Anotaciones bíblicas del Pastor

Libro de Proverbios (Inicio: 13/noviembre/2017)


LIBRO DE PROVERBIOS 2017

PARA ENTENDER SABIDURÍA Y DOCTRINA

Los proverbios de Salomón, hijo de David

Monday, November 13, 2017

17:46

¿Cuándo las palabras, los dichos, las enseñanzas, las instrucciones y la Palabra de Dios se convierte en sabiduría y doctrina?

¿Cuándo se convierte en sabiduría? ¿Y cuándo es doctrina?

Se requiere de un lapso de tiempo hasta que la instrucción de un padre, la dirección de la madre, o la instrucción de un pastor sea escuchada, y obedecida, y aplicada, y vivida, y con el tiempo esas palabras resulten ciertas.

Y muchas cosas pueden ser inmediatas, otras de mediano y largo plazo. Que sea repetido y verificado por muchas personas para que sea comprendida como sabiduría; las verdades resultantes se conviertan en base para otras sabidurías, para otras verdades que se repiten en forma ordenada, podemos hablar de doctrina. Pues son principios universales para los elegidos en el Pacto.

Proverbios 1:

2 Para entender sabiduría y doctrina, Para conocer razones prudentes,

3 Para recibir el consejo de prudencia, Justicia, juicio y equidad;

4 Para dar sagacidad a los simples, Y a los jóvenes inteligencia y cordura.

5 Oirá el sabio, y aumentará el saber, Y el entendido adquirirá consejo,

6 Para entender proverbio y declaración, Palabras de sabios, y sus dichos profundos.

7 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.

Pero antes que llegue a constituirse en sabiduría y en verdades doctrinales, debe pasar por una serie de hechos que nos muestren sus bondades y utilidades:

• Consejo de prudencia, justicia, juicio y equidad

• Da sagacidad a los simples, y a los jóvenes inteligencia y cordura

• Aumenta el saber al sabio, y consejo al entendido

• Base para comprender proverbios, declaraciones, palabras y dichos aún más profundos.

Más, ¿cómo y cuándo comenzamos con todo? Como los impíos del mundo quienes no creen en la existencia de Dios, y tienen una gran duda y generan grandes debates:¿qué es primero el huevo o la gallina?

Así también, ¿una persona porque oye y obedece ahora en su vida para que después se convierte en sabiduría, o primeramente verifica que es sabiduría y después cree?

Pues así está todo el camino del pacto y sus promesas; así también está todo este tema de las promesas y la resurrección que esperamos.

Ahora bien, sabemos que existen muchas verdades que Dios nos va dando para que creamos, que lo tengamos como sabiduría y doctrina antes que todas las cosas sucedan, como el pacto que tenemos, las promesas del pacto que recibimos, y de la resurrección que aguardamos porque Jehová nos ha prometido hacer casa.

¿Cómo podemos adelantarnos a la sabiduría? ¿Cómo podemos creer incluso antes que se convierta en doctrina? Porque alguien debe realizarlo primero para que luego se convierta en doctrina y en principio de sabiduría.

Por ejemplo: el pacto de Abraham, tuvo que dejar padre y su lugar de vida, su parentela para embarcarse a la tierra de la promesa. Luego de llegar, luego de vivir mucho tiempo es cuando comenzó a verificar que es cierto, que realmente Dios le dará descendencia como las estrellas del cielo en multitud. Incluso, sin realizar sacrificios de paciencia, de muerte, de matar y dividir no podía llegar a comprobar, a vivir siquiera que es "sabiduría".

¿Y la doctrina de sacrificar al ungiénito Isaac en holocausto? Hoy muchos creyentes no cree que eso sea una doctrina, ni siquiera considera que sea una sabiduría el poder llegar a esos niveles de fe.

También sabemos que cuando se pasa demasiado tiempo antes que se responda, si uno quiere vivir todas las cosas primero, para luego creer, para luego considerar que es una sabiduría, y que es una regla para el creyente porque es doctrina… bueno es considerado incredulidad, y muchos fueron desechados o han quedado fuera de las puertas de la gran boda.

Lo que puede romper esa incredulidad, lo que puede arrancar al hombre para que crea antes que suceda, incluso la resurrección de los muertos es "el TEMOR DE JEHOVÁ".

Por eso dice la biblia:

Proverbios 1:

7 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.

Por consiguiente, para que podamos aprender la sabiduría, y tener las doctrinas, de aquellas cosas que han sucedido y son sabiduría y doctrina: es necesario la fe en Jesucristo; y se requiere de un esfuerzo de alma, cuerpo y espíritu. Sin la fe en Jesucristo es imposible conocer a Dios, sin el esfuerzo de Cristo no es posible que sepas las cosas grandes, sin el conocimiento de Dios Padre es imposible que tú tengas temor de Jehová, y sin este temor de Jehová es imposible que tú puedas creer en cosas aún no sucedidas, aquellas que son primicias, aquellas que solamente se dan este tiempo, aquellas que comienzan en este tiempo y somos quienes tenemos que inaugurar la sabiduría y establecer como doctrina.

Cuanto más alto sea la sabiduría, cuanto más difícil sea el comprobar un suceso, cuánto más cueste mostrar un hecho como el de la resurrección de los muertos en este tiempo, o que con el hijo de hombre hoy realizamos el fin del pacto viejo para inaugurar el pacto nuevo; se requiere de un grandísimo "Temor de Jehová". Que será el resultado de los temores de Jehová anteriores, más la fe de Jesucristo que hayas acumulado anteriormente y de cómo vas aprendiendo de las sabidurías de la biblia que te enseña el Espíritu Santo a tu espíritu.

Así podemos tener una conclusión, para que tú puedas llegar a conocer y entender una sabiduría mayor hoy, deberías haber creído en las sabidurías y doctrinas menores y anteriores a ésta. O sea, el temor de Jehová para que puedas creer y esperar en esta sabiduría mayor es el resultado de los temores de Jehová de sabidurías menores y anteriores.

La fe que dice tener como creyente, sin el temor de Jehová, no es fe. Siempre se comienza con sabidurías menores y luego se alcanza la sabiduría mayor, siempre se requiere de temores en cuestiones menores y más cotidianas para que puedas tener un profundo temor de Jehová para las cuestiones que implican vida y muerte.

La sabiduría siempre es un paso más lento que el temor de Jehová, y la doctrina es aún más lenta que la sabiduría. Por eso, si uno quiere o desea vivir según la voluntad de Dios debe creer, debe andar, debe obedecer antes que las cosas sucedan.

Jehová más que padre y madre

Monday, November 13, 2017

20:54

El niño, joven y hombre a lo largo de su vida va aprendiendo que un padre y una madre es importante, y que un padre y madre bienintencionados, que aman a sus hijos jamás enseñará o conducirá por males. Tal vez la enseñanza en ese momento sea incomprensible o difícil; pero el niño, joven confía en la sabiduría que han adquirido sus padres.

8 Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, Y no desprecies la dirección de tu madre;

9 Porque adorno de gracia serán a tu cabeza, Y collares a tu cuello.

10 Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, No consientas.

¿Por qué un niño, un joven creería en las palabras de sus padres?

Primeramente por los lazos filiales y familiares, a veces la sangre es mucho más fuerte; y eso convierte en una fuente de "garantía y confianza".

Ahora, si el creyente no desarrolla ese sentido de "confianza", una relación de "padre e hijo" con Dios, y para eso le es dado el Espíritu de adopción, ¿cómo podría creer en las palabras de Dios en cuestiones que nunca ha vivido, nunca ha corroborado que es sabiduría o que es doctrina? ¿O cómo creería y confiaría en esa sabiduría y doctrina?

Hay que desarrollar ese amor con el Padre Celestial, por eso, es esencial que el hombre reciba el Pacto de Hijo, el Espíritu de Adopción y por el cual aprende a clamar Padre mío, e iniciar una relación.

Y esta relación debe ser tan profunda, tan llena de confianza y paz, porque te llevará por caminos y obras que nunca has visto, y porque debes andar por tiempos nunca antes conocido por el hombre:

Jeremías 33:

1 Vino palabra de Jehová a Jeremías la segunda vez, estando él aún preso en el patio de la cárcel, diciendo:

2 Así ha dicho Jehová, que hizo la tierra, Jehová que la formó para afirmarla; Jehová es su nombre:

3 Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.

4 Porque así ha dicho Jehová Dios de Israel acerca de las casas de esta ciudad, y de las casas de los reyes de Judá, derribadas con arietes y con hachas

5 (porque vinieron para pelear contra los caldeos, para llenarlas de cuerpos de hombres muertos, a los cuales herí yo con mi furor y con mi ira, pues escondí mi rostro de esta ciudad a causa de toda su maldad):

6 He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad.

7 Y haré volver los cautivos de Judá y los cautivos de Israel, y los restableceré como al principio.

8 Y los limpiaré de toda su maldad con que pecaron contra mí; y perdonaré todos sus pecados con que contra mí pecaron, y con que contra mí se rebelaron.

9 Y me será a mí por nombre de gozo, de alabanza y de gloria, entre todas las naciones de la tierra, que habrán oído todo el bien que yo les hago; y temerán y temblarán de todo el bien y de toda la paz que yo les haré.

¿Cómo haría Dios esto posible? ¿Cómo podría alguien caminar por todo el tiempo hasta que todas estas cosas sucedan?

Sin que exista una relación de Padre e hijo, sin que exista un conocimiento profundo de sangre en Cristo Jesús, esto jamás podrá suceder.

Isaías 55:

3 Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David.

4 He aquí que yo lo di por testigo a los pueblos, por jefe y por maestro a las naciones.

5 He aquí, llamarás a gente que no conociste, y gentes que no te conocieron correrán a ti, por causa de Jehová tu Dios, y del Santo de Israel que te ha honrado.

6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.

7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

8 Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.

9 Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.

10 Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come,

11 así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.

12 Porque con alegría saldréis, y con paz seréis vueltos; los montes y los collados levantarán canción delante de vosotros, y todos los árboles del campo darán palmadas de aplauso.

13 En lugar de la zarza crecerá ciprés, y en lugar de la ortiga crecerá arrayán; y será a Jehová por nombre, por señal eterna que nunca será raída.

Sin que uno aprenda a "sentir lo que el rey David sintió" con el pacto eterno, es imposible que uno pueda acompañar las obras de Dios y esperar sus tiempos cuando dice: "porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos" y "como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos y mis pensamientos más que vuestros pensamientos".

O sea, tu vivencia en el Espíritu Santo, en el Espíritu de Cristo, en el Espíritu de Adopción debe ser "similar" a la del rey David, o de cualquier persona que haya escrito la biblia en las situaciones en que fueron vividas y luego escritas.

Por eso, si tú quieres creer la Palabra de Dios, y tener sabiduría y doctrina sentado en la comodidad de tu sillón, en el calor de tu casa, sin ningún padecimiento, sin ninguna prueba, sin ningún esfuerzo, jamás el temor de Jehová que pueda tener ahora, será suficiente para comprender la sabiduría y doctrina de este tiempo. Y no cualquier padecimiento, sino en el padecimiento de Cristo, que vivió Jesús, y que vivieron los diferentes hombres al cual se les dio la Palabra.

Conclusión:

La sabiduría, la doctrina, la enseñanza, el consejo, la prudencia, el temor de Jehová, sólo es "entendible y comprensible" cuando tú estás viviendo en la misma "vivencia", en las mismas "circunstancias" en que fueron escritas las verdades, o dadas las Palabra de Dios.

Porque no amarás al mundo, no andarás sigas o dejes engañar a los pecados tiene un sentido cuando nada te pasa; pero tiene otra dimensión cuando tú estás en apuro, en prueba, en dificultades, en necesidades, en peligros.

Por eso, tu fe tiene que ser sometida en las Palabras de Dios en las mismas condiciones de peligro, de vida, de persecuciones, de muerte para decir que has vencido, o que tienes fe.

Entonces, la sabiduría y doctrina, el consejo de prudencia, de justicia, de juicio y de equidad debe ser juzgado y medido en tiempos diferentes tiempos, en las situaciones más difíciles o exigentes que se presentan hoy, según te haya guiado el Espíritu Santo o como está presentado la situación.

También es la resurrección en Jesucristo. Es diferente creer en la resurrección cuando estás con vida, o cuando estás frente a la muerte, o cuando hay peligro, o luego de la muerte.

El Pacto también es así, las promesas son unas cuando estás en calma, otra es cuando pasas por desiertos, tiene otro sentir cuando estás inundado, y otro apremio cuando estás acorralado, u otros peligros y amenazas cuando te faltan todas las cosas y no vislumbras ninguna salida humana.

La sabiduría clama en las calles

Tuesday, November 14, 2017

09:24

Proverbios 1:

20 La sabiduría clama en las calles, alza su voz en las plazas;

21 Clama en los principales lugares de reunión; en las entradas de las puertas de la ciudad dice sus razones.

22 ¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza, y los burladores desearán el burlar, y los insensatos aborrecerán la ciencia?

23 Volveos a mi reprensión; he aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros, y os haré saber mis palabras.

Si la sabiduría son las experiencias y sabiduría que voy adquiriendo cuando la Palabra de Dios obra, cuando pongo en obra sus palabras.

La confianza de saber que sus palabras y su mano me responderá según la biblia, y así uno camina.

Ahora, también yo tengo que tener la sabiduría y el discernimiento para caminar y desenvolverme en la verdad. Porque si yo sé que ese camino, si esa decisión me lleva a la muerte, o terminaré pecando, o si sé que llegaré al punto en que necesitaré de la ayuda de Dios para salirme, o salvarme, o arrepentirme… la sabiduría es "no andar con los pecadores", ni seguir la senda de los pecadores. Uno no puede pecar arevidamente y luego porque sé que Dios me ayudará, espero su respuesta divina. Inclusive la sabiduría hace que tenga que ser fuerte para vencer el camino de los pecadores, luchar con todas las fuerzas para vencer las tentaciones. Y no desear seguir el camino de los pecadores si al final otra vez vendré delante de Dios a pedir ayuda.

Por eso, dice: "¿hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza, y los burladores desearán el burlar, y los insensatos aborrecerán la ciencia?"

Cuando uno está tentando de esa forma a Dios, sin vivir en la sabiduría de la Palabra de Dios, también Dios deja de obrar y responder, y le deja vacío de aprendizaje y de sabiduría. Para que cuando realmente lo necesite, Dios no le responda, y recurrirá de cualquier socorro que encuentre.

Por eso dice: "Volveos a mi reprensión". Cuando uno es cuidado en andar en la sabiduría, si ha entendido la Palabra de Dios, debe esforzarse con todas las fuerzas y toda intención de vivir dentro del Pacto que Dios le ha dado, así cuando la sabiduría guía tu vida, cuando tú cada día cuidas que la sabiduría de Dios guarde tus caminos, y evitas el camino de los pecadores, entonces promete Dios:

"He aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros, y os haré saber mis palabras".

Cuando uno abraza la sabiduría, ésta te ayuda a tener más sabiduría; pero siempre tienes que estar dispuesto y luchar contra los caminos de los pecadores. Más siempre la sabiduría viene después que hayas vencido, después que hayas luchado por mantenerte firme, después de tu padecimiento en Cristo Jesús, después que hayas luchado contra todas las voces y sabidurías de los pecadores.

Pero cuando uno menosprecia las Palabras de Dios, y menos tiene sabiduría que les dá hijos a otras sabidurías y así se llena del Espíritu Santo con el entendimiento; Dios también promete que siempre vendrá calamidad, pequeñas y grandes, y que Dios se burlará cuando les viniere.

Lo que las personas no saben es que el tiempo del aparente silencio, de la calma hasta que aparecen las calamidades es relativamente larga. Y toda persona quien siente los rigores de las primeras calamidades y buscan la ayuda de Dios y no aparecen, se sienten extrañados de por qué de la ausencia de Dios. Luego se arrepienten, y piensan que ese arrepentimiento es suficiente para ver inmediatamente las obras de ayuda y soluciones de Dios.

Pero como dije, ojo por ojo, diente por diente, el tiempo de la espera de Dios si es que va a ayudar siempre es larga y se deben sumar diferentes aspectos:

• ¿Cuántas obras Dios le mostró?

• ¿Cuánto tiempo Dios le mostró?

• ¿Cuántas veces Dios les guió, les ayudó al principio para que tenga sabiduría?

• ¿Cuánto tiempo anduvo sin obedecer y sin poner el práctica la sabiduría en las calles?

• ¿Cuánto desdeñó la palabra de Dios?

• ¿Cuántas veces negó la palabra de Dios para aplicarlo aún sabiéndolo?

• ¿Ha aprendido suficientemente el poder de Dios y hay temor de Dios?

• ¿Cómo reaccionaría en un caso futuro? ¿Este caso ha sido suficiente temor de Jehová?

• ¿Ha aprendido que Dios ha puesto al hombre en esta apretura?

• ¿Volvería el hombre a cometer el mismo error?

• ¿El corazón del hombre está amansado para ser oveja?

• ¿Ha aprendido que la vida del hombre fuera de Dios no es más que una hierba o su gloria una flor de hierba del campo?

• ¿Será capaz de mostrar y de proclamar la justicia de Dios delante de mucha gente?

• ¿Podrá mostrarse como crucificado en Cristo Jesús en el camino y en el proceso de Dios según sean los tiempos de Jesucristo?

Por eso dice la Palabra:

Isaías 40:

1 Consolaos, consolaos, pueblo mío, dice vuestro Dios.

2 Hablad al corazón de Jerusalén; decidle a voces que su tiempo es ya cumplido, que su pecado es perdonado; que doble ha recibido de la mano de Jehová por todos sus pecados.

3 Voz que clama en el desierto: Preparad camino a Jehová; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios.

4 Todo valle sea alzado, y bájese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo áspero se allane.

5 Y se manifestará la gloria de Jehová, y toda carne juntamente la verá; porque la boca de Jehová ha hablado.

6 Voz que decía: Da voces. Y yo respondí: ¿Qué tengo que decir a voces? Que toda carne es hierba, y toda su gloria como flor del campo.

7 La hierba se seca, y la flor se marchita, porque el viento de Jehová sopló en ella; ciertamente como hierba es el pueblo.

8 Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.

9 Súbete sobre un monte alto, anunciadora de Sion; levanta fuertemente tu voz, anunciadora de Jerusalén; levántala, no temas; di a las ciudades de Judá: ¡Ved aquí al Dios vuestro!

10 He aquí que Jehová el Señor vendrá con poder, y su brazo señoreará; he aquí que su recompensa viene con él, y su paga delante de su rostro.

11 Como pastor apacentará su rebaño; en su brazo llevará los corderos, y en su seno los llevará; pastoreará suavemente a las recién paridas.

Por tanto, cuando el hombre ha entrado en la calamidad de Jehová, porque no ha seguido la sabiduría de Dios a tiempo, o porque no tuvo temor de Jehová oportunamente, las soluciones siempre son largas, difíciles, muchísimas veces más dolorosas y las vergüenzas que debe pasar es abrumador; pero en todo ese tiempo, uno debe mantenerse "arrepentido, sumiso, y obedecer lo mejor posible". Porque si se rebela, las cosas pueden empeorar mucho más.

Como dice Isaías 1:

1 Visión de Isaías hijo de Amoz, la cual vio acerca de Judá y Jerusalén en días de Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías, reyes de Judá.

2 Oíd, cielos, y escucha tú, tierra; porque habla Jehová: Crié hijos, y los engrandecí, y ellos se rebelaron contra mí.

3 El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor; Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento.

4 ¡Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron a Jehová, provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás.

5 ¿Por qué querréis ser castigados aún? ¿Todavía os rebelaréis? Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente.

6 Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite.

7 Vuestra tierra está destruida, vuestras ciudades puestas a fuego, vuestra tierra delante de vosotros comida por extranjeros, y asolada como asolamiento de extraños.

8 Y queda la hija de Sion como enramada en viña, y como cabaña en melonar, como ciudad asolada.

9 Si Jehová de los ejércitos no nos hubiese dejado un resto pequeño, como Sodoma fuéramos, y semejantes a Gomorra.

10 Príncipes de Sodoma, oíd la palabra de Jehová; escuchad la ley de nuestro Dios, pueblo de Gomorra.

11 ¿Para qué me sirve, dice Jehová, la multitud de vuestros sacrificios? Hastiado estoy de holocaustos de carneros y de sebo de animales gordos; no quiero sangre de bueyes, ni de ovejas, ni de machos cabríos.

12 ¿Quién demanda esto de vuestras manos, cuando venís a presentaros delante de mí para hollar mis atrios?

13 No me traigáis más vana ofrenda; el incienso me es abominación; luna nueva y día de reposo, el convocar asambleas, no lo puedo sufrir; son iniquidad vuestras fiestas solemnes.

14 Vuestras lunas nuevas y vuestras fiestas solemnes las tiene aborrecidas mi alma; me son gravosas; cansado estoy de soportarlas.

15 Cuando extendáis vuestras manos, yo esconderé de vosotros mis ojos; asimismo cuando multipliquéis la oración, yo no oiré; llenas están de sangre vuestras manos.

16 Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo;

17 aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda.

18 Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.

19 Si quisiereis y oyereis, comeréis el bien de la tierra;

20 si no quisiereis y fuereis rebeldes, seréis consumidos a espada; porque la boca de Jehová lo ha dicho.

21 ¿Cómo te has convertido en ramera, oh ciudad fiel? Llena estuvo de justicia, en ella habitó la equidad; pero ahora, los homicidas.

22 Tu plata se ha convertido en escorias, tu vino está mezclado con agua.

23 Tus príncipes, prevaricadores y compañeros de ladrones; todos aman el soborno, y van tras las recompensas; no hacen justicia al huérfano, ni llega a ellos la causa de la viuda.

24 Por tanto, dice el Señor, Jehová de los ejércitos, el Fuerte de Israel: Ea, tomaré satisfacción de mis enemigos, me vengaré de mis adversarios;

25 y volveré mi mano contra ti, y limpiaré hasta lo más puro tus escorias, y quitaré toda tu impureza.

26 Restauraré tus jueces como al principio, y tus consejeros como eran antes; entonces te llamarán Ciudad de justicia, Ciudad fiel.

27 Sion será rescatada con juicio, y los convertidos de ella con justicia.

28 Pero los rebeldes y pecadores a una serán quebrantados, y los que dejan a Jehová serán consumidos.

29 Entonces os avergonzarán las encinas que amasteis, y os afrentarán los huertos que escogisteis.

30 Porque seréis como encina a la que se le cae la hoja, y como huerto al que le faltan las aguas.

31 Y el fuerte será como estopa, y lo que hizo como centella; y ambos serán encendidos juntamente, y no habrá quien apague.

Hasta que Jehová esté satisfecho, será limpiado las escorias de los hombres.

Dice Proverbios 1:

29 Por cuanto aborrecieron la sabiduría, Y no escogieron el temor de Jehová,

30 Ni quisieron mi consejo, Y menospreciaron toda reprensión mía,

31 Comerán del fruto de su camino, Y serán hastiados de sus propios consejos.

32 Porque el desvío de los ignorantes los matará, Y la prosperidad de los necios los echará a perder.

La sabiduría es morir "conscientemente a las palabras de Jehová y en sus caminos",

2 Corintios 2:

14 Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento.

15 Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden;

16 a éstos ciertamente olor de muerte para muerte, y a aquéllos olor de vida para vida. Y para estas cosas, ¿quién es suficiente?

17 Pues no somos como muchos, que medran falsificando la palabra de Dios, sino que con sinceridad, como de parte de Dios, y delante de Dios, hablamos en Cristo.

Y de esta forma, se descubren las ovejas de los cabritos, y si uno cuida su campo de esta forma, no vendría el malo a sembrar cizañas en su campo.

Hijo mío, si recibieres mis palabras

Tuesday, November 14, 2017

10:02

¡Actitud! ¡Actitud! ¡Actitud!

Al comienzo para todos los hombres, las palabras de Dios les parecen camino de muerte, locuras y sendas difíciles.

Pero para las personas quienes han adquirido sabiduría, quienes han aprendido a amar al Padre y han vivido la sabiduría de Dios y cuánto todas las palabras son puras y sabias cuando uno lo recibe a tiempo, cuando se siembra a tiempo, cuando lo vive con toda la intensidad, entonces tiene una actitud hambre, de sed de Dios, y todo lo que su Santo Espíritu le dice.

Entonces, uno sabe que "toda palabra de Dios es útil", incluso aquellas que hoy me exhortan, me redarguyen, me corrigen. Porque sé que así veré a Dios, recibiré su sabiduría a tiempo y podré salvar mi vida de todos los avatares de la vida.

Proverbios 2:

Hijo mío, si recibieres mis palabras, Y mis mandamientos guardares dentro de ti,

2 Haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; Si inclinares tu corazón a la prudencia,

3 Si clamares a la inteligencia, Y a la prudencia dieres tu voz;

4 Si como a la plata la buscares, Y la escudriñares como a tesoros,

5 Entonces entenderás el temor de Jehová, Y hallarás el conocimiento de Dios.

6 Porque Jehová da la sabiduría, Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.

Hay que aprender que toda palabra que Dios nos da, incluso aquellas que nos quitan de los privilegios, de las comodidades de la vida que hoy tenemos, de los bienes o bondades que podemos gozar, es para vida mañana.

Por eso, hay que aprender la Palabra cuando Dios nos envía, cuando entendemos hoy la palabra, seguro que para aplicarlo hay que renunciar a bienes, de hechos, de glorias que pensamos tenemos derecho. Pero Dios sabe por qué te ordena dejarlo, abandonarlo. Incluso pueden venir palabras adelantadas en cinco, en diez años con antelación, o inclusive muchísimo antes, como el caso de Lot.

Proverbios 2:

6 Porque Jehová da la sabiduría, Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.

7 El provee de sana sabiduría a los rectos; Es escudo a los que caminan rectamente.

8 Es el que guarda las veredas del juicio, Y preserva el camino de sus santos.

9 Entonces entenderás justicia, juicio Y equidad, y todo buen camino.

10 Cuando la sabiduría entrare en tu corazón, Y la ciencia fuere grata a tu alma,

11 La discreción te guardará; Te preservará la inteligencia,

12 Para librarte del mal camino, De los hombres que hablan perversidades,

13 Que dejan los caminos derechos, Para andar por sendas tenebrosas;

14 Que se alegran haciendo el mal, Que se huelgan en las perversidades del vicio;

15 Cuyas veredas son torcidas, Y torcidos sus caminos.

16 Serás librado de la mujer extraña, De la ajena que halaga con sus palabras,

17 La cual abandona al compañero de su juventud, Y se olvida del pacto de su Dios.

18 Por lo cual su casa está inclinada a la muerte, Y sus veredas hacia los muertos;

19 Todos los que a ella se lleguen, no volverán, Ni seguirán otra vez los senderos de la vida.

20 Así andarás por el camino de los buenos, Y seguirás las veredas de los justos;

21 Porque los rectos habitarán la tierra, Y los perfectos permanecerán en ella,

22 Mas los impíos serán cortados de la tierra, Y los prevaricadores serán de ella desarraigados.

Realmente esto es difícil de demostrar, son obediencias que se siembran con muchísimos años de antelación; incluso verán que ese bien que renuncia tiene un gran crecimiento, o un auge ganancioso; y en principio tu corazón se afligirá pensando que has perdido o dejado escapar "la gallina ponedora de huevos de oro", pero has ganado a Dios, y has entrado en su sabiduría.

Después verás el resultado de las decisiones y de las acciones como Abraham y Lot.

Entrar en el mundo de la sabiduría de Dios no es fácil, porque debes realizar decisiones muy grandes y fuertes; tomar decisiones a largo plazo e invertir en las Promesas de Dios, que es parte de tu Pacto.

Así que, adquirir la sabiduría de Dios, no es solamente respecto a los pecados, ni respecto a los mandamientos, sino que sepas tomar decisiones de vida, encaminarte por tomas decisiones que Jehová te indicará en su tiempo. Todo esto es sabiduría de Dios, es sabiduría de Proverbios.

Proverbios 2:

Hijo mío, si recibieres mis palabras, Y mis mandamientos guardares dentro de ti,

2 Haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; Si inclinares tu corazón a la prudencia,

3 Si clamares a la inteligencia, Y a la prudencia dieres tu voz;

4 Si como a la plata la buscares, Y la escudriñares como a tesoros,

5 Entonces entenderás el temor de Jehová, Y hallarás el conocimiento de Dios.

6 Porque Jehová da la sabiduría, Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.

7 El provee de sana sabiduría a los rectos; Es escudo a los que caminan rectamente.

8 Es el que guarda las veredas del juicio, Y preserva el camino de sus santos.

9 Entonces entenderás justicia, juicio Y equidad, y todo buen camino.

¿Cómo sabrías que has tomado las decisiones que Dios quiere? ¿Cómo sabes que son sus sabidurías? ¿Cómo entender que fueron de Dios?

Porque Dios siempre provee de más sabiduría, de mayor prudencia, de grandes entendimientos, de paz, de gozo, de revelación de su voluntad al que le escucha.

Y sobre todo del entendimiento de los tiempos de Dios y sus vientos del Espíritu Santo. Porque "entiendes" que algo viene, que algo grande en extremo se está gestando. Y Dios te pone a salvo a tiempo, y no a última hora y con grandes pérdidas como Lot.

Isaías 32:

18 Y mi pueblo habitará en morada de paz, en habitaciones seguras, y en recreos de reposo.

19 Y cuando caiga granizo, caerá en los montes; y la ciudad será del todo abatida.

20 Dichosos vosotros los que sembráis junto a todas las aguas, y dejáis libres al buey y al asno.

Entrar en la sabiduría de Dios, es entrar en el mundo de Dios, y aprender a ver y pensar como lo planifica Dios, cómo Dios enviará juicio y justicia a los hombres.

"Es escudo a los que caminan rectamente. Es el que guarda las veredas del juicio, y preserva el camino de sus santos."

No es que te cuide y guarde cuando caminas en medio de plagas y muerte, destrucción y miseria, sino que te saca a tiempo, te lleva por otros caminos y que todo esto lo veas de lejos y adquieras mayor sabiduría y comprendas cuánto es el amor de Jehová, y cuánto cuidado tiene de ti.

Así dice,

Proverbios 2:

10 Cuando la sabiduría entrare en tu corazón, Y la ciencia fuere grata a tu alma,

11 La discreción te guardará; Te preservará la inteligencia,

12 Para librarte del mal camino, De los hombres que hablan perversidades,

13 Que dejan los caminos derechos, Para andar por sendas tenebrosas;

14 Que se alegran haciendo el mal, Que se huelgan en las perversidades del vicio;

15 Cuyas veredas son torcidas, Y torcidos sus caminos.

Existe un camino de los buenos, una vereda de los justos:

Proverbios 2:

20 Así andarás por el camino de los buenos, Y seguirás las veredas de los justos;

21 Porque los rectos habitarán la tierra, Y los perfectos permanecerán en ella,

22 Mas los impíos serán cortados de la tierra, Y los prevaricadores serán de ella desarraigados.

Vean cómo Jehová hace una especial mención acerca de la mujer extraña, la que no pertenece a tu pacto. ¿Por qué? Porque la mujer, cuando no pertenece a tu pacto siempre va a quebrar el pacto, el camino de la sabiduría desde adentro, porque es como tener una separación entre Jehová y tú dentro de la casa. Y que finalmente el hombre cederá como el caso de Abram quien escuchó la voz de su mujer para tener un hijo fuera de su matrimonio, con la sierva.

De esto se puede entender cómo, si todas las personas, inclusive marido y mujer que sean del pacto, cuando se introducen "ideas del mundo, de muerte", los lleva a la muerte.

Hijo mío, no olvides de mi ley

Tuesday, November 14, 2017

10:40

Hemos visto cuánto el hombre debe apresurarse y correr para adquirir sabiduría y así evitar las calamidades que se aproximan en sus vidas.

También hemos visto cuánto hay que tener la sabiduría de Dios y la confianza para andar muy adelantado en los tiempos, en caminos y veredas que te guían en el Espíritu Santo.

Cómo uno debe tener especial cuidado de la mujer extraña.

Y cuando todo esto y cuides de andar en la ley de Dios todos los días, en sabiduría y en temor de Jehová, entonces Jehová te dará:

Proverbios 3:

1 Hijo mío, no te olvides de mi ley, Y tu corazón guarde mis mandamientos;

2 Porque largura de días y años de vida y paz te aumentarán.

3 Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; Átalas a tu cuello, Escríbelas en la tabla de tu corazón;

4 Y hallarás gracia y buena opinión Ante los ojos de Dios y de los hombres.

5 Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia.

6 Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas.

7 No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal;

8 Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.

9 Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos;

10 Y serán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto.

Muchos hombres dicen: ¿Para qué quiero vivir más en este mundo injusto y cruel?

¿Para qué uno querría largura de días y años de vida y paz te aumenten?

Pues por dos asuntos inmediatos:

• Debes vivir por largos años, y que las promesas de Dios se cumplan en forma ordenada y completa, y así también tengas tiempo para enseñar a tus hijos, a los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación. Porque si no, cada generación comete pecados de ignorancia, de salta de sabiduría y eso siempre tiende a acortar los tiempos de los hombres y tu pacto no dure muchos años, ni muchas generaciones.

• Tienes que vivir muchos años y sobre todo en paz con el Padre Celestial y en su sabiduría para que puedas ser disciplinado como hijo de Dios.

Proverbios 3:

11 No menosprecies, hijo mío, el castigo de Jehová, Ni te fatigues de su corrección;

12 Porque Jehová al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere.

13 Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría, Y que obtiene la inteligencia;

14 Porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, Y sus frutos más que el oro fino.

15 Más preciosa es que las piedras preciosas; Y todo lo que puedes desear, no se puede comparar a ella.

16 Largura de días está en su mano derecha; En su izquierda, riquezas y honra.

17 Sus caminos son caminos deleitosos, Y todas sus veredas paz.

18 Ella es árbol de vida a los que de ella echan mano, Y bienaventurados son los que la retienen.

El que encuentra a Jehová en sabiduría e inteligencia

Tuesday, November 14, 2017

10:50

Entra en un mundo íntimo y exclusivo de Dios Padre.

La ganancia y el provecho que este lugar te da es muy especial y valioso: "porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, y sus frutos más que el oro fino. Más preciosa es que las piedras preciosas; y todo lo que puedes desear, no se puede comparar a ella."

Largura de vida en su mano derecha y en la izquierda riquezas y honra, sus caminos son deleitosos y sus veredas paz.

Pero sobre todo, uno se goza y es árbol de vida, una fuente de agua viva, inagotable y de paz.

Sin este sentir, sin estas promesas, sin estas esperanzas que nos da el Espíritu Santo, es imposible que el hombre con su raciocínio carnal pueda realizar las obras de Cristo Jesús en este mundo. ¿Para qué querría uno padecer y morir en Cristo? ¿Para qué uno llevaría la cruz de Cristo si ya el mundo es pesado, duro y cruel?

Por eso, hay que saber que la capacidad que hoy tenemos en el Espíritu Santo, la esperanza al cual nos hemos emprendido, la espera que nos hace morir cada día, en realida está sustentada por estos elementos.

Porque si no, uno pensaría como hombres, sentiría como hombres y huiríamos como hombres.

Proverbios 3:

21 Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos; Guarda la ley y el consejo,

22 Y serán vida a tu alma, Y gracia a tu cuello.

23 Entonces andarás por tu camino confiadamente, Y tu pie no tropezará.

24 Cuando te acuestes, no tendrás temor, Sino que te acostarás, y tu sueño será grato.

25 No tendrás temor de pavor repentino, Ni de la ruina de los impíos cuando viniere,

26 Porque Jehová será tu confianza, Y él preservará tu pie de quedar preso.

La comunión íntima de Jehová es con los justos.

Proverbios 3:

32 Porque Jehová abomina al perverso; Mas su comunión íntima es con los justos.

33 La maldición de Jehová está en la casa del impío, Pero bendecirá la morada de los justos.

34 Ciertamente él escarnecerá a los escarnecedores, Y a los humildes dará gracia.

35 Los sabios heredarán honra, Mas los necios llevarán ignominia.

Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia

Tuesday, November 14, 2017

11:05

La sabiduría de Dios no viene sola, ni corre para entrar a tu casa. Jamás se implanta en tu corazón por sí misma, ni por un simple deseo o pedido.

Se adquiere sabiduría y se adquiere inteligencia cuando uno lo adquiere en Cristo Jesús. Luchando contra el mundo, renunciando al mundo, venciendo al mundo y los amores del mundo, venciendo la carne y sus concupiscencias.

La sabiduría e inteligencia se adquire recién después que el hombre se haya embarcado de viaje porque así escuchaste la Palabra de Dios y lo has obedecido, asumiste las duras condiciones de la vida y la realidad, y lo has vencido confiado en Cristo, recibiendo muchos vituperios y provocaciones de los hombres, viendo cómo el mundo tiene mayores y rápidas ganancias, pero tú te confías y te mantienes fiel en los mandamientos de Dios.

Y no es solamente "aguantarse", ni "acurrucarse hasta que pase la tormenta", "menos es esconderse del mundo", sino hay que ENGRANDECER LA PALABRA DE DIOS, PROCLAMAR EN ALTA VOZ, EN TANTAS VECES COMO SEA NECESARIO O QUE REQUIERA DIOS.

Por eso dice:

Provebios 4:

1 Oíd, hijos, la enseñanza de un padre, Y estad atentos, para que conozcáis cordura.

2 Porque os doy buena enseñanza; No desamparéis mi ley.

3 Porque yo también fui hijo de mi padre, Delicado y único delante de mi madre.

4 Y él me enseñaba, y me decía: Retenga tu corazón mis razones, Guarda mis mandamientos, y vivirás.

5 Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia; No te olvides ni te apartes de las razones de mi boca;

6 No la dejes, y ella te guardará; Ámala, y te conservará.

7 Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría; Y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia.

8 Engrandécela, y ella te engrandecerá; Ella te honrará, cuando tú la hayas abrazado.

9 Adorno de gracia dará a tu cabeza; Corona de hermosura te entregará.

10 Oye, hijo mío, y recibe mis razones, Y se te multiplicarán años de vida.

11 Por el camino de la sabiduría te he encaminado, Y por veredas derechas te he hecho andar.

12 Cuando anduvieres, no se estrecharán tus pasos, Y si corrieres, no tropezarás.

13 Retén el consejo, no lo dejes; Guárdalo, porque eso es tu vida.

14 No entres por la vereda de los impíos, Ni vayas por el camino de los malos.

15 Déjala, no pases por ella; Apártate de ella, pasa.

Y esto también es ojo por ojo, diente por diente.

Si tú no engrandeces la palabra de Dios, si no haces según la ley para que toda su gloria se manifieste, si uno no se levanta, ni levanta la voz, ni proclama para que todos escuchen; tampoco la sabiduría te engrandecerá, ni la inteligencia encauzará tus veredas.

Como en estos tiempos en que tenemos que permanecer muertos, y aguardar predicando, aguardar dando testimonio, repitiendo acerca de la resurrección que tenemos en Cristo Jesús; si uno no tiene una fuente de vida en Cristo Jesús, si Dios no nos da refrigerio, no hay forma de sostenerse hasta estas alturas, nadie en su capacidad, o juicio podría aguardar los tiempos de Dios ni esperar el cumplimiento de las promesas.

Proverbios 4:

20 Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones.

21 No se aparten de tus ojos; Guárdalas en medio de tu corazón;

22 Porque son vida a los que las hallan, Y medicina a todo su cuerpo.

23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.

24 Aparta de ti la perversidad de la boca, Y aleja de ti la iniquidad de los labios.

25 Tus ojos miren lo recto, Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante.

26 Examina la senda de tus pies, Y todos tus caminos sean rectos.

27 No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; Aparta tu pie del mal.

Hasta aquí Dios nos ha traído para mostrarnos de que tenemos un espíritu diferente a los demás hombres, que existe en nosotros la sabiduría e inteligencia de Jehová Dios Padre en nosotros, y que sí siempre hemos obrado y guiado por el Espíritu de Cristo que lo resucitó de los muertos.

Para que nadie diga que tiene una fe igualmente preciosa que la nuestra. No es así porque no existen en ellos esta sabiduría de Jehová, ni la inteligencia. Porque cuando han visto muerte, todos han huido.

La paz que hoy tenemos, la calma y confianza que tenemos en la Palabra de Dios, y en las promesas que nos ha dado, el entender que tenemos una sabiduría diferente a los demás hombres que dicen conocer a Jesús es nuestra bienaventuranza y recompensa. Y también hará que todos se inclinen a nuestros pies.

"Sabiduría ante todo; adquire sabiduría; y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia. Engrandécela, y ella te engrandecerá; ella te honrará, cuando tú la hayas abrazado. Adorno de gracia dará a tu cabeza; corona de hermosura te entregará." (Provebios 4:7-9)

Porque hemos adquirido sabiduría e inteligencia, porque hemos entrado en el mundo íntimo de Dios, el Padre nos ha mostrado, guiado y enseña cosas grandes que ojos no han visto:

Amós 3:

1 Oíd esta palabra que ha hablado Jehová contra vosotros, hijos de Israel, contra toda la familia que hice subir de la tierra de Egipto. Dice así:

2 A vosotros solamente he conocido de todas las familias de la tierra; por tanto, os castigaré por todas vuestras maldades.

3 ¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?

4 ¿Rugirá el león en la selva sin haber presa? ¿Dará el leoncillo su rugido desde su guarida, si no apresare?

5 ¿Caerá el ave en lazo sobre la tierra, sin haber cazador? ¿Se levantará el lazo de la tierra, si no ha atrapado algo?

6 ¿Se tocará la trompeta en la ciudad, y no se alborotará el pueblo? ¿Habrá algún mal en la ciudad, el cual Jehová no haya hecho?

7 Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas.

8 Si el león ruge, ¿quién no temerá? Si habla Jehová el Señor, ¿quién no profetizará?

¿Cómo podemos saber cuánta sabiduría e inteligencia de Dios tenemos? ¿Cuán íntimos somos con el Padre?

El que halla el árbol de la vida, y del cual mana todo alimento espiritual y paz. Cuando Dios te da largura de días a tu mano derecha y riquezas y honra en tu izquierda.

Cuando vives y muestras la gloria de Jehová en este tiempo, y participas de sus obras correspondientes en Cristo Jesús.

Cuando la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento guarda tu vida en Cristo Jesús, sabes que estás en el mundo íntimo del Padre. Porque no hará nada el Padre sin que enseñe a sus hijos.

Y ciertamente que esto también acontecerá:

Isaías 60:

1 Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti.

2 Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria.

3 Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento.

4 Alza tus ojos alrededor y mira, todos éstos se han juntado, vinieron a ti; tus hijos vendrán de lejos, y tus hijas serán llevadas en brazos.

5 Entonces verás, y resplandecerás; se maravillará y ensanchará tu corazón, porque se haya vuelto a ti la multitud del mar, y las riquezas de las naciones hayan venido a ti.

Hijo mío, cuídate de la mujer extraña

Tuesday, November 14, 2017

11:37

Hijo mío, estáte atento a mi sabiduría, y a mi inteligencia inclina tu oído.

Guárdate de las palabras de los labios de la mujer extraña, que destilan miel, y su paladar es más blando que el aceite; su fin es más amargo que el ajenjo, y agudo que espada de dos filos.

Inclusive la mujer de tu pacto, cuando no está también llena de la sabiduría e inteligencia de Jehová, tiene a hablar como la mujer extraña, piensa como la mujer extraña, desea como la mujer extraña.

Por eso, es el hombre quien tiene el pacto de Jehová, quien debe adquirir sabiduría, inteligencia y temor de Jehová para ordenar y poner juicio y justicia.

También todos los hombres, quienes no están disciplinados en Cristo Jesús, quienes no conocen el Pacto de Hijo, quien no tiene el temor de Jehová, quienes no han adquirido

Siempre he dicho, la mujer extraña pueden no ser personas ajenas a Jesucristo solamente, sino que cuando tú buscas cosas fuera de tu pacto, cuando pretendes a personas fuera de la mujer de que está preparado por Dios, y por cuestiones de hombres buscas según tus ojos, eres como mujer extraña que busca pacto ajeno.

Por eso, si a un hombre A, Dios le ha previsto una mujer AA; y si para otra persona B, Dios le ha previsto una mujer BB dentro del pacto. Si por cuestiones humanas, sea que el hombre A pretenda a BB, o el hombre B pretenda a AA; o que la mujer BB pretenda a A, o que la mujer AA pretenda al hombre B; no están obrando según la ley de Dios.

Sobre ellos no les vendrá la sabiduría ni la inteligencia.

Así sucede con las personas quienes aman el mundo, y las buscan fuera de su pacto, de su tierra, de su matrimonio, de su bendición establecido por Jehová.

Proverbios 5:

7 Ahora pues, hijos, oídme, Y no os apartéis de las razones de mi boca.

8 Aleja de ella tu camino, Y no te acerques a la puerta de su casa;

9 Para que no des a los extraños tu honor, Y tus años al cruel;

10 No sea que extraños se sacien de tu fuerza, Y tus trabajos estén en casa del extraño;

11 Y gimas al final, Cuando se consuma tu carne y tu cuerpo,

12 Y digas: ¡Cómo aborrecí el consejo, Y mi corazón menospreció la reprensión;

13 No oí la voz de los que me instruían, Y a los que me enseñaban no incliné mi oído!

14 Casi en todo mal he estado, En medio de la sociedad y de la congregación.

15 Bebe el agua de tu misma cisterna, Y los raudales de tu propio pozo.

16 ¿Se derramarán tus fuentes por las calles, Y tus corrientes de aguas por las plazas?

17 Sean para ti solo, Y no para los extraños contigo.

18 Sea bendito tu manantial, Y alégrate con la mujer de tu juventud,

19 Como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, Y en su amor recréate siempre.

20 ¿Y por qué, hijo mío, andarás ciego con la mujer ajena, Y abrazarás el seno de la extraña?

21 Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová, Y él considera todas sus veredas.

22 Prenderán al impío sus propias iniquidades, Y retenido será con las cuerdas de su pecado.

23 El morirá por falta de corrección, Y errará por lo inmenso de su locura.

Uno tiene que buscar las causas de por qué no tiene sabiduría, por qué no puede vivir enteramente dentro de la Palabra de Dios.

¡Hay que buscar las causas e ir eliminando uno a uno!

¡Aquí no hay mágia! ¡No es con fe únicamente!

Hay muchas cosas que tienen que ver, y se relacionan. Y en la medida en que van corrigiendo, es cuando los hombres también aprenden sabiduría, tienen confianza de más palabras para creer y para obrar, y así sus sabidurías crecen.

Siempre he dicho que el hombre podrá ver en toda la dimensión del pacto, recién en la tercera generación cuando se vive en forma y orden.

Porque hay tantas cosas que cortar, matar, dividir; y existen muchas relaciones carnales que son difíciles de solucionar o simplemente dar por muertas.

Nosotros que somos cuerpo de Cristo, miembros los unos de los otros, somos una parte y un todo único. No podemos guardar ciertos aspectos de nuestra vida y nuestros deseos, pero queremos otros bienes que vayan bien dentro del pacto.

Así también es la sabiduría de Dios, jamás se puede tener una experiencia espiritual constructiva, ninguna enseñanza que nos haga crecer espiritualmente en inteligencia si no estamos obsesionados en realizar toda justicia.

Sea que esa justicia vaya en contra de mis intereses, en contra de los deseos carnales o de los sentimientos personales; todo se debe dejar en orden y así buscar a Jehová Dios del Pacto.

Y esta es la principal razón por qué todos los creyentes evangélicos perdieron el hilo de la sabiduría; porque no conocieron el pacto, porque quisieron andar según sus propios deseos, cada uno hizo soñar a sus hijos en sus deseos, los encaminaron, les permitieron, permitieron salirse de las tierras del pacto, y luego ¿buscan sabiduría? ¿Buscan a Dios? ¿Desean realizar toda justicia y buscan la voluntad de Dios?

Isaías 57:

1 Perece el justo, y no hay quien piense en ello; y los piadosos mueren, y no hay quien entienda que de delante de la aflicción es quitado el justo.

2 Entrará en la paz; descansarán en sus lechos todos los que andan delante de Dios.

3 Mas vosotros llegaos acá, hijos de la hechicera, generación del adúltero y de la fornicaria.

4 ¿De quién os habéis burlado? ¿Contra quién ensanchasteis la boca, y alargasteis la lengua? ¿No sois vosotros hijos rebeldes, generación mentirosa,

5 que os enfervorizáis con los ídolos debajo de todo árbol frondoso, que sacrificáis los hijos en los valles, debajo de los peñascos?

6 En las piedras lisas del valle está tu parte; ellas, ellas son tu suerte; y a ellas derramaste libación, y ofreciste presente. ¿No habré de castigar estas cosas?

7 Sobre el monte alto y empinado pusiste tu cama; allí también subiste a hacer sacrificio.

8 Y tras la puerta y el umbral pusiste tu recuerdo; porque a otro, y no a mí, te descubriste, y subiste, y ensanchaste tu cama, e hiciste con ellos pacto; amaste su cama dondequiera que la veías.

9 Y fuiste al rey con ungüento, y multiplicaste tus perfumes, y enviaste tus embajadores lejos, y te abatiste hasta la profundidad del Seol.

10 En la multitud de tus caminos te cansaste, pero no dijiste: No hay remedio; hallaste nuevo vigor en tu mano, por tanto, no te desalentaste.

11 ¿Y de quién te asustaste y temiste, que has faltado a la fe, y no te has acordado de mí, ni te vino al pensamiento? ¿No he guardado silencio desde tiempos antiguos, y nunca me has temido?

12 Yo publicaré tu justicia y tus obras, que no te aprovecharán.

13 Cuando clames, que te libren tus ídolos; pero a todos ellos llevará el viento, un soplo los arrebatará; mas el que en mí confía tendrá la tierra por heredad, y poseerá mi santo monte.

14 Y dirá: Allanad, allanad; barred el camino, quitad los tropiezos del camino de mi pueblo.

15 Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.

16 Porque no contenderé para siempre, ni para siempre me enojaré; pues decaería ante mí el espíritu, y las almas que yo he creado.

17 Por la iniquidad de su codicia me enojé, y le herí, escondí mi rostro y me indigné; y él siguió rebelde por el camino de su corazón.

18 He visto sus caminos; pero le sanaré, y le pastorearé, y le daré consuelo a él y a sus enlutados;

19 produciré fruto de labios: Paz, paz al que está lejos y al cercano, dijo Jehová; y lo sanaré.

20 Pero los impíos son como el mar en tempestad, que no puede estarse quieto, y sus aguas arrojan cieno y lodo.

21 No hay paz, dijo mi Dios, para los impíos.

El pacto se sostiene con mano férrea, la sabiduría de Dios sólo es alcanzable cuando tú tienes fuerza para guardar toda la ley de Dios, y cuando tu familia se mantiene dentro de los términos de tu pacto.

También la sabiduría de Jehová siempre va creciendo poco a poco, de a una decisión por vez, de una corrección por vez; de una palabra que se pone en práctica por vez.

¿Por qué Jehová trata este asunto con tanto celo? ¿Por qué se dedican capítulos enteros sobre este tema?

Porque el mundo hoy está lleno y guiado por sentimientos, y sentimentalismos carnales, como que el amor es lo más puro que existe, que por amor se pueden cruzar líneas increíbles de pecados; pero que vale la pena….

Y vencer la cordura de la fe y de la sabiduría por encima del corazón o de los sentimientos carnales, no es una tarea fácil. El hombre muy fácilmente quieren que sea Dios quien les ceda el deseo de su corazón en cuanto a los sentimientos pasionales.

Más Jehová es bien claro: "bebe el agua de tu misma cisterna". "Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud, como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre."

No solamente la mujer ajena es respecto a la mujer que pertenece a otro marido, sino es la mujer que pertenece a otro pacto, es la varona de otro varón. Por eso dice la sabiduría: ¿Y por qué, hijo mío, andarás ciego con la mujer ajena, y abrazarás el seno de la extraña? Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová, y él considera todas sus veredas.

Hay que saber que cuando uno se casa fuera de su pacto, en realidad está destruyendo 3 familias, porque se rompen el orden fundacionales de Dios. Y allí no puede existir sabiduría de Jehová para ninguno. Esto está bien explicado en Génesis con la vida de Jacob y sus mujeres, sus hijos y los posteriores.

También una vez quebrado este orden, no es fácil conocer el camino y el heredero del pacto. Por eso, recién en las últimas etapas de la vida de Jacob, en sus bendiciones proféticas antes de su muerte aparecen; y la persona del pacto recién aparece con el Rey David. Son casi 500 años de falta de sabiduría y de un heredero del pacto.

YO, LA SABIDURÍA

Yo, la sabiduría, habito con la cordura

Wednesday, November 15, 2017

09:33

Proverbios 8:

7 Porque mi boca hablará verdad, Y la impiedad abominan mis labios.

8 Justas son todas las razones de mi boca; No hay en ellas cosa perversa ni torcida.

9 Todas ellas son rectas al que entiende, Y razonables a los que han hallado sabiduría.

10 Recibid mi enseñanza, y no plata; Y ciencia antes que el oro escogido.

11 Porque mejor es la sabiduría que las piedras preciosas; Y todo cuanto se puede desear, no es de compararse con ella.

12 Yo, la sabiduría, habito con la cordura, Y hallo la ciencia de los consejos.

Muchos piensan que hay que buscar a Dios en las tormentas, en los peligros, en las necesidades acuciantes, en la tristeza.

Pero realmente Dios valora al que le busca en la quietud, cuando hay paz, cuando se puede hablar libre y pausadamente con el hijo. Sin apuros, ni discusiones, sin los apuros del apremio porque un problema le asecha. Con aquel que se ha convencido de que todas las Palabras de Dios son buenas, provechosas y que le dan vida, aquel quien ha dejado de batallar contra su incredulidad, o duda de cada palabra de Dios que recibe o escucha.

Por eso, Dios está siempre dispuesto a enseñar a aquel quien considera que toda la Palabra de Dios "es verdad", que si no es hoy, es beneficioso y que seguro que en la sabiduría de Dios me está instruyendo hoy para los asuntos que sobrevendrán mañana.

Hebreos 13:

20 Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno,

21 os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

1 Juan 3:

21 Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios;

22 y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él.

Hay personas quienes a todas las palabras de Dios le pone dudas, peros, condiciones, desea confirmar si realmente proviene de Dios.

Y esto es una realidad:

"12 Yo, la sabiduría, habito con la cordura, y hallo la ciencia de los consejos."

Esto sucede a personas quienes realmente están convencidos y que han probado profundamente la sabiduría de Dios, y que sus vidas se han ajustado al pensamiento y ritmo de Dios. Que los caminos por donde Jehová le conduce no está colidiendo, porque está dentro de su pacto.

También esto significa: si una persona es reacia a recibir la Palabra de Dios, si no acepta las Palabras de Dios en su tiempo y corrige el rumbo de su vida; cuando siempre quiere vivir al filo del peligro, llegar a la desesperación para responder, o cuando Dios le tiene que forzar para que obedezca, pero cuando llega el peligro quiere ver un milagro extraordinario, dice Dios:

Yo, la sabiduría, habito con la cordura, y hallo la ciencia de los consejos.

Yo habito y mi sabiduría permanece con aquellos quienes escuchan a tiempo y corrigen sus vidas en paz, en inteligencia, cuando mis palabra son consejos.

Pero aquellos desechan mis consejos, puede o puede no tener una respuesta de Dios, pero algo será evidente: que la sabiduría de Dios no mora en la persona para las siguientes veces; sucederá las mismas cosas e igual no podrá confiar en las Palabras de Dios, ni en las obras que ha visto anteriormente.

Por esta razón, los evangélicos quienes tienen "tantos testimonios de milagros y de respuestas de Dios que contar", pero no tienen sabiduría de Dios en sus vidas.

Así que, después de las primeras correcciones, cuando el hombre aprende poco a poco, y con mucho tiempo de antelación va corrigiendo su vida, quien va recibiendo todo consejo a su tiempo, Dios les da otra categoría de conocimiento y entendimiento:

Porque no puede ser igual el trato de aquellos quienes son y se esfuerzan en ser espirituales y aquellos quienes viven como carnales y claman por socorro cada emergencia.

Y también se requiere de una gran dosis de sabiduría para que pueda "entender las cosas celestiales"

Proverbios 8:

14 Conmigo está el consejo y el buen juicio; Yo soy la inteligencia; mío es el poder.

15 Por mí reinan los reyes, Y los príncipes determinan justicia.

16 Por mí dominan los príncipes, Y todos los gobernadores juzgan la tierra.

17 Yo amo a los que me aman, Y me hallan los que temprano me buscan.

18 Las riquezas y la honra están conmigo; Riquezas duraderas, y justicia.

19 Mejor es mi fruto que el oro, y que el oro refinado; Y mi rédito mejor que la plata escogida.

20 Por vereda de justicia guiaré, Por en medio de sendas de juicio,

21 Para hacer que los que me aman tengan su heredad, Y que yo llene sus tesoros.

• Dios le enseña para que pueda ser rey y sepa la justicia de rey sobre su tierra.

• Yo amo a los que me aman, y me hallan los que temprano me buscan.

• Las riquezas y la honra están conmigo, riquezas duraderas y justicia

• Por vereda de justicia guiaré, por en medio de sendas de juicio, para hacer que los que me man tengan su heredad, y que yo llene sus tesoros.

Significa que mientras no more "Yo, la sabiduría" en la persona quien ha recibido en algún momento el pacto, no recibirá la tierra, ni tendrá las riquezas que provienen de Jehová.

Jehová me poseía en el principio

Wednesday, November 15, 2017

09:59

Pero existe un bien superior que uno recibe cuando "Yo, la sabiduría" mora en ti y tú eres una persona quien recibe todo consejo y todas tus veredas son rectas y verdad: No únicamente porque reciba la tierra, o las riquezas de Dios; sino que llegas a conocer tu "pasado antes de ser escogido según la presciencia de Dios para santificación en el Espíritu Santo".

Proverbios 8:

22 Jehová me poseía en el principio, Ya de antiguo, antes de sus obras.

23 Eternamente tuve el principado, desde el principio, Antes de la tierra.

24 Antes de los abismos fui engendrada; Antes que fuesen las fuentes de las muchas aguas.

25 Antes que los montes fuesen formados, Antes de los collados, ya había sido yo engendrada;

26 No había aún hecho la tierra, ni los campos, Ni el principio del polvo del mundo.

27 Cuando formaba los cielos, allí estaba yo; Cuando trazaba el círculo sobre la faz del abismo;

28 Cuando afirmaba los cielos arriba, Cuando afirmaba las fuentes del abismo;

29 Cuando ponía al mar su estatuto, Para que las aguas no traspasasen su mandamiento; Cuando establecía los fundamentos de la tierra,

30 Con él estaba yo ordenándolo todo, Y era su delicia de día en día, Teniendo solaz delante de él en todo tiempo.

31 Me regocijo en la parte habitable de su tierra; Y mis delicias son con los hijos de los hombres.

32 Ahora, pues, hijos, oídme, Y bienaventurados los que guardan mis caminos.

33 Atended el consejo, y sed sabios, Y no lo menospreciéis.

34 Bienaventurado el hombre que me escucha, Velando a mis puertas cada día, Aguardando a los postes de mis puertas.

35 Porque el que me halle, hallará la vida, Y alcanzará el favor de Jehová.

36 Mas el que peca contra mí, defrauda su alma; Todos los que me aborrecen aman la muerte. (Prov. 8:22-36 R60)

Y este conocimiento, el "comprender" que tú eres conocido por el Padre Celestial desde mucho antes, es:

"32 Ahora, pues, hijos, oídme, Y bienaventurados los que guardan mis caminos.

33 Atended el consejo, y sed sabios, Y no lo menospreciéis.

34 Bienaventurado el hombre que me escucha, Velando a mis puertas cada día, Aguardando a los postes de mis puertas.

35 Porque el que me halle, hallará la vida, Y alcanzará el favor de Jehová."

Es un tesoro que nadie puede arrebatarte, nadie puede sentir qué grandioso tesoro es esto, sólo cuando tú lo recibes y lo tienes.

Entonces verdaderamente sabes cuán profundos, altos, anchos, y inconmensurables son estas palabras:

Romanos 8:

28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

30 Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.

31 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?

33 ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.

34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?

36 Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero.

37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,

39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Entonces uno puede comprender el valor de cada una de estas palabras:

Salmos 139:

1 Oh Jehová, tú me has examinado y conocido.

2 Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; Has entendido desde lejos mis pensamientos.

3 Has escudriñado mi andar y mi reposo, Y todos mis caminos te son conocidos.

4 Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda.

5 Detrás y delante me rodeaste, Y sobre mí pusiste tu mano.

6 Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; Alto es, no lo puedo comprender.

7 ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia?

8 Si subiere a los cielos, allí estás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás.

9 Si tomare las alas del alba Y habitare en el extremo del mar,

10 Aun allí me guiará tu mano, Y me asirá tu diestra.

11 Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán; Aun la noche resplandecerá alrededor de mí.

12 Aun las tinieblas no encubren de ti, Y la noche resplandece como el día; Lo mismo te son las tinieblas que la luz.

13 Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre.

14 Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien.

15 No fue encubierto de ti mi cuerpo, Bien que en oculto fui formado, Y entretejido en lo más profundo de la tierra.

16 Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas Que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas.

17 ¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos!

18 Si los enumero, se multiplican más que la arena; Despierto, y aún estoy contigo.

¿Cómo uno puede dejar todo esto, olvidarse de todo esto y ceder ante las presiones del mundo? ¿Cómo uno puede dejar de predicar la Palabra de Dios y la resurrección de Jesucristo si ha vivido y tiene este gran tesoro en su corazón como Sabiduría de Dios que mora en mi?

Si yo lo negara, estaría negando a Jesucristo, si cediera ante los hombres, o las circunstancias, si no diera toda mi vida por esta sabiduría que tengo, ¿cómo puedo decir que Jesucristo mora en mí?

Corrige al sabio y te amará

Wednesday, November 15, 2017

10:16

Proverbios 9:

7 El que corrige al escarnecedor, se acarrea afrenta; El que reprende al impío, se atrae mancha.

8 No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca; Corrige al sabio, y te amará.

9 Da al sabio, y será más sabio; Enseña al justo, y aumentará su saber.

10 El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.

11 Porque por mí se aumentarán tus días, Y años de vida se te añadirán.

12 Si fueres sabio, para ti lo serás; Y si fueres escarnecedor, pagarás tú solo.

13 La mujer insensata es alborotadora; Es simple e ignorante.

Todo tiene su tiempo, y todas las cosas tiene su hora.

Como siempre les digo, la biblia tiene su precedencia y su orden.

Si uno no ha encontrado la sabiduría, y si la sabiduría no mora en la persona; ni no ha conocido todo el entendimiento que viene del amor de Jehová desde antes de la creación del mundo; muchas de las cosas que habla, que enseña, que muestra, o que realiza, serán incomprensibles para los hombres.

Así también, todas las cosas a partir del capítulo 9, sin el conocimiento y entendimiento del capítulo 8, siempre tendrá "conocimiento", pero muchas obras, y palabras de Dios no podrá realizar. También será difícil entender en toda su amplitud y grandeza.

Por eso, dice: "corrige al sabio, y te amará. Da al sabio, y será más sabio; enseña al justo, y aumentará su saber. El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia. Porque por mí se aumentarán tus días, y años de vida se te añadirán. Si fueres sabio, para ti lo serás; y si fueres escarnecedor, pagarás tú solo."

Hay que saber que por más que se repita varias veces "El temor de Jehová es el principio de la sabiduría", en realidad son "mayores grados de temor de Jehová" es el principio para "recibir y entender mayores sabidurías".

Por eso, aparece un elemento nuevo "Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia", y a esto trae aparejado "aumentarán tus días, y años de vida se te añadirán".

¿Por qué a mayor sabiduría siempre Dios retribuye con más años de vida?

• Porque aprender estas sabidurías requiere de años y años de paciencia, de obediencia, de vida y sobre todo para realizar las obras de Dios de ese tiempo.

• Años se añadirán para que puedas enseñar a más personas.

• Una pequeña conclusión, si una persona tiene los problemas de los demás hombres a causa de su senilidad, significa que esa persona no tiene la sabiduría de Dios, ni le es útil a Dios.

¿Cuán corregible es un sabio? ¿Cuánto está dispuesto a aprender el sabio?

¿O piensa que todo lo ha aprendido y que nada más hay para aprender de Yo, la sabiduría?

1 Corintios 8:

1 En cuanto a lo sacrificado a los ídolos, sabemos que todos tenemos conocimiento. El conocimiento envanece, pero el amor edifica.

2 Y si alguno se imagina que sabe algo, aún no sabe nada como debe saberlo.

3 Pero si alguno ama a Dios, es conocido por él.

Hay bendiciones sobre la cabeza del justo

Wednesday, November 15, 2017

10:44

Para las personas quienes han asimilado la sabiduría de Dios en su vida, y aman todo consejo, toda enseñanza y todo mandamiento es delicia; cuando el temor de Jehová está en todos los actos que realiza, cuando hay conocido las profundidades de la elección del Dios Padre, sobre esas personas, existe bendiciones en las cabezas del justo.

Porque la sabiduría que tienen de Dios, los años que han vivido en Cristo Jesús para que sean sabios, prudentes y que en ellos more la sabiduría, les da una autoridad única de hijo de Dios.

San Juan 14:

12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.

13 Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.

14 Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.

15 Si me amáis, guardad mis mandamientos.

Y en muchas ocasiones, Dios habla por medio de estos hijos quienes han alcanzado la sabiduría, y en quienes "Yo, la sabiduría, habito con la cordura". Y por ello es necesario que uno tenga el conocimiento del Santísimo, y viva de tal modo en santidad, para que "Yo, la sabiduría" more en la persona.

Sólo los que se han acostumbrado y reconocen a la Sabiduría, aquellos quienes se han hecho sabios y andan en la cordura y en el consejo de la Sabiduría, entenderán cuándo la Sabiduría les habla y les enseña, y saben que eso proviene de Dios. Porque sobre la cabeza del justo hay bendición.

Gálatas 1:

10 Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.

11 Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre;

12 pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.

Por consiguiente, "el sabio de corazón recibirá los mandamientos; mas el necio de labios caerá. El que camino en integridad anda confiado", éstos conocerán que la Palabra que escuchan provienen de "Yo, la sabiduría" o si vienen de mentes de hombres.

Proverbios 10:

14 Los sabios guardan la sabiduría; Mas la boca del necio es calamidad cercana.

15 Las riquezas del rico son su ciudad fortificada; Y el desmayo de los pobres es su pobreza.

16 La obra del justo es para vida; Mas el fruto del impío es para pecado.

17 Camino a la vida es guardar la instrucción; Pero quien desecha la reprensión, yerra.

Proverbios 9:

9 Da al sabio, y será más sabio; Enseña al justo, y aumentará su saber.

Y existen siempre avances, obras de Dios increíbles en su tiempo, que solamente los sabios que han adquirido la sabiduría de Jehová, y aquellos quienes le temen podrán ver:

Proverbios 10

27 El temor de Jehová aumentará los días; Mas los años de los impíos serán acortados.

28 La esperanza de los justos es alegría; Mas la esperanza de los impíos perecerá.

29 El camino de Jehová es fortaleza al perfecto; Pero es destrucción a los que hacen maldad.

30 El justo no será removido jamás; Pero los impíos no habitarán la tierra.

31 La boca del justo producirá sabiduría; Mas la lengua perversa será cortada.

32 Los labios del justo saben hablar lo que agrada; Mas la boca de los impíos habla perversidades.

Hoy la esperanza que tenemos en la resurrección en el día de Jesucristo, que en nosotros también se manifieste su poder, y que aguardamos porque hemos aprendido de la sabiduría que así debe suceder; lo reciben y lo pueden aguardar aquellos quienes sienten "Jehová me poseía en el principio, ya de antiguo, antes de sus obras. Eternamente tuve el principado, desde el principio, antes de la tierra." Porque solamente con este conocimiento se puede "lanzarse y dar su vida a muerte y así participar con Cristo Jesús en este tiempo".

Romanos 10:

14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?

15 ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!

16 Mas no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?

17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

18 Pero digo: ¿No han oído? Antes bien, Por toda la tierra ha salido la voz de ellos, Y hasta los fines de la tierra sus palabras.

19 También digo: ¿No ha conocido esto Israel? Primeramente Moisés dice: Yo os provocaré a celos con un pueblo que no es pueblo; Con pueblo insensato os provocaré a ira.

20 E Isaías dice resueltamente: Fui hallado de los que no me buscaban; Me manifesté a los que no preguntaban por mí.

21 Pero acerca de Israel dice: Todo el día extendí mis manos a un pueblo rebelde y contradictor.

La justicia de los rectos los librará

Wednesday, November 15, 2017

11:06

Proverbios 11:

5 La justicia del perfecto enderezará su camino; Mas el impío por su impiedad caerá.

6 La justicia de los rectos los librará; Mas los pecadores serán atrapados en su pecado.

Nadie puede creer en aquello que no ha visto, ni puede caminar cuando la sabiduría no existe en su corazón.

¿Y quién podría hacer la justicia del justo en Cristo Jesús si no tiene la sabiduría ni la inteligencia de vida?

¿Quién podría participar de la muerte para tener vida? Solamente aquellos quienes han visto la vida, a Cristo Jesús, el Resucitado, y que tú conozcas profundamente la sabiduría de la predestinación según la presciencia del Todopoderoso, mostrarás la sabiduría de este tiempo.

Por eso, el tiempo y las pruebas de Dios a lo largo de Pacto son juicios implacables, ineleludibles y certeros.

Estas palabras de Jesús tienen un cumplimiento cierto y asombroso:

San Juan 10:

25 Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí;

26 pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho.

27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen,

28 y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

29 Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.

30 Yo y el Padre uno somos.

Y la única forma de descubrir este camino, de escuchar a tiempo este camino, de no perderse la obra única que ojos no vieron, ni subieron al corazón y entendimiento del hombre; es que uno reciba y ande en toda la sabiduría de Dios.

Pero el mayor fruto del justo es este:

Proverbios 11:

30 El fruto del justo es árbol de vida; Y el que gana almas es sabio.

31 Ciertamente el justo será recompensado en la tierra; ¡Cuánto más el impío y el pecador!

Ezequiel 47:

12 Y junto al río, en la ribera, a uno y otro lado, crecerá toda clase de árboles frutales; sus hojas nunca caerán, ni faltará su fruto. A su tiempo madurará, porque sus aguas salen del santuario; y su fruto será para comer, y su hoja para medicina.

Que siempre tenga la Palabra de Dios que le da sabiduría, que le da confianza, que le da paz, que le da cordura. Nadie puede quitarte este tu tesoro de vida, de sabiduría, de intimación con el Padre Celestial.

Hay diferentes niveles de sabiduría, diferentes niveles de intimación con el Padre, diferentes conocimiento que sólo tendrán aquellos que guardan todo consejo y lo viven en su correcto tiempo. Tendrás vida en tu mano derecha y riquezas en tu izquierda.

Según su sabiduría es alabado el hombre

Wednesday, November 15, 2017

11:41

Proverbios 12:

1 El que ama la instrucción ama la sabiduría; Mas el que aborrece la reprensión es ignorante.

2 El bueno alcanzará favor de Jehová; Mas él condenará al hombre de malos pensamientos.

3 El hombre no se afirmará por medio de la impiedad; Mas la raíz de los justos no será removida.

4 La mujer virtuosa es corona de su marido; Mas la mala, como carcoma en sus huesos. (Prov. 12:1-4 R60)

El que ama la sabiduría de Dios, el que teme a Jehová para que toda sabiduría sea plantada en uno, aquel que busca aprender e instruirse en toda la Palabra de Dios alcanzará el favor de Jehová; y una muestra de ese favor es la "mujer virtuosa que es corona de su marido".

Es preciso entender en qué etapa, en que altura de la sabiduría del hombre, en qué nivel de temor de Jehová, y cuánta es la gracia que debe recibir del Padre para que encuentre su corona virtuosa.

Por tanto, es lógico que Dios se guarde a la mujer de tu pacto, y que no aparezca tan fácilmente, si tú no adquieres sabiduría, si no recibes instrucción de Dios, si no eres capaz de vencer con la sabiduría y prudencia toda tentación del mundo, y de la mala mujer que con palabras caza el alma del hombre, no encontrarás tu mujer virtuosa. O tu mujer no será preparada como mujer virtuosa por Jehová.

Así, tu mujer del pacto:

• Puedes no encontrarla

• Es difícil encontrarla

• Puede ser carcoma a tu espíritu

• Puede ser virtuosa como corona de Dios.

Todo depende de la alabanza que recibas de Dios el Padre, porque amas la instrucción, porque amas la sabiduría y eres prudente en todo consejo e inteligencia de Dios. Y que andes en temor de Jehová.

Y esta corona de virtud del hombre no se halla fácilmente, y como dice más adelante en Proverbios 19:14 " La casa y las riquezas son herencia de los padres; Mas de Jehová la mujer prudente."

Proverbios 31:

10 Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.

11 El corazón de su marido está en ella confiado, Y no carecerá de ganancias.

12 Le da ella bien y no mal Todos los días de su vida.

Proverbios 12:

17 El que habla verdad declara justicia; Mas el testigo mentiroso, engaño.

18 Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina.

19 El labio veraz permanecerá para siempre; Mas la lengua mentirosa sólo por un momento.

No es solamente tener justicia, ni un cúmulo de sabiduría, sino que debe esforzarse en luchar por la verdad, por la justicia de Dios.

Estas son las medidas para saber del justo:

"Ninguna adversidad acontecerá al justo; mas los impíos serán colmados de males" (v. 21)

Hoy lo que nosotros padecemos en Cristo Jesús, no pueden considerarse males a pesar que a los ojos de los hombres del mundo así lo parezca, sino que es vida y cuán ligados estamos al Padre. Porque sin todas estas profundidades de la sabiduría, sin conocer nuestra identidad en el Padre Santo, es imposible realizar estas obras. Y que por medio de todas estas pruebas y paciencia, tengamos la sabiduría para saber estas cosas, es vida y paz.

Proverbios 12:

25 La congoja en el corazón del hombre lo abate; Mas la buena palabra lo alegra.

26 El justo sirve de guía a su prójimo; Mas el camino de los impíos les hace errar.

27 El indolente ni aun asará lo que ha cazado; Pero haber precioso del hombre es la diligencia.

28 En el camino de la justicia está la vida; Y en sus caminos no hay muerte.

Árbol de vida es el deseo cumplido

Wednesday, November 15, 2017

12:06

Proverbios 13:

12 La esperanza que se demora es tormento del corazón; Pero árbol de vida es el deseo cumplido.

13 El que menosprecia el precepto perecerá por ello; Mas el que teme el mandamiento será recompensado.

14 La ley del sabio es manantial de vida Para apartarse de los lazos de la muerte.

15 El buen entendimiento da gracia; Mas el camino de los transgresores es duro.

No es posible saltarse la sabiduría, ni escoger lo que se desea creer.

Como dice en San Juan 15:

1 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.

2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto.

3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.

4 Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.

5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

6 El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.

7 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.

8 En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.

9 Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor.

10 Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor.

11 Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido.

Es muy importante que uno crea en las Palabras de Dios según los órdenes establecidos por Dios, según las leyes establecidas por el Padre Celestial, y que cada hijo sepa escuchar y aprender según su pacto, según sus promesas.

Entonces él también hallará la vida, el árbol de vida que le alimentará y quien le enseñará la verdad.

Y éstas palabras son verdad:

"la justicia guarda al de perfecto camino; mas la impiedad trastornará al pecador". (v. 13:6)

"La luz de los justos se alegrará; mas se apagará la lámpara de los impíos. Ciertamente la soberbia concebirá contienda; mas con los avisados está la sabiduría." (v 13:9-10)

Cuán importante es en cada momento, tener un corazón recto, ajustarse constantemente su corazón, especialmente los deseos, los sentimientos del corazón para que "no se apague su lámpara" ante Dios.

"La esperanza que se demora es tormento del corazón; pero árbol de vida es el deseo cumplido". (v. 13.12)

Esto no es simplemente porque se espera "un asunto", o "un acontencimiento", sino que sucede porque existen toda una serie de eventos que van sucediendo, encaminándose, verdades que aparecen, y doctrinas que aparecen. Y todo esto, nos da una sabiduría única.

¿Cuánto temor de Jehová tiene el hombre para cambiar todos sus deseos y las disposiciones de su corazón?

Si uno no tiene el corazón firme y amplio, de corregir todo lo humano, todo lo que sea temporal, todo lo que sea carnal; no es fácil aceptar lo que proviene de Jehová Dios y sus órdenes de creación para cada individuo y escogido.

También es responsabilidad del cabeza de familia, de disponer, de tener las decisiones, de aceptar o revertir las palabras de los miembros de la familia; y ser responsable ante Jehová.

Porque esa aceptación, esa decisión, la permanencia en esas decisiones serán las válidas y las juzgadas por Dios.

Números 30:

1 Habló Moisés a los príncipes de las tribus de los hijos de Israel, diciendo: Esto es lo que Jehová ha mandado.

2 Cuando alguno hiciere voto a Jehová, o hiciere juramento ligando su alma con obligación, no quebrantará su palabra; hará conforme a todo lo que salió de su boca.

3 Mas la mujer, cuando hiciere voto a Jehová, y se ligare con obligación en casa de su padre, en su juventud;

4 si su padre oyere su voto, y la obligación con que ligó su alma, y su padre callare a ello, todos los votos de ella serán firmes, y toda obligación con que hubiere ligado su alma, firme será.

5 Mas si su padre le vedare el día que oyere todos sus votos y sus obligaciones con que ella hubiere ligado su alma, no serán firmes; y Jehová la perdonará, por cuanto su padre se lo vedó.

6 Pero si fuere casada e hiciere votos, o pronunciare de sus labios cosa con que obligue su alma;

7 si su marido lo oyere, y cuando lo oyere callare a ello, los votos de ella serán firmes, y la obligación con que ligó su alma, firme será.

8 Pero si cuando su marido lo oyó, le vedó, entonces el voto que ella hizo, y lo que pronunció de sus labios con que ligó su alma, será nulo; y Jehová la perdonará.

9 Pero todo voto de viuda o repudiada, con que ligare su alma, será firme.

10 Y si hubiere hecho voto en casa de su marido, y hubiere ligado su alma con obligación de juramento,

11 si su marido oyó, y calló a ello y no le vedó, entonces todos sus votos serán firmes, y toda obligación con que hubiere ligado su alma, firme será.

12 Mas si su marido los anuló el día que los oyó, todo lo que salió de sus labios cuanto a sus votos, y cuanto a la obligación de su alma, será nulo; su marido los anuló, y Jehová la perdonará.

13 Todo voto, y todo juramento obligándose a afligir el alma, su marido lo confirmará, o su marido lo anulará.

14 Pero si su marido callare a ello de día en día, entonces confirmó todos sus votos, y todas las obligaciones que están sobre ella; los confirmó, por cuanto calló a ello el día que lo oyó.

15 Mas si los anulare después de haberlos oído, entonces él llevará el pecado de ella.

16 Éstas son las ordenanzas que Jehová mandó a Moisés entre el varón y su mujer, y entre el padre y su hija durante su juventud en casa de su padre.

Y estas palabras son de mucha certeza, pero también de mucho peligro si uno desconoce la ley de Jehová:

Proverbios 13:

13 El que menosprecia el precepto perecerá por ello; Mas el que teme el mandamiento será recompensado.

14 La ley del sabio es manantial de vida Para apartarse de los lazos de la muerte.

15 El buen entendimiento da gracia; Mas el camino de los transgresores es duro.

16 Todo hombre prudente procede con sabiduría; Mas el necio manifestará necedad.

17 El mal mensajero acarrea desgracia; mas el mensajero fiel acarrea salud.

18 Pobreza y vergüenza tendrá el que menosprecia el consejo; mas el que guarda la corrección recibirá honra.

Este gran deseo y orden de Jehová, de formar una descendencia de hijos de Dios sobre la tierra, que desde el primer matrimonio fue quebrado por Satanás, es y será siempre firme. Y para eso el hombre dejará a su padre y madre y se unirá a su mujer y serán una sola carne.

Y bajo estos principios de unión, estamos unidos a Cristo y la iglesia. Como Cristo Jesús defiende y da su vida para salvar a la iglesia, que somos nosotros, también con ese criterio de sacrificio, de verdad hay que construir la familia en Cristo, según lo creado por Dios,

Génesis 2:

23 Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada.

24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Y así como luchó Jesús para salvar a su iglesia, también es importante que cada padre, cada madre cuide del salvar la vida de sus hijos, y que se vuelvan a los principios de la creación de Dios, desde el vientre de la madre.

Malaquías 2:

14 Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto.

15 ¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud.

16 Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales. (Mal. 2:14-16 R60)

Y así dice Proverbios 13:

17 El mal mensajero acarrea desgracia; Mas el mensajero fiel acarrea salud.

18 Pobreza y vergüenza tendrá el que menosprecia el consejo; Mas el que guarda la corrección recibirá honra.

19 El deseo cumplido regocija el alma; Pero apartarse del mal es abominación a los necios.

20 El que anda con sabios, sabio será; Mas el que se junta con necios será quebrantado.

21 El mal perseguirá a los pecadores, Mas los justos serán premiados con el bien.

22 El bueno dejará herederos a los hijos de sus hijos; Pero la riqueza del pecador está guardada para el justo.

23 En el barbecho de los pobres hay mucho pan; Mas se pierde por falta de juicio.

24 El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; Mas el que lo ama, desde temprano lo corrige.

25 El justo come hasta saciar su alma; Mas el vientre de los impíos tendrá necesidad.

Como es necesario matar una oveja, partir la oveja y recibir la promesa de hijos, como aparece en Génesis 15, también es necesario que uno cuide la vida de sus hijos de esta forma. No dejándose llevar por las voces, ni los sentimentalismos de los jóvenes, ni las costumbres de los impíos del mundo.

Y como dije, en la generación que tiene posibilidades de corregir esto, y de enderezarlo, hay que hacerlo.

Porque:

" 7 No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano." (Exodo 20:7)

Hay que cuidar mucho, porque el eslabón débil del hombre es la mujer, y es ahí donde primero cayó el hombre y la mujer, y entró el pecado al mundo. Hoy los jóvenes viven en un mundo "liberalizado" en donde todo se puede, todo se quiere y se hace, en donde todos buscan sus propios caminos; y luego piensan que Dios bendecirá y que tiene que bendecirlos.

Pero no saben que ahí, fallan los pastores, fallan los padres, fallan los jóvenes y fallan todas las voces que conociendo se callan, entendiendo no aplican; y exponen a vituperio la verdad de Dios.

"El bueno dejará herederos a los hijos de sus hijos; pero la riqueza del pecador está guardada para el justo".

¿Construyes o derribas?

Thursday, November 16, 2017

10:03

Como Satanás entró por el lado de la mujer, porque es el lado más débil, es el lado donde más influyen el celo, la envidia, la carne y sobre todo por la pecaminosidad del primer pecado, siempre quiere estar a la cabeza del hombre; y su principal característica es la "manipulación". La manipulación de los hechos, la manipulación de las palabras, la manipulación de los ánimos a lo largo del tiempo.

Y es el hombre quien debe tener la autoridad, el discernimiento de juzgar, de corregir, de ordenar la casa.

Por eso, la sabiduría dice:

Proverbios 14:

1 La mujer sabia edifica su casa; Mas la necia con sus manos la derriba.

2 El que camina en su rectitud teme a Jehová; Mas el de caminos pervertidos lo menosprecia.

3 En la boca del necio está la vara de la soberbia; Mas los labios de los sabios los guardarán.

4 Sin bueyes el granero está vacío; Mas por la fuerza del buey hay abundancia de pan.

5 El testigo verdadero no mentirá; Mas el testigo falso hablará mentiras.

6 Busca el escarnecedor la sabiduría y no la halla; Mas al hombre entendido la sabiduría le es fácil.

7 Vete de delante del hombre necio, Porque en él no hallarás labios de ciencia.

8 La ciencia del prudente está en entender su camino; Mas la indiscreción de los necios es engaño.

9 Los necios se mofan del pecado; Mas entre los rectos hay buena voluntad.

Mayormente este problema existe porque el hombre no conoce su pacto, ni el camino de su pacto; ni trabaja ferviente y fervorosamente por buscar los términos de las promesas de Dios. Entonces, lógicamente el hombre no tiene autoridad, ni sabiduría para entender su camino, y es cuando las mujeres asumen ese papel de "hacer el camino a su criterio y gusto".

Más para Dios siempre existe una precedencia y una consecuencia, existe un orden de hacer las cosas. El que recibe el pacto es el hombre, y es el hombre quien debe hacerse sabido y administrarla. Es el hombre quien debe enseñar a la esposa y a sus hijos. Es el hombre quien debe marcar los tiempos, las palabras, y hacerse sabido y entendido en los tiempos de Dios. Difícilmente Dios salta esta autoridad que es cabeza de familia para hablar directamente con la mujer.

Por eso dice en Proverbios 13: 17 "El mal mensajero acarrea desgracia; mas el mensajero fiel acarrea salud".

Y esta verdad es una doctrina que no debe ser menospreciada, ni sobrepasada: "La mujer sabia edifica su casa; mas la necia con sus manos la derriba".

Cuando veas a personas, hombres y mujeres, jóvenes en donde estas cosas no están puestas en orden, ni han sido enseñados por los padres en este sentido, dice la sabiduría:

Proverbios 14:

7 Vete de delante del hombre necio, Porque en él no hallarás labios de ciencia.

8 La ciencia del prudente está en entender su camino; Mas la indiscreción de los necios es engaño.

9 Los necios se mofan del pecado; Mas entre los rectos hay buena voluntad.

Esto también es cierto, mientras estas cosas estén invertidas, y uno no reconozca el principio de Dios y su gran deseo de formar una descendencia de los hijos de Dios según la abundancia de espíritu ue hay en él. Todo lo que el hombre haga, o que la mujer haga, estará atentando contra su propia vida, y desde el momento en que ha ideado estos planes, todas las cosas quedarán "trancadas" y la gracia de Dios estará "cerrada". Por eso, dice la sabiduría "la mujer sabia edifica su casa; mas la necia con sus manos la derriba".

La sabiduría continua diciendo:

Proverbios 14:

12."Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte".

Las sabiduría da a luz nuevas sabidurías y será más sabio; en cambio el necio provoca más necedades, y al final todo está destruido.

v. 14:16 "El sabio teme y se aparta del mal; mas el insensato se muestra insolente y confiado. El que fácilmente se enoja hará locuras; y el hombre perverso será aborrecido. Los simples heredarán necedad; mas los prudentes se coronarán de sabiduría".

Como los caminos de los pensamientos de los hombres, no están pesados ni juzgados según Dios, deben ser probados a lo largo de la paciencia, del tiempo, para ver si corresponden.

Proverbios 14:

26 En el temor de Jehová está la fuerte confianza; Y esperanza tendrán sus hijos.

27 El temor de Jehová es manantial de vida Para apartarse de los lazos de la muerte.

Es de los sabios corregir sus errores, y los malos caminos resultante de sus pensamientos, esto también es sabiduría.

Más generalmente los hombres, en su necedad, quieren negociar con Dios, o buscar ganarse el corazón según sus pensamientos.

Proverbios 15:

7 La boca de los sabios esparce sabiduría; No así el corazón de los necios.

8 El sacrificio de los impíos es abominación a Jehová; Mas la oración de los rectos es su gozo.

9 Abominación es a Jehová el camino del impío; Mas él ama al que sigue justicia.

10 La reconvención es molesta al que deja el camino; Y el que aborrece la corrección morirá.

11 El Seol y el Abadón están delante de Jehová; ¡Cuánto más los corazones de los hombres!

12 El escarnecedor no ama al que le reprende, Ni se junta con los sabios.

13 El corazón alegre hermosea el rostro; Mas por el dolor del corazón el espíritu se abate.

14 El corazón entendido busca la sabiduría; Mas la boca de los necios se alimenta de necedades.

15 Todos los días del afligido son difíciles; Mas el de corazón contento tiene un banquete continuo.

16 Mejor es lo poco con el temor de Jehová, Que el gran tesoro donde hay turbación.

24 El camino de la vida es hacia arriba al entendido, Para apartarse del Seol abajo.

25 Jehová asolará la casa de los soberbios; Pero afirmará la heredad de la viuda.

26 Abominación son a Jehová los pensamientos del malo; Mas las expresiones de los limpios son limpias.

Una vez que los pensamientos del hombre ha fructificado en su corazón, no es fácil sacarse y volverse a la sabiduría de Dios. Y además la trama es de largos días, y cuánto ha destruido su propia vida; y de aquellos a quienes ha sembrado es grande. ¿Cómo hará para volverse a la reprensión de Jehová? ¿Cómo hará cuando Jehová ha comenzado a asolar la casa de los soberbios de corazón?

No es fácil saber desde cuándo se ha trancado, ni qué partes de la sabiduría, de la gracia, del conocimiento, del tiempo se ha trancado. Y volverse de todo lo que ha arruinado será largo y difícil. Requerirá de grandes esfuerzos, pérdidas, y muertes si fuere necesario.

No existe ningún aspecto de la vida del elegido donde Jehová no tenga injerencia, ni tenga su propósito y también cuando los padres obran con este conocimiento y temor de Jehová, y dejan que sus manos sabias les gobierne y guíe, ciertamente que llegarán a las promesas de pacto.

Proverbios 15:

28 El corazón del justo piensa para responder; Mas la boca de los impíos derrama malas cosas.

29 Jehová está lejos de los impíos; Pero él oye la oración de los justos.

30 La luz de los ojos alegra el corazón, Y la buena nueva conforta los huesos.

31 El oído que escucha las amonestaciones de la vida, Entre los sabios morará.

32 El que tiene en poco la disciplina menosprecia su alma; Mas el que escucha la corrección tiene entendimiento.

33 El temor de Jehová es enseñanza de sabiduría; Y a la honra precede la humildad.

Al final, estamos atados de manos, ¿cómo sabemos qué camino seguir, o cómo planificar nuestra vida?

Encomienda a Jehová tus obras y tus pensamientos serán afirmados

Thursday, November 16, 2017

11:06

Jehová no te entrega un plan de vida, ni de obras, ni de caminos para que lleguemos a nuestro pacto.

¿Por dónde se comienza? ¿Qué hacemos?

Ciertamente que hay cosas que hacemos hoy, y del cual Dios irá corrigiendo según la disciplina que tenga; y también dispondrá de pensamientos que se irán afirmando en el corazón.

¿Cuánto tiempo tarda para que el pensamiento que Dios me da se afirmen en el corazón?

Cientos de ideas, miles de pensamientos y hechos de los hombres del mundo que pasan delante de nuestros ojos por día.

Siempre hay que tener una premisa de no tomar decisiones, y siempre estar abierto a cualquier cambio cuando el Espíritu nos indique. Porque eso, aquellas cosas que necesiten de una decisión inmediata, que parece una oportunidad única y se requiere de un voto rápido… generalmente no es conveniente tomarla. Dejar que pasen los días, el tiempo, y presentar el tema a consideración de Dios.

Seguro que esto es lo difícil, teniendo tantas cosas que suben al corazón del hombre, y una idea o un acto es mejor que la otra; y muchas veces la oportunidad que se presenta es inigualable, como los comerciales de venta por televisión "¡compre ya!" y el pensamiento del hombre o las voces de los hombres dicen: "'¡aprovecha!".

¿Quién tiene la paciencia y la cordura para esperar la voz de Jehová?

Si Dios con tanta grandeza y profundidad ha planificado y guiado tu vida; ¿dejará que tus decisiones estén supeditadas a lo inmediato?

¿Y qué tal que dejamos todos los negocios, y las decisiones que requieran una inmediatez de los hombres para aprovechar una oportuniad o ganga y decimos a todos estos asuntos como "NO"?

¿Cuántas veces hemos lamentado de las decisiones apresuradas y únicas para revertirlas en el tiempo?

Más vemos cómo Dios siempre en las cosas, en las materias, en nuestro crecimiento, en su pacto ha realizado las cosas y nos ha conducido a ellas; y esas palabras siempre han estado presente, y no nos ha fallado.

Proverbios 16:

1 Del hombre son las disposiciones del corazón; Mas de Jehová es la respuesta de la lengua.

2 Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión; Pero Jehová pesa los espíritus.

3 Encomienda a Jehová tus obras, Y tus pensamientos serán afirmados.

4 Todas las cosas ha hecho Jehová para sí mismo, Y aun al impío para el día malo.

5 Abominación es a Jehová todo altivo de corazón; Ciertamente no quedará impune.

6 Con misericordia y verdad se corrige el pecado, Y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal.

7 Cuando los caminos del hombre son agradables a Jehová, Aun a sus enemigos hace estar en paz con él.

8 Mejor es lo poco con justicia Que la muchedumbre de frutos sin derecho.

9 El corazón del hombre piensa su camino; Mas Jehová endereza sus pasos.

10 Oráculo hay en los labios del rey; En juicio no prevaricará su boca.

Si Jehová pone las respuestas a nuestra boca, si Jehová pesa los espíritus, si Jehová afirma nuestros pensamientos, si todas las cosas ha hecho Jehová para sí mismo, si el temor de Jehová nos hace apartarnos del mal.

Nuestro mayor trabajo es "controlar nuestro corazón y nuestros impulsos".

Proverbios 16:20

El entendido en la palabra hallará el bien, y el que confía en Jehová es bienaventurado. El sabio de corazón es llamado prudente, y la dulzura de labios aumenta el saber.

El corazón del sabio hace prudente su boca, y añade gracia a sus labios.

Ciertamente que se requiere de calma, de tranquilidad, de días, de bajar la animosidad para que podamos escuchar a nuestro corazón, y la voz de Jehová quien inclina nuestro corazón. Verificar que todo sea dentro de la ley, y de su voluntad.

También hay que estar a cómo endereza los caminos.

Proverbios 21:

1 Como los repartimientos de las aguas, Así está el corazón del rey en la mano de Jehová; A todo lo que quiere lo inclina.

2 Todo camino del hombre es recto en su propia opinión; Pero Jehová pesa los corazones.

3 Hacer justicia y juicio es a Jehová Más agradable que sacrificio.

4 Altivez de ojos, y orgullo de corazón, Y pensamiento de impíos, son pecado.

5 Los pensamientos del diligente ciertamente tienden a la abundancia; Mas todo el que se apresura alocadamente, de cierto va a la pobreza.

Proverbios 21:21

El que sigue la justicia y la misericordia hallará la vida, la justicia y la honra.

El temor de Jehová, la paciencia, la espera, la justicia, ver y sentir cómo inclina Jehová nuestro corazón; apartarse de todo aquello que nos apremia sin esperar la respuesta de Dios.

Proverbios 22:3

El avisado ve el mal y se esconde; mas los simples pasan y reciben el daño. Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová. Espinos y lazos hay en el camino del perverso; el que guarda su alma se alejará de ellos. Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

¿Cómo vivir la paciencia, la confianza y la espera en Dios? ¿Cómo sembrar para que las cosas sean eternas?

Pero tenemos mucho apuro y nuestras decisiones, nuestros ánimos son muy apresurados en toda materia de riquezas, de bienes. Porque no dejamos mucho lugar ni espacio a Jehová.

Proverbios 22:

17 Inclina tu oído y oye las palabras de los sabios, Y aplica tu corazón a mi sabiduría;

18 Porque es cosa deliciosa, si las guardares dentro de ti; Si juntamente se afirmaren sobre tus labios.

19 Para que tu confianza sea en Jehová, Te las he hecho saber hoy a ti también.

20 ¿No te he escrito tres veces En consejos y en ciencia,

21 Para hacerte saber la certidumbre de las palabras de verdad, A fin de que vuelvas a llevar palabras de verdad a los que te enviaron?

Siempre la ley de Jehová son bases que no se quiebran, ni se sobrepasan, y aquellos pensamientos del corazón que se olvidan de la leyes, ciertamente no son de Dios, y sus caminos no son correctos.

Proverbios 23:

10 No traspases el lindero antiguo, Ni entres en la heredad de los huérfanos;

11 Porque el defensor de ellos es el Fuerte, El cual juzgará la causa de ellos contra ti.

12 Aplica tu corazón a la enseñanza, Y tus oídos a las palabras de sabiduría.

13 No rehúses corregir al muchacho; Porque si lo castigas con vara, no morirá.

14 Lo castigarás con vara, Y librarás su alma del Seol.

15 Hijo mío, si tu corazón fuere sabio, También a mí se me alegrará el corazón;

16 Mis entrañas también se alegrarán Cuando tus labios hablaren cosas rectas.

17 No tenga tu corazón envidia de los pecadores, Antes persevera en el temor de Jehová todo el tiempo;

18 Porque ciertamente hay fin, Y tu esperanza no será cortada.

19 Oye, hijo mío, y sé sabio, Y endereza tu corazón al camino.

LOS PROVERBIOS DE SALOMÓN

Proverbios que copiaron los varones de Ezequías

Friday, November 17, 2017

05:35

Si en la primera parte, son sabidurías que vienen de las enseñanzas del rey David a Salomón, esta parte corresponde a los tiempos del rey Ezequías, que ellos vivieron y aprendieron de Salomón.

Así se puede entender por qué en tiempos del rey Ezequías, aún ante las amenazas del Asiria, ellos buscaron a Jehová y vieron una gran victoria. Talvez sea una de las últimas obras de Jehová de los ejércitos contra enemigos foráneos y que luego mereció de una relativa paz. El siguiente gran rey que vemos es Josías quien hizo una gran reforma espiritual de guiado por el gran sacerdote Hilcías.

Por eso, es importante que uno entienda la situación histórica y espiritual que se vivían en aquel tiempo. Porque toda la Palabra de Dios tiene una directa alusión al momento, y una enseñanza general para el posterior.

Así por ejemplo, estas palabras:

Proverbios 25:

2 Gloria de Dios es encubrir un asunto; Pero honra del rey es escudriñarlo.

3 Para la altura de los cielos, y para la profundidad de la tierra, Y para el corazón de los reyes, no hay investigación.

4 Quita las escorias de la plata, Y saldrá alhaja al fundidor.

5 Aparta al impío de la presencia del rey, Y su trono se afirmará en justicia.

6 No te alabes delante del rey, Ni estés en el lugar de los grandes;

7 Porque mejor es que se te diga: Sube acá, Y no que seas humillado delante del príncipe A quien han mirado tus ojos.

8 No entres apresuradamente en pleito, No sea que no sepas qué hacer al fin, Después que tu prójimo te haya avergonzado.

Amós 3:

1 Oíd esta palabra que ha hablado Jehová contra vosotros, hijos de Israel, contra toda la familia que hice subir de la tierra de Egipto. Dice así:

2 A vosotros solamente he conocido de todas las familias de la tierra; por tanto, os castigaré por todas vuestras maldades.

3 ¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?

4 ¿Rugirá el león en la selva sin haber presa? ¿Dará el leoncillo su rugido desde su guarida, si no apresare?

5 ¿Caerá el ave en lazo sobre la tierra, sin haber cazador? ¿Se levantará el lazo de la tierra, si no ha atrapado algo?

6 ¿Se tocará la trompeta en la ciudad, y no se alborotará el pueblo? ¿Habrá algún mal en la ciudad, el cual Jehová no haya hecho?

7 Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas.

8 Si el león ruge, ¿quién no temerá? Si habla Jehová el Señor, ¿quién no profetizará?

9 Proclamad en los palacios de Asdod, y en los palacios de la tierra de Egipto, y decid: Reuníos sobre los montes de Samaria, y ved las muchas opresiones en medio de ella, y las violencias cometidas en su medio.

10 No saben hacer lo recto, dice Jehová, atesorando rapiña y despojo en sus palacios.

¿Es necesario que el hombre descubra siempre lo que encubre Dios, o se debe vivir de tal modo a que Dios cuente todas las cosas que hará antes que sucedan?

Si bien es cierto que las primeras palabras, es el rey quien debe escudriñar y la segunda viene sobre los profetas; y sabemos que siempre que las palabras vengan sobre los profetas, sucede porque el tiempo es tardío.

¿Y cómo el rey puede escudriñar lo que Dios ha encubierto si "no siente que algo extraño o raro anda sucediendo"?

Pero también dice, que el rey para que pueda tener este discernimiento, es necesario que quites las escorias de la plata para que tengas alhaja, que hay que apartar el impío de la presencia del rey para que se afirme el trono en justicia.

Los actos y procederes de los reyes debe ser diferente al común de los hombres, para que tenga la sabiduría de Dios, que gobierne justamente y sobre todo tenga la sobriedad porque todos buscan alimentarse del pan fácil

Entonces, podemos hacer una diferenciación dentro de Proverbios, si los primeros capítulos hasta el 24, podemos clasificar más o menos como las sabidurías para un hijo desde sus inicios hasta la mayoría de edad y familia. Luego es el tiempo de los hijos de rey, de reyes, de herederos del Pacto de Hijo con Jehová, para que pueda ser prudente, sabio, y que pueda gobernar en verdad y justicia. Siendo principalmente bendecido por Dios.

Entonces entendemos que todas estas recompilaciones que hicieron los varones de Ezequías son palabras que han resultado útiles para los hijos de David, rey de Israel y de sus subsecuentes hijos estando en el trono.

Proverbios 25:

15 Con larga paciencia se aplaca el príncipe, Y la lengua blanda quebranta los huesos.

16 ¿Hallaste miel? Come lo que te basta, No sea que hastiado de ella la vomites.

17 Detén tu pie de la casa de tu vecino, No sea que hastiado de ti te aborrezca.

18 Martillo y cuchillo y saeta aguda Es el hombre que habla contra su prójimo falso testimonio.

19 Como diente roto y pie descoyuntado Es la confianza en el prevaricador en tiempo de angustia.

20 El que canta canciones al corazón afligido Es como el que quita la ropa en tiempo de frío, o el que sobre el jabón echa vinagre.

21 Si el que te aborrece tuviere hambre, dale de comer pan, Y si tuviere sed, dale de beber agua;

22 Porque ascuas amontonarás sobre su cabeza, Y Jehová te lo pagará.

La rienda de tu vida

Friday, November 17, 2017

15:05

Así como muchos quieren ser amigos del rey, del rico, del poderoso, del entendido, del hombre quien en ese momento necesita.

¿Cómo discernir las intenciones de los hombres y rodearse de honestos, de aquellos que construyen?

Proverbios 25:

27 Comer mucha miel no es bueno, Ni el buscar la propia gloria es gloria.

28 Como ciudad derribada y sin muro Es el hombre cuyo espíritu no tiene rienda.

26:

1 Como no conviene la nieve en el verano, ni la lluvia en la siega, Así no conviene al necio la honra.

2 Como el gorrión en su vagar, y como la golondrina en su vuelo, Así la maldición nunca vendrá sin causa.

3 El látigo para el caballo, el cabestro para el asno, Y la vara para la espalda del necio.

4 Nunca respondas al necio de acuerdo con su necedad, Para que no seas tú también como él.

5 Responde al necio como merece su necedad, Para que no se estime sabio en su propia opinión.

6 Como el que se corta los pies y bebe su daño, Así es el que envía recado por mano de un necio.

7 Las piernas del cojo penden inútiles; Así es el proverbio en la boca del necio.

8 Como quien liga la piedra en la honda, Así hace el que da honra al necio.

9 Espinas hincadas en mano del embriagado, tal es el proverbio en la boca de los necios.

¿Cómo se hace para que no se peguen a ti ni a tu vida los necios, ni los perezosos, menos los chismosos, los rencillosos, y de aquellos quienes tienen intereses profundos.

Pero estas sabidurías son ciertas, a pesar de requerir mucho tiempo para ver los frutos:

Proverbios 27:

17 Hierro con hierro se aguza; Y así el hombre aguza el rostro de su amigo.

18 Quien cuida la higuera comerá su fruto, Y el que mira por los intereses de su señor, tendrá honra.

19 Como en el agua el rostro corresponde al rostro, Así el corazón del hombre al del hombre.

20 El Seol y el Abadón nunca se sacian; Así los ojos del hombre nunca están satisfechos.

21 El crisol prueba la plata, y la hornaza el oro, Y al hombre la boca del que lo alaba.

22 Aunque majes al necio en un mortero entre granos de trigo majados con el pisón, No se apartará de él su necedad.

23 Sé diligente en conocer el estado de tus ovejas, Y mira con cuidado por tus rebaños;

24 Porque las riquezas no duran para siempre; ¿Y será la corona para perpetuas generaciones?

El justo confiado como un león

Friday, November 17, 2017

15:21

¿Quién pone al necio? ¿Quién atrae a los perezosos? ¿Quién es amigo de oscuras intenciones?

El amigo del mundo, el amigo de las riquezas fáciles, aquellos quienes por un bocado de pan atrae fuego sobre su cabeza.

¿Cómo se consigue para que un impío huya sin que nadie lo persiga y que el justo viva confiado como un león?

Proverbios 28:

1 Huye el impío sin que nadie lo persiga; Mas el justo está confiado como un león.

2 Por la rebelión de la tierra sus príncipes son muchos; Mas por el hombre entendido y sabio permanece estable.

3 El hombre pobre y robador de los pobres Es como lluvia torrencial que deja sin pan.

4 Los que dejan la ley alaban a los impíos; Mas los que la guardan contenderán con ellos.

5 Los hombres malos no entienden el juicio; Mas los que buscan a Jehová entienden todas las cosas.

6 Mejor es el pobre que camina en su integridad, Que el de perversos caminos y rico.

7 El que guarda la ley es hijo prudente; Mas el que es compañero de glotones avergüenza a su padre.

8 El que aumenta sus riquezas con usura y crecido interés, Para aquel que se compadece de los pobres las aumenta.

9 El que aparta su oído para no oír la ley, Su oración también es abominable.

10 El que hace errar a los rectos por el mal camino, El caerá en su misma fosa; Mas los perfectos heredarán el bien.

¿Puede el principio de la sabiduría: "el temor de Jehová" ser nuestra única fuerza en gobernar, en negociar, y en convivir en Cristo Jesús?

¿Y cómo verificamos que una persona realmente tiene temor de Jehová como principio de su sabiduría?

Provebios 28:

13 El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

14 Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios; Mas el que endurece su corazón caerá en el mal.

El uso de la sabiduría como elemento de juicio

Friday, November 17, 2017

15:32

Proverbios 28:

18 El que en integridad camina será salvo; Mas el de perversos caminos caerá en alguno.

19 El que labra su tierra se saciará de pan; Mas el que sigue a los ociosos se llenará de pobreza.

20 El hombre de verdad tendrá muchas bendiciones; Mas el que se apresura a enriquecerse no será sin culpa.

21 Hacer acepción de personas no es bueno; Hasta por un bocado de pan prevaricará el hombre.

22 Se apresura a ser rico el avaro, Y no sabe que le ha de venir pobreza.

23 El que reprende al hombre, hallará después mayor gracia Que el que lisonjea con la lengua.

24 El que roba a su padre o a su madre, y dice que no es maldad, Compañero es del hombre destruidor.

25 El altivo de ánimo suscita contiendas; Mas el que confía en Jehová prosperará.

26 El que confía en su propio corazón es necio; Mas el que camina en sabiduría será librado.

27 El que da al pobre no tendrá pobreza; Mas el que aparta sus ojos tendrá muchas maldiciones.

28 Cuando los impíos son levantados se esconde el hombre; Mas cuando perecen, los justos se multiplican.

29:1 El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina.

2 Cuando los justos dominan, el pueblo se alegra; Mas cuando domina el impío, el pueblo gime.

3 El hombre que ama la sabiduría alegra a su padre; Mas el que frecuenta rameras perderá los bienes.

4 El rey con el juicio afirma la tierra; Mas el que exige presentes la destruye.

Para aquel que utiliza los Proverbios como la espada del Espíritu Santo, y aplica con toda sabiduría en su vida; se supone que está fortalecido con todo poder, que está armado de toda fortaleza para combatir contra las asechanzas del diablo.

¿Cómo debería el hombre quien tiene la fortaleza, quien está armado de toda fuerza, de poder, mostrar sabiduría del Espíritu Santo?

Efesios 6:

14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,

15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.

16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.

17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;

18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;

19 y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio,

20 por el cual soy embajador en cadenas; que con denuedo hable de él, como debo hablar.

Y además que tenga las revelaciones de los misterios del evangelio según el tiempo que vivimos.

¿Será siempre la paciencia las únicas armas del justo? ¿Siempre deberemos esperar en esperanza para discernir el corazón de los hombres?

Pues así, nos faltarían tiempos y años de vida para sacar a todos los necios de la vida.

Proverbios 29:

12 Si un gobernante atiende la palabra mentirosa, Todos sus servidores serán impíos.

13 El pobre y el usurero se encuentran; Jehová alumbra los ojos de ambos.

14 Del rey que juzga con verdad a los pobres, El trono será firme para siempre.

15 La vara y la corrección dan sabiduría; Mas el muchacho consentido avergonzará a su madre.

16 Cuando los impíos son muchos, mucha es la transgresión; Mas los justos verán la ruina de ellos.

17 Corrige a tu hijo, y te dará descanso, Y dará alegría a tu alma.

18 Sin profecía el pueblo se desenfrena; Mas el que guarda la ley es bienaventurado.

¿Veremos una mayor acción de parte de Dios?

Proverbios 29:

25 El temor del hombre pondrá lazo; Mas el que confía en Jehová será exaltado.

26 Muchos buscan el favor del príncipe; Mas de Jehová viene el juicio de cada uno.

27 Abominación es a los justos el hombre inicuo; Y abominación es al impío el de caminos rectos.

Las palabras de un padre consumado

Friday, November 17, 2017

15:44

Las palabras de un hombre quien ha vivido según la sabiduría de Proverbios, que ha utilizado correctamente la Espada del Espíritu Santo y ha salido ganancioso, y así enseña a sus hijos.

Proverbios 30:

1 Palabras de Agur, hijo de Jaqué; la profecía que dijo el varón a Itiel, a Itiel y a Ucal.

2 Ciertamente más rudo soy yo que ninguno, Ni tengo entendimiento de hombre.

3 Yo ni aprendí sabiduría, Ni conozco la ciencia del Santo.

4 ¿Quién subió al cielo, y descendió? ¿Quién encerró los vientos en sus puños? ¿Quién ató las aguas en un paño? ¿Quién afirmó todos los términos de la tierra? ¿Cuál es su nombre, y el nombre de su hijo, si sabes?

5 Toda palabra de Dios es limpia; Él es escudo a los que en él esperan.

6 No añadas a sus palabras, para que no te reprenda, Y seas hallado mentiroso.

7 Dos cosas te he demandado; No me las niegues antes que muera:

8 Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí; No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan necesario;

9 No sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová? O que siendo pobre, hurte, Y blasfeme el nombre de mi Dios.

¿Quién tendrá la sabiduría y el temor de Jehová para ser corregido de sus caminos?

¿Tendrá la fuerza para disponer su vida para escuchar atentamente las Palabras de Sabiduría?

¿Cuánto tiempo tarda la instrucción de la vida en Cristo Jesús?

¿Y cuánto un hombre podría construirse su propia vida porque ve sin esperanzas y inútil el tiempo de la instrucción?

Cuando un simple encuentra la sabiduría, y vive según el entendimiento que le ha dado Dios, desde las simplezas del mundo encuentra vida:

Proverbios 30:

24 Cuatro cosas son de las más pequeñas de la tierra, Y las mismas son más sabias que los sabios:

25 Las hormigas, pueblo no fuerte, Y en el verano preparan su comida;

26 Los conejos, pueblo nada esforzado, Y ponen su casa en la piedra;

27 Las langostas, que no tienen rey, Y salen todas por cuadrillas;

28 La araña que atrapas con la mano, Y está en palacios de rey.

29 Tres cosas hay de hermoso andar, Y la cuarta pasea muy bien:

30 El león, fuerte entre todos los animales, Que no vuelve atrás por nada;

31 El ceñido de lomos; asimismo el macho cabrío; Y el rey, a quien nadie resiste.

32 Si neciamente has procurado enaltecerte, O si has pensado hacer mal, Pon el dedo sobre tu boca.

33 Ciertamente el que bate la leche sacará mantequilla, Y el que recio se suena las narices sacará sangre; Y el que provoca la ira causará contienda.

El legado de un rey que ha vivido el pacto de David

Friday, November 17, 2017

15:53

Son enseñanzas de generaciones de hijos de David, quienes como reyes se han sentado en el trono de rey, así como Jehová le había prometido a David, el padre.

Si los Proverbios de Salomón son las sabidurías que han aprendido a lo largo de los años y generaciones, si son palabras sabias y conclusiones que han sacado a lo largo de hombres buenos y sabios, hombres malos y necios.

¿A qué conclusión llegamos? ¿Qué podemos saber para las generaciones venideras? ¿Cuánto más o cuánto menos porque ahora que hemos entrado en el pacto eterno?

Las fuerzas deben ser diferentes para aplicar la sabiduría, el entendimiento debe ser superior.

Proverbios 31:

1 Palabras del rey Lemuel; la profecía con que le enseñó su madre.

2 ¿Qué, hijo mío? ¿y qué, hijo de mi vientre? ¿Y qué, hijo de mis deseos?

3 No des a las mujeres tu fuerza, Ni tus caminos a lo que destruye a los reyes.

4 No es de los reyes, oh Lemuel, no es de los reyes beber vino, Ni de los príncipes la sidra;

5 No sea que bebiendo olviden la ley, Y perviertan el derecho de todos los afligidos.

6 Dad la sidra al desfallecido, Y el vino a los de amargado ánimo.

7 Beban, y olvídense de su necesidad, Y de su miseria no se acuerden más.

8 Abre tu boca por el mudo En el juicio de todos los desvalidos.

9 Abre tu boca, juzga con justicia, Y defiende la causa del pobre y del menesteroso.

Y ¿quién será el hombre quien buscará la mujer sabia y virtuosa en el temor de Jehová?

¿Cómo se construirá la generación de los hijos de Dios y que los hijos y las hijas sean con sabiduría y temor de Jehová?

¿Cuándo los hombres buscarán a la mujer virtuosa según el espíritu y no según la carne?

¿Cómo los padres enseñarán a los hijos para que sean reyes con sabiduría e hijas como mujeres virtuosas?

¿Por qué nadie mira ni mide estas como los mayores y los mejores legados para sus hijos e hijas?

Proverbios 31:

10 Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.

11 El corazón de su marido está en ella confiado, Y no carecerá de ganancias.

12 Le da ella bien y no mal Todos los días de su vida.

13 Busca lana y lino, Y con voluntad trabaja con sus manos.

14 Es como nave de mercader; Trae su pan de lejos.

15 Se levanta aun de noche Y da comida a su familia Y ración a sus criadas.

16 Considera la heredad, y la compra, Y planta viña del fruto de sus manos.

17 Ciñe de fuerza sus lomos, Y esfuerza sus brazos.

18 Ve que van bien sus negocios; Su lámpara no se apaga de noche.

19 Aplica su mano al huso, Y sus manos a la rueca.

20 Alarga su mano al pobre, Y extiende sus manos al menesteroso.

21 No tiene temor de la nieve por su familia, Porque toda su familia está vestida de ropas dobles.

22 Ella se hace tapices; De lino fino y púrpura es su vestido.

23 Su marido es conocido en las puertas, Cuando se sienta con los ancianos de la tierra.

24 Hace telas, y vende, Y da cintas al mercader.

25 Fuerza y honor son su vestidura; Y se ríe de lo por venir.

26 Abre su boca con sabiduría, Y la ley de clemencia está en su lengua.

27 Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde.

28 Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba:

29 Muchas mujeres hicieron el bien; Mas tú sobrepasas a todas.

30 Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.

31 Dadle del fruto de sus manos, Y alábenla en las puertas sus hechos.

Porque si no se alcanzan estas alturas de sabiduría, de vida y de largura de vida por generaciones; los hombres morirán.

Fin.