, Y ellos me serán a mí por pueblo;

11 Y ninguno enseñará a su prójimo, Ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor; Porque todos me conocerán, Desde el menor hasta el mayor de ellos.

12 Porque seré propicio a sus injusticias, Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades.

13 Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.

Cuando se escribió el Libro de Hebreos, se avisaba que la ley del viejo pacto iba a desaparecer, pero faltaba el hijo de hombre, el representante de los hombres, como lo fue Adán, como lo fue Noé, como lo fue Abraham, como lo fue David. Y en este tiempo también Dios hizo que el hijo de hombre también cumpliese todos los requisitos de Cristo para que pudiese entrar por el velo, y así terminar con oficialmente el Pacto Viejo.

Por tanto, quedó inaugurada el Nuevo Pacto, y ahora también toda gracia de Dios respecto al Pacto Viejo también ha sido clausurado.

Por eso, el que utiliza los rudimentos de la doctrina de Cristo, está en pecado, porque ahora uno mismo debe morir por sus pecados y nacer de nuevo porque tiene un Pacto con Dios.

Hay que tener cuidado de las doctrinas que se utilizan, hay que cuidar de evitar las palabras, o utilizar inclusive los versículos bíblicos dentro del contexto del viejo pacto, ni darles a "entender" que tienen salvación según las viejas leyes.

Mediador de un mejor pacto, con mejores promesas

Saturday, December 9, 2017

06:23

Hebreos 8:

1 Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos,

2 ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre.

Y no un sacerdote que ofrece sangre de animales que no puede hacer perfecto al hombre.

Romanos 6:

4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

5 Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección;

6 sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado.

7 Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado.

8 Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él;

9 sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él.

10 Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive.

11 Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Lo que en tiempos de Romanos dice: Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. Pero como aún faltan "requisitos", "justicias" simplemente dice "vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús". Pero esto, ahora ya no es "consideraos muertos", sino que se ha abierto la etapa en que cada uno debe "ofrecerse a sí mismo" en sacrificio para acabar con sus pecados.

Es por eso, que hoy establece un mejor pacto, y con mejores promesas. Porque la promesa y el mejor pacto, no consiste en una ofrenda continua de animales, ni de derramamiento de sangre; sino que Jesús mismo se ofreció para que nunca más tengamos que derramar sangre; y que también nosotros participemos en su muerte para que también cumplamos con la ley del pecado, y que nunca más seamos acusados: "porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado".

También para aquel que ha muerto, Dios tiene una promesa:

Hebreos 8:

10 Por lo cual, éste es el pacto que haré con la casa de Israel Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, Y sobre su corazón las escribiré; Y seré a ellos por Dios, Y ellos me serán a mí por pueblo;

11 Y ninguno enseñará a su prójimo, Ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor; Porque todos me conocerán, Desde el menor hasta el mayor de ellos.

12 Porque seré propicio a sus injusticias, Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades.

Y lo que en tiempos en que se escribió este libro de Hebreos decía:

Hebreos 8:

13 Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.

Está pronto a desaparecer, bueno hoy todas estas cosas se han cumplido; y que Dios también ha declarado que todo el sacrificio continuo, el uso de la sangre de Jesucristo, o los rudimentos de la doctrina de Cristo han pasado; y se establece solamente las leyes del nuevo Pacto.

Por tanto, aquel quien no se ha disciplinado, ni se ha justificado y acabar con el pecado, para que éstos nunca más les acusen ni les mantengan en servidumbre.

Por estas razones, estamos viviendo un tiempo muy especial y único. Pues todas las Palabras de Dios que nos han sido dadas, se cumplen, y vivimos tiempos nuevos.

Como en el mundo de los hombres, Ciro ha declarado que Jerusalén se reconstruya y nuevamente sea la capital de Israel. Como en los tiempos de Esdras y de Nehemías hubo oposiciones, y toda clase de confabulaciones secretas para impedir que se reconstruya el templo.

Hoy nosotros inauguramos tiempos nuevos, la Jerusalén de arriba, como las Palabras que nos han sido dadas:

Isaías 66:

7 Antes que estuviese de parto, dio a luz; antes que le viniesen dolores, dio a luz hijo.

8 ¿Quién oyó cosa semejante? ¿quién vio tal cosa? ¿Concebirá la tierra en un día? ¿Nacerá una nación de una vez? Pues en cuanto Sion estuvo de parto, dio a luz sus hijos.

9 Yo que hago dar a luz, ¿no haré nacer? dijo Jehová. Yo que hago engendrar, ¿impediré el nacimiento? dice tu Dios.

10 Alegraos con Jerusalén, y gozaos con ella, todos los que la amáis; llenaos con ella de gozo, todos los que os enlutáis por ella;

11 para que maméis y os saciéis de los pechos de sus consolaciones; para que bebáis, y os deleitéis con el resplandor de su gloria.

12 Porque así dice Jehová: He aquí que yo extiendo sobre ella paz como un río, y la gloria de las naciones como torrente que se desborda; y mamaréis, y en los brazos seréis traídos, y sobre las rodillas seréis mimados.

13 Como aquel a quien consuela su madre, así os consolaré yo a vosotros, y en Jerusalén tomaréis consuelo.

14 Y veréis, y se alegrará vuestro corazón, y vuestros huesos reverdecerán como la hierba; y la mano de Jehová para con sus siervos será conocida, y se enojará contra sus enemigos.

15 Porque he aquí que Jehová vendrá con fuego, y sus carros como torbellino, para descargar su ira con furor, y su reprensión con llama de fuego.

16 Porque Jehová juzgará con fuego y con su espada a todo hombre; y los muertos de Jehová serán multiplicados.

17 Los que se santifican y los que se purifican en los huertos, unos tras otros, los que comen carne de cerdo y abominación y ratón, juntamente serán talados, dice Jehová.

18 Porque yo conozco sus obras y sus pensamientos; tiempo vendrá para juntar a todas las naciones y lenguas; y vendrán, y verán mi gloria.

19 Y pondré entre ellos señal, y enviaré de los escapados de ellos a las naciones, a Tarsis, a Fut y Lud que disparan arco, a Tubal y a Javán, a las costas lejanas que no oyeron de mí, ni vieron mi gloria; y publicarán mi gloria entre las naciones.

20 Y traerán a todos vuestros hermanos de entre todas las naciones, por ofrenda a Jehová, en caballos, en carros, en literas, en mulos y en camellos, a mi santo monte de Jerusalén, dice Jehová, al modo que los hijos de Israel traen la ofrenda en utensilios limpios a la casa de Jehová.

21 Y tomaré también de ellos para sacerdotes y levitas, dice Jehová.

22 Porque como los cielos nuevos y la nueva tierra que yo hago permanecerán delante de mí, dice Jehová, así permanecerá vuestra descendencia y vuestro nombre.

23 Y de mes en mes, y de día de reposo en día de reposo, vendrán todos a adorar delante de mí, dijo Jehová.

24 Y saldrán, y verán los cadáveres de los hombres que se rebelaron contra mí; porque su gusano nunca morirá, ni su fuego se apagará, y serán abominables a todo hombre.

Hay que saber que la promesa de Jehová con Abraham y sus descendientes, las promesas de Jehová con David y sus hijos, respecto a Judá y Jerusalén en el aspecto físico y material, siempre se deben cumplir.

¿Por qué?

Porque es una "muestra" física de que la promesa de la Jerusalén de arriba, la libre, la que es madre de todas, también es verdadero y firme.

Isaías

26 Yo, el que despierta la palabra de su siervo, y cumple el consejo de sus mensajeros; que dice a Jerusalén: Serás habitada; y a las ciudades de Judá: Reconstruidas serán, y sus ruinas reedificaré;

27 que dice a las profundidades: Secaos, y tus ríos haré secar;

28 que dice de Ciro: Es mi pastor, y cumplirá todo lo que yo quiero, al decir a Jerusalén: Serás edificada; y al templo: Serás fundado.

1 Así dice Jehová a su ungido, a Ciro, al cual tomé yo por su mano derecha, para sujetar naciones delante de él y desatar lomos de reyes; para abrir delante de él puertas, y las puertas no se cerrarán:

2 Yo iré delante de ti, y enderezaré los lugares torcidos; quebrantaré puertas de bronce, y cerrojos de hierro haré pedazos;

3 y te daré los tesoros escondidos, y los secretos muy guardados, para que sepas que yo soy Jehová, el Dios de Israel, que te pongo nombre.

4 Por amor de mi siervo Jacob, y de Israel mi escogido, te llamé por tu nombre; te puse sobrenombre, aunque no me conociste.

5 Yo soy Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí. Yo te ceñiré, aunque tú no me conociste,

6 para que se sepa desde el nacimiento del sol, y hasta donde se pone, que no hay más que yo; yo Jehová, y ninguno más que yo,

7 que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto.

8 Rociad, cielos, de arriba, y las nubes destilen la justicia; ábrase la tierra, y prodúzcanse la salvación y la justicia; háganse brotar juntamente. Yo Jehová lo he creado.

9 ¡Ay del que pleitea con su Hacedor! ¡el tiesto con los tiestos de la tierra! ¿Dirá el barro al que lo labra: ¿Qué haces?; o tu obra: No tiene manos?

10 ¡Ay del que dice al padre: ¿Por qué engendraste? y a la mujer: ¿Por qué diste a luz?!

11 Así dice Jehová, el Santo de Israel, y su Formador: Preguntadme de las cosas por venir; mandadme acerca de mis hijos, y acerca de la obra de mis manos.

12 Yo hice la tierra, y creé sobre ella al hombre. Yo, mis manos, extendieron los cielos, y a todo su ejército mandé.

13 Yo lo desperté en justicia, y enderezaré todos sus caminos; él edificará mi ciudad, y soltará mis cautivos, no por precio ni por dones, dice Jehová de los ejércitos.

14 Así dice Jehová: El trabajo de Egipto, las mercaderías de Etiopía, y los sabeos, hombres de elevada estatura, se pasarán a ti y serán tuyos; irán en pos de ti, pasarán con grillos; te harán reverencia y te suplicarán diciendo: Ciertamente en ti está Dios, y no hay otro fuera de Dios.

15 Verdaderamente tú eres Dios que te encubres, Dios de Israel, que salvas.

Por eso, todos los que se oponen hoy a la voluntad de Dios, y todos quienes levantan voces, deberían saber que no les vendrá bien.

Como dice la Palabra: "Porque irrevocables son los dones y el llamamiento".

Por más que en el mundo y según las leyes de Dios, los hombres no vivan acorde a los mandamentos, pero porque tienen el nombre, porque es la tierra que primeramente Jehová puso su deseo; y hoy como que los hombres pueden controlar y son más fuertes que Jehová Dios, porque ellos impiden que Jerusalén sea reconstruida.

Más la verdadera Jerusalén, la de arriba, la libre también está establecida. Y ejerce su dominio sobre los hombres.

Gálatas 4:

21 Decidme, los que queréis estar bajo la ley: ¿no habéis oído la ley?

22 Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava, el otro de la libre.

23 Pero el de la esclava nació según la carne; mas el de la libre, por la promesa.

24 Lo cual es una alegoría, pues estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; éste es Agar.

25 Porque Agar es el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, pues ésta, junto con sus hijos, está en esclavitud.

26 Mas la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre.

27 Porque está escrito: Regocíjate, oh estéril, tú que no das a luz; Prorrumpe en júbilo y clama, tú que no tienes dolores de parto; Porque más son los hijos de las desolada, que de la que tiene marido.

28 Así que, hermanos, nosotros, como Isaac, somos hijos de la promesa.

29 Pero como entonces el que había nacido según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también ahora.

30 Mas ¿qué dice la Escritura? Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque no heredará el hijo de la esclava con el hijo de la libre.

31 De manera, hermanos, que no somos hijos de la esclava, sino de la libre.

Aunque sea una Jerusalén que esté en esclavitud, pero tiene que ser "la capital", "el corazón"; para que todas las Palabras de Dios se cumplan.

Pero lo que muchos no saben, en que también existe una Jerusalén de arriba, la libre, la madre de todos nosotros.

¡Y qué coincidencias de Jehová Dios! Que en el tiempo en que Jerusalén se declara por medio de Ciro como la capital de Israel como en los tiempos de Daniel, de Esdras, de Nehemías, de Hageo y de Zacarías; y eso para y como testimonio a los incrédulos y los que están en esclavitud de los pecados.

Pero también Dios declara el reinado de la Jerusalén de arriba, la madre de todos nosotros, la libre, la eterna; con el sacerdocio de Jesucristo.

Esto también es una gran Parábola, para que los que tienen ojos para ver y oídos para oír, entiendan.

Pero los que hoy luchan contra la decisión de Ciro, aquellos que se oponen contra la voluntad de Jehová Dios, les vendrán males.

Esdras 1:

1 En el primer año de Ciro rey de Persia, para que se cumpliese la palabra de Jehová por boca de Jeremías, despertó Jehová el espíritu de Ciro rey de Persia, el cual hizo pregonar de palabra y también por escrito por todo su reino, diciendo:

2 Así ha dicho Ciro rey de Persia: Jehová el Dios de los cielos me ha dado todos los reinos de la tierra, y me ha mandado que le edifique casa en Jerusalén, que está en Judá.

3 Quien haya entre vosotros de su pueblo, sea Dios con él, y suba a Jerusalén que está en Judá, y edifique la casa a Jehová Dios de Israel (él es el Dios), la cual está en Jerusalén.

4 Y a todo el que haya quedado, en cualquier lugar donde more, ayúdenle los hombres de su lugar con plata, oro, bienes y ganados, además de ofrendas voluntarias para la casa de Dios, la cual está en Jerusalén.

5 Entonces se levantaron los jefes de las casas paternas de Judá y de Benjamín, y los sacerdotes y levitas, todos aquellos cuyo espíritu despertó Dios para subir a edificar la casa de Jehová, la cual está en Jerusalén.

6 Y todos los que estaban en sus alrededores les ayudaron con plata y oro, con bienes y ganado, y con cosas preciosas, además de todo lo que se ofreció voluntariamente.

7 Y el rey Ciro sacó los utensilios de la casa de Jehová, que Nabucodonosor había sacado de Jerusalén, y los había puesto en la casa de sus dioses.

8 Los sacó, pues, Ciro rey de Persia, por mano de Mitrídates tesorero, el cual los dio por cuenta a Sesbasar príncipe de Judá.

9 Y ésta es la cuenta de ellos: treinta tazones de oro, mil tazones de plata, veintinueve cuchillos,

10 treinta tazas de oro, otras cuatrocientas diez tazas de plata, y otros mil utensilios.

11 Todos los utensilios de oro y de plata eran cinco mil cuatrocientos. Todos los hizo llevar Sesbasar con los que subieron del cautiverio de Babilonia a Jerusalén.

¡Cuán altos e insondables son los pensamientos de Jehová Dios!

¿Quién le podrá discutir: "por qué lo haces"?

¿Quién puede saber sus caminos, sus tiempos de realizar las obras?

Pero también a los que aman, a sus amados, "no hará nada sin que antes muestre a sus hijos".

Siempre son ciertas estas palabras, y siempre vuelven y vuelven:

Romanos 10:

Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!

16 Mas no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?

17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

18 Pero digo: ¿No han oído? Antes bien, Por toda la tierra ha salido la voz de ellos, Y hasta los fines de la tierra sus palabras.

19 También digo: ¿No ha conocido esto Israel? Primeramente Moisés dice: Yo os provocaré a celos con un pueblo que no es pueblo; Con pueblo insensato os provocaré a ira.

20 E Isaías dice resueltamente: Fui hallado de los que no me buscaban; Me manifesté a los que no preguntaban por mí.

21 Pero acerca de Israel dice: Todo el día extendí mis manos a un pueblo rebelde y contradictor.

Se ha impuesto el tiempo de reformar las cosas

Monday, December 11, 2017

20:46

Hebreos 9:

6 Y así dispuestas estas cosas, en la primera parte del tabernáculo entran los sacerdotes continuamente para cumplir los oficios del culto;

7 pero en la segunda parte, sólo el sumo sacerdote una vez al año, no sin sangre, la cual ofrece por sí mismo y por los pecados de ignorancia del pueblo;

8 dando el Espíritu Santo a entender con esto que aún no se había manifestado el camino al Lugar Santísimo, entre tanto que la primera parte del tabernáculo estuviese en pie.

9 Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto,

10 ya que consiste sólo de comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas.

11 Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación,

12 y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.

Si la biblia dice que "aún no se había manifestado el camino al Lugar Santísimo, entretanto que la primera parte del tabernáculo estuviese en pie."

Es por eso, cuando Jesús murió, dice la biblia:

San Mateo 27:

50 Mas Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu.

51 Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron;

52 y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron;

53 y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos.

54 El centurión, y los que estaban con él guardando a Jesús, visto el terremoto, y las cosas que habían sido hechas, temieron en gran manera, y dijeron: Verdaderamente éste era Hijo de Dios.

Si los sacerdotes de Aarón y sus hijos, celebraban la sangre de los animales, significaba que aún no se había abierto el camino; pero Jesús habiendo entregado a sí mismo. Y de parte de Dios se eliminó el velo.

Porque Jesús no solamente entró dentro del velo, sino que se ofreció a sí mismo en sacrificio vivo y eterno en el templo celestial:

Hebreos 9:

11 Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación,

12 y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.

13 Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne,

14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?

15 Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.

Pero aún estaban las cosas "impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas".

Porque como el pacto o el testamento se estableció entre dos personas, Jehová Dios por un lado, y Abraham por el otro lado, por ello se le llama: "Padre de todos los creyentes".

Entonces, el testamento deja de existir, cuando muere el testador; de parte de Dios, Jesús acababa de morir; pero hasta que llegue el tiempo de reformar todas las cosas, hasta que Dios levantase a un "hijo de hombre" en representación, así como lo fue Abraham en su tiempo.

Para reformar la ley, se debe cumplir primeramente con la ley primera, el testamento primero, para que se pueda establecer lo último.

¿Qué significaba esto? Que los hombres debían velar, escudriñar la biblia con atención para saber en qué tiempo, en qué lugar, por medio de quién Dios enviaría a ese "hijo de hombre".

Pero el lugar, el tiempo y la persona siempre se hizo esquivo, porque los hombres no permanecieron en el Pacto, sino que cada vez que Dios entregaba una tierra a unos labradores, éstos no eran fieles, no cumplían o mataban a los que eran enviados.

Es por eso, que Jerusalén estuvo cambiando de lugar en lugar, como lo dijo Jesús:

San Mateo 21:

31 ¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero. Jesús les dijo: De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios.

32 Porque vino a vosotros Juan en camino de justicia, y no le creísteis; pero los publicanos y las rameras le creyeron; y vosotros, viendo esto, no os arrepentisteis después para creerle.

33 Oíd otra parábola: Hubo un hombre, padre de familia, el cual plantó una viña, la cercó de vallado, cavó en ella un lagar, edificó una torre, y la arrendó a unos labradores, y se fue lejos.

34 Y cuando se acercó el tiempo de los frutos, envió sus siervos a los labradores, para que recibiesen sus frutos.

35 Mas los labradores, tomando a los siervos, a uno golpearon, a otro mataron, y a otro apedrearon.

36 Envió de nuevo otros siervos, más que los primeros; e hicieron con ellos de la misma manera.

37 Finalmente les envió su hijo, diciendo: Tendrán respeto a mi hijo.

38 Mas los labradores, cuando vieron al hijo, dijeron entre sí: Éste es el heredero; venid, matémosle, y apoderémonos de su heredad.

39 Y tomándole, le echaron fuera de la viña, y le mataron.

40 Cuando venga, pues, el señor de la viña, ¿qué hará a aquellos labradores?

41 Le dijeron: A los malos destruirá sin misericordia, y arrendará su viña a otros labradores, que le paguen el fruto a su tiempo.

42 Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo. El Señor ha hecho esto, Y es cosa maravillosa a nuestros ojos?

43 Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.

44 Y el que cayere sobre esta piedra será quebrantado; y sobre quien ella cayere, le desmenuzará.

45 Y oyendo sus parábolas los principales sacerdotes y los fariseos, entendieron que hablaba de ellos.

46 Pero al buscar cómo echarle mano, temían al pueblo, porque éste le tenía por profeta.

Es por eso que la gente hoy se equivocan al pensar que la actual Jerusalén física será restituida y su templo vuelto a reconstruirse. Porque desde el momento en que mataron a Jesús, la tierra se le dio a otras personas. Por eso dice: "El reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él."

Y esto, también en el mundo evangélico, fue traspasado para gente que produce; por eso la biblia dice:

42 Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo. El Señor ha hecho esto, Y es cosa maravillosa a nuestros ojos?

43 Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.

44 Y el que cayere sobre esta piedra será quebrantado; y sobre quien ella cayere, le desmenuzará.

¿Qué frutos debía producirse? ¿Qué fruto buscaba Dios?

Frutos de justicia, y sobre todo que estuviesen despiertos dentro del Pacto, hasta que aparezca el hijo del hombre, y que puedan entrar en el lugar santísimo, y terminando así el pacto viejo, para entrar en el pacto nuevo.

Pero los evangélicos de hoy, siempre de palabras hablan acerca del Pacto Nuevo; pero nunca movieron un dedo en dirección para ofrecerse a sí mismos en sacrificio, ni estuvieron atentos a cuándo aparecería el hijo del Hombre que cumpliese una obra similar a la de Jesucristo, para que puedan morir los "testadores".

Hebreos 9:

15 Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.

16 Porque donde hay testamento, es necesario que intervenga muerte del testador.

17 Porque el testamento con la muerte se confirma; pues no es válido entre tanto que el testador vive.

18 De donde ni aun el primer pacto fue instituido sin sangre.

19 Porque habiendo anunciado Moisés todos los mandamientos de la ley a todo el pueblo, tomó la sangre de los becerros y de los machos cabríos, con agua, lana escarlata e hisopo, y roció el mismo libro y también a todo el pueblo,

20 diciendo: Ésta es la sangre del pacto que Dios os ha mandado.

21 Y además de esto, roció también con la sangre el tabernáculo y todos los vasos del ministerio.

22 Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión.

23 Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos.

24 Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios;

25 y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena.

26 De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.

27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,

28 así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.

Así también está establecido según la ley, que el hombre también "muera una sola vez respecto a sus pecados y luego el juicio"

27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,

Entonces, ¿qué estaba diciendo Jesús a la mujer samaritana respecto a Jerusalén?

San Juan 4:

19 Le dijo la mujer: Señor, me parece que tú eres profeta.

20 Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar.

21 Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre.

22 Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos.

23 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.

24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

25 Le dijo la mujer: Sé que ha de venir el Mesías, llamado el Cristo; cuando él venga nos declarará todas las cosas.

26 Jesús le dijo: Yo soy, el que habla contigo.

Jesús claramente está diciendo que en el futuro, no será la Jerusalén física, el lugar donde será el lugar donde se reúnan para ofrecer los sacrificios; uno porque al matar a Jesús, Dios quitó ese lugar (la tierra que los labradores no supieron trabajarla), y se le dio a otros (gentiles) pero que éstos también siempre trabajaron sin tener un entendimiento de qué era Jerusalén. Por eso, cada uno simplemente construyó una iglesia local, y es la razón por qué cuando hoy se habla de Ciro, el mundo entero se sobresalta, porque las tinieblas están preocupadas de que aparezca el Mesías.

Pero Jesús dice, que no será en ese monte (Jerusalén), sino que Dios establecerá en aquellos en quienes se manifieste y se vea el "hijo de Hombre" que se realiza la obra del verdadero adorador en espíritu y en verdad.

Y es la razón por qué Jesús también dice:

1 Tesalonicenses 5:

1 Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba.

2 Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche;

3 que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán.

4 Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón.

5 Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas.

6 Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios.

7 Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan.

8 Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo.

9 Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo,

10 quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él.

¿Dónde sería esto?

¡Porque la segunda venida de Jesucristo no puede suceder cuando ni aún el primero testamento se ha dado por término!

¿Cómo podría alguien saber en dónde aparecería el hijo del Hombre, representante como Abraham?

Pues para eso tenían que velar, que ese hijo de hombre, debía parecerse a Noé, representar a todos los creyentes como Abraham, y que se asemejaría a Jesucristo como la piedra desechada por los edificadores.

Entonces, si Jehová Dios del Cielo y de l Tierra, no hace acepción de personas; también deberían saber los gentiles y evangélicos, que así como hubo tiempo y oportunidades para los israelitas y judíos, también un tiempo similar se les daría a ellos.

Pero cada generación debía velar, debían disciplinarse como hijos, ser pobres de espíritu, vestirse de vestiduras blancas, de poner colirio en los ojos para que se les abriesen los ojos para ver, para entender los tiempos, las obras de Dios, y la persona que Dios elegía y levantaba como "hijo de hombre".

Los hombres deberían saber que así como Jesús hizo la obra de Cristo, para ser el salvador de todos nosotros; también la persona a quien Dios enviaba como hijo hombre a la manera de Abraham, también debería padecer y realizar las obras semejantes a Cristo: en muerte y en resurrección.

Porque únicamente así, el hijo del hombre también podría entrar al lugar santísimo, cruzar la muerte y resucitado también presentarse en el templo celestial.

Así, todos quienes se acercan a Cristo y se ofrecen a sí mismo en muerte; también ha terminado con sus pecados. Porque está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.

1 Corintios 15:

48 Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales.

49 Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.

50 Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.

51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados,

52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.

54 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria.

55 ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?

56 ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley.

57 Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

58 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

La ley es sombra de los bienes venideros

Tuesday, December 12, 2017

13:47

Hebreos 10:

1 Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan.

2 De otra manera cesarían de ofrecerse, pues los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más conciencia de pecado.

3 Pero en estos sacrificios cada año se hace memoria de los pecados;

4 porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados.

5 Por lo cual, entrando en el mundo dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste; Mas me preparaste cuerpo.

6 Holocaustos y expiaciones por el pecado no te agradaron.

7 Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad, Como en el rollo del libro está escrito de mí.

8 Diciendo primero: Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron (las cuales cosas se ofrecen según la ley),

9 y diciendo luego: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita lo primero, para establecer esto último.

Si la ley es sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas…

¿Por qué se ha impuesto durante tanto tiempo la ley?

¿Por qué nadie se ha cuestionado la perfección de las cosas?

¿Por qué nadie se ha preocupado por sus almas?

Ciertamente que no tenían entendimiento de todas estas cosas; pero también es cierto que muchos ni siquiera buscan la verdad, o temen descubrirla… ¿por qué?

¿Por qué les "convenía" la ignorancia? La ignorancia de los pastores, la ignorancia de los creyentes…

Todo porque les convenía la "idolatría" del mundo, el amor por el mundo.

También contribuyó en cierto modo la longanimidad, la paciencia, la misericordia y el cumplimiento de los tiempos.

Como los judíos se creyeron que nunca perderían su gracia porque eran hijos de Abraham; también los evangélicos se confiaron en su fe, o que la misericordia de Dios nunca les dejaría.

Pero sí se olvidaron de algo: "nunca conocieron ni temieron la justicia de Dios":

Romanos 10:

1 Hermanos, ciertamente el anhelo de mi corazón, y mi oración a Dios por Israel, es para salvación.

2 Porque yo les doy testimonio de que tienen celo de Dios, pero no conforme a ciencia.

3 Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios;

4 porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree.

5 Porque de la justicia que es por la ley Moisés escribe así: El hombre que haga estas cosas, vivirá por ellas.

6 Pero la justicia que es por la fe dice así: No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al cielo? (esto es, para traer abajo a Cristo);

7 o, ¿quién descenderá al abismo? (esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos).

8 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Ésta es la palabra de fe que predicamos:

9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan;

13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Pero nadie se ha puesto a pensar que la ley es simplemente la "imagen", la "sombra" de las cosas que estaban para venir; pero que va sucediendo poco a poco.

Pero también nadie ha utilizado la ley como debe utilizarse; sino que se olvidaron de la ley, ni quisieron escucharla. Porque si aprendieran la ley, ciertamente que los hombres aprenderían a llegar hasta Cristo, para eso está preparado la ley.

Romanos 3:

1 ¿Qué ventaja tiene, pues, el judío? ¿o de qué aprovecha la circuncisión?

2 Mucho, en todas maneras. Primero, ciertamente, que les ha sido confiada la palabra de Dios.

3 ¿Pues qué, si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿Su incredulidad habrá hecho nula la fidelidad de Dios?

4 De ninguna manera; antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso; como está escrito: Para que seas justificado en tus palabras, Y venzas cuando fueres juzgado.

5 Y si nuestra injusticia hace resaltar la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Será injusto Dios que da castigo? (Hablo como hombre.)

6 En ninguna manera; de otro modo, ¿cómo juzgaría Dios al mundo?

7 Pero si por mi mentira la verdad de Dios abundó para su gloria, ¿por qué aún soy juzgado como pecador?

8 ¿Y por qué no decir (como se nos calumnia, y como algunos, cuya condenación es justa, afirma que nosotros decimos): Hagamos males para que vengan bienes?

9 ¿Qué, pues? Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado.

10 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno;

11 No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios.

12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.

13 Sepulcro abierto es su garganta; Con su lengua engañan. Veneno de áspides hay debajo de sus labios;

14 Su boca está llena de maldición y de amargura.

15 Sus pies se apresuran para derramar sangre;

16 Quebranto y desventura hay en sus caminos;

17 Y no conocieron camino de paz.

18 No hay temor de Dios delante de sus ojos.

19 Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios;

20 ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.

21 Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas;

22 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia,

23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,

24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,

25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados,

26 con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

27 ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe.

28 Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.

29 ¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles.

30 Porque Dios es uno, y él justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircuncisión.

31 ¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley.

Si conocieran la ley, sabrían que uno no puede salirse de la ley de los mandamientos mientras esté bajo pecado; y no porque uno crea en Jesucristo significa que uno "se ha salido" fuera del ámbito de juicio del pecado.

La única forma de salirse de la ley es cumplir con la ley: "La paga del pecado es muerte".

Por otro lado, si uno quisiese realizar al ciento por ciento la ley, uno que no podría, dos que no podría resolver los pecados ya cometidos en el pasado, tres Jesús no puede morir repetitivamente por tus pecados. No hay hombre que viva y que no peque.

Como dije, la única forma de salirse del ámbito de la ley, es la muerte; pero no cualquier muerte, sino la muerte en Cristo y según el camino que Dios ha preparado y aceptado en Cristo.

Ahora, ¿quién tiene la fe de que puede morir respecto a los pecados y que resucitará en un nuevo hombre sin pecado? ¿Cómo sabe que el Espíritu Santo le resucitará?

Nadie quiso hacer eso, ni tenían temor de Jehová, ni el entendimiento acerca de la ley para exponerse a la muerte.

Nadie ha buscado el camino

Nadie se ha preguntado cómo hacerlo

Nadie sabía cómo entrar en el pacto nuevo, a pesar que Jesús lo había inaugurado; qué justicias debían realizarse… pero todo fue "respondido" y los hombres "aceptaron" como verdadero el "pensar con fe de que estaban en el nuevo pacto porque tenían fe en Jesús". Nadie se cuestionó si era legalmente correcto.

Y todas las cosas que no tenían respuestas hoy, simplemente lo postergaban para después de la segunda venida de Jesucristo. Sea la justicia de Dios que es por fe, el camino angosto, el pacto, el entrar en el Lugar Santísimo, la herencia como hijo de Dios, la vida eterna.

Es una mezcolanza de conocimientos parciales, de mucha idolatría del mundo, un pensamiento conformista de que el mundo y Dios siga igual, entender que el silencio de Dios por causa de sus incredulidades y falta de respuesta cuando les fueron enviados profetas más bien lo entendieron como "la aprobación a todo su sistema de fe".

Así, ¿para qué el hombre se preguntaría cuestionando todas las cosas, cuando hoy parecen que corren sobre ruedas y todo está controlado?

Pero se olvidan que cuando existe un silencio de Dios, cuando Dios envía hombres, y palabras que nadie entiende; más bien son tiempos finales y de juicio.

Estos hombres incrédulos, nunca se han cuestionados por qué estas cosas no se cumplen:

Hebreos 10:

15 Y nos atestigua lo mismo el Espíritu Santo; porque después de haber dicho:

16 Éste es el pacto que haré con ellos Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, Y en sus mentes las escribiré,

17 añade: Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones.

18 Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado.

Ciego es la persona quien no tiene el sentido de la visión de los ojos, ciego espiritual es aquel quien dice que cree en Jesús, pero no ve por qué o cómo las Palabras de Dios no le son reveladas.

Entonces, ¿qué sucede con una persona quien en su pensamiento está creyendo en Jesús, que con su fe está salvo pero nunca ha entrado en el Lugar Santísimo ni sabe cómo hacerlo?

En realidad, está viviendo todavía bajo la ley.

No puede conocer las cosas que están después del velo del Lugar Santísimo:

Hebreos 10:

19 Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo,

20 por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne,

21 y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios,

22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

Nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones

Wednesday, December 13, 2017

10:16

Hebreos 10:

15 Y nos atestigua lo mismo el Espíritu Santo; porque después de haber dicho:

16 Éste es el pacto que haré con ellos Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, Y en sus mentes las escribiré,

17 añade: Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones.

18 Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado.

Donde hay remisión de los pecados, ya no existe más ofrenda por el pecado.

Pero los hombres siguen tentados para pecar, y utilizar la sangre de Jesucristo para obtener perdón, entonces ¿la sangre de Jesucristo no le ha perdonado todo?

Este y otros cuestionamientos son las preguntas que nunca realizan abiertamente los hombres de fe en Jesús.

Nadie sabe responderlas.

También nadie se pregunta:

¿por qué no me alcanzan estas bondades de la Palabra de Dios?

¿Por qué no tengo el entendimiento para llegar a esto?

¿Pero saben la verdad?

Esta insensibilidad es porque están viviendo en algún tipo de idolatría, porque los amores del mundo los absorben completamente.

Pues la palabra de Dios dice claramente:

Romanos 8:

5 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu.

6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.

7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;

8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.

¿Cómo Dios despertaría el espíritu de los hombres para cuestionar sus pecados si son enemigos declarados de Dios y sus Palabras?

Por eso, los mandamientos:

"No tendréis otros dioses", "No os hagáis imágenes"

Son mandamientos totalmente "excluyentes", aquellos que "se hacen" de ídolos e idolatrías, los fabricadores de imágenes (los que se fabrican en sus corazones también entran dentro de "fabricadores"), son los peores.

Es por eso, que no tienen discernimiento; es por eso que no tienen cuestionamientos respecto a la palabra de Dios. Ni se preguntan, ¿por qué siempre el mandamiento de Dios me acusa? Y así no pueden ni plantearse las bondades de la Palabra más alta y sublime que son: "Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones", y "donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado".

Lo que no saben las personas…

Muchos desearon llegar a estas etapas….

Pocos lo han conseguido…

¿Por qué?

¡Porque nada se consigue automáticamente!

¡Nada es mágico! Ni es a pedir de boca. Ni es orar y desear, y al decir amén: ya está insertado en tu corazón "Este es el pacto que haré con ellos después de aquellos días, dice el Señor: pondré mis leyes en sus corazones, y en sus mentes las escribiré".

En realidad, se comienza con la ley de Dios que uno lo aprende y lo aplica, y al aplicarlo se sigue esta regla:

Deteronomio 6:

4 Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.

5 Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.

6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón;

7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos;

9 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

1. O sea, uno debe utilizarlas, debe enseñarlas, repetirlas, cuidar que él, su mujer, sus hijos, todos estén utilizando y viviendo bajo esa ley.

2. Debe repetirlas y repetirlas, cuidar que todos y con cuidado lo utilizan y ponen a práctica. Y se tiene que tener la autoridad, la fuerza, la imposición, la implantación de la ley en la familia.

3. Luego vienen las primeras dificultades de la ley; limita muchísimo tu vida que anteriormente hacías, gustabas, gozabas, ibas, anhelabas. Todo eso, tiene que cambiar: hábitos, costumbres, tradiciones, amigos, parientes, familiares.

4. Tienes que justificarte ante muchísimas personas quienes cuestionan tu nueva "ley de vida", tu comportamiento según esa ley. Pero hay que seguir con fuerza e imponerla.

5. El mundo comenzará a vituperarte, a perseguirte, a criticarte, a relegarte, a dejar de relacionarse contigo porque abiertamente sigues una ley de Dios.

6. Verás las primeras pérdidas de amigos, de negocios, de ganancias, de alejamiento de muchas personas cercanas.

7. Aún así, tienes que mostrar ante Dios que sus palabras son más importantes para ti, que tú amas la Palabra de Dios por encima de todo, de todo realmente.

8. Se irán agregando más y más mandamientos.

9. Incluso tú te sentirás agobiado, te sentirás "preso", que te faltan "movimiento, libertad".

10. A veces te olvidas de una ley, a veces duele el costo de cumplir la ley, de hablar verdad: dinero, tiempo, relaciones, apartado de los hombres…

11. Cuando hayas mostrado esto, poco a poco Dios también te irá dando un entendimiento mayor, conocerás más las palabras, se te abrirá el entendimiento.

2 Timoteo 1:

6 Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos.

7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

8 Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios.

12. Dios no te dará todo, ni te mostrará todo, talvez los instrumentos que tengas, la sabiduría que tengas sea limitado, que no tengas toda la habilidad en las doctrinas; y así en falta… deberás luchar por la verdad de Jesucristo, por sus palabras. Deberás insistir e insistir en ella, luchar para permanecer. Es como la lucha de Jacob contra Jehová a través de su ángel deseando ser bendecido por Dios. Y finalmente conseguirla.

13. Cuando hayas mostrado cuán dispuesto estás para vivir dentro de la Palabra de Dios, de no renunciar a ninguna de las Palabras de Dios, aún en las situaciones más difíciles, más tentadoras, más gananciosas… entonces Dios también te amará.

14. Dios irá aumentando tu saber, tu entendimiento, tu sabiduría.

15. Aparecerán más pruebas

16. Deberás mostrar toda la esperanza que pones en las manos de Dios, en sus palabras, en las promesas que has recibido a lo largo de este tiempo.

17. Irás creciendo en el Pacto de David.

18. Luego deberás participar en la muerte de Cristo, ofreciéndote tú mismo en sacrificio vivo. Según las condiciones que imponga Dios.

19. Cuando nazcas de nuevo, lo sabrás.

20. El Espíritu Santo te dará este testamento: hay remisión de pecados, ya no se acordará más de tus pecados.

21. Porque también has entrado dentro del velo del Lugar Santísimo. Por eso dice:

Hebreos 10:

19 Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo,

20 por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne,

21 y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios,

22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

23 Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.

Al comienzo siempre tú tienes que luchar con la carne, con la mente, con el corazón, con las fuerzas, con el alma. Porque estas decisiones son tuyas, tú tienes que optar por Dios, tú tienes que mostrar que tu amas a Jesucristo por encima de todas las cosas.

No existe ninguna mágia. No existe ningun trance o un espíritu arrebatador que te lleve a eso…

Generalmente, las personas, los muchos que fueron llamados, pierden en esta primera decisión, en esta primera batalla. Es por eso, que luego que se vea terminada la situación, cuando se lamentan, cuando se arrepienten; debían prepararse para la siguiente vez; pero en la segunda vez tienen que saber esta verdad: es más fácil perder la batalla que ganarla. ¿Por qué? Porque el miedo ha entrado en tu alma, y la carne y la mente te dirá "no fue tan mal la última vez", "no pasó a mayores", "seguiste teniendo la fe en Jesús", "Dios te sigue amando"…

Ya en la tercera ocasión, puede que ni siquiera de des cuenta que estás cediendo ante la carne, porque pasa muy rápido, o la montaña que tienes que vencer se hizo muy alta, difícil, dura, costosa, urgente;… todo está en tu contra.

Por eso, todos tuvieron la oportunidad, todos escucharon y tuvieron en sus manos la Palabra de Dios. Pero nadie la ha querido afrontar, nadie ha superado las primeras escaramuzas contra el pecado, contra los hombres del mundo, contra los amores que tienen cada hombre.

Luego sacan a relucir la doctrina de los perdedores, la doctrina de los pecadores: "Dios sigue amando al hombre pecador", "la misericordia de Dios es para siempre", "Jesús nos ama", "Jesús salva"… Pero nadie se ha detenido a preguntar ¿Dónde está la justicia de Dios? ¿Por qué la biblia entonces muestra que existe un tiempo para todas las cosas?

Como dice en Proverbios, Dios le da todas las cosas en bandeja, pero ni pueden alimentarse de ella.

Proverbios 19:

24 El perezoso mete su mano en el plato, Y ni aun a su boca la llevará.

Este es el libre albedrío que tanto quieren los hombres, y es así cómo el hombre debe aplicarla, o dejar de aplicarla.

¡Y todos han hecho uso de ella!

Acerca de los que pecan voluntariamente

Wednesday, December 13, 2017

11:08

Todos aquellos quienes fueron llamados y que no responden, todos aquellos quienes responden a medias, todos aquellos quienes responden según sus deseos y medidas, todos aquellos quienes no quieren responder en las pruebas más exigentes, todos aquellos quienes no responden luego de un tiempo, todos aquellos quienes no quieren responder en los niveles más altos y exigentes del discipulado, de la disciplina, de Cristo…

A todos ellos, se les dicen: "que pecan voluntariamente."

San Juan 3:

33 El que recibe su testimonio, éste atestigua que Dios es veraz.

34 Porque el que Dios envió, las palabras de Dios habla; pues Dios no da el Espíritu por medida.

35 El Padre ama al Hijo, y todas las cosas ha entregado en su mano.

36 El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.

Dios no da su "Espíritu por medida"

Es decir, que Dios no da su Espíritu para que el hombre pueda creer solamente hasta cierta parte, cierta altura, cierto grado.

La gracia de Dios sí es por medida, pero el Espíritu Santo para creer la Palabra, para hacer la Palabra… no.

Entonces, ¿Por qué el Espíritu Santo no se da por medida y la gracia sí se da por la medida de la fe del justo?

Porque toda persona quien responde con obediencia, y obras de justicia de Dios que es por fe, Dios le da la gracia y aumenta la gracia. Pero el que rechaza, le quita.

Esta es la regla de la gracia, y los que siembran y hacen la Palabra tendrán más:

San Mateo 13:

10 Entonces, acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas?

11 Él respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado.

12 Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

13 Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.

14 De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dijo: De oído oiréis, y no entenderéis; Y viendo veréis, y no percibiréis.

15 Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyen pesadamente, Y han cerrado sus ojos; Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y con el corazón entiendan, Y se conviertan, Y yo los sane.

16 Pero bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen.

17 Porque de cierto os digo, que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.

18 Oíd, pues, vosotros la parábola del sembrador:

19 Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Éste es el que fue sembrado junto al camino.

20 Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo;

21 pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza.

22 El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.

23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.

La persona quien hoy menosprecia una palabra, sea en cosa simple o sea en cosa grande y compleja, sea en cosa liviana o sea en cosa de gravedad, uno está "conociendo la verdad", y cuando deja de hacerlo "está pecando voluntariamente"; porque uno está tomando decisiones de sí o de no.

Entonces, cuando alguien peca voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad. Luego de varias y varias veces, y cuando finalmente llega un tiempo de juicio y de justicia que solamente Dios determina según cada hombre y según como en nuestro caso cuando las puertas de las bodas o de la gran cena se cierra; estará cerrada y nadie más entrará.

El que no obra ni mueve un dedo, también está pecando voluntariamente.

Después de un tiempo, ya no queda más sacrificio por los pecados.

Entonces, si aquellos que pecan contra la ley de Moisés tienen un castigo de muerte irremisible, ¿cómo será aquellos quienes conociendo a Cristo Jesús, le desechan y pisotean la gracia de Jesucristo? Porque todos aquellos quienes rehúsan tomar su cruz y seguir, todos aquellos quienes rechazaron como inmunda la Palabra de Cristo, o que la sangre del pacto es inmunda (porque aman más el mundo), ¿cuánto mayor castigo pensáis que merecerán porque han pisoteado al Hijo de Dios?

Y para todos ellos, Dios dice: "Mía es la venganza".

Jehová juzgará a su pueblo.

Jehová juzgará a todos los hombres.

Vuestra confianza tiene grande galardón

Wednesday, December 13, 2017

11:30

En el proceso de ser hacedor de la Palabra de Dios, en el proceso de cada día tomar la cruz de Cristo y seguir a Jesucristo, en el proceso de vivir con las promesas del Pacto delante; ciertamente que existen muchas pérdidas.

Pero son pérdidas controladas, pérdidas que son contabilizadas por Dios; pérdidas que para tu carne significarán muchísimo, porque hará caer tu honor, tu orgullo, tu gloria del mundo, tu buen nombre, todo cuanto has deseado y buscado con ansias del mundo. Y todo esto, hay que dejarlas escapar voluntariamente, con tus manos, con tu fe en la esperanza de la promesa.

Si no lo haces voluntariamente, Dios también dejará que te arrebaten, como ha sucedido con Job.

Este es un punto fundamental, si tú te mueres por Cristo, si tú cedes y mueres pronto, rápido y te esfuerzas en luchar por la Verdad, por implantar la Verdad en tu vida, si tú voluntariamente y con fuerzas luchas por la Verdad en toda tu vida y en toda tu familia; el despojo es menor, es menos violento, es menos catastrófico; porque te vas adaptando, incluso Dios te permite que dejes ciertas cosas.

Pero cuando uno no quiere hacerlo tan fácilmente, o cuando el tiempo es apremiante, cuando uno no muere voluntariamente, o cuando uno no defiende con todas las fuerzas la Palabra de Dios… las fieras se hacen más fuertes, el despojo es más violento, no queda mucho.

Hebreos 10:

32 Pero traed a la memoria los días pasados, en los cuales, después de haber sido iluminados, sostuvisteis gran combate de padecimientos;

33 por una parte, ciertamente, con vituperios y tribulaciones fuisteis hechos espectáculo; y por otra, llegasteis a ser compañeros de los que estaban en una situación semejante.

34 Porque de los presos también os compadecisteis, y el despojo de vuestros bienes sufristeis con gozo, sabiendo que tenéis en vosotros una mejor y perdurable herencia en los cielos.

35 No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón;

36 porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.

37 Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará.

38 Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma.

39 Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.

Siempre existe un tiempo en que Dios espera la acción del hombre, que él muestre de qué manera ama a Jesucristo; qué acción toma como iniciativa. En cambio, cuando el hombre no hace nada, cuando ha pasado el tiempo y no responde, generalmente Dios arrebata, despoja o permite que se despoje.

San Lucas 19:

1 Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad.

2 Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico,

3 procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura.

4 Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí.

5 Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa.

6 Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso.

7 Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador.

8 Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.

9 Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham.

10 Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Porque estas decisiones son "actos de fe", porque estás diciendo y creyendo que tu herencia, tus promesas solamente vendrán de parte de Jehová Dios del Pacto.

Hebreos 10:

35 No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón;

36 porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.

37 Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará.

38 Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma.

Por eso, siempre un debe estar muy atento a la voz del Espíritu Santo que mora en ti, porque siempre existe un pequeño lapso de tiempo, una ventana que se abre y que Dios espera cuál es tu respuesta.

Por eso, en la biblia tenemos ejemplos como el de Job: bienes, siervos e hijos; del joven justo: todos sus bienes; de Zaqueo: la mitad de mis bienes y devolver todos los bienes que con daño haya ganado.

Especialmente en este punto, uno puede ahorrar muchísimo tiempo, y muchísimos dolores. Pero también es una gran oportunidad de mostrar tu fe y tu confianza en Jehová y sus promesas del pacto. Porque estás mostrando que tú no tienes la idolatría de los bienes ni de las riquezas del mundo.

Entrar en el Lugar Santísimo, tiene unos pasos bien marcados:

• No pecar voluntariamente

• Dejar voluntariamente los bienes del mundo, y mostrar que tú quieres y prefieres el galardón de la promesa de Dios

• Y son decisiones que no tienen que ser revocadas, ni retraerse en sus decisiones.

• Luego las pruebas de fe que Dios exige a cada generación, que es el capítulo 11; por eso, cada generación debe saber cuánto ha avanzado el Evangelio de Cristo, en qué o hasta qué punto hay que avanzar y participar en Cristo.

• De ser disciplinado como hijo de Dios

• Y ahora, como a nosotros se nos ha ordenado y lo hemos vivido: que nazca el amor de la morena sunamita y ser esposa del Cordero.

• Tan importante son los pasos anteriores; las doctrinas anteriores en que la persona debe prepararse; pero también lo son las doctrinas y los pasos posteriores que el hombre debe realizar "voluntariamente", de su iniciativa, con todo su corazón, con toda su alma, fuerza y mente.

• Cruzar y abrazar la muerte en Cristo Jesús, y afrontar todos los temores, las dificultades que después se levantan, porque tiene amor por Cristo, que el amor que le ha despertado de esposa crezca y crezca, que todo lo soporte, que todo lo sufra, que todo lo espera, que el amor nunca deja de ser.

¿Cuán intenso pueden ser las exigencias en Cristo Jesús?

Pues nosotros lo hemos mostrado, así como los creyentes de diferentes generaciones que muestran la biblia en Hebreos 11, también deberán saber las personas que se les exigirá de manera similar a nosotros, porque somos las primicias de este tiempo, y de esta generación, y es una regla de ahora en adelante.

La certeza de la espera, la convicción de lo que no se ve

Wednesday, December 13, 2017

12:01

¿Cuándo se considera como fe en Jesucristo?

¿Cuándo se considera la fe del justo?

¿Cuándo el justo es justificado por su fe y vivirá?

¿Antes que suceda? ¿Cuándo suceden los hechos? ¿Cuándo todo ha sucedido? ¿Cuándo se tienen todos los resultados?

¿Cuándo el justo será justificado en su fe? ¿Cuándo el justo por su fe vivirá?

Evidente que es antes.

Antes que todas las cosas sucedan.

Cuando apenas Dios ha manifestado su intención.

Cuando Dios ha revelado unas palabras en Espíritu.

Y uno creyendo en las palabras de Dios, le sigue, dejando las cosas atrás.

San Mateo 19:

27 Entonces respondiendo Pedro, le dijo: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿qué, pues, tendremos?

28 Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.

29 Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.

30 Pero muchos primeros serán postreros, y postreros, primeros.

Por eso, el tiempo y las decisiones a tiempo, en el justo momento es fundamental para que uno pueda decir: "tengo fe", y que "Dios te justifique porque tienes fe". Este es el momento de la "fe del justo", y cuando "el justo por su fe vivirá".

Cuando se retrasa, ya no es fe; no es considerado fe, ni justo, ni se justifica con su fe.

Observación: Por eso, si uno no está al corriente con el Espíritu Santo todos los días, cuando no le está acompañando todos los días, es imposible que alguien se justifique por su fe. Dentro de este tiempo, cuando los hombres toman decisiones y realizan acciones, Dios le considera justo que vivirá por su fe.

Después de esto, luego de este tiempo, es incredulidad, o que está pecando voluntariamente.

Las capacidades de la fe

Thursday, December 14, 2017

06:01

En el punto anterior he tratado acerca del tiempo de respuesta a la Palabra de Dios para que se constituya en fe, porque pasado ese tiempo deja de ser fe para ser incredulidad, y más allá simplemente un conocimiento, un hecho, un facto.

Por eso, el hombre debe creer, y debe "accionar" porque cree en esa Palabra que el Espíritu Santo le da en su momento oportuno. Responder correctamente, responder en el tiempo preciso es necesario.

Pero ¿en qué aspectos debe responder, en qué materias debe responder la fe? ¿Cuál es la amplitud de la fe?

Generalmente las personas quieren mostrar la fe en los puntos que ellos creen necesario, o conveniente, o que son capaces de ver, o que entienden. Y generalmente son muy "personalistas", o sea, quieren vivir en fe sólo en los aspectos que les atañen personalmente, si salgo con alguna ganancia; pero no así si es una obra de Dios, o respecta a otras personas, o al progreso del evangelio.

La vida espiritual, o tu vida espiritual no puede limitarse solamente a tu persona, a tu familia, o el ámbito de tus intereses. Sino debe centrarse en la persona de Dios, en todo lo que el Padre realiza, sea con otras personas, sea con el mundo, sea con su iglesia.

La Palabra de Dios, la obra de Dios, la respuesta de Dios son para todos, para mí, para el prójimo, para el mundo.

Muchos son personalistas, quieren un Dios exclusivo. Y eso causa el pecado, y en la medida en que uno crece en la fe y disciplina, como hijo de Dios, debe saber que el Padre debe ser justo contigo, con todos; también debe realizar las obras en coordinación para todos, y en sus avances según la biblia.

Además, muchos consideran que padecer por sí mismo, por sus ganancias, por su vida está bien; pero no tiene la misma opinión y pensamiento cuando se refiere a otros.

Pero, como la biblia dice que somos todos miembros los unos de los otros, en un mismo cuerpo que es Cristo, nuestra capacidad de fe, nuestra visión, nuestro interés debe ampliarse al reino de Dios, al cuerpo de Cristo que es la iglesia, a la familia y también de mí mismo.

Romanos 12:

1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

3 Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.

4 Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función,

5 así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.

6 De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe;

7 o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza;

8 el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.

9 El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno.

10 Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.

11 En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor;

12 gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración;

13 compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad.

14 Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis.

15 Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.

16 Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión.

17 No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres.

18 Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.

Así, ¿qué amplitud y capacidad debes tener en la fe?

• Una fe sana, un conocimiento completo, entendimiento de la persona de Dios

Hebreos 11:

1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

2 Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos.

3 Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.

Hoy tenemos un bombardeo de las capacidades y aptitudes de los hombres; y siempre "aceptamos la ciencia y sus conocimientos como hechos verdaderos y valederos", y no queremos ver la "versión de Dios del mundo". A veces hay que saber separar los avances tecnológicos, los descubrimientos científicos, el pensamiento lógico, o la historia de los hechos; y apoyar la Palabra de Dios, ver el mundo desde la óptica de Dios.

Por ejemplo, hay ciencias y profesiones que deberíamos tener cuidado. Sabemos por la Palabra de Dios y la fe en sus palabras que todo pecado y corrupción que resulta del pecado produce hambre, sequía, enfermedades y plagas; como primeros resultados.

¿Qué hay cuando uno quiere ser científico y quiere ser un profesional de la salud y curar o evitar científicamente esos males?

Yo lo planteo como pastor, como instructor de la verdad bíblica. ¿Podrá alguien encontrar "una cura" y es "correcto tratar de evitar o paliar las consecuencias del pecado"?

2 Pedro 2:

21 Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado.

22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.

¿Le irá bien cuando tu profesión consiste en limpiar el cieno?

Así, en todo campo de las profesiones y quehaceres del mundo, hay que encontrar el punto de Dios, la justicia de Dios y así vivir, negociar, fabricar, cultivar o criar ganados.

¿Te puede ir bien? Cuando no quieres enseñar ni predicar a los hombres acerca de la justicia de Jesucristo; pero sí tratas de evitar los juicios de Dios. Yo sé que esto creará mucho revuelo, pero también sé que los tiempos para los malos irán peores, el juicio de Jehová, la venganza de Dios cada vez irá en aumento.

¿Qué dice la sabiduría? Esto también es amplitud de la fe y capacidad. ¿Qué sabidurías e inteligencia nos debe enseñar y hacernos cuidar del conocimiento de la Verdad de Dios y sus tiempos?

• Ofrecer más excelente sacrificio

A veces las personas no buscan a Dios en justicia y verdad, sino tratan de congraciarse con los hombres.

Quieren evitar disputas y controversias con los hombres, con las iglesias; pero se olvidan de Dios.

¿Cuánto debo luchar o esforzarme por ofrecer un sacrificio agradable a Dios? ¿Qué hago si se levanta Caín en contra mío? ¿Y qué sucede cuendo Caín es el pastor de una iglesia? ¿Seguiré siendo Abel?

Muchos no quieren luchar o pelear, o contradecir a los Caín; y generalmente los Abel lo quieren ser para sus adentros, dicen: lo importante es lo que yo creo en mi corazón, no estoy de acuerdo con Caín; pero tampoco quiero discutirle, ni enfurecerle.

¿Qué dice la Palabra? ¿Qué te indica tu fe? ¿Lucharás por la verdad? ¿O simplemente te callarás porque comes el pan de Caín y recibes su salario?

Muchos dicen: lo importante es que yo crea a Jesús en mi corazón. ¿Y no enardece tu corazón cuando escuchas y ves a Caín? ¿No defiendes la Verdad de Dios cuando ves a Caín transgrediendo, cambiando las doctrinas?

¡Es que no quiero morir como Abel! ¡Tengo miedo de Caín! Que me echen de sus iglesias, que me excomulguen, que me maldigan. Es que necesito ese empleo, necesito ese cliente, no puedo dejar de trabajar…

Si piensas así, ya estás muerto para Jesucristo.

Si tu fe y las promesas que tienes de Dios no son suficientes para crecer, para alimentarte en la fe, por luchar por la Verdad del Evangelio, si no eres capaz de combatir por temor a Caín, si no puedes ver a Dios por encima y en temor… ¿qué es tu fe? ¿Qué es capaz tu fe en Jesucristo?

Si tú sabes cuál es tu cruz para seguir a Cristo, ¿no lo tomarás? ¿No te bautizarás en su muerte si así requieren las circunstancias?

San Marcos 8:

31 Y comenzó a enseñarles que le era necesario al Hijo del Hombre padecer mucho, y ser desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y ser muerto, y resucitar después de tres días.

32 Esto les decía claramente. Entonces Pedro le tomó aparte y comenzó a reconvenirle.

33 Pero él, volviéndose y mirando a los discípulos, reprendió a Pedro, diciendo: ¡Quítate de delante de mí, Satanás! porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.

34 Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

35 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará.

36 Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?

37 ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?

38 Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.

¿Qué capacidad muestras con tu fe? ¿Qué excelencia de sabiduría o de obras de fe y de justicia puedes mostrar con tu fe en Jesús?

• Tuvo testimonio de haber agradado a Dios

¿Cuán importante es "tener el testimonio de agradar a Dios" para ti?

¿Cómo mueve tu fe en Jesucristo hacia esa dirección?

¿Puede alguien afirmar limpio de conciencia de que con todas las fuerzas, con todo esfuerzo, con toda su mente y alma vive en Cristo Jesús para "tener el testimonio de agradar a Dios"?

Si uno no tiene esto como el mayor y predominante interés de su fe en Jesucristo, ¿a quién está creyendo? ¿Cómo uno puede decir que tiene certeza de lo que espera y convicción de lo que no ve?

Si uno no busca ser agradable a los ojos de Dios, ¿es esa fe válida para Jesucristo?

Hebreos 1:

16 Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham.

17 Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo.

18 Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.

Si tu fe no tiene la sensibilidad de Cristo, si no amas como Cristo nos amó; ¿sigue siendo fe en Jesucristo?

¿Cuánto eres capaz de renunciar, de morir, de padecer en la fe de Cristo Jesús para agradar a Dios quien te ha escogido y salvado?

Si la fe de una persona no tiene esta capacidad, si no tiene este celo, si no crece en este sentido, ¿seguiremos llamando o considerando como fe?

Efesios 5:

1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.

2 Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.

3 Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos;

4 ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias.

5 Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios.

6 Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia.

7 No seáis, pues, partícipes con ellos.

8 Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz

9 (porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad),

10 comprobando lo que es agradable al Señor.

11 Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas;

12 porque vergonzoso es aun hablar de lo que ellos hacen en secreto.

13 Mas todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo.

14 Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo.

15 Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios,

16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.

17 Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.

"Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan."

Por eso, uno tiene que realizar las cosas cuando "entiende la Palabra", cuando lo ha escuchado, lo debe poner en acción; y sobre todo permanecer en esas palabras hasta que Dios dé el cumplimiento, o diga "basta".

• Cuando fue advertido por Dios, con temor preparó el arca en que su casa se salvase

¿Es capaz tu fe de creer en la advertencia de Dios y dedicar toda tu vida para construir un arca para salvar a tu casa?

¿Puede tu fe sostener una acción y la prolongación de las obras hasta el fin?

¿Puede tu fe creer durante 100 años una advertencia de Dios?

¿Puede tu fe vencer las voces y opiniones de tu mujer de tus hijos, convencerlos, mostrarlos, animarlos, enseñar el temor de Jehová, la veracidad de la advertencia de Dios y seguir teniendo fuerzas para construir el arca durante 100 años?

¿Qué puede mover tu fe en Jesucristo?

¿Cuánto puede durar tu fe ante una Palabra de Dios para perseverar?

¿Qué cosas puedes cambiar por fe cuando recibes una advertencia de Dios?

Pero también está todas las palabrerías de los hombres de la época, ¿puede tu fe vencer las críticas de los hombres cuando "crees en la advertencia de Dios"?

¿Puede tu fe conservarte puro en medio de una generación de maldades?

Génesis 6:

6 Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón.

7 Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho.

8 Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová.

9 Éstas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé.

10 Y engendró Noé tres hijos: a Sem, a Cam y a Jafet.

11 Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia.

12 Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra.

13 Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra.

14 Hazte un arca de madera de gofer; harás aposentos en el arca, y la calafatearás con brea por dentro y por fuera.

15 Y de esta manera la harás: de trescientos codos la longitud del arca, de cincuenta codos su anchura, y de treinta codos su altura.

16 Una ventana harás al arca, y la acabarás a un codo de elevación por la parte de arriba; y pondrás la puerta del arca a su lado; y le harás piso bajo, segundo y tercero.

17 Y he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá.

18 Mas estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el arca tú, tus hijos, tu mujer, y las mujeres de tus hijos contigo.

¿Tiene tu fe la fuerza para realizar estas obras?

¿Tiene tu fe la capacidad para renovarse y enfrentar este tipo de desafíos y conflictos, y que condenan al mundo?

¿Puede tu fe alimentarse de fuerza y realizar obras de largo plazo?

Las capacidades de la fe (II)

Thursday, December 14, 2017

18:24

Si la biblia dice:

Hebreos 10:

19 Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo,

20 por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne,

21 y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios,

22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

23 Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.

24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras;

25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

¿Qué tienen que hacer los hombres para entrar en el Lugar Santísimo?

Si por Jesucristo, cada uno tiene "libertad de entrar" a través del velo… ¿por qué los hombres no han entrado? ¿No lo han buscado? ¿No lo han entendido?

En realidad, no han buscado con la "perfecta ley", la de la libertad del pecado; sino que cada uno simplemente"confió en su fe y creyó que esa fe en Jesús era suficiente". Pero lo que importa, es que nunca entraron.

¿Por qué? Es la pregunta lógica, ¿no?

¿En qué han fallado?

Como ya dije, no hicieron la perfecta ley.

Salmos 19:

Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos.

2 Un día emite palabra a otro día, Y una noche a otra noche declara sabiduría.

3 No hay lenguaje, ni palabras, Ni es oída su voz.

4 Por toda la tierra salió su voz, Y hasta el extremo del mundo sus palabras. En ellos puso tabernáculo para el sol;

5 Y éste, como esposo que sale de su tálamo, Se alegra cual gigante para correr el camino.

6 De un extremo de los cielos es su salida, Y su curso hasta el término de ellos; Y nada hay que se esconda de su calor.

7 La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.

8 Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón; El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos.

9 El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre; Los juicios de Jehová son verdad, todos justos.

10 Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; Y dulces más que miel, y que la que destila del panal.

11 Tu siervo es además amonestado con ellos; En guardarlos hay grande galardón.

12 ¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos.

13 Preserva también a tu siervo de las soberbias; Que no se enseñoreen de mí; Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión.

14 Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.

Mientras los hombres piensen, sientan y consideren que las leyes de Jehová son molestias, que les hace imposible sus vidas, que les prohíben todo… jamás pueden alcanzar la perfecta ley; y menos cumplir con "Las capacidades de la fe".

Continuemos con Hebreos 11 y las capacidades de la fe:

• siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.

Tener la capacidad de la fe para entrar en el Lugar Santísimo no es un asunto fácil, ni hay que tomarlo a la ligera. No se puede saltar las capacidades de la fe anteriores, sin tener el celo y amor de perfeccionamiento, recibir la acreditación de que está ofreciendo un excelente sacrificio; sin caminar todos los días con prudencia y rectitud todos los días de tu vida; sin ser un justo en medio de una generación adúltera y pecadora, sin tener las fuerzas de construir su arca con el cuál salvar él y su casa; nada de las capacidades de la fe siguientes se pueden realizar.

Por eso, sin temor, uno debe realizar preguntas "dolorosas" pero muy "realistas" y "clarificadoras" en cuanto a: ¿dónde estás tú parado ante Dios?

Y el sacrificio de Abel tiene que ver con el profundo conocimiento de las leyes de Dios y toda la justificación respecto a sus pecados. Si uno no tiene esa gratitud del perdón, si no ha visto la vida en Cristo Jesús, ¿para qué dejaría todo?

Si uno no se ha luchado para salirse del mundo de pecado, de esforzarse en mantener en santidad, y temor de Jehová; y cuando vea cómo el mundo pecador le oprime, le impide; pero dentro suyo existe un profundo deseo de hacer lo puro y santo, de no pecar contra Jesucristo… ¿para qué tendría las ganas de salirse de los lugares de pecado? ¿O separarse de su vida anterior?

Es cierto que a veces, no es tan determinante en su momento, ni es tan concluyente; pero en la medida en que uno va pasando el tiempo, y lucha por su vida, por su fe, por la pureza de su fe… notará que estando donde está es imposible. Pero también surgirá un profundo deseo de encontrar un camino, un lugar, un crecimiento tal para que pueda alcanzar lo que los hombres de la biblia hicieron.

San Mateo 6:

21 Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

22 La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz;

23 pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas.

Todo aquél que tenga implantado en su corazón un profundo deseo de la herencia celestial, de la herencia que Dios da; y sabe que todos los bienes y bendiciones vienen de él, serán los que sigan en esta capacidad, de dejar todo para seguir a la tierra que Dios guía.

¿Tiene la capacidad de la fe para aguardar en las promesas de Dios? Y hasta que todas las cosas vengan vivirás como extranjero y como peregrino en tierra ajena. Así lo vivieron Isaac y Jacob.

Ven cómo es necesario las capacidades de la fe de Abel, de Enoc, de Noé. Si uno no ha aprendido a vivir profundamente en el amor y temor de Jehová, si tiene muchos lazos con el mundo, es imposible seguir adelante.

La capacidad de la fe de esperar una ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.

• Siendo estéril, recibió fuerza para concebir.

Hechos, imposibles, factos, no puedo, no tengo, no es para mí, se quita de la mente, se asume una posición negativa.

Uno tiene fe en las cosas que ve o avisora alguna posibilidad, pero para aquellas cosas o asuntos "imposibles" y "olvidados" por los hechos, las personas no quieren dedicar, esforzarse o probar en "creer".

¿Para qué tener fe en algo que ya no tiene esperanza?

Solamente cuando uno puede creer y poner la fe en aquello que "ha dado por muerto o perdido", y la capacidad de la fe es esta: "CREYÓ QUE ERA FIEL QUIEN LO HABÍA PROMETIDO".

¿Cuáles son las cosas que Dios ha dejado que pase al plano de lo imposible? ¿Existe algo que uno simplemente haya dejado de creer o que haya dejado de tener fe porque los "hechos muestran que no puede darse más"?

Porque de la capacidad de la fe de creer en lo imposible, de aquello que los factos muestran y hablan, o científicamente dicen que no puede ser; pero uno persiste porque "fiel es aquel quien te prometió"; de ello salen las multitudes como las estrellas del cielo.

• Murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, pero mirándolo de lejos, creyéndolo y saludándolo:

Las capacidades de la fe deben ir acompañadas de mucha sabiduría y entendimiento, porque siempre miramos y queremos calcular dentro del mundo humano y materialista, dentro de un período de tiempo.

Dice la biblia:

Hebreos 11:

13 Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.

14 Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria;

15 pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver.

16 Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad.

Pero sí Abraham, sentado en el cielo, recibía cada uno de sus hijos en su seno:

San Lucas 16:

19 Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez.

20 Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas,

21 y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas.

22 Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado.

23 Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno.

24 Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama.

25 Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado.

26 Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá.

Entonces, ¿es fiel quien le ha prometido?

Así, una de las capacidades de la fe que se desprende de este hecho, es que cuando uno cree con fe, y tu capacidad de la fe hace que el factor tiempo y lugar o espacio, no tenga mucho sentido; porque lo que tengas aquí, o que lo tengas en los cielos, simplemente es cuestión de tiempo y lugar físico.

Este sentido de "eternidad" se va sumando en el hombre, en la medida en que se adentra en el pacto de Abraham, desde esta capacidad de la fe, tanto en la fe de Abraham, como en la fe de Sara.

Hebreos 11:

14 Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria;

15 pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver.

16 Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad.

Cuando tiene una firmeza de la patria celestial, de que es fiel quien te lo ha prometido, cuando tienes el sentido eterno de tu vida

Eclesiastés 3:

9 ¿Qué provecho tiene el que trabaja, de aquello en que se afana?

10 Yo he visto el trabajo que Dios ha dado a los hijos de los hombres para que se ocupen en él.

11 Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.

12 Yo he conocido que no hay para ellos cosa mejor que alegrarse, y hacer bien en su vida;

13 y también que es don de Dios que todo hombre coma y beba, y goce el bien de toda su labor.

14 He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y lo hace Dios, para que delante de él teman los hombres.

15 Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó.

Solamente las personas quienes tengan estas capacidades de la fe alcanzadas, podrán seguir en las posteriores:

• Cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito.

Cuando tu capacidad de la fe no ha crecido, tu busqueda y conocimiento de Jehová Dios del cielo y de la tierra, del Padre Eterno y de Jesucristo nuestro salvador, no ha crecido en todas las capacidades anteriores de la fe; de que es fiel quien te lo ha prometido, y tienes sembrado la eternidad en tu corazón: ¿cómo podrías ofrecer a tu hijo en holocausto?

Si tu visión simplemente se limita a la óptica del mundo, del mundo físico, de la vida del hombre de 70 ó 80 años… ¿cómo podría entregar a tu hijo en muerte?

"y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito, habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia; pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir"

Hoy con el avance de las obras de Dios, y de los tiempos que corresponden, vemos que hay que poder entregar y participar de la cruz de Cristo. Y porque Cristo también resucitó de los muertos, también es así necesario que se realice. PERO ES FIEL QUIEN LO HA PROMETIDO.

¿Qué es lo imposible hoy? ¿Qué se da como un hecho?

• Bendijo Isaac a Jacob y a Esaú respecto a las cosas venideras

Ciertamente que no son solamente cosas buenas, sino que así como Dios le da el entendimiento, así como el Espíritu de Dios nos manda, hay que saber aceptar, vivir, bendecir:

Génesis 27:

26 Y le dijo Isaac su padre: Acércate ahora, y bésame, hijo mío.

27 Y Jacob se acercó, y le besó; y olió Isaac el olor de sus vestidos, y le bendijo, diciendo: Mira, el olor de mi hijo, Como el olor del campo que Jehová ha bendecido;

28 Dios, pues, te dé del rocío del cielo, Y de las grosuras de la tierra, Y abundancia de trigo y de mosto.

29 Sírvante pueblos, Y naciones se inclinen a ti; Sé señor de tus hermanos, Y se inclinen ante ti los hijos de tu madre. Malditos los que te maldijeren, Y benditos los que te bendijeren.

Génesis 27:

Y dijo: ¿No has guardado bendición para mí?

37 Isaac respondió y dijo a Esaú: He aquí yo le he puesto por señor tuyo, y le he dado por siervos a todos sus hermanos; de trigo y de vino le he provisto; ¿qué, pues, te haré a ti ahora, hijo mío?

38 Y Esaú respondió a su padre: ¿No tienes más que una sola bendición, padre mío? Bendíceme también a mí, padre mío. Y alzó Esaú su voz, y lloró.

39 Entonces Isaac su padre habló y le dijo: He aquí, será tu habitación en grosuras de la tierra, Y del rocío de los cielos de arriba;

40 Y por tu espada vivirás, y a tu hermano servirás; Y sucederá cuando te fortalezcas, Que descargarás su yugo de tu cerviz.

• Al morir, bendijo a cada uno de los hijos de José.

• Al morir, mencionó la salida de los hijos de Israel, y dio mandamiento acerca de sus huesos

Las obras de Dios no se realizan en un día, ni a pedido de los hombres.

Por eso, es importante que uno sepa en qué tiempos de la obra de Dios, de los progresos que tiene su plan estás viviendo. Y la capacidad de la fe es también saber "ubicarse" en ese punto; entender qué puedo pedir, qué no puedo pedir, qué tengo que buscar, qué cosas no ocurrirán.

¿Qué debe beber o en qué tengo que bautizarme?

No por ser un excelente y fiel hijo de Dios, las cosas abrirán solo para mí; mientras todo el resto sigue con el plan de las obras de Jehová.

Muchas veces, cuando el hombre no se centra en el desarrollo de sus capacidades de la fe, y buscar aquellas cosas celestiales; cuando solo y busca las cosas materiales del mundo, vienen las divisiones, conflictos entre hermanos, y un tiempo que debería utilizarse para desarrollar y entrar en el reino de Dios, naciendo de nuevo; uno lo desperdicia en envidias, en guerras, en luchas internas, de separaciones y divisiones.

Así ha sucedido con Isaac y su esposa, así ha sucedido con Jacob y Esaú, así ha sucedido con los hijos de las diferentes mujeres de Jacob, así ha ocurrido con los hijos de José.

Por más que yo alcance todas las capacidades de la fe, no puedo acelerar los tiempos de Dios, ni puedo pedir una obra exclusiva para mí.

Las capacidades de la fe (III)

Friday, December 15, 2017

11:13

• Sus padres escondieron por tres meses, porque vieron niño hermoso y no temieron el decreto del rey

• Hecho ya grande, se rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado.

Existen también capacidades de la fe que en determinados tiempos, Dios hace que los hombres tengan, por más que no crezcan continuamente ni sean enseñados en la disciplina de la Palabra de Dios.

¿Quién despertó en Moisés el entendimiento, o la comprensión de que es mejor el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios? ¿Quién le mostró para que tenga puesta su mirada en el galardón?

La gracia o el don de Dios para que tenga una capacidad de fe muy diferente a los demás, un entendimiento o una fuerza muy distinta; marcan a hombres como Moisés.

El conocimiento, la apertura del entendimiento, o ¿cuándo ha aprendido o visto Moisés todas las cosas para escribir los libros de Génesis, Éxodos, Levítico, Números y Deuteronomio? ¿De quién lo ha aprendido?

Sólo podemos concluir, que Jehová Dios, de tiempo en tiempo, levanta a hombres como Moisés, como Samuel, como David, como Salomón, como Hilcías, como Isaías, como Jeremías, como Ezequiel, como Esdras; quienes van marcando un ritmo y avance de las obras de Dios. Mucho más de lo que el hombre desee, o que se esfuerce en alcanzar esas alturas.

Como dice:

Salmos 45:

1 Rebosa mi corazón palabra buena; Dirijo al rey mi canto; Mi lengua es pluma de escribiente muy ligero.

2 Eres el más hermoso de los hijos de los hombres; La gracia se derramó en tus labios; Por tanto, Dios te ha bendecido para siempre.

3 Ciñe tu espada sobre el muslo, oh valiente, Con tu gloria y con tu majestad.

4 En tu gloria sé prosperado; Cabalga sobre palabra de verdad, de humildad y de justicia, Y tu diestra te enseñará cosas terribles.

5 Tus saetas agudas, Con que caerán pueblos debajo de ti, Penetrarán en el corazón de los enemigos del rey.

6 Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; Cetro de justicia es el cetro de tu reino.

7 Has amado la justicia y aborrecido la maldad; Por tanto, te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros.

8 Mirra, áloe y casia exhalan todos tus vestidos; Desde palacios de marfil te recrean.

9 Hijas de reyes están entre tus ilustres; Está la reina a tu diestra con oro de Ofir.

10 Oye, hija, y mira, e inclina tu oído; Olvida tu pueblo, y la casa de tu padre;

11 Y deseará el rey tu hermosura; E inclínate a él, porque él es tu señor.

12 Y las hijas de Tiro vendrán con presentes; Implorarán tu favor los ricos del pueblo.

13 Toda gloriosa es la hija del rey en su morada; De brocado de oro es su vestido.

14 Con vestidos bordados será llevada al rey; Vírgenes irán en pos de ella, Compañeras suyas serán traídas a ti.

15 Serán traídas con alegría y gozo; Entrarán en el palacio del rey.

16 En lugar de tus padres serán tus hijos, A quienes harás príncipes en toda la tierra.

17 Haré perpetua la memoria de tu nombre en todas las generaciones, Por lo cual te alabarán los pueblos eternamente y para siempre.

Aquí está uno de los grandes dilemas:

¿Cómo mantener la fe entre Abraham hasta Moisés?

¿Cómo enseñar la capacidad de la fe entre estas dos generaciones?

Y siempre existen estos lapsos de tiempo en donde nada avanza, y generalmente los hombres se pierden, se adentran en la idolatría, caen en ritualismos y tradiciones.

Y como sucede con Moisés, se debe comenzar todo de nuevo. Como es nuestro caso. Toda una gran generación de evangélicos han sembrado para nada, porque no pudieron ver, ni entendieron el tiempo de terminar el Pacto Viejo, y que debían prepararse para el Pacto Nuevo, y las condiciones de justicia que ello implica.

Además, ahora Dios abrió el camino para que siendo disciplinado, y habiendo tomado la cruz de Cristo, despertar el amor de la sunamita para que seamos esposa del Cordero. Cosas que antes simplemente sucedió en contadas ocasiones, y hoy se ha abierto las puertas para que lo puedan hacer todos los hombres.

Entonces, la capacidad de la fe, el temor de Jehová que es el principio de la sabiduría; no es simplemente tener fe, sino reconocer estos cambios y avances del progreso del Evangelio, y de las aperturas del Reino de Dios.

Como en la biblia menciona varias veces el caso de Noé, también significa que el evangelio, o la corrupción de los hombres, que los hijos de Dios se casarán con las hijas de los hombres y así asegurará que exista un juicio:

San Mateo 24:

34 De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.

35 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

36 Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.

37 Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.

38 Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca,

39 y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.

40 Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado.

41 Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada.

42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.

43 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa.

44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.

45 ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo?

46 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así.

47 De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá.

48 Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir;

49 y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos,

50 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe,

51 y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.

1 Pedro 3:

18 Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu;

19 en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados,

20 los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua.

21 El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo,

22 quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades.

2 Pedro 2:

:1 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.

2 Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado,

3 y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.

4 Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio;

5 y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos;

6 y si condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente,

7 y libró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados

8 (porque este justo, que moraba entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos),

9 sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio;

10 y mayormente a aquellos que, siguiendo la carne, andan en concupiscencia e inmundicia, y desprecian el señorío. Atrevidos y contumaces, no temen decir mal de las potestades superiores,

11 mientras que los ángeles, que son mayores en fuerza y en potencia, no pronuncian juicio de maldición contra ellas delante del Señor.

12 Pero éstos, hablando mal de cosas que no entienden, como animales irracionales, nacidos para presa y destrucción, perecerán en su propia perdición,

13 recibiendo el galardón de su injusticia, ya que tienen por delicia el gozar de deleites cada día. Éstos son inmundicias y manchas, quienes aun mientras comen con vosotros, se recrean en sus errores.

14 Tienen los ojos llenos de adulterio, no se sacian de pecar, seducen a las almas inconstantes, tienen el corazón habituado a la codicia, y son hijos de maldición.

15 Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad,

16 y fue reprendido por su iniquidad; pues una muda bestia de carga, hablando con voz de hombre, refrenó la locura del profeta.

17 Éstos son fuentes sin agua, y nubes empujadas por la tormenta; para los cuales la más densa oscuridad está reservada para siempre.

18 Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error.

19 Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció.

20 Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero.

21 Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado.

22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.

Sí, la capacidad de la fe, el conocimiento de Dios, y el temor de Jehová debería darte la sabiduría para saber los tiempos, y saber que los tiempos de Noé se repiten.

Así como existieron Abraham, otro avance en David y un avance y culminación en Jesucristo; también existe eso mismo para los gentiles-evangélicos.

• Dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al invisible.

Uno debe saber que estas cosas, no son simplemente "hechos históricos" como todos los evangélicos quieren ver y considerar; sino que son ciclos, son bucles que suceden, que se repiten pero que al mismo tiempo avanzan.

Es muy importante que uno sepa, cuál o cuáles son los Egiptos de hoy, Egipto no solamente es el mundo de tinieblas, sino cuando la iglesia se ha corrompido a lo largo de años, y no está viendo ni prepara a los hombres para entrar dentro del Velo al Lugar Santísimo; pues también la iglesia está en medio de Egipto.

Ven cómo las cosas pueden complicarse muchísimo, ¿cómo alguien puede estar confiado de que está en el lugar, en el tiempo y en la Palabra precisa del Espíritu Santo?

Por eso, al comienzo hablé de los tiempos en que uno debe creer, y en el tiempo en que uno debe mover y tomar acciones con gran esfuerzo de convicción, con gran certeza de lo que se espera.

Cuando te resulta fácil creer, cuando te resulta fácil comprender la esperanza, cuando te resulta lógico tomar la decisión de la Palabra; ¡es porque estás atrasado!

La capacidad de la fe para dejar Egipto, no temiendo la ira del rey; y sosteniéndose únicamente del Dios Invisible, también implica que comenzará un grande y largo proceso de discipulado. Moisés necesitó de otros cuarenta años de vivir en el desierto, en las duras condiciones del mundo y de la vida familiar; para que esté "apto y sea manso y humilde para escuchar a Jehová".

La capacidad de la fe, el entrenamiento para ver al Dios Invisible, para confiar en sus Palabras, para tener la fuerza para guiar a un pueblo rebelde, idólatra, y sometido a larga servidumbre; requiere de un hombre más duro aún.

• Pasaron el Mar Rojo como por tierra seca; e intentando los egipcios hacer lo mismo, fueron ahogados.

No es escoger ni realizar el camino fácil, ni el camino corto; sino son las experiencias y el aprendizaje necesario que el hombre debe recompilar, acumular de todas las palabras, de las pruebas que pasa, de las disciplinas que Dios da; y tenerlos bien fijos en el corazón; pero mañana todos serán necesarios.

Según los tiempos, según las Palabras, según las promesas de cada generación, según las disciplinas que van recibiendo; todo marca un camino y unas señales para que tengamos las sabidurías oportunas.

Hebreos 11:

30 Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días.

31 Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz.

32 ¿Y qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, así como de Samuel y de los profetas;

33 que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones,

34 apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros.

35 Las mujeres recibieron sus muertos mediante resurrección; mas otros fueron atormentados, no aceptando el rescate, a fin de obtener mejor resurrección.

36 Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles.

37 Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados;

38 de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra.

39 Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido;

40 proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros.

Por eso, uno tiene que tener amplitud de conocimientos, y ver cuáles son las que nos corresponden hoy, cuáles las que hemos de vivir, soportar, aquellas que dar testimonios.

La biblia habla y nos muestra desde el Alfa y la Omega; pero nosotros, nuestra generación no vive toda ella; simplamente necesitamos saber en qué porción vivimos, y cuáles son los que vendrán. Porque hemos entendido cómo vinieron los tiempos pasados.

Los tiempos de Dios, las alturas que nos permite crecer; ¿dónde se ubican estas cosas dentro de toda la Palabra de Dios?

¿Por qué es importante saber esto? ¿Por qué hay que saber cuáles son las Palabras de Dios de este tiempo? ¿Cuáles son los tiempos de la obra de Dios y los procesos que está desarrollando?

Porque así vamos a entender el siguiente punto:

Si soportáis la disciplina, Dios os trata como hijos

Friday, December 15, 2017

15:02

Una gran pregunta sobre este tema surge…

Si uno sabe que las capacidades de la fe del capítulo 11 de Hebreos son "comunes" requerimientos para todos…

Viene la pregunta:

¿Cuándo comienza mi disciplina personal como hijo de Dios?

¿Cómo sé cuando comienza esa disciplina?

¿Existe un aviso?

¿Es Dios quien te conduce hasta el punto que tú le ames, y luego te disciplina como hijo?

¿O simplemente debe nacer de ti el conocimiento, el hacer, el amar a Jesucristo; y luego que Dios vea todo eso, comienza a disciplinarte?

Mi respuesta como pastor es:

• Ambos casos son ciertas.

• Existen casos "excepcionales de hijos de hombre" que tienen otro tratamiento.

Pongamos una premisa:

1 Pedro 1:

Pedro, apóstol de Jesucristo, a los expatriados de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia,

2 elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.

Los comienzos de las personas pueden ser variados; existen muchas clases de personas quienes fueron llamados, y también se llama a todos. Es sabido que muchos rechazan.

El camino que cada uno vive y las condiciones como viven influyen mucho.

Pero es notorio que en ciertas personas, Dios desde un comienzo hace que las condiciones de la vida sean bastante difíciles. Otros que tienen una vida más fácil, más holgada, con menos apremios en todos los puntos.

Corresponde a cada uno pasar por las disciplinas y mostrar el amor por Jesucristo.

Pero ya con las primeras acciones, cómo recibe la Palabra de Dios, cómo está dispuesto a obedecer dentro del Pacto, de realizar las cosas y enderezar prontamente, hace que las reacciones de Dios para llevarlo a las disciplinas de hijo son más firmes.

Es en estos momentos cuando el hombre debe responder pronto y bien, con el mayor esfuerzo y fuerza posible. Saber alejar el mundo, vencer las voces y murmuraciones, críticas del mundo.

Aquel que sabe sacar las piedras y los espinos, esforzarse en preparar su tierra buena.

Después vendrán algunas pruebas en que el hombre deberá responder con fe, con obras de fe; saber vencer al mundo. Decir SÍ, decir NO

Realmente Dios no te avisa: "Mira que esta es una prueba y tienes que pasar para ser amado como hijo y disciplinado por Dios".

Por eso, es justicia de Dios que es por fe, porque uno en todo momento, constantemente debe vivir fiel.

Y estas pequeñas y grandes pruebas existen, que prueban tu fe, tu temor de Jehová, tu conocimiento, tu justicia de Dios que es por fe, y la lucha contra el pecado y las tinieblas.

Como dicen estas palabras:

San Mateo 25:

13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.

15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.

16 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos.

17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos.

18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.

19 Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.

20 Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos.

21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

22 Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos.

23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste;

25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo.

26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí.

27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.

28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.

29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria,

32 y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.

33 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.

Tienes que tener un precedente en tu corazón: Cada palabra de Dios, cada mandamiento de Dios es una prueba para mí, de fe, de justicia de Dios que es por fe.

¿Cómo puedo saber si he aprobado o no?

¿Cómo puedo saber que he fallado o no he aprobado para ser disciplinado como hijo?

Si sientes que has fallado, que has pecado, cuando te lamentas porque te arrepientes, o no has podido ser firme… sabes que no has aprobado.

Cuando suceden nuevamente los mismos hechos, en diferente tiempo, y hay que aplicar una misma fe, es porque la primera vez o la vez anterior has fallado.

Pero cuando Dios te da otra Palabra, otra misión, más obras; cuando de las palabras anteriores encuentras paz… sabes que estás avanzando. También aprenderás cuán firme, cuán duro, cuánta es la lucha que debes soportar, realizar, esfuerzo, y convicción debes tener; y eso servirá para las siguientes veces.

Después de una amplia y larga prueba, verás que la biblia se abre para aquellos que tienen el Espíritu de Adopción, se lee la biblia no como creyente, ni como siervo, sino como hijo. Y el Espíritu Santo te da esa confirmación.

Luego siguen las disciplinas como hijo, más y más según la prueba y obra que debes realizar en el tiempo, que también no te contará, ni te mencionará; pero con las partes en que estás siendo disciplinado, es una guía del tiempo y de las obras que realizarás.

**********************************************************

*** Hago una separación bien clara para que no se confundan ***********

**********************************************************

Existe el caso de aquellos que nacen como "hijo de hombre", y que también está especificado como es el caso de Moisés.

En el caso de los "hijos de hombre", que Dios realiza una obra muy especial, y que marcan unos avances y realizaciones muy específicas; Dios cuida desde el nacimiento, por eso Hebreos 10 dice:

Hebreos 11:

23 Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el decreto del rey.

24 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón,

25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado,

26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón.

27 Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible.

Hay que entender cómo Satanás también trata de evitar que "nazca con vida" el hijo de hombre, porque sabemos cómo Faraón ordena a las parteras egipcias que maten a todos los niños hebreos que nazcan, y que dejen con vida a las niñas.

Pero Jehová "despierta" a los padres para que escondan al niño durante tres meses; y que luego tienen la "idea" de una "cuna que pueda flotar en el agua".

Estas son obras muy especiales que Jehová hace con aquellos que son "hijos de hombre".

Así como cuando Jesús nació, y fue avisado a José para que huya a Egipto…

Éxodo 1:

15 Y habló el rey de Egipto a las parteras de las hebreas, una de las cuales se llamaba Sifra, y otra Fúa, y les dijo:

16 Cuando asistáis a las hebreas en sus partos, y veáis el sexo, si es hijo, matadlo; y si es hija, entonces viva.

17 Pero las parteras temieron a Dios, y no hicieron como les mandó el rey de Egipto, sino que preservaron la vida a los niños.

18 Y el rey de Egipto hizo llamar a las parteras y les dijo: ¿Por qué habéis hecho esto, que habéis preservado la vida a los niños?

19 Y las parteras respondieron a Faraón: Porque las mujeres hebreas no son como las egipcias; pues son robustas, y dan a luz antes que la partera venga a ellas.

20 Y Dios hizo bien a las parteras; y el pueblo se multiplicó y se fortaleció en gran manera.

21 Y por haber las parteras temido a Dios, él prosperó sus familias.

22 Entonces Faraón mandó a todo su pueblo, diciendo: Echad al río a todo hijo que nazca, y a toda hija preservad la vida.

Alguien podría reclamar: Los "hijos de hombre" son disciplinados de diferente forma… pero si uno mira los años en que son disciplinados… cabe la pregunta: ¿qué prefieres? Moisés fue disciplinado durante 80 años, y generalmente los "hijos de hombre" están destinados para realizar una obra muy difícil, en tiempos muy apremiantes, y que tienen que cumplir con las condiciones de la biblia y de Cristo.

Conclusión:

No existe una separación entre el capítulo 11 y el 12.

No existe una meta de llegada del 11 y luego que comience en el 12 de la disciplina de hijo.

Sino simplemente Dios dice: "Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por él; porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo. Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos".

Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos

Monday, December 18, 2017

20:53

Creo que muchas personas no han comprendido qué significa "Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos", o las amplitudes de estas palabras o sus implicancias.

Si a nosotros se nos pregunta ahora: ¿Qué significa Jesucristo es el mismo ayer?, lógicamente las personas pensarían en dos mil años antes.

Y si le pregunto: ¿Y no hubo Jesucristo antes de los dos mil años? Ya es más difícil de entender. Es la razón porque no comprenden la totalidad de la biblia, porque consideran que Jesucristo es desde su nacimiento.

Si no saben que Jesucristo es desde el primer día cuando Dios dijo: "Sea la luz y fue la luz", es que no conocen a Jesucristo.

Así, se puede tomar toda la extensión de la biblia y decir desde la creación del mundo hasta su fin: Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.

También se puede tomar un día como hoy, y decir Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.

Entonces, todas las obras de Dios, desde un comienzo han sido hechas en Jesucristo, por Jesucristo y para Jesucristo. Claro que para el hombre, siempre existen ciertas salvedades, en el sentido que las obras que hacían mientras no se llegase lo verdadero y definitivo revelado, siempre es "ejemplificado" como el sacrificio del cordero. Más cuando se llega lo definitivo, lo último se reemplaza por el anterior.

Por eso, es esencial para que puedas ser un buen creyente, estar despierto espiritualmente, para saber cuáles son las cosas definitivas que van sucediendo y quedan, y cuáles son las "imágenes de las cosas y que están para desaparecer".

Y estas imágenes de lo verdadero y que permanece para siempre está "envuelto en misterio" hasta que llegue la "dispensación de los tiempos".

Y es la razón por qué en todas las epístolas de los apóstoles de Jesucristo termina aconsejando que cada uno lleve una vida de santidad, de calma, de sencillez, de prudencia, siempre estar despierto, no causar problemas que te haga confundir las diferentes señales y revelaciones que vendrán; para que puedas concentrarte en "velar", "¿cuándo vendrá el señor de la casa?", "¿cuándo vendrá el padre de familia?", "¿cuándo vendrá el esposo?".

Si Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos; también hay que saber no solamente lo definitivo, y aquello que es la imagen de las cosas; sino cuando existe un cambio de ley, saber cuáles son las nuevas reglas y leyes de las cosas.

Pero también significa que lo que cada generación pasa, o lo que nosotros hemos soportado en fe, en esperanza, en paciencia, en muerte; también es igual para todos los que vendrán de ahora en más; porque es algo definitivo que queda.

Porque nosotros hemos marcado un final de la "imagen del sacrificio continuo", y hemos inaugurado el sacrificio que se realiza una vez y permanece para siempre, que entramos más allá del Lugar Santísimo, al sacerdote eterno de nuestra alma, Jesucristo.

Y también porque somos esposa del cordero, esto también es algo definitivo que todos deben alcanzar, porque esta puerta también está abierta.

Por eso dice:

Hebreos 13:

9 No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas; porque buena cosa es afirmar el corazón con la gracia, no con viandas, que nunca aprovecharon a los que se han ocupado de ellas.

10 Tenemos un altar, del cual no tienen derecho de comer los que sirven al tabernáculo.

11 Porque los cuerpos de aquellos animales cuya sangre a causa del pecado es introducida en el santuario por el sumo sacerdote, son quemados fuera del campamento.

12 Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta.

13 Salgamos, pues, a él, fuera del campamento, llevando su vituperio;

14 porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos la por venir.

15 Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.

16 Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios.

Hoy, muchos pastores e iglesias han visto nuestras acciones "fuera de la buena costumbre de ellos", por eso nos han condenado, nos han juzgado y quitado porque piensan que tenemos un espíritu diferente.

Pero se olvidan lo que dice estas palabras:

12 Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta.

13 Salgamos, pues, a él, fuera del campamento, llevando su vituperio;

14 porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos la por venir.

Jesús también en su tiempo "rompió" con la "imagen de las cosas que están para desaparecer" como el templo contruido de hombres y que tienen sacerdotes hombres que nunca pueden quitar el pecado, sino simplemente un sacrificio continuo de sangre introducida de animales.

En cambio, Jesús fue juzgado afuera (echado de la religión judaica), para que sea sacrificado fuera del templo; y así como dice a nosotros también "salgamos, pues, a él, fuera del campamento, llevando su vituperio". Entonces, cuando llegó ese tiempo, nosotros también le seguimos, como Moisés mismo levantó el tabernáculo de reunión fuera del campamento.

Estos son los procesos que los hombres no han entendido, ni han sabido los cambios porque no están despiertos, sino que están muertos espiritualmente.

Por tanto, ¿cuál es el sacrificio de alabanza que hoy se debe realizar?

Ya nos lo decía Isaías 66:

2 Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra.

3 El que sacrifica buey es como si matase a un hombre; el que sacrifica oveja, como si degollase un perro; el que hace ofrenda, como si ofreciese sangre de cerdo; el que quema incienso, como si bendijese a un ídolo. Y porque escogieron sus propios caminos, y su alma amó sus abominaciones,

4 también yo escogeré para ellos escarnios, y traeré sobre ellos lo que temieron; porque llamé, y nadie respondió; hablé, y no oyeron, sino que hicieron lo malo delante de mis ojos, y escogieron lo que me desagrada.

5 Oíd palabra de Jehová, vosotros los que tembláis a su palabra: Vuestros hermanos que os aborrecen, y os echan fuera por causa de mi nombre, dijeron: Jehová sea glorificado. Pero él se mostrará para alegría vuestra, y ellos serán confundidos.

6 Voz de alboroto de la ciudad, voz del templo, voz de Jehová que da el pago a sus enemigos.

Bueno todo eso ha pasado.

Ahora, también tenemos que saber y aprender las nuevas leyes del Pacto Nuevo y eterno, aquello que también hará que todos puedan ser esposa del cordero.

Hebreos 13:

20 Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno,

21 os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

22 Os ruego, hermanos, que soportéis la palabra de exhortación, pues os he escrito brevemente.

Entrar en el reposo de Jesucristo y del Padre es muy dinámico.

Pero también siempre hay que estar muy activo, despierto para seguir en el mismo proceso y tiempo de Dios, nunca dormirse. Jamás rendirse.

Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.

Fin.